Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

      1900-1909

          1909

          1908

          1907

          1906

          1905

          1904

          1903

          1902

          1901

          1900

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1900-1909 > 1903

36. Nuestros compañeros en Belén
El Hijo del Ahuizote, núm. 848, 26 de abril de 1903, pp. 234-235

 

No han pasado aún tres meses desde que dejamos de sufrir el ultraje de los juicios militares iniciados por orden del desventurado aspirante a la Presidencia de la República, general Bernardo Reyes, cuando un juez correccional cierra nuevamente nuestras oficinas y encarcela a cuantas personas encuentra en ellas, (1) para halagar, para dejar satisfechas las pasioncillas de un funcionario público, famoso ya por su notoria ineptitud.

Al frente de la Procuraduría de Justicia del Distrito Federal se encuentra un individuo que parece haber sido agraciado con ese puesto para poner en caricatura la rudimentaria justicia nacional.

Nos referimos al licenciado Emilio Álvarez, procurador de justicia del Distrito, personaje de insignificante intelectualidad que a pesar de haber sido requerido por el Ministerio de Justicia, no una sino varias veces, para que abandone el puesto, que no sabe desempeñar, se ha aferrado a él como el molusco a la roca, porque comprende que si es destituido de su empleo, iría a confundir su vulgaridad cerebral en esa muchedumbre de ineptitudes que sin fuerza para el trabajo gimen, se debaten y perecen al fin vencidos en la lucha por la vida.

El Hijo del Ahuizote puso un comentario a una carta del inteligente abogado señor Francisco A. Serralde, y ese comentario ha motivado la persecución iniciada por Emilio Alvarez. (2)

Emilio Álvarez ha requerido singularizarse y lo ha conseguido. La persecución que ha emprendido contra nuestro semanario le valdrá, no cabe duda, que el general Díaz lo sostenga en el puesto que hace ruborizar a la justicia. La permanencia de ese hombre en la Procuraduría de Justicia será una ofensa al derecho, pero el presidente necesita funcionarios como Álvarez.

Álvarez ordenó a un tal José Bandera que formulase acusación contra nuestro semanario y Bandera garrapateó una hoja de papel acusándonos, ¿de qué?, de haber ultrajado a agentes de la autoridad en ejercicio de sus funciones, porque en el comentario denunciado profetizamos que la historia diría que en el asunto de Timoteo Andrade (3) había tropezado una recua.

El público comprenderá que cuando hablamos de recua, no aludimos a agentes de la autoridad en ejercicio de sus funciones; pero Emilio Álvarez quiere que sea así, ofendiendo con sus alusiones a los señores magistrados del tribunal pleno.

¡Y después de hacer esa alusión sangrienta, nos acusa y nos encarcela!

Se encuentran presos en la cárcel de Belén los señores Juan Sarabia, Ricardo y Enrique Flores Magón, Alfonso Cravioto (4) y Santiago R. de la Vega. (5)

Nuestros compañeros presos han sido objeto de las mayores vejaciones.

El alcaide Oscuras, (6) individuo que disparó sus armas sobre la patria, sirviendo al lado del usurpador Maximiliano; el alcaide Oscuras, individuo a quien hemos fustigado por el despotismo que despliega en su oficina, encontró en la prisión de nuestros compañeros modo de satisfacer venganzas.

Oscuras, a pesar de que en el departamento llamado de distinción había lugar suficiente para nuestros compañeros, dejó en ese departamento a tres de ellos, poniendo en el común de presos a nuestro director señor Sarabia y al señor Santiago R. de la Vega.

Ha llegado Oscuras, el ex coronel que disparó sus armas contra la patria, sirviendo al lado del usurpador Maximiliano, hasta impedir que nuestro director y el señor De la Vega tomen sus alimentos en compañía de los señores Ricardo y Enrique Flores Magón y Alfonso Cravioto.

No nos extraña el modo de proceder de Oscuras. Nuestros compañeros son liberales y aman a su patria. Y Oscuras ayudó a Maximiliano a asesinar a nuestra patria.

Pero hay algo que irrita, hay algo que enoja en todo este asunto y es el contraste que hay entre el odioso rigorismo que se emplea con nuestros compañeros y las complacencias que tiene Oscuras para los que pueden hacer algún favor o han perdido la vergüenza y se arrastran a los pies del alcaide que disparó sus armas contra la patria.

Oscuras, como todos los que trataron de asesinar a la patria, se deslumbra con los oropeles. Cuando Luis del Toro fue encarcelado en Belén siendo director de El Universal, (7) bastó una indicación del entonces ministro de la Guerra Bernardo Reyes, para que las habitaciones del alcaide estuviesen a disposición de Toro, quien estando INCOMUNICADO pudo hablar DESPUÉS DE LAS NUEVE DE LA NOCHE con un militar de apellido Vasabilbazo, ayudante del impulsivo azote de Nuevo León.

Cuando estuvo preso Juan Llamedo, Oscuras volvió a ceder sus habitaciones. Las visitas de Llamedo entraban y salían todos los días y a toda hora. Las comidas de ese preso eran alegradas por toda clase de vinos y el alcaide Oscuras participaba gozoso de las comidas y de los vinos.

Todas estas complacencias de Oscuras para los que pueden otorgarle algún favor o han perdido la vergüenza y se arrastran a los pies del mal mexicano que disparó sus armas contra la patria, se convierten en tirantez y violencia para los que como nuestros compañeros conservan su entereza y desafían los peligros.

Los procedimientos empleados por Oscuras contra los periodistas independientes son un escándalo para la civilización y urge la destitución de ese mal empleado.

La actual administración no se prestigia con los actos del ex coronel imperialista.

A nuestros compañeros les ha impedido hablar con sus defensores, dizque por orden superior, violando la Constitución a su capricho. Ha dado orden de que SOLAMENTE EL MARTES DE CADA SEMANA puedan entrar los defensores a hablar con nuestros compañeros.

El Hijo del Ahuizote protesta contra los arbitrarios procedimientos de Oscuras, propios para un país de cafres y no para dar lustre a nuestra infortunada patria.

La Constitución ampara a los presos de toda molestia y ya diremos en nuestro próximo número (8) todas las vejaciones de que son objeto los presos en la cárcel de Belén, para que se tenga una idea de lo mal que desempeña Oscuras su oficio de cancerbero.

Todo esto lo hacemos por interés público, porque es penoso que en México se empleen en las cárceles procedimientos inquisitoriales y abusivos.

 

Escorpión (Ricardo Flores Magón).

 

(1)   Las oficinas de EHA fueron allanadas el 16 de abril de 1903 por órdenes del juez primero correccional Gonzalo Espinosa, bajo el cargo de ultrajes a funcionarios públicos en ejercicio de sus funciones ("frases injuriosas al Tribunal Superior del Distrito Federal"). Redactores y trabajadores de la imprenta fueron remitidos a la comandancia de policía y al día siguiente trasladados a la cárcel de Belén. Santiago R. de la Vega, Juan Sarabia, Enrique y Ricardo Flores Magón permanecieron en prisión hasta octubre de 1903.

(2)   Véase "Carta del Sr. Lic. Francisco A. Serralde", fechada el 6 de marzo y dirigida al director de EHA; publicada en su núm. 846, 12 de abril de 1903. El comentario anexo se publicó sin firma.

(3)   Refiérese al caso del coronel Timoteo Andrade, acusado de haber dado muerte a su hijo y herir a su mujer el 12 de diciembre de 1895, a pesar de presentar heridas de bala que no podía haberse infligido a sí mismo. Andrade era un militar cercano al ex presidente Manuel González. Extraoficialmente se le acusó de preparar un atentado en contra de Díaz. Su prisión fue considerada una señal política al grupo del ex presidente.

(4)   Alfonso Cravioto (1883-1955). Político hidalguense. Hijo del general Rafael Cravioto, varias veces gobernador del estado durante el porfiriato. Fundador de la Corporación Patriótica Privada (1900). Presidió la Sociedad Científica Ignacio Ramírez (1902) y formó parte del Club Liberal Redención de la ciudad de México (1903). Colaborador de Excélsior, El Hijo del Ahuizote y El Colmillo Público. Participó en la fundación del Ateneo de la Juventud (1909). Durante el gobierno maderista fue diputado federal por su estado natal. Bajo el gobierno de Carranza fue secretario del ayuntamiento de la ciudad de México, subsecretario de Instrucción Pública y diputado constituyente. De 1925 a 1939 ocupó diversos cargos diplomáticos en el extranjero.

(5)   Santiago R. de la Vega (1885-1950). Caricaturista y periodista regiomontano. Miembro del Centro Electoral Antirreyista (1900) y simpatizante del Club Ponciano Arriaga. Encarcelado en Belén a causa de su actividad antirreeleccionista desplegada en EHA, Excélsior y Mefistófeles. Se exilió en San Antonio, Texas, donde fundó La Humanidad (1905). Regresó a México en 1909. Colaborador de los capitalinos El Ahuizote y Regeneración, en 1911. Se asoció a la Casa del Obrero Mundial (1912). Fue director de Multicolor, semanario satírico y de caricaturas, en 1912. Publicó en El Padre Padilla, La Risa, Claridades y El Universal, entre muchos otros. Director del INBA en 1934.

(6)   Juan Oscuras. Militar al servicio de las fuerzas de intervención. Fue alcaide de la cárcel de Belén hasta su muerte en 1903. Juan Sarabia escribió: "Hombre negro y feroz que no te paras / En dar tormento a miles de criaturas; / Modelo de las almas más obscuras / Que al que escribe con fruición quemaras; / Tú podrás asustar turbas ignaras / Con penas crueles, infamantes, duras, / Y a los cobardes causará pavuras / Tu mostacho brutal de veinte varas. / Pero lo que es conmigo no le atoras / Que estoy curado ya de tus galeras; / Y aunque feroz mi situación empeoras / Y de este modo que me calle esperas, / Yo te he de hacer rabiar a todas horas / Y te he de fustigar aunque te mueras".

(7)   El Universal (1888-1901), México, D.F.; directores Rafael Reyes Spíndola, Ramón Prida y Luis del Toro; redactores Francisco G. Cosmes, José Ma. Castillo Velasco, hijo, y Francisco Bulnes.

(8)   Véase el artículo 39, "La situación de nuestros compañeros en Belén".

 

Nota Bene: Véase la nota del editor de las Obras Completas de Ricardo Flores Magón aquí.

 

Fuente: 

Obras Completas de Ricardo Flores Magón. ARTICULOS POLITICOS SEUDONIMOS. VOLUMEN V.
Artículos escritos por Ricardo Flores Magón bajo seudónimos.
Jacinto Barrera Bassols INTRODUCCIóN, COMPILACIÓN Y NOTAS. Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. México, 2005. pp.108-112.