Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

      1900-1909

          1909

          1908

          1907

          1906

          1905

          1904

          1903

          1902

          1901

          1900

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1900-1909 > 1901

Francisco I. Madero. Epistolario 1900-1909. 40. Carta de Madero a su hermano José, en la que trata sobre sus experiencias como médium curandero.
Noviembre 26 de 1901

 

 

EPISTOLARIO 1901


Noviembre 26

Sr. Don José G. Madero.
Rosario, Parras.

Muy querido hermano:

Al llegar a ésta de regreso de Durango, me encontré con tu (es decir recibo tu) amable carta del 19 actual que paso a contestar.

Celebro que nomás fuera un susto lo de la enfermedad de tu chiquito y mucho me alegro de saber que Mauro y Nando estén gordos y guapos.

Espero que pronto tendré el gusto de verlos a ellos y a Uds., pues supe que iban a Monterrey a pasar las fiestas de los Congresistas Panamericanos que serán a mediados del entrante.

La noticia que me diste de que se encontraba en ésa la morena de Manuel me causó una agradable sorpresa y desde luego escribí a Manuel felicitándolo por tan buena noticia.

Me dices que quieres que te mande unas botellas de agua magnetizada. Con gusto te las mandaré si realmente las necesitas, aunque yo tendría más gusto en que tú mismo hicieras algunas experiencias pues estoy seguro que eres tan buen médium curandero como pueda serlo yo. Mi tío Catarino no ha ensayado más que 3 ó 4 veces de curar por el magnetismo y no le ha fallado ni una sola vez. Antier estaba Enrique Cárdenas con una reuma y Rodolfo García se la quitó desde luego con el mismo procedimiento. Es pues un don muy común y que se desarrolla muchísimo con la práctica. Lo único que tienes que hacer es poner las manos en la espalda o en la parte enferma e invocar mentalmente la ayuda de Dios y de los buenos espíritus; al poco rato notarás un ligero temblor en los brazos y en las manos que durará mientras sea necesario, cuando cese de temblar un rato entonces es porque ya es suficiente ( digo un rato porque la corriente magnética suele y a mí me pasa siempre suspenderse momentáneamente). Haz pues algunas experiencias en reumatismo ligero, en enfermedades nerviosas y luego que estés convencido de tu poder, entonces podrás magnetizar agua para que hagas experiencias.

Lo único que te recomiendo es que no intentes curar con el magnetismo las personas que yo o cualquier otro magnetizador haya tratado antes, eso trae muy graves trastornos algunas veces, y todos los magnetizadores que han escrito sobre el asunto, recomiendan lo mismo.

Lo que te sería una poderosa ayuda para sacar el mayor resultado posible de esa facultad era el desarrollo de tu mediumnimidad escribiente, pues tu espíritu protector te aconsejaría siempre cómo y cuándo debías de usar el magnetismo.

Con besitos para tus niños, afectuosos recuerdos para Manuel y demás parientes de ésa, recibe con Magdalena un fuerte abrazo de tu hermano que mucho los quiere.

FRANCISCO I. MADERO

C. 2, fs. 180-183.

 

ARCHIVO DE DON FRANCISCO I. MADERO (2)
Epistolario (1900-1909)
Edición establecida por Agustín Yáñez y Catalina Sierra
Edición conmemorativa del cincuentenario de la muerte de DON FRANCISCO I. MADERO
EDICIONES DE LA SECRETARIA DE HACIENDA. MEXICO, 1963. pp.37-38.