Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

      1900-1909

          1909

          1908

          1907

          1906

          1905

          1904

          1903

          1902

          1901

          1900

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1900-1909 > 1901

Artículo 751. Bizarría militar
Regeneración, t. II, núm. 57, 7 de octubre de 1901

 

Antiguamente el soldado era sufrido y valiente y casi se enorgullecía de ello haciendo alarde al desafiar la inclemencia de los ardorosos rayos del sol y de recibir con una sonrisa en los labios lluvias torrenciales y el frío de los inviernos. Hoy las cosas han cambiado.

En Lampazos se sobrecogen de temor los soldados por el estruendo que hace un Judas al estallar; otros soldados se elogian mutuamente porque hicieron prisioneros en el Yaqui a unos niños y cuatro o cinco mujeres; otros consideran napoleónico triunfo la toma de un poblacho en ruinas (Chan Santa Cruz); los de mas allá arrojan sus kepíes a los pies de suripantas de barrio, barriendo con los viriles entorchados del militar los innobles tablados de los jacalones-teatros; otros, como Aureliano Díaz, disparan sus pistolas sobre ciudadanos inermes y caídos, y así sucesivamente otros muchos.

Por lo que se ve, el militarismo decae. Hace unos cuantos días un joven reservista, temiendo enfermarse con una insignificante lluvia de las que han caído en la actual temporada, hizo a un lado la marcialidad que debe informar todos los actos de los militares e hizo uso de un paraguas, a pesar de ir uniformado. Un jefe reprendió dura y merecidamente al bizarro.

Ese soldadito al que hacen daño unas cuantas gotas de agua, y que sin miramiento alguno deshonra al uniforme con sus timideces de niña anémica, debe soñar sin duda, puesto que se dedica a ser soldado, en batallas campales, en las que no servirá, porque si teme una lluvia de agua, con mayor razón ha de causarle espanto una lluvia de balas, para las que no hay paraguas.

Deshonran el ejército esos militarcitos afeminados.

 

Nota Bene: Véase la nota del editor de las Obras Completas de Ricardo Flores Magón aquí.

 

Fuente:

Obras Completas de Ricardo Flores Magón. REGENERACIÓN (1900-1901) Segunda Parte.
Artículos escritos por Ricardo Flores Magón en colaboración con Jesús y Enrique Flores Magón.
Jacinto Barrera Bassols INTRODUCCIóN, COMPILACIÓN Y NOTAS. Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. México, 2004. pp.1163-1164.