Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

      1990-1999

      1980-1989

      1970-1979

      1960-1969

      1950-1959

      1940-1949

      1930-1939

      1920-1929

      1910-1919

      1900-1909

          1909

          1908

          1907

          1906

          1905

          1904

          1903

          1902

          1901

          1900

  Siglo XIX

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XX > 1900-1909 > 1901

Artículo 739. El progreso del país
Regeneración, t. II, núm. 56, 30 de septiembre de 1901

 

Veamos lo que ocurre en el cantón de Cosamaloapan, Veracruz, para comprobar una vez más que el organismo nacional está infestado de parásitos que se llaman funcionarios públicos, que agotan las energías de un pueblo ayer viril y degradado y abyecto hoy.

En San Pedro Amatlán un valentón golpeó al señor Miguel Villalobos con un bastón para dejarlo casi moribundo. Las autoridades no se han preocupado por la aprehensión del malhechor, quien pasea por el pueblo y se embriaga a diario sin que nadie lo moleste, porque se dice que es valiente y acomodado.

En cambio al señor don Eduardo Valenzuela se le tiene en la cárcel de Cosamaloapan porque este señor hirió casualmente a don Norberto Ramírez durante una cacería. No obstante que ambos, heridor y herido, han declarado terminantemente que se trata de un hecho casual, y que en todo caso se debe a la imprudencia del heridor, se ha tenido incomunicado al señor Valenzuela por un tiempo innecesario, como aquí lo acostumbra hacer el arbitrario juez Wistano Velázquez, y aún permanece preso el pobre señor.

La seguridad de que hace alarde el general Díaz no existe en San Pedro Amatlán, sucediendo lo mismo que en toda la República.

Los ladrones roban cuanto pueden en todos los municipios de Tesechoacán, Acula, Amatlán, San Andrés Tuxtla y otros. En el río de Tuxtla tienen su madriguera los Jacobo; y un tal Manuel Aguirre (a) El Charro, tiene en jaque la prosperidad sin ser molestado, pues pasea tranquilamente en Tesechoacán.

Los rurales para nada sirven. Arrastran su vida de ocio escoltando al jefe político del cantón, un tal Lorenzo Gómez.

Este jefe es arbitrario, contándose entre sus actos despóticos el hecho de haber prohibido a varios ciudadanos la instalación de un club liberal que secundare las ideas del Primer Congreso Liberal reunido en San Luis Potosí. Como se ve, ese funcionario secunda ventajosamente las prácticas de la dictadura.

Los rurales no vigilan el cantón, dedicados como están a cuidar al jefe Gómez, que teme ser agredido por una de tantas víctimas como ha hecho. También se dedican los rurales al cuidado del establo del funcionario, sirviendo de vaqueros.

No hay elecciones en el cantón. Los alcaldes municipales son puestos por Lorenzo Gómez y a él obedecen servilmente. Las elecciones son una pantomima ridícula y ultrajante representada por el secretario del ayuntamiento de Cosamaloapan, maniquí de Gómez.

Y Cosamaloapan se hunde porque la arbitrariedad y el abuso se han entronizado en el desventurado cantón, que ha tenido la desgracia de estar sometido a un jefe político que no cumple con su deber.

 

Nota Bene: Véase la nota del editor de las Obras Completas de Ricardo Flores Magón aquí.

 

Fuente:

Obras Completas de Ricardo Flores Magón. REGENERACIÓN (1900-1901) Segunda Parte.
Artículos escritos por Ricardo Flores Magón en colaboración con Jesús y Enrique Flores Magón.
Jacinto Barrera Bassols INTRODUCCIóN, COMPILACIÓN Y NOTAS. Consejo Nacional para la Cultura y las Artes. México, 2004. pp.1139-1140.