1884
Discurso de Manuel González al abrir las sesiones ordinarias del Congreso. Abril 1, 1884. Discurso de Manuel González al abrir las sesiones ordinarias del Congreso. Septiembre 16, 1884.
Abril 1, 1884. Septiembre 16, 1884.


El General González, al inaugurar el 11 Congreso el último período de sus sesiones, el 1 de Abril de 1884.

Señores Diputados:

Señores Senadores:

Sucesos de grande importancia y relacionados con casi todos los ramos del Gobierno, se han realizado durante el receso de las Cámaras que ayer tuvo término.

Al trazaros en este informe, según nuestras prácticas constitucionales, el cuadro de la situación que guarda el país, es mi anhelo principal poneros en aptitud de fijar vuestra ilustrada atención en aquellos puntos que con más interés la reclamen.

Nuestras relaciones con las Potencias extranjeras continúan revistiendo el mismo carácter de cordialidad que en Septiembre último.

Las Comisiones internacionales nombradas con el fin de reponer los monumentos en nuestra línea fronteriza del Norte y trazar la que ha de servirnos de límites con Guatemala, avanzan en sus trabajos y es probable que los terminen en los plazos estipulados en los tratados respectivos.

El tratado entre México y los Estados Unidos de América, que está llamado á influir poderosamente en el comercio recíproco de los dos países, fué definitivamente aprobado por el Senado de esa República el 11 de Marzo último.

Habiendo fenecido desde Enero del corriente año el plazo convenido para el canje de sus ratificaciones, se estipuló una corta prórroga para aquel efecto, la cual expirará en 20 de Mayo próximo.

Oportunamente someterá la Secretaría respectiva á la aprobación de la Cámara de Senadores aquel importante pacto internacional.

Guatemala, el Salvador y Honduras han acreditado recientemente en nuestra República un nuevo Representante diplomático, del mismo rango que su antecesor.

Las negociaciones iniciadas para el restablecimiento de relaciones entre México y la Gran Bretaña, continúan, si bien con aquella mesura y el reposo que ambos Gobiernos han creído oportuno imprimirles.

En 30 de Junio próximo terminará la prórroga convenida para la subsistencia del tratado de comercio ajustado con Italia en 1870; pero quizá antes de esa fecha se habrá concluido uno nuevo, pues al efecto se siguen con empeño las negociaciones respectivas.

Nuestra Legación cerca del Rey de España, va á ser próximamente acreditada también cerca del Soberano de Portugal, con la mira de fomentar la buena amistad con los dos países; pero conservará su residencia habitual en España, con la que nos ligan las mejores relaciones de amistad y comercio.

En el interior, la tranquilidad y seguridad públicas se han conservado inalterables, sin que ningún acontecimiento digno de especial mención haya venido á interrumpirlas.

Las relaciones con los Estados continúan en la mejor armonía.

La salubridad pública no es, por desgracia, tan completa„ como fuera de desearse, pues en algunos puntos del territorio nacional se han presentado casos de enfermedades que tienden á tomar el carácter epidémico.

Sin embargo, las medidas dictadas por el Gobierno Federal, de acuerdo con los de los Estados, y oyendo previamente el parecer del Consejo Superior de Salubridad, hacen esperar que no se propagarán esas enfermedades y que se evitará en lo posible su reaparición.

El Congreso Nacional de Higiene, reunido el 16 de Septiembre del año próximo pasado, ha terminado ya sus importantes trabajos, que pronto pasarán al estudio de la Secretaría respectiva, la cual, sin perjuicio de adoptarse por el Ejecutivo los puntos consultados en cuanto sea conveniente y esté en sus facultades, someterá al Congreso en su oportunidad una iniciativa, cuyo objeto es que, en lo posible, se definan ciertas bases generales en relación con la salubridad común y se expida un Código Sanitario, que es acaso en la actualidad una de las mayores necesidades.

Expedido el Código Postal y su reglamento, en virtud de la facultad otorgada al Ejecutivo, comenzaron á regir desde 1 de Enero del corriente año.

En consonancia con sus disposiciones, se han celebrado contratos para proveer al servicio de correos de los útiles indispensables; y, aunque la, falta, de ellos, por ahora, uniéndose á las dificultades consiguientes á toda innovación, ha impedido que los nuevos arreglos surtan por completo los benéficos resultados que de ellos se esperan, ya desde hoy puede afirmarse que, conforme á lo que se había previsto, la actual organización es mucho más ventajosa que la anterior para, los intereses del comercio y de todo el público.

Y que, no obstante una considerable rebaja en los portes, el aumento habido en la correspondencia causará pronto una compensación que, cuando menos, permitirá se nivelen los ingresos con los egresos.

Utilizándose la vía del Ferrocarril Central para la remisión de la correspondencia dirigida á los Estados Unidos y aun á Europa, es posible remitir diariamente correspondencia para el exterior, y recibirla también diariamente de casi todas las naciones del Globo; lo que, unido á la rapidez del transporte, tiene que producir grandes beneficios é influir poderosamente en el desarrollo del comercio y, en general, de la riqueza pública.

Por lo que hace al ramo de Justicia, debo informaros que, en virtud de la concesión concedida al Ejecutivo en 14 de Diciembre de 1883, para reformar los Códigos, se ha publicado, reformado ya, el Código Civil del Distrito Federal y Territorio de la Baja California, y están muy adelantados los trabajos relativos á la reforma del Código de Procedimientos Civiles, que se expedirá próximamente.

Contrayéndome al de Instrucción pública, se ha expedido ya el reglamento interior para las escuelas primarias de niños y niñas, formado mediante el estudio de las dificultades que han surgido en dichas escuelas en el período de varios años de ejercicio, y con el concurso de la experiencia adquirida por los profesores mismos.

La Biblioteca Nacional se abrirá al público el día de mañana.

Próximamente deberá inaugurarse un nuevo establecimiento de instrucción primaria para niños, pues la crecida concurrencia de alumnos que ha habido en algún establecimiento de ese género desde los primeros días de Enero, ha hecho indispensable esa pequeña mejora en un ramo de la administración pública que merece preferentemente la atención del Gobierno.

Los ramos que dependen de la Secretaría de Fomento han seguido en un constante desarrollo, que el Congreso podrá apreciar en la breve reseña que de ellos voy á trazarle.

Los ferrocarriles han tenido tan notables progresos, que me cabe la satisfacción de anunciaros la terminación, el 8 de Marzo último, de la línea al Norte del Ferrocarril Central y su apertura al tráfico mañana mismo.

Esta gran línea de mil novecientos setenta kilómetros de longitud, ha sido construida en poco más de tres años, y al ligarse en Paso del Norte con los ferrocarriles de los Estados Unidos, pone en rápida comunicación á la República con toda la parte septentrional del Continente, y por su intermedio con Europa.

La misma Compañía que ha consumado tan notable obra, ha realizado también grandes adelantos en las líneas que van al Atlántico y al Pacífico, y que formarán una vía de comunicación interoceánica.

Las demás empresas de ferrocarriles continúan todas con más ó menos actividad sus trabajos, siéndome grato consignar que el número total de kilómetros de vías férreas concluidas en toda la República, ascienden á cinco mil seiscientos cuarenta y cinco, sin contar las vías urbanas.

Varias líneas telegráficas importantes han quedado terminadas. Las más de ellas tienen por objeto ligar las fronteras y las costas con las capitales y las poblaciones del centro de la República.

Durante el último receso de las Cámaras se han construido mil setecientos diez kilómetros de líneas telegráficas, ascendiendo la extensión total de las que forman la red de la Federación, á diez y nueve mil ochocientos ochenta kilómetros. Agregadas las líneas de los Estados, de particulares y de ferrocarriles, hacen un total de treinta y un mil cien kilómetros.

Con el fin de crear nuevas vías de comunicación y de proporcionar nuevos mercados á nuestros productos, se ha celebrado un contrato para el establecimiento de una línea de vapores al Asia, en relación con otras líneas de la misma empresa, que harán el servicio de la costa del Pacífico, extendiendo sus viajes hasta los Estados Unidos y Centro América.

Las condiciones con que se ha celebrado el contrato y la importancia que va á tener esa línea, ya influyendo en el desarrollo de los elementos de los Estados del Pacífico, ya proporcionando alimento á las vías férreas que han de terminar en los puertos de nuestra Costa Occidental, permiten esperar que el arreglo ha de llevarse á efecto, contribuyendo poderosamente a1 aumento de los productos de las aduanas del Pacífico y al bien general de la Nación.

Diversos contratos se han celebrado por la Secretaría de Fomento, con el fin de obtener terrenos baldíos deslindados y descritos que ofrecer á los inmigrantes extranjeros, conteniendo algunos de ellos ciertas bases para la introducción de colonos y su establecimiento en la República, á cargo de compañías ó empresas particulares.

El Ejecutivo abriga la esperanza de que, una vez deslindados los terrenos de propiedad nacional y con la facilidad de comunicaciones por mar y tierra que hoy presenta México, la colonización adelantará notablemente y se lograrán los fines deseados de aumento de población y de producción.

A fines del año anterior se recibió una invitación del Gobierno de los Estados Unidos para que México concurra con sus productos á la Exposición Universal que, con motivo del centenario de la primera remisión á Europa de algodón americano, debe celebrarse en Nueva Orleans 'en Diciembre del presente año.

El Ejecutivo creyó conveniente aceptar dicha invitación, tanto por corresponder á las atenciones de que ha sido México objeto con este motivo, cuanto porque es fácil de comprender la conveniencia de que no sólo la nación vecina, sino los muchos expositores y visitantes que han de concurrir á, ella de todas partes del mundo, vean los poco conocidos y variados productos del extenso territorio de la República.

Como consecuencia de esa aceptación, el Ejecutivo ha dictado medidas para que México concurra dignamente á la Exposición, nombrando, al efecto, un Comisionado General que organice y dirija la participación que la República ha de tomar en el Certamen, y otros Comisionados auxiliares.

Ha excitado también á los Gobiernos de los Estados para que procuren que sus productores preparen oportunamente los objetos que se propusieren enviar á la Exposición. Para subvenir á los gastos del concurso, el Ejecutivo dirigirá la correspondiente iniciativa al Congreso.

Recomiendo al Congreso las iniciativas que le ha dirigido la Secretaría correspondiente sobre patentes de invención, sobre conservación y explotación de metales, y sobre ríos navegables y flotables, por ser todas ellas de notorio interés en las circunstancias de desarrollo y progreso en que se encuentra la República.

Refiriéndome al importante ramo de Hacienda, tengo la honra de informar al Congreso, que si bien no han desaparecido las dificultades sobrevenidas en los últimos meses del año anterior, van disminuyendo gradualmente en gravedad y trascendencia, dominadas, tanto por la vitalidad del país, más poderosa y robusta á medida que se consuman las grandes empresas materiales, cuanto por los esfuerzos hechos por el Ejecutivo en cumplimiento de sus deberes, para restablecer en los ingresos y gastos públicos el equilibrio perturbado transitoriamente por una de esas crisis tan frecuentes en los países que atraviesan un período de transición.

Conocidas como son de los señores Diputados y Senadores las causas de las dificultades á que se refiere el Ejecutivo, parece innecesario enumerarlas, aunque sí exigen especial mención las que se relacionan con los gastos de la Secretaría de Fomento y la circulación de la moneda de níquel.

En cuanto á los primeros, no podía el Ejecutivo, sin hacerse acreedor á justa censura y sin faltar á obligaciones ya contraídas, desatender los pagos destinados al impulso de empresas altamente benéficas para la República, en cuyas condiciones sociales y económicas han operado una transformación que hace apenas siete años habría parecido irrealizable.

Cierto es que para fomentar estas empresas y para cumplir con aquellas obligaciones, ha sido preciso resignarse á sacrificios pecuniarios de alguna importancia; pero el Ejecutivo habría creído renunciar á sus deberes si hubiera retrocedido ante dificultades pasajeras, cuando afrontándolas con decisión, procuraba al país beneficios inestimables y definitivos en un porvenir relativamente próximo que, por fortuna, están ya realizándose.

La circulación de la moneda de níquel dió margen, por causas independientes de la voluntad del Ejecutivo, á trastornos económicos que redundaban contra las clases menesterosas y perjudicaban el servicio público, perturbando la relación entre las erogaciones y los ingresos, por la grande aglomeración de aquella moneda en las principales oficinas recaudadoras de la Federación.

El Congreso procuró, desde luego, remediar el mal, expidiendo la ley de 12 de Diciembre último; pero emergencias ocurridas después de la clausura del anterior período de sesiones, determinaron al Ejecutivo á establecer despachos donde se cambiara el níquel, á la par, por moneda de plata, amortizando á la vez el que recibía en sus oficinas, y del cual; hasta la fecha, existen depositados en la Tesorería más de dos millones y medio de pesos; en el Banco Nacional más de doscientos mil pesos, y otro medio (millón) de pesos en el resto de las oficinas federales.

Estás medidas restablecieron en el mercado la confianza, y van determinando una reacción: favorable á la moneda de níquel, puesto que circula con estimación en muchas plazas y en otras ha llegado á tener demanda con premio. El Ejecutivo abriga el firme propósito de evitar que vuelva á depreciarse esa moneda y el de favorecer su circulación en tan prudentes y cortas proporciones, que eviten toda dificultad ulterior.

A todo trance cuidará de que no circule más que á la par, y que no se desnaturalice su objeto, sino que sirva única y exclusivamente como medio de cambio para las transacciones pequeñas, favoreciendo á la clase menesterosa, cuando ésta lo solicite, y sólo donde llegue á tener demanda, pero jamás en grandes proporciones.

Retirada de la circulación la moneda de níquel; surgieron, como era natural, dificultades pecuniarias para el Gobierno; derivadas de haber amortizado súbitamente, y á su costa, una cantidad de numerario que se aproxima á tres millones de pesos.

Sin embargo, el Ejecutivo creyó que debía prescindirse por ahora de esos cuantiosos recursos, puesto que; si continuaba usando de ellos, podía prolongarse el malestar á que había dado origen la depreciación de la moneda de níquel. Inspirándose, pues, en estas consideraciones, dictó las medidas á que. antes se hace referencia, y en vez de gravar con un impuesto extraordinario á las clases productoras, apeló, con éxito, al crédito nacional, para realizar empréstitos sucesivos de reducida importancia y de carácter poco oneroso, á fin de atender á los gastos públicos, como ha estado haciéndolo, en la proporción que han permitido las circunstancias, y siempre de una manera que no origine perjuicios á los servidores de la Nación ni menoscabe el crédito de ésta, ni ocasione la paralización de las grandes. Empresas materiales; .en las cuales cifra la República tan fundadas y halagüeñas esperanzas.

La circunstancia que el actual período de sesiones ha de tener como preferente objeto la discusión de los presupuestos de ingresos y de egresos; ofrece á los ilustrados representantes del país propicia coyuntura Para que, atendiendo á las indicaciones de la situación actual, introduzcan aquellos las reformas que su sabiduría les sugiera, y puedan asegurar la sólida nivelación de los presupuestos, Para fundar sobre esa base una administración hacendaria al abrigo de futuras vicisitudes.

El Ejecutivo, en cumplimiento de sus obligaciones constitucionales, presentó al Congreso, en su oportunidad, la iniciativa correspondiente, y desde hace algunos días se han celebrado conferencias en la Secretaría de Hacienda con los señores diputados que forman la Comisión respectiva.

Los trabajos relacionados con ramos importantes de la administración hacendaria, como son el Arancel y el impuesto indirecto, han merecido del Ejecutivo preferente atención. Los relativos á la reforma arancelaria se prosiguen con actividad, y no es aventurado asegurar que dentro del plazo fijado últimamente por él Congreso se terminará esa obra importante, poniendo en armonía con las necesidades creadas por el aumento del tráfico y por el desarrollo de las líneas ferrocarrileras; nuestra legislación arancelaria, que es á todas luces inadecuada y deficiente, supuesta la favorable trasformación que viene ofreciéndose en el modo de ser de la República.

En cuanto á, la cuestión de impuestos indirectos, el Ejecutivo tuvo cuidado de informar oportunamente al Congreso sobre los resultados obtenidos por la conferencia de representantes de los Estados, reunida en esto, Capital, con el fin de ocuparse del estudio de muy importantes problemas económicos y constitucionales, y sometió al Congreso la iniciativa correspondiente.

Resta sólo que la decisión del Poder Legislativo venga á resolver, en el sentido que mejor cuadre á los intereses nacionales, las cuestiones que sirvieron de tema á las deliberaciones de la Conferencia de representantes de los Estados.

Con fecha 15 de Mayo del año próximo pasado, presentó el Ejecutivo á la consideración del Congreso las primeras indicaciones respecto de la deuda pública, que dieron por resultado la ley de 14 de Junio del mismo año. Con sujeción á esa ley el Ejecutivo ha procurado, por todos los medios que están á su alcance, conseguir el resultado que se propuso, de conformidad con la favorable condición de nuestras actuales circunstancias políticas, y con lo que exigen el decoro y buen nombre de la República.

Por desgracia estos esfuerzos no han dado todavía el satisfactorio resultado que se busca, tropezando con obstáculos de tal naturaleza, que se han creído insuperables, pero que no enervarán nunca el firmísimo propósito del Ejecutivo de dar el más pronto y favorable término á este negocio, y de conservar incólumes, así los intereses como el crédito de la República.

En cumplimiento de lo que previene el artículo 69 de la Constitución, el Ejecutivo presentó á la Cámara de Diputados la cuenta correspondiente al año económico de 1882 á 1883. Los resultados de dicha cuenta ponen de manifiesto el aumento siempre creciente de las rentas de la Federación.

El término medio de productos propios de las aduanas marítimas y fronterizas en los tres años últimos, años fiscales en que han alcanzado notable aumento las importaciones, está representado por $ 17.027, 700, habiendo ascendido el rendimiento por derechos de importación, de $ 13.909,000 que se recaudaron en el año de 1880 á 1881, á $18.900,000 recaudados durante los meses transcurridos del actual ejercicio.

Pasando á los ramos de Guerra y Marina, me es grato informaros de que los trabajos de organización del Ejército continúan avanzando gradualmente.

Las Comisiones Geográficas exploradoras de Oriente y del Norte tienen ya listas para su publicación 24 hojas más de la Carta General de la República, las cuales comprenden los Estados de Puebla, Tlaxcala y Morelos, y una parte de los de Veracruz, Hidalgo, Tamaulipas y San Luis Potosí. Estos trabajos pasarán en breve á, la fotografía militar para su reproducción. Esta última proporciona con sus operaciones grandes economías de tiempo y dinero.

Además de las obras de construcción y reparación de cuarteles y otros edificios destinados al servicio militar, se ha activado la conclusión de la Escuela Práctica de Tiro, Castillo de Chapultepec y Fábrica Nacional de pólvora. El primero de estos establecimientos es notable, tanto por su buena construcción, cuanto por las demás condiciones con que ha sido planteado.

El Colegio Militar ha hecho notables adelantos en su organización y en la, enseñanza que en él se da á los alumnos. El número de éstos ha sido aumentado á trescientos, para cubrir las vacantes de oficiales en el Ejército.

En el arma de artillería la República, cuenta ya con un respetable número de cañones de acero, de retrocarga, de uno de los mejores sistemas.

La Fábrica de armas portátiles está ya definitivamente instalada y ha dado principio á sus trabajos. El Gobierno no tendrá necesidad en lo sucesivo de comprar armas en el extranjero, pues el costo de las fabricadas en aquel establecimiento, es una tercera parte menor que el precio de las compradas. Los batallones de artillería están armados con carabinas transformadas en la. Fábrica Nacional.

La Maestranza, instalada totalmente, se halla en aptitud de construir todo lo relativo al material de guerra, con un costo menor que anteriormente. Muy pronto concluirá la instalación de la fundición de artillería.

El Varadero de Lerma ha comenzado á funcionar, prometiendo resultados halagüeños.

Señores Diputados:

Señores Senadores:

Como se desprende fácilmente de la sencilla narración que acabáis de escuchar, las dificultades hacendarias son las únicas con que se encuentra embarazada transitoriamente la marcha expedita del Gobierno; pero éste abriga la confianza de que las disposiciones que se han dictado y las que tenga á bien dictar el Poder Legislativo, inspirándose en sus acreditados sentimientos de patriotismo, removerán pronto y satisfactoriamente esas dificultades, y la Nación podrá llegar por el camino del progreso que ha emprendido con tanto entusiasmo, á la realización de sus fundadas esperanzas de engrandecimiento y de felicidad.

Respuesta del Presidente del Congreso, C. Faustino Michel.

Señor Presidente:

El Mensaje que acabáis de leer al Congreso, revela así los sucesos de gran importancia que han realizádose en nuestro país, durante el receso del Cuerpo Legislativo, como el estado que guardan los diferentes ramos de la Administración, confiados á vuestro patriotismo.

La cordialidad de nuestras relaciones con las Potencias amigas, y la eficacia con que México procura que sus límites queden determinados, así en la línea fronteriza del Norte como en la del Sur, influirán en cimentar la armonía con nuestros vecinos y con los otros pueblos, cuya amistad cultivamos.

El Senado de la República se ocupará oportunamente del tratado que en nombre de México habéis celebrado con los Estados Unidos, con objeto de impulsar el comercio recíproco de ambos países; y al examinar tan importante pacto internacional, no desatenderá ciertamente los verdaderos intereses de la República.

Es de celebrarse que la tranquilidad pública se haya conservado inalterable, sin que ningún suceso grave haya venido á interrumpirla; porque siendo la paz interior el primer elemento de progreso que ha de asegurar, tanto nuestro engrandecimiento como la, conservación del buen nombre de México en el exterior, á la sombra de este inestimable bien podrá el Ejecutivo seguir ocupándose en promover todas aquellas medidas que tiendan á mejorar la salubridad de nuestro país, y á procurar la facilidad y baratura de nuestras comunicaciones terrestres y marítimas que tanto deben influir en el desarrollo de nuestra riqueza.

Motivo hay para que nuestro patriotismo se felicite por la reforma de nuestro sistema postal, que extinguiendo inveteradas trabas y restricciones, ha venido á estrechar los vínculos sociales, y á dar un poderoso impulso á nuestro tráfico mercantil.

La terminación del Ferrocarril Central, que nos pone en inmediato contacto con nuestros vecinos del Norte, es sin duda un acontecimiento que formará época en nuestros anales, por la influencia trascendental que ha de ejercer, no sólo ampliando, por la facilidad y por la baratura nuestras relaciones con el exterior, sino también por el diverso curso que probablemente imprimirá las corrientes industriales y mercantiles.

La Representación nacional ve con satisfacción el estado que guardan los ramos encomendados á la Secretaría de Justicia é Instrucción Pública, y espera que la experiencia venga á demostrar el resultado de las reformas que se han hecho al Código Civil del Distrito, y á algunos reglamentos de las escuelas primarias.

La inauguración de la Biblioteca Nacional, que ha de verificarse el día de mañana, debe ser también motivo de complacencia para México, porque esta institución, á la vez que le honra, denota su propósito de fomentar empeñosamente nuestra cultura.

Con interés ha oído el Congreso que los importantes ramos confiados á la Secretaría de Fomento, y en los cuales se cifra el porvenir de la República, no han sido desatendidos y continúan en su desarrollo, como lo denota el número de kilómetros de vías férreas que están concluidos, la gran extensión de nuestra red telegráfica, y los diferentes contratos que se han celebrado para deslindar terrenos, fomentando la colonización, y para establecer una comunicación con el Asia y con la Costa del Pacífico, por medio de la línea de vapores cuya concesión acaba de otorgarse.

La Nación aprobará, sin duda, que el Ejecutivo haya aceptado la invitación que los Estados Unidos de América le han hecho para que México concurra con sus productos á la Exposición Universal que debe celebrarse en New Orleans en Diciembre del corriente año.

Conveniente es haber correspondido á esta atención, no sólo porque debemos procurar que nuestro país sea conocido y estimado en el exterior, sino también porque la exhibición de sus ricas materias primas, de sus muestras minerales y de algunos ramos de su industria, cooperará sin duda á alentar nuevas empresas y á fomentar muchos ramos de nuestra riqueza.

El Poder Legislativo tomará en consideración la iniciativa que acerca de este punto ha de dirigirle el Ejecutivo, así como las otras iniciativas pendientes sobre patentes de invención, sobre explotación de montes y sobre ríos navegables y flotables, resolviendo estas cuestiones conforme á los intereses de la República.

Es de celebrarse que las dificultades ocurridas en el ramo de Hacienda vayan disminuyendo gradualmente en gravedad y en trascendencia, así por la vitalidad del país, como por el empeño con que el Ejecutivo procura restablecer el equilibrio económico, perturbado por los crecidos gastos hechos en mejoras materiales en estos últimos años, y por la crisis que surgió á finés del año último á causa de la moneda de níquel.

El Congreso espera que el Ejecutivo, perseverando en la senda patriótica, que ha tomado para restablecer la nivelación en los ingresos y egresos, logrará conjurar este mal, que pudiera ser de serias consecuencias para el porvenir de nuestro país.

El mismo Congreso no vacilará ciertamente en asociarse al Ejecutivo para lograr tan importante resultado, ya introduciendo las reformas convenientes en los presupuestos, ó bien procurando fundar sobre una base sólida el sistema hacendario de la Nación.

El Cuerpo Legislativo se ocupará oportunamente en el estudio de las cuestiones económicas constitucionales, de que trató la Conferencia de los Representantes de los Estados, en los últimos meses del año anterior, con relación al sistema de alcabalas; é inspirándose en las circunstancias especiales de la Nación, procurará, que estos problemas sean resueltos como mejor convenga á las instituciones, en consonancia con el interés de la República.

En cuanto al ramo de Guerra, el Congreso ve con satisfacción que continúa mejorando cada día en su organización, armamento y demás instituciones de su dependencia. El país debe felicitarse por estos resultados, que le conquistarán, sin duda, un buen nombre entre los pueblos cultos.

Señor Presidente:

La Nación espera de vuestro patriotismo, que perseveréis en el camino que habéis adoptado de remover las únicas dificultades que transitoriamente han embarazado la marcha del Gobierno; y si para esto necesitáis del concurso de la Representación nacional, podéis contar con que no os será negado; cuando se trata de asegurar la paz, el porvenir y el engrandecimiento de nuestra patria.

El General González, al abrir el 12 Congreso el primer período del primer año de sus sesiones, el 16 de Septiembre de 1884.

Señores Diputados:

Señores Senadores:

Próximo á terminar mi período presidencial, vengo por última vez, cumpliendo el mandato de nuestro Código político, á presentar á las Cámaras el estado que guardan los diversos ramos de la Administración pública.

De nuevo va á efectuarse en plena paz y bajo el prestigioso imperio de las leyes, el cambio de Primer Magistrado, que tantas perturbaciones ha solido causar en la agitada existencia de nuestro país.

Casi por unanimidad, el voto de los electores se acaba de pronunciar en favor de uno de los más ameritados ciudadanos de la República, de uno de los hombres más distinguidos del partido liberal.

Nada es, pues, para mí tan satisfactorio, señores, como el felicitaros y felicitarme por tan fausto suceso. Al resignar, antes de tres meses, el poder con que la Nación me invistiera, volveremos á verlo en manos del experto caudillo que en días de duda y de ansiedad para todos, supo unir á los laureles recogidos en el campo de batalla, los no menos valiosos conquistados en la esfera del progreso pacífico.

Después de esto, permitidme que al trazar en este informe el estado de la administración, recapitule brevemente los principales actos llevados á cabo durante mi gobierno.

Ninguna dificultad exterior interrumpe en estos momentos la marcha sosegada y tranquila de la República. Lejos de eso, los pueblos del Nuevo y del Antiguo Continente, con los cuales «mantenemos relaciones, se hallan de acuerdo con nosotros en que esas relaciones alcancen de día en día mayor fuerza y mayor extensión.

No está todavía vigente el Tratado de reciprocidad comercial ajustado con los Estados Unidos de América; pero removidos que sean ciertos obstáculos de poco monto, y expedidas en los dos países las leyes reglamentarias respectivas, quizá pueda ponerse, en práctica dentro del término prescrito en el Tratado mismo.

A moción del gobernador del vecino Estado de Texas, está preparándose un arreglo sobre cuarentenas, que lleva la mira de conciliar los intereses del comercio con los de la salubridad pública. Está á la vez pendiente de arreglo un tratado postal entre la vecina República y la nuestra.

El 18 del pasado Agosto expiró el término que se fijó al Convenio ct31ebrado entre los Estados Unidos y México, sobre pa.so recíproco de tropas á través de la frontera del Norte, en persecución de indios salvajes. La Secretaría de Relaciones se dirigirá oportunamente al Senado, pidiendo la autorización para acordar con el Gobierno de los Estados Unidos la prórroga de aquel pacto.

La Comisión Mexicana encargada, conforme al tratado ajustado con_ los Estados Unidos de América, de reponer los monumentos limítrofes de nuestra frontera con esa Nación, ha sido retirada, provisionalmente, á consecuencia de haber clausurado sus sesiones aquel Congreso, sin votar las sumas necesarias para la ejecución de los trabajos que, á su vez, la Comisión americana debía realizar. El Ejecutivo abriga: no obstante, la fundada esperanza de que tal interrupción cesará pronto.

Según lo dispuesto en el artículo IV del Tratado de límites con Guatemala, celebrado el 27 de Septiembre dé 1882, han vuelto ya á formar parte de nuestra nacionalidad algunas localidades sometidas antes de ahora al Gobierno de aquel país, siéndome grato anunciaros que todo hace presumir el exacto cumplimiento del Tratado que acabo de mencionar.

El 6 de Agosto último se firmaron por el Subsecretario de Relaciones Exteriores y el Enviado Especial de S. M. Británica, las bases preliminares del reanudamiento de relaciones diplomáticas entre México y la Gran Bretaña. Inmediatamente después de la instalación de las Cámaras, se someterá á la revisión de la de Senadores ese importante arreglo, que el Ejecutivo cree decoroso y conveniente.

Nuestro Ministro en Madrid, acreditado á la vez cerca del Rey de Portugal, fué recibido por este Soberano el 17 de Julio pró2cimo pasado, con marcado espíritu de cordial amistad.

El Departamento Comercial de la Secretaría de Relaciones, autorizado por la Ley de Presupuestos vigente, continúa organizando sus trabajos de una manera lenta, pero segura. Una Comisión del propio Departamento marchará dentro de poco al Asia, para estudiar la mejor manera de establecer nuestro servicio consular en China y Japón, y de fomentar los intereses comerciales con aquellos países.

Estimo de justicia hacer mención de nuestro ya numeroso Cuerpo Consular, que está prestando importantes servicios. La hago muy especial de algunos de sus miembros cuyo celo es tanto más loable, cuanto que, ó no disfrutan de remuneración pecuniaria, ó la insignificante que perciben es sólo el producto de escasos honorarios.

Un estudio comparativo del estado que el Cuerpo y servicios consulares guardaban hace algunos años y de aquél en que hoy se hallan, podría demostrar los progresos que se han obtenido en este importante Ramo de nuestra vida económica.

Al concluir mi período constitucional, dejo terminada la envejecida cuestión de límites con Guatemala; en vía de reconstrucción nuestra línea divisoria con los Estados Unidos de .América; libres de salvajes nuestros Estados fronterizos; reanudadas las relaciones con Inglaterra si el Senado aprueba los preliminares; celebrado un tratado de comercio con Alemania, el cual contiene estipulaciones que no habían figurado antes en ningún otro; un Departamento Comercial, indispensable en la Secretaría de Relaciones; un numeroso Cuerpo Consular activo y poco dispendioso; y, sobre todo, relaciones amistosas y dignas con los demás pueblos civilizados.

En el interior, merced al buen sentido del pueblo, se ha mantenido y consolidado la paz de que tanto necesita la Nación.

El Ejecutivo ha conservado la mayor armonía con los Gobiernos de los Estados. En las cuestiones políticas que en algunos de éstos han surgido, tales como en Jalisco y Zacatecas, no ha prestado el auxilio de la fuerza federal á los partidos contendientes, y se ha limitado á cuidar del orden público, dejando al Sellado la resolución meditada y pacífica de esos asuntos.

En la cuestión de límites entre los Estados de Durango y Coahuila, concedió auxilio al primero para evitar un conflicto armado entre esas entidades federativas, pero sin prejuzgar la justicia que á cada una de ellas asistía. Sometida la decisión á la Suprema Corte, es de esperarse se dicte con la ilustrada justificación que tanto distingue á este alto Cuerpo.

Las dificultades originadas por la renovación de Poderes en algunos Estados han sido de tan poca duración é importancia, que ha bastado la acción pacífica de la autoridad federal para que desaparecieran.

La vasta extensión de nuestro territorio, su escasa población y aun su topografía, habían sido siempre poderosos obstáculos para obtener en todo el país una completa seguridad. La que ahora se disfruta es enteramente satisfactoria, debido al cuidado constante del Ejecutivo y á, la cooperación eficaz que le prestan los Gobernadores de los Estados.

Han contribuido muy especialmente á tal resultado los Cuerpos de policía rural en sus respectivas zonas, y la gendarmería en el Distrito Federal. Estas instituciones mejoran constantemente en moralidad y disciplina.

En estos últimos cuatro años se han verificado las elecciones en el país conforme á las leyes; siendo de advertirse que, si en la renovación de los Poderes de algunos Estados han surgido las pequeñas dificultades de que antes he hecho mención, no ha sucedido lo mismo en las elecciones federales, hechas con una regularidad y orden, que prueban nuestro adelanto en la práctica del sistema democrático.

Se ha introducido en el ramo de Correos una reforma radical, reclamada ya imperiosamente por las necesidades de la época. Las ordenanzas promulgadas en tiempo del régimen colonial para reglamentar tan importante servicio, no eran adaptables á nuestras instituciones políticas, ni satisfacían las exigencias del estado de adelanto que ha alcanzado el país.

Se hizo, en consecuencia, tal reforma, estudiando los sistemas postales de las naciones más civilizadas y Substituyendo la legislación antigua con un nuevo Código que ha comenzado á producir los resultados quo se esperaban.

No sólo se han sostenido, sino aun ampliado las subvenciones acordadas á Empresas de Vapores, para facilitar la regularidad y la rapidez de las comunicaciones de nuestros puertos con los del extranjero.

Los beneficios que con esto alcanzan la correspondencia y el comercio internacionales, compensan con exceso las sumas invertidas por el Erario para mantener y desarrollar ese servicio.

Concluido el plazo del contrato celebrado con Alexander é Hijos para utilizar sus Vapores correos entre los puertos del Golfo y los de Nueva York, Nueva Orleans y la Habana, se otorgó á los concesionarios una prórroga de dos años; pues no obstante que una parte de nuestro tráfico comercial con la nación vecina se hace actualmente por el Ferrocarril Central, son todavía de grande importancia para los puertos del Golfo los servicios de aquella empresa.

El Ejecutivo ha dedicado cuidadosa atención á, la salubridad é higiene públicas, impartiendo todo su apoyo al Consejo Superior del ramo, que por su parte ha correspondido con empeño á la confianza de que merecidamente disfruta.

Por no ser prolijo, me limitaré á mencionar entre sus importantes trabajos la reunión de los Congresos Higiénico y Pedagógico, cuyas discusiones están sirviendo de base para el estudio de una iniciativa de ley que determine la esfera de acción que en materia de tan alta importancia corresponde á los Poderes Federales y á los Gobiernos de los Estados.

La falta de legislación en higiene pública se hizo notar cuando en 1882 apareció en Chiapas el cólera asiático. Epidemias que pueden afectar en su extensión á todo el país, requieren necesariamente medidas de aplicación general, y el Ejecutivo carece de facultades expresas para dictarlas.

En aquel entonces se combatió el mal y se evitó su propagación por los esfuerzos del Gobierno, secundados eficazmente por las autoridades de los Estados de Chiapas, Tabasco, Oaxaca y Veracruz. Ahora, que ha aparecido en Tolón la misma grave epidemia„ extendiéndose á algunos puntos de Francia, España é Italia, se han puesto en planta los medios que se han juzgado más eficaces para impedir su invasión.

Casi ha desaparecido la crisis que en Abril último sufrió el Monte de Piedad con motivo de sus operaciones bancarias; pues merced á las medidas que oportunamente dictó la Junta superior del establecimiento, y al auxilio que se apresuró á impartirle el Ejecutivo, ha amortizado ya el setenta por ciento de su pasivo. Es de esperarse que en breve quede salvada por completo esta benéfica institución.

La administración de la Beneficencia, pública en el Distrito Federal ha mejorado notablemente desde que en 1881 se le dió organización, centralizando este ramo en la Secretaría de Gobernación, que cuida de él en todos sus pormenores.

Sobre ciento cincuenta mil pesos se han invertido en estos cuatro años sólo en construcciones y reparaciones de edificios, como el Hospital Juárez y el Almacén Central; sin perjuicio de cubrirse con regularidad todos los gastos que demanda este género de establecimientos.

Los decretos de 14 y 15 de Diciembre de 1883 autorizaron al Ejecutivo para expedir un nuevo Código Civil, otro de Procedimientos, las reformas que necesitará el Penal y el Código de Comercio.

Comprendiendo la importancia é influencia que en las relaciones sociales tienen estas leyes, se hizo un estudio concienzudo de ellas y se publicaron en su oportunidad, aprobándose por el Congreso el uso que el Ejecutivo hizo de esas facultades. Se publicó también y está ya en vigor el Reglamento de registro de comercio.

Algunas providencias tomadas en el ramo de Instrucción Pública con el objeto de mejorarla, son más propias de una Memoria de la Secretaría respectiva que de este Informe, razón por la que no me detengo á hacer mención especial de ellas.

La atención del Gobierno no se ha desviado un solo momento de las mejoras materiales, cuyo desarrollo ha venido formando la parte más importante de su programa. Los resultados obtenidos hasta ahora son bastante satisfactorios para fundar la esperanza de que el impulso dado á este ramo en el período actual, ejerza una poderosa influencia en el futuro bienestar de la República.

El aumento de vías férreas es bien conocido del Congreso. No sólo tenemos comunicados por este medio muchos de nuestros más importantes centros de población, sino que, en varios puntos de la frontera Norte, estamos ya enlazados con la vasta red de ferrocarriles americanos.

Para condensar, pues, en unas cuantas palabras los adelantos alcanzados, diré únicamente que á fines de 1880 la extensión de las varias líneas que tenían concesión federal era de 1,071 kilómetros, mientras que actualmente llega á 5,846.

Progreso casi idéntico han tenido las líneas telegráficas pertenecientes á la Federación. Pocos son ya los Estados que no se hallan ligados por el alambre con la Capital de la República, sin que por eso se detengan un solo instante los trabajos para lograr que desde el centro hasta los pueblos más remotos de nuestro extenso territorio, la comunicación sea tan fácil y tan rápida como lo exigen las necesidades modernas.

La actual extensión de líneas telegráficas de la Federación, de los Estados y de particulares, es de 28,521 kilómetros, de los cuales se han establecido 12,163 en los últimos cuatro años.

A principios de 1881 quedó inaugurado el cable submarino tendido entre Veracruz y la Costa de los Estados Unidos, extendiéndose en 1882 desde Veracruz á Coatzacoalcos. Construida la línea terrestre á través del Istmo de Tehuantepec, y enlazada con el cable de la Compañía Concesionaria en el Pacífico, estamos hoy en comunicación telegráfica directa con Centro y Sud-América.

Se han hecho varias concesiones para que líneas de vapores en el Atlántico y Pacífico atiendan al tráfico exterior y de cabotaje, facilitando por la baratura de los pasajes el advenimiento de inmigrantes á la República.

Una de las Compañías concesionarias, la Trasatlántica Mexicana, tiene ya en servicio tres vapores de gran porte que llevan la bandera nacional, y otra, la del Pacífico, empezará muy pronto sus viajes al Asia.

Con tales medidas se enlaza íntimamente el pensamiento de la colonización. No es este el asunto que menos ha preocupado al Ejecutivo, dada la trascendencia que generalmente se le reconoce.

A costa de grandes sacrificios ha establecido, por consiguiente, varias colonias extranjeras, más como un trabajo de iniciación y de experiencia, que como un esfuerzo definitivo del cual pueden esperarse notables resultados.

En este punto habrá que hacer seguramente rectificaciones á lo realizado hasta el día; pero estoy cierto de que el movimiento emprendido no será estéril para la prosperidad nacional.

Desde luego hay que advertir que las colonias fundadas por el Gobierno subsisten con un núcleo más ó menos grande de familias extranjeras y mexicanas, dedicadas hoy libremente á la creación de su propia fortuna.

A fin de instalar á los primeros colonos en terrenos cuyas condiciones ofrecieran ventajas á la consecución del objeto que el Gobierno se proponía, fueron adquiridas varias propiedades particulares, aunque á costa de no escasos desembolsos.

Para recibir la inmigración en grande escala este sistema ofrecería dificultades serias, por cuya causa el Ejecutivo ha tendido á determinar la extensión de las tierras baldías, ya haciendo contratos de deslinde con varias empresas, ya activando el despacho de las denuncias hechas por particulares.

Desde 1880 á la fecha, se han expedido 3,186 títulos de propiedad que amparan una extensión de 7.734,000 hectáreas, equivalentes á cuatro mil quinientos diez y ocho sitios de la antigua medida.

En la actualidad continúan sus trabajos las Compañías deslindadoras, siendo seguro que dentro de poco tiempo la Nación podrá disponer de más de diez mil leguas de terreno vacante, para ofrecer á la colonización nacional y extranjera.

Habiendo aumentado notablemente el movimiento de buques en nuestros puertos, y dadas las malas condiciones naturales de la mayor parte de ellos, el Gobierno ha tenido necesidad de celebrar con particulares, conforme á la ley de 28 de Mayo de 1881, contratos que le permitieran llevar á cabo las obras reclamadas con más urgencia por las necesidades del comercio.

En consecuencia, se halla en vigor y se está, cumpliendo el convenio para mejorar el puerto de Veracruz; se han concluido los muelles de Mazatlán y de la Paz; está, bastante adelantado el de Progreso, y se han hecho reparaciones de importancia en los otros puertos. Además de esto, dentro del período de mi administración se terminaron los faros de Tampico y Frontera, sin que el Ejecutivo haya abandonado un solo momento su propósito de proveer de estos indispensables auxiliares de la navegación á los principales puertos de la República en ambos mares, ya celebrando contratos con varias empresas, ya excitando á las compañías ferrocarrileras á concluir los que, según las bases de sus concesiones respectivas, se han obligado á establecer.

Por la ley de 28 de Noviembre de 1881 pasaron á la dependencia de Fomento los asuntos, instituciones y establecimientos de enseñanza agrícola y minera. Desde entonces el adelanto de estos dos interesantes ramos de nuestra, riqueza ha merecido del Gobierno particular solicitud.

Ni una, sola región existe en el país, de donde sus Comisiones ó agentes no hayan enviado datos é informes sobre cuanto interesa al conocimiento y explotación de nuestro suelo.

Y por lo que mira á la mejora de la enseñanza, el aumento de estudios prácticos, la creación de haciendas modelo, la compra de instrumentos de labor y de aparatos científicos, obras todas realizadas por el Ejecutivo, facilitarán el aprovechamiento de los que, entre nosotros, quieran ser agricultores mineros entendidos.

Aparte de esto, se han hecho venir del extranjero semillas y plantas útiles, y se seguirán importando especies selectas de animales domésticos para, repartirlos bajo ciertas condiciones entre los particulares, con el objeto de mejorar nuestra producción agrícola y pecuaria.

Los trabajos científicos y de aplicación á diversos ramos administrativos se han continuado con éxito satisfactorio. Las Comisiones de límites de ambas fronteras además de llenar el objeto para que fueran organizadas, aumentan cada día con nuevos datos el conocimiento de la geografía de la República, mientras que otras Comisiones de ingenieros civiles y de Oficiales de Estado Mayor, recorren el país, á efecto de reunir materiales indispensables para la formación de nuestra Carta General.

El movimiento iniciado por la. Secretaría de Fomento en el sentido de propagar la instrucción y los conocimientos útiles, y la necesidad de publicar oportunamente los trabajos científicos que se ejecutan en el país, obligaron á la misma Secretaría á establecer una Imprenta que, bien montada como se halla, está ya dando los mejores resultados.

Atendiendo á los deseos de la Sociedad Minera y á solicitudes repetidas de algunos particulares, quedó sancionada la reforma constitucional que permite la unidad de legislación en materia de minería.

En virtud de esto, se autorizó al Ejecutivo para expedir el Código correspondiente cuyo proyecto se halla ya concluido, esperando tan sólo que los Gobiernos de los Estados y varias empresas ilustren con su parecer aquel trabajo, para darle forma definitiva y convertirlo en ley.

Está funcionando con regularidad la Dirección General de Estadística, creada por la ley de 26 de Mayo de 1882, y se trabaja actualmente en levantar un edificio para observatorio astronómico, que colocará este instituto al nivel de los de su género en el extranjero.

Por último, para que se conozcan los más importantes elementos del país en aquellos mercados que puedan traer aquí su capital ó necesiten nuestros productos, el Gobierno procurará que México figure dignamente en la próxima Exposición de Nueva Orleans. Secundado en su empeño por el Comisionado General y por los Gobiernos locales, bien puede esperar un éxito satisfactorio como resultado de su concurrencia á aquel certamen.

Resumiendo: á pesar de todas las dificultades, el progreso natural de la nación se habrá realizado con más ó menos celeridad, pero no se ha interrumpido un solo día.

En la inauguración del anterior período de sesiones, el Ejecutivo expuso al Congreso que el estado de la Hacienda pública no era enteramente satisfactorio. Debido á causas generales cuyo examen no sería propio de este Informe, el rendimiento de los impuestos había bajado algo, mientras que subsistían en todo su vigor las obligaciones contraídas para dar impulso á nuestras empresas materiales, y no desvirtuar la transformación que con ellas se iba operando en el país.

Unióse á esto la necesidad de retirar rápidamente de la circulación más de tres millones de pesos de moneda de níquel, para evitar el descrédito en que había caído, y para prevenir las perturbaciones económicas que en su calidad de signo de cambio pudiera ocasionar.

Era, pues, preciso dictar algunas medidas, encaminadas, si no á mantener un equilibrio completo por el momento entre los ingresos y las obligaciones del Estado, sí á cubrir las exigencias del servicio público, entretanto que un arreglo general, ó el uso juicioso del crédito, ponían al Gobierno en situación de saldar sus .atrasos.

En consecuencia, obedeciendo á disposiciones del Congreso, contenidas en la ley de 28 de Abril del año próximo pasado, se expidieron las de 22 de Marzo y 11 de Junio últimos, declarando comprendidas en el impuesto del Timbre algunas mercancías que no estaban cuotizadas.

Abrigo la creencia de que la renta del Timbre ha de llegar á ser, con el tiempo, uno de los principales medios económicos que el Estado podrá aprovechar para satisfacer sus compromisos.

No sería del caso exponer ahora los motivos por los cuales el crédito de la Nación en el extranjero se ha mantenido á "un nivel bastante bajo, obligando á las Administraciones á hacer uso únicamente del que podían alcanzar en el país.

Para ampliar esta esfera y extender al exterior el crédito que en el interior disfrutaba, pensó el Gobierno en ligar intereses nacionales de importancia con otros no menos respetables, extranjeros, intentando así, por medios indirectos, la realización de un propósito que directamente no era tiempo de acometer todavía.

De aquí nació el proyecto de fusión entre los Bancos Nacional y Mercantil, proyecto convertido poco después en hecho y sancionado más tarde por la Representación nacional, al mejorar la concesión con que antes funcionaba uno de aquellos Bancos.

Con el nuevo Banco fusionado, y previa la correspondiente autorización legislativa, ha podido, pues, el Gobierno contratar un empréstito de cuatro millones de libras esterlinas, dividido en dos series iguales, habiendo recibido por cuenta del producto de la primera serie algunas cantidades. Las condiciones de emisión, interés y forma de pago, constan en el decreto de 31 de Mayo último.

Con estos recursos y los que van produciendo los nuevos impuestos, el Gobierno ha hecho frente á las necesidades perentorias de la Administración, sin dejar por eso de amortizar cada mes una cantidad considerable de obligaciones anteriormente contraídas; con la asignación que se les tiene hecha de una parte del producto de nuestras aduanas.

El contacto que con la nación vecina venían produciendo las vías férreas, estimuló, como era natural, la actividad del tráfico en la frontera Norte, obligando al Gobierno á tomar disposiciones inmediatas y eficaces, dirigidas á proteger los intereses de aquella zona, y á reformar las oficinas fiscales, poniéndolas en aptitud de atender á, las nuevas necesidades del servicio, á fin de que el despacho fuera fácil, y escrupulosa y constante la vigilancia para impedir el contrabando. La ley de 25 de Marzo y su reglamento de 10 de Junio último, responden á ese objeto.

En previsión de que pudiera prolongarse más allá de lo esperado, la crisis que á consecuencia de la escasez de cosechas ha disminuido el consumo, y por consiguiente los rendimientos de las aduanas, el Ejecutivo consultó, en el último Presupuesto de Egresos, importantes economías, precisamente en aquellos ramos por cuyo progreso ha demostrado siempre mayor empeño.

Desea crear así una situación desembarazada, fácilmente atendible con los recursos naturales, por si alguna dificultad imprevista entorpeciese en lo sucesivo el ejercicio del crédito.

A pesar de todo, la cifra de los rendimientos en el último año económico baja bien poco de la obtenida en el anterior inmediato, lo cual revela que el progreso actual de la República no es un fenómeno aislado y pasajero, sino que reconoce causas permanentes de fácil apreciación.

Los trabajos para reformar el .Arancel están ya terminados, y pronto podrá expedirse esa importante ley.

Quiero, antes de concluir este punto, decir al Congreso que, no viendo como no veo en las funciones pasajeras por mí desempeñadas, sino un trabajo de preparación en favor de las generaciones futuras, tampoco había de sentir repugnancia á decretar aquellos impuestos que son necesarios para la existencia decorosa del Estado.

Al país hay que pedir lo que el país tiene urgencia de gastar; y si tuviéramos en cuenta las resistencias particulares que todo subsidio al Gobierno despierta entre nosotros, ciertamente que no daríamos un solo paso en el camino de los adelantos positivos.

Por lo demás, en materias hacendarias estamos todavía en la infancia, siendo probable que necesitemos aún de muchos tanteos para establecer un sistema de impuestos sólidamente fundado en la observación y la experiencia y con cuyo producto puedan atenderse regularmente las obligaciones públicas.

Con referencia á los ramos de Guerra y Marina, la Secretaría correspondiente distribuirá en breve á los miembros del Congreso una extensa Memoria que abrace el período de tiempo transcurrido de Enero de 1882 hasta Junio último.

En ese documento figuran pormenores que no son obra de este Informe, y se demuestra cuanto se ha hecho para mejorar en todos sentidos nuestro Ejército y nuestra naciente Armada.

Citaré solamente como actos principales ejecutados durante mi administración, la formación de la Ordenanza General del Ejército y de las nuevas tácticas arregladas á los últimos adelantos habidos en ese Ramo; la creación é instalación de la Suprema Corte de Justicia Militar para resolver en definitiva las causas que por falta de ese alto Cuerpo tenían que sujetarse á extrañas jurisdicciones, causando moratorias y aun conflictos que impedían la aplicación exacta y expedita de la legislación militar; el desarrollo y perfeccionamiento del Cuerpo Especial de Estado Mayor, con un número ya respetable de oficiales facultativos, que han estado prestando notables é importantes servicios en diversas zonas del país; la creación del Cuerpo de Administración Militar y la de la Sección de Contabilidad de artillería, substituyendo el antiguo sistema que databa de los tiempos coloniales, con otro más adecuado á los adelantos y necesidades de la actualidad; las importantes obras hechas en el Castillo de Chapultepec, á donde fué trasladado el Colegio Militar; las mejoras introducidas en ese plantel para hacer más provechosa la enseñanza y extenderla á mayor número de alumnos; el envío á Europa de los que muestran más inclinación á la marina, para que perfeccionen sus conocimientos; la continuación del edificio destinado á Escuela de Tiro y próximo á terminarse; la compra del buque de guerra "Juárez" y de los vapores "Xicotencatl" y " Cuautimotzin" para el servicio de las aduanas del Golfo; el establecimiento de un varadero en Lerma, y de otro en Acapulco; la substitución de nuestra antigua artillería con piezas de retrocarga del sistema de Bange; el establecimiento de la fábrica de armas para el Ejército y la reconstrucción de la de pólvora, montadas con máquinas perfectas que, como los demás establecimientos de ese género del Gobierno, funcionan con vapor, y cuyas fábricas nos permiten proveernos en nuestro propio territorio de los elementos de guerra que antes necesitábamos adquirir en el extranjero.

Hecho este ligero bosquejo de los actos más salientes de la Administración, me es grato manifestar á las Cámaras que las leyes federales, especialmente las que se refieren á la Reforma, se han cumplido con escrupulosidad, facilitando semejante tarea al buen sentido del país.

Algunas variaciones ha sufrido nuestra Carta Fundamental en el período que acabo de reseñar, estimando yo como la de más trascendencia la que se refiere al modo de substituir al Presidente de la República, puesto que ella viene á ser el complemento necesario de la que estableció el principio de no reelección.

Encaminados estos preceptos á enfrenar ambiciones bastardas, justo parece esperar que contribuirán en lo sucesivo á mantener la paz con tanto anhelo obtenida y á tan gran costo conservada.

Señores Diputados:

Señores Senadores:

No creo haber hecho mucho durante los cuatro años de gobierno que están próximos á terminar; pero he procurado mover las fuerzas del país y abrir á su prosperidad risueños horizontes; he querido robustecer los elementos nacionales, de manera que el desenvolvimiento se efectúe, alejando hasta la menor sombra de nuestra independiente existencia.

¿Significa esto que deje una situación sin. inconvenientes? Ciertamente que no. El digno sucesor que el pueblo me ha designado sabrá, sin embargo, vencer aquellos con que tropiece, contando, como contará, con el apoyo nacional, con la sabiduría del Congreso, con el profundo conocimiento de cosas y personas adquirido en su anterior administración, y, sobre todo, con la perspicacia que le es genial y que ha de ponerle siempre al cabo de las soluciones que mejor sirvan. á los sagrados intereses de la Patria..

Contento vuelvo, pues, á la vida privada. Habré cometido errores, porque soy hombre, y como hombre me hallo sujeto á esa deficiencia. En cambio, he empleado los mejores esfuerzos de mi voluntad en legar algún beneficio al país que me vió nacer.

La Historia dirá mañana si, comparados los yerros con los aciertos, queda algo todavía que como mexicano pueda envanecerme.

Respuesta del Presidente del Congreso, Lic. D. Jesús Fuentes y Muñiz.

Señor Presidente:

El duodécimo Congreso de la Unión, al iniciarse hoy en el ejercicio de sus elevadas funciones, deriva gustoso del Informe que en cumplimiento del precepto constitucional acaba de presentarle vuestra voz autorizada, un claro conocimiento del estado actual del país; y aunque, como os es característico, ni exagerásteis los adelantos conseguidos, ni ocultásteis los obstáculos que se han interpuesto en la fácil y progresiva marcha de vuestra administración, puede, sin embargo, el ánimo despreocupado y sereno acoger regocijado la verdad y precisión de vuestro juicio, al asentar que aunque el progreso material del país se va realizando con más ó menos celeridad, no se ha interrumpido su marcha ni un solo día.

Persuaden sin esfuerzo de esta halagadora verdad, y alientan el ánimo son la grata esperanza de un porvenir lisonjero los cuadros que trazáis ya del estado de nuestras relaciones exteriores que se van extendiendo y vigorizando á impulsos de principios de equidad y de conveniencia recíproca de los pueblos amigos, ya de la armonía que felizmente preside las relaciones del Poder Federal con los de los Estados; ya del desenvolvimiento que dentro del orden legal adquiere el ejercicio tranquilo de nuestras instituciones; ya de la acción administrativa que tanto en el orden civil como en el militar, ha estado sin cesar preocupándose del mejoramiento de todos los servicios públicos, y extendiendo la órbita de sus patrióticas aspiraciones más y más cada día para implantar y arraigar en beneficio de nuestro pueblo el goce de los bienes que derraman la paz y el trabajo.

Grato es al Congreso quedar impuesto de que, lejos de que dificultad alguna exterior interrumpa ó amague turbar la marcha de la República, los pueblos con quienes mantenemos relaciones en ambos mundos están de acuerdo con nosotros en que se extiendan y vigoricen.

De desear es, sin duda, que removidos los obstáculos que han impedido poner en vigor el tratado de reciprocidad comercial con los Estados Unidos, y expedidas en ambos países las leyes reglamentarias que dicho tratado requiere, venga á su práctica dentro del plazo en él prescrito, á derramar los bienes que promete.

Muy importante será para conciliar los intereses del comercio con los de la salubridad pública el arreglo en estudio sobre cuarentenas, promovido por iniciativa del Gobernador del vecino Estado de Texas.

Es igualmente de esperarse que se ponga feliz término al proyecto de Tratado Postal con los Estados Unidos, que facilitará con gran provecho de nuestro país frecuentes comunicaciones con el mundo entero.

El Senado se ocupará con la atención debida de la autorización que la Secretaría de Relaciones pida para acordar con el Gobierno de los Estados Unidos un nuevo término para el paso recíproco de tropas á través de la frontera del Norte, en persecución de indios salvajes.

Es de desearse que se vea realizada la fundada esperanza que abrigáis de que, autorizado por el Congreso de los Estados Unidos el gasto correspondiente para ejecutar los trabajos de reposición de los monumentos limítrofes en nuestra frontera, queden cumplidas las importantes estipulaciones del Tratado entre los dos países sobre tan importante asunto.

Muy grato ha sido al Congreso quedar impuesto de que en cumplimiento del artículo cuarto del Tratado de límites con Guatemala, han vuelto á incorporarse á nuestro país algunas localidades que habían estado sometidas á aquel Gobierno.

El Senado considerará con la atención que merecen los preliminares para el reanudamiento de relaciones diplomáticas con la Gran Bretaña, que ajustados ya, van á serle sometidos, y que juzgáis decorosos y convenientes al país.

Muy satisfactorio es para el Congreso la cordial acogida acordada por el Rey de Portugal á nuestro Ministro en Madrid, acreditado ante su gobierno.

Es igualmente satisfactorio que vaya cimentándose sólidamente la expedita marcha del Departamento Comercial establecido en la Secretaría de Relaciones por una ley reciente, y sin duda se derivarán resultados provechosos para nuestro comercio, así de la regular secuela de sus importantes labores, como de las muy interesantes, oportunas y útiles que ministra ya nuestro Cuerpo Consular, creciente cada día.

Igualmente será de gran provecho á nuestras plazas mercantiles, pero sobre todo á las de las Costas del Pacífico, el establecimiento de un servicio consular mexicano en China y el Japón que va á encomendarse al estudio de una Comisión del Departamento Comercial de la Secretaría de Relaciones.

Justos y legítimos plácemes demanda el feliz éxito de haber mantenido y consolidado la paz de que tanto necesita la Nación, debido, ya al buen sentido de los pueblos, y ya á la loable y constante acción de vuestro gobierno, empeñada en conservar solícita la mejor armonía en sus relaciones con los Poderes de los Estados, evitando cuidadosa la grave y triste necesidad de acudir con el auxilio de la fuerza federal para resolver cuestiones locales, que sometidas al sereno juicio ó al fallo imparcial del Senado ó de la Corte Suprema de Justicia, han recibido ó aguardan en su órbita genuina y respetable la solución más acomodada á 1Js intereses de la sociedad.

Igualmente halagador es el mantenimiento de la seguridad pública, el cual revela que la acción de la ley y de la autoridad alcanza ya á vencer los graves obstáculos que hasta antes de ahora le presentaban la vasta extensión del territorio, lo escaso de nuestra población, las dificultades que á las fáciles comunicaciones presentaba nuestra conformación topográfica, y la falta de vías cómodamente transitables.

Removidos en parte tan graves obstáculos, y mejorada la organización de nuestras fuerzas rurales, grato es que el Ejecutivo Federal, de consuno con los Gobernadores de los Estados, hayan alcanzado el gran bien social de afianzar satisfactoriamente la seguridad pública.

Las modificaciones que en el orden legítimo se han introducido en la Carta Fundamental, hijas de la experiencia que vamos adquiriendo en el ejercicio pacífico de las instituciones, revelan prácticamente la sabiduría de nuestros constituyentes al dejar la puerta franca á las reformas constitucionales.

Es de esperarse que las ya sancionadas satisfagan verdaderas necesidades de nuestra sociedad, como lo hace singularmente la que cambia el orden en la substitución por la falta de Presidente de la República, la cual con acierto puntualizáis como la más importante, porque precave sabiamente la posibilidad de que ambiciones bastardas fomenten discordias intestinas.

En el mismo orden de ideas se presenta satisfactoriamente el ejercicio tranquilo de las funciones electorales para la renovación de los Poderes públicos; signo inequívoco de que las instituciones son bien acogidas por el país, y de que se avanza en su práctica.

Al pronunciarse poco ha el voto público casi unánimemente en favor de la elevación al ejercicio del Poder Ejecutivo de la República, en el próximo cuatrienio constitucional, de uno de los ciudadanos más dignamente célebres por sus grandes servicios antes en defensa de la autonomía del país, y luego por su benéfica acción como jefe del Gobierno para conquistar el progreso pacífico, se ha sellado sin duda con el asentimiento nacional el programa de Gobierno que con eficaz y constante esfuerzo habéis cimentado, y que acaricia el bello ideal de hacer de nuestro país el sitio de la prosperidad y del bienestar conseguido por el firme imperio del derecho y de la justicia, produciendo los opimos frutos de la paz en nuestra patria querida.

Altamente satisfactorio es que vayan sintiéndose ya prácticamente los beneficios que ofrece la radical reforma introducida en nuestro anticuado servicio de Correos para poner este importante vehículo de las diarias y variadas comunicaciones de todas las clases sociales en posición de ser utilizado cómoda y frecuentemente para satisfacer las exigencias del estado de adelanto que ha alcanzado el país, y para servir eficazmente como uno de los más activos medios de propagación de las luces.

La ampliación en las subvenciones á las líneas de vapores que frecuentan nuestros puertos, y la prórroga del contrato á la Empresa Alexandre para sostener su línea de vapores entre Nueva York, Nueva Orleans y la Habana con algunos de nuestros puertos del Golfo, son nuevas pruebas de nuestros constantes esfuerzos por mejorar nuestro tráfico internacional, á la vez que el carácter reproductivo de esas erogaciones muestra sin esfuerzo la eficacia de los medios que se emplean en dar impulso al desarrollo de las fuentes de la riqueza.

El Congreso estudiará con la, atención que demanda su humanitario objeto, la iniciativa de ley que determina la esfera de acción que en materia de salubridad é higiene públicas corresponda ejercer al Poder Federal, y respectivamente á los de los Estados, cuya falta tiene que hacerse sensible en casos de epidemias; pues si bien los esfuerzos del Gobierno Federal y la cooperación de los de los Estados, desgraciadamente invadidos, harán posible el combatir el mal, para evitar su propagación se requiere oportunamente actividad que facilitará, sin duda el claro conocimiento de la órbita y alcance de las funciones encomendadas á determinados funcionarios federales ó locales.

Muy satisfactorio es el mejoramiento en el servicio de la Beneficencia pública del Distrito Federal, que permite atender con regularidad al cuidado de los hospitales y muestra palpablemente sus ventajas, puesto que pueden destinarse fuertes sumas á la reconstrucción de edificios y á la habilitación competente del Almacén central.

El Congreso ve con satisfacción que el Monte de Piedad va venciendo la, crisis que sufrió en Abril último á consecuencia de sus operaciones bancarias, y espera que continuando el Ejecutivo impartiéndole oportuno auxilio, y contando como hasta aquí con la benevolencia pública, quede en breve salvada por completo tan benéfica institución.

La atención consagrada por el Ejecutivo á la reforma de los Códigos Civil y de Procedimientos, Penal y de Comercio, que están ya en vigor aprobados por el Congreso, revelan el celo con que habéis atendido al perfeccionamiento de leyes que tanta influencia ejercen en la vida social. Es de esperarse que los resultados que produzcan, correspondan al laudable propósito que los ha dictado.

El Congreso examinará con la atención que demandan los datos que suministre acerca del importante ramo de Instrucción pública, la Memoria de la Secretaría respectiva.

El Congreso os felicita y felicita al país por el benéfico resultado que nos ha traído, y por los grandes bienes que para el porvenir encierra el especial cuidado que como base más importante de vuestro programa habréis consagrado á las mejoras materiales, pues ellas sin disputa hacen esperar que su poderosa influencia sea grandemente benéfica para el país.

Cinco mil ochocientos cuarenta y seis kilómetros de vías férreas que quintuplican los que había hace cuatro años; veintiocho mil quinientos veintiún kilómetros de líneas telegráficas, que elevan á más del doble los construidos hasta hace cuatro; el cable submarino en ambos mares, que nos liga en comunicación telegráfica con las naciones todas del mundo civilizado; las importantes obras emprendidas para el mejoramiento del puerto de Veracruz ; los muelles acabados ó en construcción en los puertos de Mazatlán, La Paz y Progreso; los faros ya erigidos en Tampico y Frontera, y los que se ha impuesto la obligación de establecer á compañías ferrocarrileras, son todos y cada uno elocuentes signos del propósito altamente patriótico é ilustrado de que nuestro país active el movimiento mercantil é industrial, atrayendo á su seno las producciones variadas de todos los climas y de todas las naciones.

Si se miden las inmensas ventajas de la comunidad activa, intelectual, moral y material que proporciona el frecuente y fácil contacto de las personas y el tráfico fácil de mercancías á través de vastos territorios; si se compara la eficacia para el mantenimiento del orden y de la paz, de los medios que nuestros adelantos materiales proporcionan hoy al Poder público, con nuestro triste estado anterior de casi completa incomunicación con importantes comarcas lejanas del centro, y que casi no sentían la acción del Gobierno, se comprende sin esfuerzo cuán patriótico es el programa que apadrina nuestro desenvolvimiento material, y se aspira con efusión por alcanzar el gran bien de ver proseguida con patriótico celo tarea tan benéfica.

Los estudios científicos y de aplicación á los diversos ramos administrativos, obtenidos ya, y los que constantemente siguen proporcionando comisiones de ingenieros civiles y militares para enriquecer nuestros datos sobre la geografía de la República, ya para la formación y rectificación de la Carta General, ó ya para su aplicación á los cultivos ó al establecimiento y plantación de especulaciones agrícolas ó industriales, proporcionan el deseado alimento al espíritu de adelanto, y sirven de poderoso auxiliar en el gran propósito de avivar la producción de nuestros variados elementos de riqueza, que por otra parte tiende á presentar sistemados, al estudio de las personas cultas, la Dirección General de Estadística.

Como naturalmente enlazada con el mejoramiento de nuestros elementos materiales, se ha presentado á la acción de vuestro Gobierno el pensamiento de la colonización, y á costa de cuantiosas erogaciones se emprendió el establecimiento de varias colonias extranjeras.

No es de extrañarse que en tal trabajo de iniciación y de estudio venga la necesidad de hacer algunas rectificaciones al plan proseguido, las que con acierto habéis emprendido ya, dirigiendo la atención á la mensura y deslinde de los terrenos baldíos, que desde luego han permitido dar á la propiedad privada una extensión muy considerable de terrenos, que ofrecen en perspectiva muy ventajosos resultados, al contar la Nación con más de diez mil leguas de terrenos vacantes que utilizar por la colonización nacional y extranjera,

Es ciertamente satisfactorio el cariñoso celo que habéis consagrado á mejoran los planteles de enseñanza agrícola y minera que la ley ha puesto bajo la dependencia de la Secretaría de Fomento por el enlace natural que sus asignaturas tienen con el progreso mercantil é industrial.

Las enseñanzas prácticas, la competente dotación de máquinas para los gabinetes y laboratorios y para los trabajos en el campo, y la concurrente repartición de semillas, de plantas útiles y de especies selectas de animales domésticos, prestarán vigoroso impulso al espíritu de especulación y de interés privado, tendiendo de consuno á hacer provechosa la consagración del capital á nuevas empresas agrícolas y mineras.

De desearse es que después del estudio de los Gobiernos de los Estados y de las varias empresas que á. ello han sido invitadas, se dé forma definitiva al proyectado Código de Minería para dejar fructuosamente obtenido el benéfico resultado que promete la reforma constitucional, que permite unificar para todo el país la legislación del importante ramo de Minería.

Muy útil es sin duda para la República dar á, conocer sus productos naturales y sus elementos de trabajo y, por lo mismo, ha sido notoriamente acertado el empeño con que procuráis que México figure dignamente en la próxima Exposición de Nueva Orleans, así como es satisfactorio el empeño con que el Comisionado General y los gobiernos de los Estados secundan vuestra acción, lo que promete un éxito provechoso.

Como ahora recordáis, habíais presentado tiempo ha ante el Congreso, con notable franqueza y sinceridad, la expresión de vuestros temores de desequilibrio entre las rentas públicas y las obligaciones del Tesoro.

Persistiendo aún la crisis monetaria que producía esa situación, sobrevino la nueva necesidad de retirar rápidamente de la circulación más de tres millones de pesos de la moneda de níquel, y juzgasteis, por lo mismo, necesario ocurrir á satisfacer en lo posible las obligaciones del Tesoro y las necesidades pecuniarias del servicio público, declarando, en consonancia con autorizaciones reiteradas del Congreso, sujetas al impuesto del timbre algunas mercancías que no lo reportaban.

Es de esperarse que, como lo creéis, la renta del Timbre llegue á ser con el tiempo uno de los principales impuestos del país, como lo hace presentir el hecho notorio de su crecimiento progresivo en cuanto á su uso para documentos y libros, á medida que la experiencia y la equitativa aplicación de la ley han ido ejerciendo su benéfico influjo.

La previsiva intención de aprovechar en servicio público, y ligados de común acuerdo intereses nacionales de importancia con otros no menos importantes del extranjero, dan un fundamento fácilmente perceptible al pensamiento de la fusión de los Bancos Nacional y Mercantil de esta ciudad,e1 cual quedó realizado al reformar la concesión al Banco Nacional con aprobación del Congreso.

Así pudisteis ya, usando de la autorización legislativa, contratar un empréstito de cuatro millones de libras esterlinas, y recibir por cuenta de la primera de las dos series en que fue dividido, algunas cantidades.

Ciertamente imprescindible se presentaba la necesidad de ocurrir por nuevas disposiciones á las nuevas emergencias y condiciones del tráfico mercantil, que ha traído consigo con desusada actividad el enlace, por nuestra Frontera del Norte, de la red de ferrocarriles de los Estados Unidos con. los construidos en nuestro territorio, necesidad á que habéis acudido con la ley de 25 de Marzo y su reglamento, protegiendo los intereses nacionales en aquella zona y poniendo á las oficinas federales en aptitud de atender las necesidades del servicio, facilitando el despacho y ejerciendo escrupulosa y constante vigilancia para impedir el contrabando.

Con laudable previsión de que la crisis actual se prolongue, obtuvisteis cuantiosas economías en el Presupuesto de Egresos del ejercicio fiscal en curso, procurando así crear una situación atendible con los recursos naturales del país, puesto que no era legítimo confiar en que quedaran prontamente expeditas las fuentes del crédito.

Es ciertamente signo satisfactorio de que el camino de adelanto proseguido por vuestra Administración cría raíces y asegura bienes permanentes, el hecho plausible de que, á pesar de una crisis mercantil bien caracterizada, el rendimiento de las rentas públicas, aunque algo más bajo en el último año fiscal que en el inmediato anterior, acusa notable incremento sobre el promedio de los ingresos anteriores, probando esto un sólido desenvolvimiento de la riqueza del país.

Es muy satisfactorio que los trabajos para la reforma del Arancel estén terminados, y de seguro, en su nueva forma, bajo las prescripciones dictadas por el Congreso, servirá para asegurar equitativamente los mutuos intereses del comercio y del Erario.

Dadas las antiguas condiciones que las cuestiones fiscales y financieras habían guardado en nuestro país y nuestro actual orden social, es sin duda acertado vuestro juicio acerca de lo imperfecto de nuestro estado hacendario, á la vez que es innegable verdad el imperioso deber de la Administración de acudir á las necesidades pecuniarias de la República por medio del impuesto en la proporción y medida que demanden los servicios todos del país, cuyo crecimiento le impone nuevas obligaciones á la vez que le dota de mayores y más variados elementos de prosperidad y bienestar.

Esperemos, señor, que la acción del Gobierno sea siempre encaminada por el sendero del adelantamiento nacional, y de seguro el sistema rentístico vendrá perfeccionándose, y rindiendo los impuestos que el Poder público sepa formular, la suma bastante para que la paz y el decoro de la Nación no corran peligro.

La Memoria del Ramo de Guerra por el período transcurrido desde 1882 hasta Junio último, hará apreciar al Congreso detalladamente los importantes datos sobre las mejoras emprendidas y alcanzadas para perfeccionar las condiciones de nuestro Ejército y de nuestra Armada nacional.

Muy digno de elogio es el trabajo activo é inteligente que ha producido como principales frutos la formación de la nueva Ordenanza General del Ejército y de las nuevas tácticas arregladas á los últimos adelantos del Ramo; la creación de la Suprema Corte de Justicia Militar que dentro de su órbita natural y genuina resuelva, en definitiva, causas que antes tenían que sujetarse á extrañas jurisdicciones, ocasionando notorios conflictos y perjuicios.

La organización provechosa que ha recibido el Cuerpo Especial de Estado Mayor, ha dado ya y promete todas las ventajas de la ciencia para acudir á las necesidades militares, no menos que la creación del Cuerpo de' Administración Militar y la de Contabilidad de Artillería son pruebas notorias del mejoramiento de nuestro servicio militar. Lo es sin duda en la misma esfera el cuidadoso esmero y las mejoras introducidas en el Colegio Militar.

El establecimiento de la Fábrica de Armas y la reconstrucción de la de pólvora, así como la construcción de la Escuela de Tiro y la dotación de nuestra artillería con piezas de retrocarga, responden á necesidades militares de un orden elevado y altamente patriótico, que con el conjunto de medidas y mejoras encaminadas á, mejorar nuestra Armada nacional, vigorizan la acción de nuestro Gobierno y constituyen el apoyo natural de la ley y de la autonomía del país.

Habéis, señor Presidente, como decís muy bien, procurado con vuestra acción ilustrada y patriótica mover la vitalidad del país en el sentido de su marcha progresiva, abriendo á su prosperidad risueños horizontes, procurando cimentar nuestras relaciones exteriores sobre las sólidas bases de la equidad, del respeto al derecho ajeno y de la justa y recíproca estimación de los intereses prácticos de las sociedades modernas, y cimentando en nuestra vida interior los elementos verdaderos de un orden civil, próspero y tranquilo en que tengan cabida amplia y franca todos los intereses legítimos: habéis, sin duda, merecido el grato recuerdo de vuestros conciudadanos.

Os preparáis á dejar en manos del elegido de los pueblos, al expirar próximamente vuestro período constitucional, el precioso depósito que en las vuestras ha sido objeto de solícitos cuidados.

Volved, pues, Señor Presidente, á la vida privada, lleno de la justa satisfacción de que el país ha avanzado bajo vuestro gobierno en la carrera de su mejoramiento social y político, y con la convicción serena y tranquila de que á cualquier ramo del servicio público que en el porvenir se dirija una mirada inquisitiva, no faltarán múltiples símbolos de vuestra acción ilustrada y de vuestras patrióticas intenciones.

Fuente:

Los presidentes de México ante la Nación : informes, manifiestos y documentos de 1821 a 1966. Editado por la XLVI Legislatura de la Cámara de Diputados. 5 tomos. México, Cámara de Diputados, 1966. Tomo 2. Informes y respuestas desde el 1 de abril de 1876 hasta el 4 de noviembre de 1911.

Los cinco tomos fueron digitalizados por la Universidad de Texas:
http://lanic.utexas.edu/larrp/pm/sample2/mexican/history/index.html