Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

          1889

          1888

          1887

          1886

          1885

          1884

          1883

          1882

          1881

          1880

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1880-1889 > 1882

Discurso de Manuel Gonzalez al abrir las sesiones ordinarias del Congreso. Abril 1, 1882. Discurso de Manuel Gonzalez al abrir las sesiones ordinarias del Congreso. Septiembre 16, 1882.
Abril 1, 1882. Septiembre 16, 1882.

El General González, al inaugurar el 10 Congreso su íntimo período de sesiones, en 1 de Abril de 1882.

Señores Diputados:

Señores Senadores:

Me es grato en extremo el anunciaros hoy que el estado de paz y progreso en que dejasteis á la Nación al suspender en Diciembre vuestras tareas legislativas, continúa consolidándose de la manera más satisfactoria.

La breve revista que en este informe pasaré á los ramos de la Administración, cumpliendo así el precepto que la Constitución me impone, os facilitará el hacer una apreciación general de la situación que guarda la República, así en el interior como en sus relaciones con el extranjero; y complementada esta reseña con los datos que administran los Departamentos respectivos, estaréis en actitud de proveer desde luego, en la elevada esfera de vuestras atribuciones, á las necesidades públicas más urgentes.

La buena armonía establecida hace algún tiempo entre México y las Potencias extranjeras con quienes cultiva relaciones, se conserva y robustece; y á la vez que los damos, recibimos de ellas frecuentes testimonios de amigables sentimientos.

Nuestras dificultades con Guatemala continúan casi en el mismo estado que guardaban al daros cuenta de ellas en Septiembre último.

Tratándose de intereses de tanta, magnitud, es prudente, sin dejarlos de la mano, dar al tiempo aquella participación natural con que á veces influye provechosamente en la solución de arduas cuestiones.

Debo, entretanto, para vuestra instrucción, la del pueblo mexicano y la de los gobiernos de Centro-América, exponer clara y sencillamente cuáles son las aspiraciones de mi administración en nuestras diferencias con Guatemala; esperando que no me negaréis, para llevarlas á cabo, vuestra ayuda indispensable.

La circunstancia quizá, de haber en otro tiempo formado parte de la nación mexicana, algunas de las repúblicas agrupadas en el centro de nuestro Continente, ha hecho suponer que, estimulada nuestra República por su actual estado de tranquilidad y progreso, pretende rehacerse, en todo ó en parte de aquellas entidades políticas, ahora soberanas é independientes, agregándolas á su propio territorio: error lamentable que pudiera enajenarnos las simpatías de aquellos pueblos de quienes ningún conflicto nos aleja y con los que deseamos cultivar y aun estrechar, si es posible, la amistad más desinteresada.

Cuando poseemos un territorio riquísimo, bañado por dos Océanos y en el que pueden nutrirse y prosperar cien millones de habitantes, insensatez sería pretender la conquista de aquellas comarcas, de las que nos separaría una gran distancia y nos rechazaría sin cesar el justo sentimiento de libertad é independencia, tan arraigado en aquél como en nuestro mismo suelo.

Mi Administración, solemnemente lo declaro ante el Congreso y la Nación á quien represento, sólo tiene por móvil en sus actuales cuestiones con la vecina República del Sur, la protección de nuestros nacionales, la defensa del territorio y la dignidad de México; siendo su sola mira especial la designación de una línea divisoria bien definida, de común acuerdo entre México y Guatemala.

Si el gobierno de ese país renuncia á la idea, irrealizable de recuperar á Chiapas y Soconusco, ó de obtener una indemnización por supuestos despojos, se evidenciará prontamente la sinceridad de la  política que en pocas palabras he creído conveniente bosquejaros.

Con respecto al interior, debo informar que se han verificado ya en toda la República las elecciones para cubrir las vacantes dé Magistrados de la Suprema Corte y de Procurador general de la Nación, con excepción de algunos Distritos lejanos, á los que no pudo llegar la convocatoria con la oportunidad debida.

La tranquilidad pública sólo fué pasajeramente turbada por el conflicto que surgió hace poco en el Estado de Jalisco, con motivo de las elecciones hechas para la renovación del Poder Legislativo del Estado.

Dieron aquellas por resultado el que dos corporaciones reclamaran para sí la legitimidad, solicitando á, un tiempo el apoyo del Ejecutivo de la Unión.

El C. Fermín G. Riestra, que fungía de Gobernador Constitucional, impetró también el indicado auxilio; mas el Ejecutivo, normando su conducta por las prescripciones constitucionales, se creyó en la obligación de negarlo, supuesto que el caso no era previsto en el artículo 116 de nuestra Carta política.

Por lo mismo, se limitó á cuidar, en la esfera de sus atribuciones, de que se conservase la paz pública, que llegó á verse seriamente comprometida en el Estado, y dió oportuno conocimiento de lo ocurrido á la Comisión permanente, iniciando ante ella la convocación del Senado á sesiones extraordinarias, para que esta corporación, en uso de sus facultades, dirimiera el conflicto.

Entretanto existían de hecho dos administraciones en Jalisco; hasta que, habiendo desaparecido una de ellas, el Ejecutivo de la Unión, convencido de que no debía suspender indefinidamente sus relaciones con aquella interesante porción de la República, se vió en la necesidad de reconocer los Poderes que allí están funcionando, sin que este reconocimiento implique calificación alguna acerca de su legitimidad.

El Senado, en su prudencia y sabiduría, dictará sobre tan delicado asunto la resolución que tuviere por conveniente.

Pasando al ramo de Justicia é Instrucción Pública, os daré cuenta de algunos hechos importantes.

En cumplimiento de la prescripción consignada en el artículo primero del reglamento de 26 de Octubre de 1880, se expidió en igual fecha en 1881 el reglamento del Tribunal Superior del Distrito, formado con arreglo al art. 43 de la Ley Orgánica de 15 de Septiembre de 1880.

Habiendo variado, después de la promulgación de los nuevos Códigos de Procedimientos, las circunstancias en que se fundó la Ley reglamentaria de 20 de Diciembre de 1871, para atribuir á una sala de, dicho Tribunal la facultad de otorgar la libertad preparatoria, fué necesario reformar los artículos primero, segundo y décimoprimero de esta ley en el sentido de que el otorgamiento de la referida gracia corresponda al Tribunal Pleno; lo cual se hizo por decreto de 14 de Diciembre do 1881.

En este importante ramo, el Ejecutivo no puede menos de recomendar el despacho de las iniciativas pendientes en el Congreso, con especialidad la que le dirigió en 7 de Noviembre de 1881, y la relativa al proyecto de Código de Comercio, que le fué enviada en 28 de Septiembre de 1880.

En cuanto á la Instrucción pública, que lux continuado atendida en el Distrito Federal con el particular empeño á que es tau acreedora, me permitiré recomendaros el pronto y favorable despacho de una iniciativa que os fué presentada en 7 de Noviembre último, consultando algún aumento indispensable de sueldos y empleados de la Escuela de Sordomudos.

A la sombra de la paz que disfruta la República, han continuado desarrollándose en toda la extensión de su territorio las mejoras materiales dependientes de la Secretaría de Fomento.

Son tantas las vías férreas actualmente en construcción en nuestro país, que sería prolijo haceros referencia de los trabajos y adelanto de cada una de ellas, por lo que me limitaré á consignar aquí los de más importancia.

La Compañía del Ferrocarril Central tiene ya en explotación el tramo de esta ciudad á Querétaro; y se espera confiadamente que terminará, mucho antes del plazo fijado por la ley, su línea troncal hasta León; quedando así unidos la capital y el centro más poblado de la Nación con el principal de sus puertos.

Según todas las probabilidades, para Septiembre del presente año, ó antes, quedará también concluido el tramo de Paso del Norte á Chihuahua, y notablemente adelantado el de Tampico á San Luis Potosí.

La Compañía del Ferrocarril de Sonora ha concluido el tramo de Guaymas á Hermosillo. El número de kilómetros de vía armada asciende á 193.

La Compañía Constructora Nacional activa sus trabajos en el tramo de esta capital á Toluca, y ha puesto en explotación, debidamente autorizada, el de Nuevo Laredo á Río Salado.

Ha concluido, además, siete kilómetros en la línea de Matamoros á Monterrey, veinte en la de Zacatecas á San Luis y cuatro en la del Salto á Maravatío, cuyas concesiones adquirió por traspaso.

La red telegráfica federal aumenta progresiva y considerablemente. La ciudad de Guadalajara quedó ya unida á esta capital y á los puertos de Manzanillo y San Blas.

Es satisfactorio al Ejecutivo anunciar al Congreso que la Compañía Telegráfica Mexicana ha tendido un cable de Veracruz á Coatzacoalcos.

Una, línea terrestre, que actualmente construye en nuestro Istmo, y que ha de enlazarse con dicho cable y con el que en estos momentos se sumerge en el Pacífico, pondrá en comunicación, probablemente, antes de la mitad de este año, á la República con las naciones del Centro y Sud-América.

La misma Compañía ha anunciado que va á extender su cable en el Golfo hasta Galveston.

La inmigración extranjera ha comenzado á desarrollarse favorecida por el Gobierno.

Están ya establecidas tres colonias italianas con un total de mil setecientas veinte y ocho personas, distribuidas en los Estados de Veracruz, Puebla y Morelos.

Otra colonia, formada de familias tirolesas, se establecerá en el Estado de San Luis Potosí. Recomiendo', por tanto, al Congreso el despacho del proyecto de ley que os he propuesto sobre el importante ramo de colonización.

Le encarezco también la suma conveniencia de que tan luego como las Legislaturas de los Estados hayan emitido su voto acerca de la reforma constitucional sobre patentes, se sirva hacer la declaración correspondiente, para que, en el caso de ser ratificada dicha reforma, pueda el Ejecutivo iniciar á las Cámaras el proyecto de ley reglamentaria del artículo constitucional relativo.

La expedición de la ley que fija la fecha en que debe comenzar á regir en la República el sistema decimal de medidas, es una necesidad pública apremiante, á la que no dudo accederá prontamente el Congreso.

Respecto de los asuntos relacionados con el Ministerio de Hacienda, el Ejecutivo tiene la honra de informar que las rentas federales han bastado para seguir cubriendo con regularidad los gastos públicos.

Le es satisfactorio manifestar que dichas rentas, y muy especialmente los productos de las aduanas marítimas, han tenido considerable aumento. Conforme á las cuentas recibidas, y en su mayor parte glosadas ya preventivamente por la Tesorería, el total monto de los ingresos ha sido, durante el primer semestre del presente ejercicio, de $13.733,929, mientras que en igual período del año anterior fué solo de $ 10.411,603; de donde resulta, aun deduciendo lo recibido en ese semestre por precio de las acciones del Ferrocarril Mexicano, un aumento de más de dos millones de pesos en favor de la primera mitad del año actual económico.

Parece fundada la confianza de que este aumento se sostenga, y hasta asuma mayores proporciones, obedeciendo á la saludable influencia que el sosiego público, el movimiento ferrocarrilero y la creciente actividad mercantil vienen de consuno ejerciendo en la prosperidad del país y en el mejoramiento de sus condiciones económicas.

En ejercicio de la autorización concedida al Ejecutivo por el artículo primero adicional de la Ley de Ingresos vigente, se han hecho en la planta y organización de varias oficinas de Hacienda, modificaciones en consonancia con las nuevas exigencias del servicio; para cuyo examen ofrece propicia coyuntura la próxima discusión del Presupuesto.

Aunque ese debate debe, con justa preferencia, ocupar la atención del Congreso en el presente período de sesiones, el Ejecutivo se propone someter á su ilustrada deliberación diversas iniciativas que considera importantes.

Entre ellas merece mencionarse la que tiende á destruir el desnivel que existe entre el valor de la propiedad procedente de bienes nacionalizados, y el de aquellos que reconoce otro origen; á consolidar definitivamente la primera, estableciendo un plazo para que prescriba la acción del fisco sobre los valores de desamortización que no se hubieren recobrado, y ofrecer á los Estados la conveniente participación en el recobro y aprovechamiento de esos valores.

El Ejecutivo recomienda, dicha iniciativa á la sabiduría del Congreso, movido por el deseo de que lleguen á darse cima y complemento á los fines de la nacionalización.

El día 23 de Febrero próximo pasado dió principio á sus operaciones el Banco Nacional Mexicano, con arreglo á las cláusulas del decreto de concesión; habiendo quedado subscriptas las acciones de los capitales nacional y extranjero, en proporciones aún más amplias respecto del primero, que las establecidas en el decreto á que aludo.

Contrayéndome, finalmente, á los asuntos de Guerra y Marina, pongo en vuestro conocimiento haberse celebrado un contrato para la compra de maquinaria, aparatos y herramientas, que se destinan al servicio de la Maestranza, Fábrica Nacional de Armas y Fundición de Artillería.

En él está comprendida la adquisición de diez y ocho mil quinientas armas de fuego, de los sistemas y calibres más convenientes, con la dotación respectiva de municiones. Este nuevo armamento, unido al que ya existe almacenado, y en brazos del Ejército, pondrá á, la Nación en un estado conveniente de respetabilidad.

Se ha contratado también la construcción de un dique flotante, capaz de suspender buques de mil quinientas toneladas, para establecerlo en el arsenal de Lerma, Estado de Campeche. Ha salido ya de Nueva York y próximamente llegará á Campeche, el barco que conduce la maquinaria para ese arsenal.

Están igualmente contratados los talleres, maquinaria y herramienta necesarios para establecer otro en el Pacífico, destinándosele el varadero comprado el último año para el arsenal de Lerma.

Señores Diputados: señores Senadores:

Nada me será más placentero durante mi administración, que el poder informaros, como ahora, que la paz y la industriosa actividad que ella engendra, continúan derramando sus inapreciables beneficios en toda la extensión del suelo mexicano.

Contestación del Presidente del Congreso, C. Guillermo Valle.

Señor Presidente:

Con inmensa satisfacción, el Congreso acaba de oír las palabras con que el Primer Magistrado de la República le anuncia que el estado de paz y progreso continúa consolidándose cada día en la Nación de la manera más plausible, lo que mira y estima como la más segura promesa de un porvenir de engrandecimiento y de felicidad para nuestra Patria.

Asimismo la Representación nacional queda muy complacida al recibir, por la breve revista que ha oído atentamente, el informe sobre todos los ramos de la Administración, en cumplimiento del precepto de nuestra sabia Ley Fundamental.

Esa interesante reseña, que será complementada con los datos que ministren los Departamentos respectivos, servirá de mucho al estudiar el décimo Congreso los negocios de que tiene que ocuparse, con particularidad el de los presupuestos de que preferentemente debe tratar en este último período con que va á terminar, examinando con empeño lo que sobre este punto ha preparado en el receso la comisión respectiva constitucional, para que la Administración cubra sus gastos con cuanta regularidad sea posible y atendiendo á, lo que se proponga en los diversos ramos.

Con la consolidación de la paz y del orden público, se puede ya no sólo conseguir este resultado, como uno de los más importantes del sistema representativo, sino el que se considere todo lo que esté conforme con los deseos de la Nación y quede demostrado en las discusiones como de una real y positiva conveniencia pública.

A la vez, el Congreso buscará la urgente nivelación en el establecimiento de las economías y en la expedición de las leyes que mejoren la administración fiscal, atendiendo las iniciativas del Poder Ejecutivo.

Satisfactorio es para el Congreso el saber que nuestras relaciones diplomáticas con las Potencias extranjeras con quienes las cultiva se conservan y robustecen, dando de parte de México y recibiendo de ellas frecuentes testimonios de amigables sentimientos.

La exposición clara, franca y justificada de las aspiraciones del Presidente de la República en nuestras diferencias con Guatemala, da á conocer cuáles son los sentimientos y los deseos sinceros de nuestro Gobierno para con aquella parte importante del Continente americano, y debe estar seguro de que contará con la ayuda indispensable de las Cámaras de la Unión.

La nación mexicana tiene demostrado que, si sabe ser digna y celosa de su independencia y de la integridad de su territorio, nunca pretende sino lo que es justo.

La, Representación nacional reconoce esta conducta del Ejecutivo.

El informe, en cuanto al interior, nos manifiesta que se han efectuado en la República las elecciones para cubrir las vacantes de Magistrados de la Suprema Corte y de Procurador General de la Nación. La Cámara de Diputados ya se ocupará de hacer el correspondiente escrutinio y la declaración constitucional.

El conflicto que surgió últimamente en el Estado de Jalisco por causa de las elecciones para la renovación del Poder Legislativo del Estado, hizo que la tranquilidad pública pasajeramente fuera turbada.

Los acontecimientos que allí tuvieron lugar pudieron ser de mayor trascendencia, si el Ejecutivo de la Unión no hubiera obrado con la prudencia oportuna y en la esfera de sus atribuciones, procurando que se conservara la paz pública, dando conocimiento inmediatamente á la Comisión permanente, iniciando ante ella la convocación á sesiones extraordinarias del Senado. La Cámara Federal sabrá dictar en tan delicado asunto lo que juzgare conforme con nuestros principios constitucionales.

Son importantes los hechos que nos refiere el Ejecutivo con relación á los ramos de Justicia é Instrucción Pública.

Para cumplir la disposición contenida en el art. 1 del Reglamento de 26 de Octubre de 1880, se expidió en igual fecha de 1881 el reglamento del Tribunal Superior del Distrito, formado con arreglo al art. 43 de la Ley Orgánica de 15 de Septiembre de 1880.

Como variaron las circunstancias que dieron fundamento á la Ley de 20 de Diciembre de 1871 para conceder á una Sala del referido Tribunal la atribución de poder otorgar la libertad preparatoria, se hizo indispensable que fueran reformados los artículos 19, 2 y 1.1 de esta ley, para que correspondiera al Tribunal Pleno el otorgamiento de dicha gracia, determinándolo así el decreto de 14 de Diciembre de 1881.

El Congreso atenderá debidamente la indicación del C. Presidente de la República, y procurará el despacho de las iniciativas que hay pendientes, con particularidad la dirigida en 7 de Noviembre de 1881 y la relativa al proyecto del Código de Comercio, que fué enviada á la Cámara de Diputados el 28 de Septiembre de 1880, por ser de sumo interés público.

Es muy grato al Congreso haber oído del Primer Magistrado de la Nación, que la Instrucción pública en el Distrito Federal ha sido atendida con particular empeño, comprendiendo el deber imprescindible que tiene de velar por la educación y adelanto del pueblo, proporcionándole los elementos precisos para su ilustración.

El Congreso estudiará la iniciativa que consulta algún aumento en este ramo.

No es menos satisfactorio para, la Nación que hayan continuado desarrollándose palpablemente en toda la extensión de su territorio, las mejoras materiales dependientes del Ministerio de Fomento, porque éstas son la vida de los pueblos y levantarán y. honrarán siempre á la Administración que las proteja con toda preferencia. Debemos felicitarnos por ello.

El Congreso oye con júbilo todo lo que se ha adelantado en el Ferrocarril Central que se ha puesto ya en explotación con el tramo de esta capital á la del Estado de Querétaro, y que se espera confiadamente que terminará, mucho antes del plazo fijado por la ley, su línea troncal hasta León, que será un paso muy avanzado, porque así quedarán muy pronto, dentro de pocos días, unidos la capital y el centro poblado de la Nación, con el principal de sus puertos;

Que, según todas las probabilidades, para Septiembre de este año ó antes estará también concluido el tramo de Paso del Norte á Chihuahua, y muy adelantado el de Tampico á San Luis Potosí;

Que la Compañía del Ferrocarril de Sonora ha terminado el tramo de Guaymas á Hermosillo, ascendiendo el número de kilómetros de vía armada á 195;

Que la Compañía Constructora Nacional hace con actividad sus trabajos en el tramo de esta Capital á Toluca; ha puesto en explotación debidamente autorizada el de Nuevo Laredo á Río Salado; concluyendo, además, siete kilómetros en la línea de Matamoros á Monterrey, veinte en la de Zacatecas á San Luis, y cuatro en la del Salto á Maravatío;

Que la red telegráfica federal aumenta considerablemente, quedando ya unida la ciudad de Guadalajara á esta capital y los puertos de Manzanillo y San Blas, siéndole, como lo es, muy satisfactorio al Ejecutivo, poder anunciar hoy al Congreso que la Compañía Telegráfica Mexicana ha tendido un cable de Veracruz á Coatzacoalcos; que una línea terrestre que está construyendo en nuestro Istmo, que ha de enlazarse con dicho cable, y con el que en estos momentos se sumerge en el Pacífico, antes de la mitad de este ario, con probabilidad, pondrá en comunicación á nuestra República con las naciones de Centro y Sudamérica; que la misma Compañía ha anunciado que va á extender su cable en el Golfo hasta Galveston.

Por estos tan plausibles sucesos, se están creando muchos intereses: la propiedad aumenta de valor; nuestra exportación será no sólo de metales, sino de toda clase de productos; la agricultura y el comercio se levantan con el aumento de consumo, y la paz ya será permanente.

El Congreso examinará, discutirá y resolverá con toda oportunidad el proyecto de ley que le ha sido propuesto por el Ejecutivo sobre el importante ramo de colonización, teniendo en cuenta que la Inmigración extranjera ha comenzado á desarrollarse en nuestro país, favorecida por el Gobierno y que ya existen establecidas tres colonias italianas con un total de 1,728 personas, en los Estados de Veracruz, Puebla y Morelos, y otra formada de familias tirolesas que se establecerá en el Estado de San Luis Potosí.

La República Mexicana, que ha abierto de par en par sus puertas á los extranjeros de todas las nacionalidades, se felicita de poder en esta vez recibir á los colonos que vienen á vivir entre nosotros; y establecerá las bases para que el éxito sea feliz por medio de nuevas leyes de inmigración.

Tanto la declaración de la reforma sobre patentes que hará el Congreso luego que las Legislaturas de los Estados hayan emitido sus votos, como la expedición de la ley que fija la fecha en que debe comenzará regir en la República el sistema decimal de medidas, se recomiendan por sí mismas, porque versan sobre asuntos de sumo interés público, y las iniciativas que el Ejecutivo ofrece presentar serán luego consideradas.

El Congreso se goza en saber que los gastos públicos han sido cubiertos con toda regularidad por las rentas federales, que han bastado y que aumentan considerablemente, con especialidad los productos de las Aduanas marítimas, como se percibe de las cuentas recibidas y en su mayor parte ya glosadas preventivamente por la Tesorería, dando el total monto de los ingresos durante el primer semestre del presente ejercicio, de $ 13.7:33,929, que comparado con lo producido en igual período del año pasado que fué de $10.141,603, aun deduciendo lo recibido en ese semestre por precio de las acciones del Ferrocarril Mexicano, hay un aumento de más de dos millones de pesos, en favor de la primera mitad del actual ario económico; siendo todavía más satisfactorio que exista la fundada esperanza de que este aumento se sostenga por la influencia que el sosiego público, el movimiento ferrocarrilero y la creciente actividad mercantil vienen ejerciendo en la prosperidad del país y del mejoramiento de sus condiciones económicas.

El Gobierno ha conquistado el reconocimiento nacional. El Congreso lo felicita y se felicita igualmente por tan brillantes resultados.

En la inmediata discusión de los presupuestos tendrá ocasión el Congreso de examinar las modificaciones que ha introducido el Ejecutivo en la planta y organización de varias oficinas de Hacienda en virtud de la autorización que le fué concedida por el artículo primero adicional de la Ley de Ingresos vigente.

No obstante la atención preferente que demanda la discusión de los presupuestos en este período, el Congreso procurará, ocuparse con empeño de las iniciativas del Ejecutivo, teniendo presente en su consideración la que tienda á destruir el desnivel que hay en la propiedad procedente de bienes nacionalizados y el de la que tiene otro origen, dando un plazo para que prescriba la acción fiscal, y ofreciendo á los Estados el aprovechamiento en parte de esos valores.

El Congreso queda enterado de que con arreglo á las cláusulas del decreto de la concesión para el establecimiento de un Banco Nacional, éste comenzó sus operaciones el 23 de Febrero próximo pasado, quedando subscriptas las acciones de los capitales nacional y extranjero, en proporciones más amplias respecto del primero, que las establecidas en el decreto respectivo.

Los dos contratos á que hace referencia el Ejecutivo en el informe que acabamos de oír, relativos al ramo de Guerra y Marina, son de grande importancia y han de contribuir eficazmente para obtener los mejores resultados.

Señor Presidente: La República marcha por la senda del orden, del progreso, de las mejoras en todo sentido, y de las libertades públicas; debemos tener por ello una profunda fe de que en ocasiones análogas á, la presente, informaréis durante vuestra Administración, que la paz y la industriosa actividad que ella engendra, continúan derramando sus inapreciables beneficios en todo el suelo mexicano.

El General González, al abrir el 11 Congreso el primer período del primer año de sus sesiones, en 16 de Septiembre de 1882.

Señores Diputados:

Señores Senadores:

El breve espacio de tiempo transcurrido desde la clausura de vuestro último período de sesiones, ha sido notablemente fecundo en acontecimientos de importancia, así para nuestras relaciones internacionales, como para nuestros asuntos interiores.

Si no temiese que os parezca intencionalmente recargado el cuadro de nuestra prosperidad, diría sin vacilación que cada día transcurrido ha visto realizarse algún positivo progreso.

La rápida reseña que voy á haceros del estado que guardan los diferentes ramos confiados á la dirección del Ejecutivo, á la vez que os dará á conocer los adelantos ya obtenidos y las necesidades públicas que más reclaman vuestra atención, os permitirá entrever desde ahora el halagüeño porvenir que se presenta á la República, si, como es de esperarse, prosigue en la vía de orden y mejoras en que se ha empeñado con tanta fe como constancia.

Las relaciones amistosas que nos unen con gran parte de las naciones del antiguo Continente, siguen robusteciéndose, merced al carácter de sinceridad que las distinguen.

El Ejecutivo ha procurado corresponder á la cortés invitación de algunas de esas naciones para varios Congresos científicos, enviando á ellos sus representantes.

Por su importancia para ambos países, recomiendo al Senado se sirva revisar, á la brevedad posible, el tratado de extradición ajustado con España, que con tal objeto le fué sometido en Noviembre del año pasado.

La América del Sur ha dado muestras de que intenta poner término á la incomunicación recíproca que sus entidades políticas y México han guardado hasta hoy desgraciadamente. Chile ha acreditado, hace muy pocos días, cerca de este Gobierno un Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario, quien fué recibido como corresponde á su alto carácter y con satisfacción general. Bolivia y el Uruguay han establecido últimamente en esta capital Consulados Generales.

Nuestras dificultades con Guatemala comienzan á tener solución amistosa, y prometen allanarse por completo.

El Presidente de esa República, con el último Secretario de Relaciones Exteriores de la misma, y su Ministro Plenipotenciario en México, por una parte, y nuestro Representante en Washington, por la otra, han firmado en Nueva York, el 12 de Agosto último, unos preliminares que deben servir de base al tratado de límites, el cual ha de firmarse en esta, ciudad dentro de seis meses.

En dichos preliminares, Guatemala hace formal renuncia, sin indemnización de ningún género, de los derechos que, en su concepto, ha tenido sobre Chiapas y Soconusco. Removido así el principal obstáculo que existía para un arreglo final de la envejecida cuestión de límites, motivos hay para esperar que tendrá, un pronto y decoroso desenlace.

Nuestra Legación en Centro América recibió instrucciones de trasladarse á Nicaragua, y ya se encuentra, en la capital de esa República.

La mira del Ejecutivo es hacerla residir temporalmente en los diversos Estados que se extienden en esa parte del Continente, á fin de ensanchar nuestras relaciones con ellos, patentizándoles los sentimientos de fraternal simpatía del pueblo y del Gobierno de México.

El Gobierno de los Estados Unidos de América, país con quien nos ligan otros intereses á más dé los de vecindad, nos ha dado y ha, recibido de nosotros muestras de sentimientos sinceramente amistosos.

Solicitado por dicho Gobierno, desde fines de 1880, el permiso para que sus tropas pasen á territorio mexicano, en persecución de indios salvajes, y autorizado posteriormente el Ejecutivo para concederlo, se ha firmado en Washington el 29 de Julio último, con arreglo á las bases acordadas por el Senado Mexicano, un convenio por el cual se faculta á las tropas federales de uno y otro país para perseguir á los salvajes en el territorio de la otra parte contratante.

Antes de que ese Convenio se ajustara, nuestras tropas han hecho la persecución de los indios de una manera, tan activa y eficaz, librando nuestro propio territorio y el americano de nuevos estragos de la barbarie, que han sido objeto de calurosos elogios de elevados funcionarios y jefes militares de la vecina República.

Por otra parte, el Gobierno americano se ha prestado, de buena voluntad, al ajuste de una convención para el nombramiento de una Comisión mixta internacional, á fin de reponer los monumentos que marcan la, línea divisoria y han sido destruidos dislocados por los salvajes, ó por otros malhechores interesados en ese delito.

La Convención firmada en Washington el 29 de Julio último, y ratificada por el Senado de los Estados Unidos de América el 8 de Agosto siguiente, será desde luego sometida á la aprobación del Senado Mexicano.

Entre las reclamaciones falladas en contra de México por la Comisión Mixta establecida en Washington por la Convención de 4 de Julio de 1868, existen dos de tal naturaleza, que el árbitro mismo que las falló expresó su deseo de que fuesen nuevamente revisadas.

Después de seis años de continuados esfuerzos, que parecían estériles, logróse al fin que se firmara por los Plenipotenciarios de ambos gobiernos, el 13 de Julio último, una convención con tal objeto.

Próximamente será remitida al Senado esa convención, que ha obtenido ya dictamen favorable en el de los Estados Unidos. Si, como debe esperarse, se nos hace justicia al revisar las reclamaciones fraudulentas, se ahorrarán en provecho del Erario sumas de consideración, y quedará establecido un precedente utilísimo para lo futuro.

Por último, la actual Administración de aquel país, con tanta cordura como imparcialidad, ha puesto fin á dificultades existentes, notificando al Gobierno de Guatemala, según informes comunicados al nuestro, que el Presidente no ofrecería su mediación en la cuestión de límites con México, si no á solicitud y previo el acuerdo de las dos partes interesadas.

No debo terminar este informe acerca de nuestras relaciones con el exterior, sin haceros saber que la reunión del Congreso de la Paz que debía instalarse en Washington el mes de Noviembre próximo, y en el que iba á tener representación nuestra República, se ha pospuesto indefinidamente, por no juzgarse propicias las actuales circunstancias internacionales del Continente americano para que sus trabajos tengan el efecto apetecido.

Pasando al interior, tengo la satisfacción de anunciaros que en todos los Estados se han verificado con el mayor orden y en los términos prescritos por la ley, las elecciones para la renovación del Poder Legislativo Federal.

Las pequeñas dificultades que se suscitaron al ejercitarse ese importante derecho del pueblo, se pondrán en conocimiento de ambas Cámaras.

El Ejecutivo ha seguido cultivando la mejor armonía en sus relaciones políticas con los Estados; y la marcha administrativa de éstos ha continuado su curso normal. Debo citar, y, sin embargo, como una excepción lamentable, el Estado de Zacatecas, en el que últimamente ha ocurrido un conflicto entre sus Poderes Legislativo y Ejecutivo.

El Ejecutivo Federal ha creído de su deber mantenerse extraño á semejante conflicto, limitándose á procurar la conservación de la paz pública, por ser ésta la única línea de conducta que, para casos de ese género, le señalan nuestros preceptos constitucionales.

La correspondencia oficial cambiada con motivo de tan deplorable accidente, se puso en su debida oportunidad en conocimiento de la Comisión Permanente del Congreso.

Desde el 27 de Mayo último tomó posesión del Poder Ejecutivo, en el Estado de Jalisco, el Gobernador provisional nombrado para reorganizar la administración pública en aquella importante Entidad federativa, la que muy pronto seguirá la marcha política que le señala su Constitución particular.

Las cuestiones pendientes entre los Estados de Durango y Coahuila con motivo del aprovechamiento de las aguas del río Nazas, no termina todavía; pero, afortunadamente, no han originado en estos últimos meses ningún conflicto entre ambas entidades.

Esto último se debe, tanto á la prudencia con que han procedido ambos gobiernos, como á la influencia conciliadora del Ejecutivo Federal, quien, entre otras medidas dictó la de nombrar una Comisión de ingenieros que, visitando aquellos lugares, informara sobre las causas que han dado origen á dichas cuestiones.

Rendido ya el informe, es de esperar que sirva para ilustrar la resolución que deba dictarse por quien corresponda.

Merced á la sólida paz de que, hace algún tiempo, disfruta la República en toda su extensión, ha podido garantirse con poco esfuerzo y el mejor éxito la seguridad de sus habitantes.

Deseando el Ejecutivo mejorar este importante objeto de la administración pública, se ocupa actualmente en reformar los reglamentos de la Policía rural y de la urbana, para hacer más benéfica la influencia de tan útiles instituciones.

La comisión nombrada para estudiar las reformas indispensables en el ramo de Correos, está próxima á terminar sus trabajos.

No ha podido concluirlos antes, porque el Ejecutivo sometió á su dictamen una reforma radical en el ramo, imperiosamente exigida por la imperfección de nuestro actual servicio y por el creciente desarrollo de nuestras comunicaciones postales La baja de portes, y la seguridad, rapidez y frecuencia de nuestras comunicaciones, serán otras tantas mejoras de realización inmediata.

No por haber fijado su atención en los diversos ramos que tienen un interés general para la República, ha descuidado el Ejecutivo las necesidades propias del Distrito Federal; por el contrario, se ha dedicado con grande empeño á la organización municipal, á la mejora de la Policía y al progreso de la Beneficencia.

Pronto tendrá la satisfacción de dar cuenta á las Cámaras del resultado que tuvieron los trabajos emprendidos, en uso de la facultad que le fué concedida, para reformar y codificar las ordenanzas municipales y los bandos de policía vigentes; informará también sobre las innovaciones que se juzguen indispensables para el mejor servicio de la Policía urbana.

Por lo que toca á los establecimientos de Beneficencia, se han llevado á cabo importantes mejoras, tanto en orden á su administración económica, como á la mayor comodidad para la asistencia de los desgraciados que allí encuentran asilo.

El Nacional Monte de Piedad continúa con buen éxito sus operaciones, que se han extendido recientemente á las ciudades de Querétaro y San Luis Potosí, en donde se han fundado sucursales de tan benéfica institución.

En el ramo de Justicia, me limito á recomendaros el pronto despacho de las iniciativas presentadas sobre el Código de Comercio, ley de Minería y leyes orgánicas de los arts. 101 y 102 y del 96 de la Constitución.

Por lo que hace al Departamento de Instrucción Pública, parece digno de mencionarse que, facultado el Ejecutivo para reorganizar, sujetándose á una partida del Presupuesto, el Conservatorio Nacional de Música, se ha nombrado ya un director y encargándole la formación del plan correspondiente.

No podrá, éste, sin embargo, ponerse en práctica sino el año entrante, así porque su examen requiere algún tiempo, como porque lo avanzado de los cursos en el presente año no permitiría plantearlo desde luego.

Tengo el placer especial en anunciaros que pronto se abrirá al público la Biblioteca Nacional en el suntuoso edificio que le pertenece, pues concluidas todas las obras que se habían contratado, según comuniqué á las Cámaras en uno de mis anteriores informes, se ha nombrado ya la comisión que ha de recibirlas. El monumento en sí, y el considerable acopio de libros que en él se depositan, son dignos ciertamente de una ciudad culta.

Grato es para mí comunicar al Congreso los notables adelantos que se han obtenido en los diversos ramos que dependen de la Secretaría de Fomento. Procuraré enumerarlos con la concisión posible, dejando á vuestro alto criterio la apreciación de su importancia y de la influencia que tendrán en el porvenir de la República.

De esos ramos, el que más llama la atención en la actualidad, porque sus beneficios se hacen sentir de una manera más incuestionable, es, á no dudarlo, el de ferrocarriles, cuyos progresos mencionaré brevemente.

Entre las Compañías que trabajan hoy en la República, merece una especial mención la del Ferrocarril Central, pues no sólo ha concluido ya el tramo hasta León, que según su contrato debería terminar el 31 de Diciembre próximo, sino también el de Paso del Norte á Chihuahua.

En vez de los cuatrocientos kilómetros que se había obligado á entregar cada dos años, tiene concluido más del duplo, excediendo ya de novecientos kilómetros las líneas que ha puesto en explotación y las que ha construido en estos días.

De esperarse es que, continuando con la misma actividad, termine, mucho antes de las fechas á que está obligada, el sistema de líneas que tiene contratadas.

Después de estos trabajos, los más importantes son los de la Compañía Constructora Nacional, que ha abierto al tráfico, superando á veces inmensas dificultades, los tramos de México á Toluca y de Nuevo Laredo á Monterrey.

La extensión de las líneas que la Compañía tiene actualmente herradas, tanto de su concesión especial, como de las que ha obtenido por traspaso, importa más de quinientos kilómetros.

Debe citarse en tercer lugar la Compañía de Sonora, que tiene ya entregados trescientos kilómetros, y en seguida la empresa que construye las líneas de México á los Reyes é Irolo, y de este punto á Puebla, la cual ha concluido noventa y seis kilómetros de vía.

La Compañía de Altata á Culiacán terminado cincuenta, y dos y la de San Marcos á Puebla cuarenta y siete. Estas son las empresas que más se han distinguido por la rapidez con que han ejecutado sus obras, sin que por esto dejen de ser acreedoras á la consideración del Congreso las que continúan, aunque en menor escala, la construcción de las líneas que se les tiene concedidas.

Para que las Cámaras formen idea del adelanto que han alcanzado las vías férreas en el País, bastará decir que en estos momentos hay construidos y están en explotación poco más de tres mil kilómetros de ferrocarril; número que puede considerarse pequeño atendiendo á las necesidades del país y á su extensión, pero que merece consignarse, porque de él se han construido dos mil kilómetros en mimos de dos años, venciéndose en algunas partes grandes dificultades de terreno.

En cuanto á los ferrocarriles de propiedad nacional, me cabe la satisfacción de manifestar que el de Puebla á, San Martín Texmelucan ha quedado concluido, y que el de Tehuacán á la Esperanza ha vuelto al Gobierno, en virtud de haberse rescindido el contrato de arrendamiento con que lo explotaba un particular.

El día 2 de Junio del presente año debió haber quedado concluido el Ferrocarril Interoceánico del Istmo de Tehuantepec, según la ley de 2 de Junio de 1879, pero la Compañía Concesionaria, alegando causas de mayor fuerza, solicitó ampliaciones de los plazos estipulados, tanto para la conclusión de toda la vía, como para la de tramos de extensión determinada que había de entregar cada año.

Cuatro veces concedió el Ejecutivo prórroga de dichos plazos, en uso de la facultad que le daba la ley; pero viendo que, á pesar de esto, los trabajos avanzaban lentamente, y habiéndose advertido en tiempo oportuno á la Compañía que no se tendrían ya como causas de fuerza mayor las que había estado alegando constantemente, el Ejecutivo, en cumplimiento de la misma ley, declaró la caducidad de la concesión.

En cambio, y usando de la autorización que le concedió el Congreso por el decreto de 30 de Mayo último, ha dispuesto que tan importante camino sea construido y explotado por cuenta de la Nación. Al efecto se encuentra ya en el Istmo una comisión de Ingenieros haciendo el trazo de la vía férrea, y se han pedido materiales para construirla.

En virtud de la autorización que concedió al Ejecutivo el artículo segundo del decreto de 15 de Noviembre del año pasa.do, se han reformado algunos contratos para la construcción de ferrocarriles.

Oportunamente se dará cuenta de ellos al Congreso, así como de los que ha celebrado la Secretaría de Fomento para la construcción de nuevas líneas y que requieren la aprobación de las Cámaras.

Unos y otros son ya en muy corto número; pues el Ejecutivo cree que no debe hacerse ya más concesiones que las estrictamente necesarias, y en términos tales, que si se concede subvención, pueda pagarse sin producir dificultad alguna al Erario.

No son menos interesantes los progresos que han tenido las líneas telegráficas federales.

La extensión de estas líneas, que al terminar el año de 1880 era de once mil trescientos kilómetros, ha tenido un aumento de cuatro mil trescientos, formando un total de cuatro mil leguas aproximadamente.

A principios de Julio último, quedó fijado en Salina Cruz el extremo del cable que une á nuestra República con la América del Centro y la del Sur. Con esta nueva vía de comunicación, se ha puesto México en relación con todas las naciones del globo ligadas entre sí por medio de conductores eléctricos.

También se han llevado á cabo algunas mejoras en los puertos. En el de Mazatlán y la Paz se han construido nuevos muelles y han quedado concluidos los faros de Tampico y Frontera. Aprobados los planos y presupuestos para las obras del puerto de Veracruz, el día 10 del pasado se dió principio á los trabajos de construcción de dichas obras.

Dedicando el Ejecutivo al importante ramo de colonización toda la atención que merece, fundó una nueva colonia en terrenos del Distrito de Cholula, del Estado de Puebla, con algunas de las familias italianas que ya estaban establecidas en otras colonias y deseaban otra temperatura más benigna.

Se establecerá, allí también un grupo de cincuenta familias más, que están para llegar de Italia. En cuanto á las otras colonias ya fundadas, siguen los trabajos necesarios para asegurar el bienestar de las familias que las forman.

El Ejecutivo tiene la creencia de que sus esfuerzos por aumentar la población de la República, no han de resultar estériles.

Se notan cada día mayores facilidades para la venida de los colonos; y ha habido necesidad de aplazar la aceptación de propuestas de enviar emigrantes de diversos países, con el fin de asegurar su instalación en condiciones más adecuadas.

Los denuncios de terrenos baldíos han aumentado notablemente. Basta, para dar idea del desarrollo de ese ramo, comunicaros que en lo que va corrido del año, se han expedido por la Secretaría de Fomento, con arreglo á la ley trescientos setenta y seis títulos de propiedad, que amparan una superficie de doscientas noventa y cuatro mil hectáreas, y representan tantas propiedades rústicas, cuantos son los títulos expedidos.

Decretado por el Congreso que los asuntos, instituciones y establecimientos de enseñanza y propaganda agrícola y minera, dependerían en lo sucesivo de la Secretaría de Fomento, se ha encargado dicha Secretaría de esos asuntos con todo el interés que reclaman, y al efecto inició la creación de una Sección de agricultura y minería, que autorizada por la ley, está ya funcionando.

Uno de los asuntos más importantes, relativo á esos ramos, es la reorganización de las escuelas de enseñanza teórica y práctica.

Con el fin de ponerlas á la altura de los más recientes adelantos, se preparan los reglamentos que han de regir en materia de estudios; se han hecho pedidos de instrumentos científicos y de maquinaria, de animales y de plantas, y se han adquirido terrenos para agregarlos á la Escuela de Agricultura.

Han comenzado á, introducirse en la República algunas plantas útiles. Cuarenta mil sarmientos de vid se han distribuido en varios Estados; y habiéndose logrado la mayor parte de ellos, se ha solicitado una nueva remesa.

También se ha remitido á los Estados de Campeche y Tabasco semilla de yute; planta que es de esperarse prospere y se desarrolle en aquellos Estados.

La Secretaría del ramo tiene en estudio una importante iniciativa sobre fomento de centros industriales de enseñanza metalúrgica, y ha promovido la formación de una asociación minera, que se ramificará en toda la nación y contribuirá al progreso de la minería.

La tala inconsiderada de los montes ha llamado siempre la atención del Ejecutivo. Con el fin de evitar los funestos resultados que puede producir si continúa como hasta ahora, se han expedido diversas circulares, que no han producido ningún efecto.

Pareciendo, pues, necesaria la adopción de algunas medidas legislativas que corten el mal, la Secretaría de Fomento las someterá á vuestra consideración. Entretanto se ha procurado, y se procurará en todo caso, por medios indirectos, la conservación de los bosques.

La misma Secretaría ha nombrado una Comisión que se relaciona con este asunto. Su objeto es estudiar las bases en que debe fundarse la legislación sobre criaderos de carbón mineral, por lo que hace al Distrito Federal y al Territorio de la Baja California.

Varias comisiones científicas exploran el territorio nacional en diversos puntos, teniendo algunas de ellas por fin principal el estudio de los criaderos de carbón de piedra. Sus trabajos contribuyen no solamente á estimular el interés particular, indicándole nuevos campos de empresa, sino al acopio de muy importantes datos para la formación de las Cartas Geográfica y Geológica de la República.

Además de las iniciativas que antes dejo indicadas, la Secretaría de Fomento os enviará algunas otras que considero de importancia.

Una de ellas es un proyecto de ley reglamentario para la expedición de patentes de invención; otra se refiere á ríos navegables, y otra á la adquisición de ciertas propiedades por los extranjeros.

Séame permitido recomendar al Congreso el estudio de las iniciativas que ya, han sido presentadas sobre colonización y sobre adopción definitiva del sistema métrico decimal.

En cuanto al estado de la Hacienda pública, tengo la honra de manifestar á, las Cámaras que los ingresos del Erario han alcanzado un aumento tan rápido como satisfactorio. El producto medio anual de las rentas federales durante los diez años que siguieron á la restauración de la República en 1867, fué de diez y siete millones de pesos.

Solamente llegó á veinticuatro millones en los ejercicios fiscales de 1878 á 1881, mientras que en el último, que concluyó en 30 de Junio de este año, se han elevado los rendimientos hasta treinta millones de pesos.

Por sólo derechos de importación se ha percibido una suma que pasa de diez y siete millones, y que excede, por tanto, á la que producían anualmente todos los ramos de ingreso durante el decenio que comenzó en 1867.

Esta situación bonancible, sin precedente en la historia de nuestra Hacienda, sujeta en otros tiempos á, frecuentes y aciagas vicisitudes, es natural consecuencia de los adelantos materiales del país, y viene á ofrecer al Poder público preciosos elementos para restablecer el crédito nacional y nivelar sólidamente los presupuestos federales.

El Ejecutivo estudia con detenimiento esas cuestiones de vital trascendencia, y confía en el ilustrado concurso del Congreso para que se resuelvan en el sentido que mejor convenga á la prosperidad de la República.

Los gastos de la Nación han sido cubiertos con regularidad, sin exceptuar los originados por subvenciones á, veinticinco empresas ferrocarrileras, que durante el último año económico entregaron al Gobierno mil kilómetros de vía.

Devengaron aproximadamente ocho millones de pesos por subvenciones, las cuales han estado y continúan en vía regular de pago, conforme á las respectivas leyes de concesión.

Organizada la Tesorería General con arreglo á las prescripciones de la ley de 30 de Mayo de 1881, ha llevado á buen término la cuenta del año fiscal anterior, haciendo también la glosa preventiva de las cuentas parciales de todas las oficinas de rentas y los ajustes de los ramos del Presupuesto, así como los de todos y cada uno de los empleados públicos.

Trabajos son éstos de notoria importancia, á los cuales se da cima por primera, vez; y esto á pesar de las dificultades anexas á la rápida, substitución del antiguo sistema de contabilidad.

En el día designado por la ley, someterá el Ejecutivo á la inspección de la Cámara de Diputados la cuenta del Erario federal por el ario económico que terminó el 30 de Junio último. El complemento de nuestra contabilidad tiene que ser la glosa definitiva encargada á la Contaduría Mayor.

Esa operación ofrecerá desde el presente ario inusitadas facilidades, hecha como está la glosa preventiva; y es, por lo mismo de esperarse que termine con la celeridad apetecible.

La Oficina Liquidataria establecida también conforme á las prescripciones de la ley de 30 de Mayo de 1881, ha organizado y prosigue sus trabajos con fruto, aunque con la lentitud que hacían inevitable los vacíos y defectos de las cuentas anteriores, los cuales se tienen que ir llenando y corrigiendo.

Ha ligado ya todas las cuentas del período cuya liquidación tiene á su cargo, y hay motivos para esperar que sus labores produzcan resultados satisfactorios, entre otros, el de preparar el establecimiento do un servicio regular y metódico de la Deuda pública.

Autorizado el Ejecutivo para reorganizar las oficinas de Hacienda, ha introducido en el personal y labores de la Secretaría del ramo, las innovaciones indicadas por las exigencias del buen servicio.

Se ha erigido en sección separada la de Crédito público, que tiene á su cargo el despacho de los asuntos relativos á la Deuda pública, instituciones de crédito y algunos otros de importancia.

Se ha establecido también, con aumento en la dotación de empleados y asignación de labores, la Sección de Estadística fiscal, encargada de acopiar datos y noticias cuyo conocimiento ha do influir en el acierto de las disposiciones administrativas.

El Banco Nacional Mexicano continúa sin tropiezo sus operaciones, y ha comenzado á establecer sucursales y agencias en diversos puntos de la República.

En cuanto al Banco Hipotecario Mexicano, que ha de establecerse conforme á la ley de concesión de 22 de Mayo último, es de presumirse que dentro de pocos meses podrá inaugurar sus operaciones, pues ya tiene presentado su proyecto de estatutos y la Secretaría de Hacienda se ocupa en estudiarlos.

Deseando el Ejecutivo favorecer el espíritu de empresa por los medios compatibles con los intereses públicos, ha celebrado un contrato para el establecimiento de una Caja de Ahorros, y otro para el de una Bolsa Mercantil Ambos serán sometidos próximamente al examen del Congreso.

Con el objeto de fijar las bases de nuestra legislación bancaria, el Ejecutivo ha, nombrado una Comisión cuyos trabajos le permitirán presentar próximamente al Congreso una iniciativa sobre esa grave materia.

Ha. nombrado también otra Comisión para que estudie y proponga las modificaciones que deban introducirse en nuestra legislación arancelaria, inadecuada en mucha parte al despacho aduanal, en virtud del cambio que trae consigo el tráfico do ferrocarriles internacionales.

El Ejecutivo abriga la seguridad de que, dentro del plazo que le señaló el Congreso, y con sujeción á las bases que se sirvió establecer, favorablemente acogidas por los centros mercantiles, podrá promulgarse un nuevo Arancel que corresponda á las crecientes necesidades del tráfico y que asegure á la vez la percepción regular de los derechos fiscales.

Conforme á las prescripciones que contiene la Ley de Ingresos para el presente año, se han dictado las disposiciones convenientes para la recaudación, desde el 1 de Noviembre, del impuesto señalado á los metales preciosos, en lugar del derecho de exportación con que se encuentran gravados.

Cumpliendo con las prescripciones contenidas en el art. 12 de la Ley de Ingresos, se expidió una nueva tarifa de portazgo en el Distrito Federal, reduciendo muchas de las cuotas, aumentando la lista de efectos libres y suprimiendo las escalas y tránsitos. Me complazco en manifestar al Congreso que esas disposiciones han producido hasta ahora, los mejores resultados.

Para terminar esta parte de mi informe, recomiendo á vuestra, consideración la iniciativa que tuve la honra de someteros, proponiendo que se fije un plazo definitivo para que prescriba el derecho de la Federación á reivindicar el valor de los bienes nacionalizados pendientes de adjudicación cobro.

Refiriéndome ahora al ramo de Guerra y Marina, debo comenzar haciendo una especial mención de la disciplina, lealtad y bravura, con que el Ejército ha desempeñado _ elevada misión de guardián de las instituciones y conservador del reposo público, ya persiguiendo ó escarmentando á los bárbaros en Chihuahua, Sonora y Coahuila, y á los indios sublevados en Yucatán, ya sofocando algunos motines locales en Michoacán, Puebla, Guerrero y Oaxaca; ya, por último, dando seguridad á los habitantes de Chiapas, é impidiendo las invasiones procedentes de Guatemala en ese Estado, antes demasiado frecuentes.

La persecución de los salvajes en los Estados del Norte ha sido tan hábil y fructuosa, que el 12 de Julio último comunicó el Secretario de Estado de los Estados Unidos de América á nuestro Ministro en Washington, que, en concepto del Secretario de la Guerra y del General en Jefe del Ejército, el Gobierno y las tropas mexicanas eran acreedoras á un voto de gracias.

Celebrado, como antes he dicho, un convenio entre el Gobierno americano y el de México para el paso recíproco de tropas, la Secretaría de Guerra comunicó las instrucciones correspondientes á los Generales en Jefe de las Zonas militares 1, 5, 25 y 35, y al Jefe de las armas en Sonora. El convenio comenzó á estar vigente el 18 del próximo pasado Agosto.

Ha salido ya de Nueva York para Acapulco el vapor que conduce el varadero, maquinaria y talleres para el arsenal del Pacífico, el cual quedará instalado á fines de este mes. Salieron también de aquel puerto para Lerma, Estado de Campeche, dos buques de vela que conducen el dique flotante. En Lerma se terminó ya la instalación de la maquinaria para el arsenal.

Los buques que forman nuestra pequeña Marina de guerra, han sido objeto de todas aquellas reparaciones necesarias para su buen servicio.

El personal del Cuerpo Médico ha sido aumentado por decreto de 3 de Julio último, en proporción con las atenciones del ramo. Está muy avanzada la construcción del Colegio Militar en Chapultepec, y de la Escuela de Tiro en San Lázaro. El establecimiento de la fotografía militar se halla casi concluido.

El personal del Cuerpo de Administración ha sido aumentado con un subcomisario, el cual se encarga de todo lo relativo á la contabilidad de marina. Ha quedado establecida la Sección de contabilidad de artillería, con el personal correspondiente y desempeña ya sus labores. Finalmente, y estos hechos son de innegable importancia, está ya terminada la Ordenanza General del Ejército, y al concluirse, la impresión del Código de Justicia para el mismo.

Señores Diputados: Señores Senadores:

Seis años, no completos aún, de paz no interrumpida en la República, han patentizado de tal manera los beneficios que derrama, y los han hecho tan estimables, que es ya muy difícil, si no imposible, que nadie pueda alterarla profundamente. Cada nuevo día deja entrever nuevos y amplios horizontes á nuestro comercio, á nuestra agricultura, á nuestra industria; cada uno de ellos infunde nuevo ánimo en la Nación entera.

Si como no hay que dudarlo, el buen sentido práctico del pueblo, que ya no se deja extraviar, y las administraciones que suceden á la presente, continúan por la misma vía de progreso, con la misma fe, y con mejores elementos, quizá no parezca aventurado el predecir que la tierna generación, hoy apenas capaz de concurrirá, las escuelas ó pronunciar el nombre de la Patria, celebrará, en 1921 el primer centenario de su Independencia, con el mismo orgullo legítimo con que nuestros vecinos del Norte celebraron el suyo en 1876.

Contestación del Presidente del Congreso, Lic. D. Manuel Dublán.

Señor Presidente:

Con vivo interés ha escuchado el Congreso la reseña que acabáis de hacer del estado que guardan los diferentes ramos del servicio público, cuya dirección ha confiado el país á vuestro patriotismo.

La cordialidad de nuestras relaciones con las Potencias amigas, las garantías de que en México disfruta el extranjero, y la actitud digna y circunspecta que habéis tomado en nuestra antigua cuestión de límites con Guatemala, merecerán la aprobación de la República, pues estos hechos han de conquistarla un buen nombre entre los pueblos cultos.

El Senado tomará en consideración, en la esfera de su poder, los negocios concernientes á nuestras relaciones internacionales, á que os referís en vuestro Mensaje; y apreciando el alto objeto de los pactos que habéis ajustado, se ocupará de preferencia en su estudio, para corresponder así á la sinceridad con que estas relaciones deben cultivarse, y al deseo de México, de robustecer y ampliar estos lazos, que fundan la solidaridad de las naciones.

La paz interior que por tantos años fué la aspiración del pueblo mexicano, está felizmente asegurada, ora por el tacto político con que el Ejecutivo ha sabido conservarla, ora por el firme propósito que el país tiene manifestado, de mantener este inapreciable bien, á cuya benéfica influencia se debe la prosperidad de las sociedades.

Lamentable es la disidencia que ha ocurrido últimamente entre los Poderes del Estado de Zacatecas; pero este conflicto no debe ser motivo de alarma para nadie, ya porque estas cuestiones, que con frecuencia surgen en los pueblos libres, vienen por sí mismas á revelar la libertad de acción y de opiniones, inherente á una democracia constituida, y ya porque en la actualidad un suceso de esta naturaleza no debe hacernos temer la alteración de la paz, cuando ella está arraigada en los grandes intereses que á su sombra se han creado en estos últimos años, y en el tino con que el Poder Ejecutivo de la Unión procura, evitar todo trastorno.

La regularidad con que las instituciones funcionan en toda la Nación, la armonía con que se cultivan las relaciones con los Estados dentro de la, órbita constitucional, y el recto elevado criterio que inspira las resoluciones del Ejecutivo, alejan fundadamente todo temor de una seria perturbación, y hacen esperar que no será interrumpida la rápida corriente de progreso en que México ha llegado á colocarse.

La práctica sincera de la Constitución y el respeto al derecho ajeno, acabarán por consolidar incontrastablemente esta paz, que constituye una de las más lisonjeras esperanzas de la Nación.

Satisfactorio es para el Congreso el informe que le habéis leído, pues viene á revelar la sorprendente trasformación que se está operando en este pueblo, víctima por algunos siglos de duros sufrimientos.

Ni las inteligencias más perspicaces podían prever que la generación misma á quien tocó en suerte iniciar fecundas reformas, hubiera de disfrutar los beneficios que ellas produjeran.

Pero México, en su marcha acelerada y excepcional, ha presentado este raro fenómeno; y así como para realizar su forma política y emancipar el poder civil de ingeniosas tutelas, le bastaron tres años, cuando otros pueblos han necesitado de un largo espacio de tiempo para conseguirlo, y algunos otros muy cultos aún no han logrado conquistar esta emancipación, así también en el progreso material ha llegado la Nación en breves días á un grado de prosperidad que, si bien no satisface todavía nuestros deseos, sí patentiza un engrandecimiento precoz é inesperado.

Nuestros tres mil kilómetros de ferrocarril, nuestras cuatro mil leguas de líneas telegráficas, los cables submarinos que nos ponen en comunicación instantánea con todos los pueblos civilizados, las obras importantes para mejorar nuestros puertos, los faros, arsenales, diques y otras mejoras realizadas emprendidas en tan corto tiempo, en la inmensa extensión de nuestro territorio, demuestra que nuestro progreso, en el orden material, se ha anticipado á las aspiraciones del patriotismo.

El Congreso ha visto con placer que la atención del Ejecutivo no se ha, limitado a promover el adelanto material de la República, sino que su empeñosa iniciativa se ha hecho sentir en los otros ramos de la administración, ya procurando reformar, en el sentido que la cultura del país y la experiencia lo exigen, el importante servicio del correo, la policía de seguridad y la enseñanza teórico-práctica de la agricultura y de la minería, verdaderas fuentes de riqueza nacional; ya fomentando estos ramos y otros establecimientos científicos, sin descuidar el cultivo de las bellas artes, preparando la reforma del Conservatorio de Música, é impulsando la terminación del suntuoso edificio de la Biblioteca Nacional, digno de la culta capital de la República; ya reorganizando las oficinas de Hacienda y regularizando la recaudación de los impuestos; ya consagrando la atención al estudio de la Ordenanza del Ejército y del Código de Justicia militar; ya enviando comisiones científicas que exploren el territorio nacional; ya cuidando de las necesidades del Distrito Federal y de sus instituciones de crédito, de beneficencia y de instrucción pública; y ya, en fin, tocando con inusitada actividad los diferentes servicios administrativos, encomendados al Poder público, para asegurar las garantías, las comodidades y el bienestar que han sido el fin de las instituciones sociales.

Preciso es reconocer que nuestra bonancible situación económica se debe á la paz y á este movimiento de prosperidad en que ha entrado la Nación; pero sería injusto desconocer que ha cooperado fructuosamente á este progreso, la discreta gestión financiera del Ejecutivo, á cuya solicitud debe atribuirse el haber procurado la, puntual recaudación de las rentas, su legal inversión y el arreglo de la contabilidad, que ha permitido hacer la glosa preventiva de la cuenta, ajustar todos los ramos del Presupuesto, y preparar, por medio de la Oficina Liquidataria, las bases para la consolidación y servicio de la deuda pública.

El notable aumento de los ingresos, que ha elevado las rentas de la Nación á treinta millones de pesos, en el último año económico, no sólo ha traído el bien de que hayan podido cubrirse puntualmente los gastos de la Administración y los devengados por las empresas de ferrocarriles y otras obras públicas, en que se ha empleado una suma considerable, sino que ha contribuido de una manera muy eficaz á restablecer el crédito nacional y á poner al país en actitud de resolver esta, grave cuestión, de tan vital trascendencia para la República.

El país debe felicitarse de contar con un ejército que, por su lealtad, por su disciplina y por su bravura, está muy lejos de parecerse á la antigua casta, privilegiada, opresora de la sociedad; pues á la vez de limitarse á ser el apoyo de las instituciones, ha servido para la conservación del orden interior, dando en nuestros Estados fronterizos, por su valor en la persecución de los salvajes, un notable ejemplo, que ha merecido los elogios de nuestros vecinos del otro lado del Bravo.

El Congreso estima de gran importancia las iniciativas que le recomendáis sobre algunas leyes orgánicas, relativas á la justicia federal, sobre patentes de invención, sistema métrico decimal, colonización, legislación bancaria y prescripción del derecho del fisco para poner término á la nacionalización.

El Congreso examinará estos negocios, dándoles la preferencia que su gravedad reclama; y resolverá estas cuestiones en el sentido que mejor convenga á los intereses nacionales.

Mucho se ha hecho, ciertamente, hasta aquí, para procurar el adelanto de la República; pero esta incipiente prosperidad no debe darnos por satisfechos, ni hacernos abandonar la actividad que ha dominado en las esferas de la Administración.

Falta aún mucho que hacer, mucho que crear, mucho que fomentar, mucho que establecer, para ponernos al nivel de otros pueblos más adelantados; y es necesario, por lo mismo, que empleemos nuestra vitalidad en perseguir este ideal, á fin de que, si no nos fuere dable verlo del todo realizado, dejemos siquiera á los que nos sucedan, un ejemplo digno de imitarse.

Proseguid, señor Presidente, la senda de reorganización y de progreso que con tan patriótico afán habéis emprendido, en la confianza de que el undécimo Congreso constitucional, que hoy inaugura sus sesiones, no os negará su concurso, siempre que se trate de afirmar las conquistas alcanzadas en el campo de la libertad y de la reforma, ó de promover el engrandecimiento de México.

Fuente:

Los presidentes de México ante la Nación : informes, manifiestos y documentos de 1821 a 1966. Editado por la XLVI Legislatura de la Cámara de Diputados. 5 tomos. México, Cámara de Diputados, 1966. Tomo 2. Informes y respuestas desde el 1 de abril de 1876 hasta el 4 de noviembre de 1911.

Los cinco tomos fueron digitalizados por la Universidad de Texas:
http://lanic.utexas.edu/larrp/pm/sample2/mexican/history/index.html

 



Descargar Archivo (s): [ 1882.pdf ]