1881
Discurso de Manuel González al abrir las sesiones ordinarias del Congreso. Abril 1, 1881. Discurso de Manuel González al abrir las sesiones ordinarias del Congreso. Septiembre 16, 1881.
Abril 1, 1881. Septiembre 16, 1881.


El General D. Manuel González, al abrir el 10 Congreso el segundo período del primer año de sus sesiones, el 19 de Abril de 1881.

Señores Diputados:

Señores Senadores:

Hoy se inaugura el segundo período de vuestras sesiones, satisfactorio me es proclamarlo, en medio de circunstancias las más bonancibles.

No hay porción alguna del Territorio Nacional cuyos habitantes no gocen de los inestimables bienes de la paz; y si, como es de esperarse, el buen sentido del pueblo mexicano continúa desarrollándose y robusteciéndose gradualmente, quizá no esté remoto el día en que, invertidos los papeles, podamos nosotros, habitantes del Nuevo Mundo, lamentar, sin resentidas, las dolorosas convulsiones del Antiguo.

Nuestras relaciones internacionales son del todo lisonjeras.

En el mes de Noviembre último, un presunto reo de delitos comunes cometidos en territorio mexicano, fué entregado por el Gobernador de California William Perkins, á solicitud del Jefe Político de la Baja California, á nuestro Cónsul en San Francisco, y, estando á su disposición en la cárcel pública, extraído de ella por las autoridades locales, sin que hasta hoy haya sido devuelto.

Si este desagradable asunto no tiene una solución satisfactoria, la inutilidad del tratado de extradición vigente entre México y los Estados Unidos parecerá demostrada, siendo esta una circunstancia que el gobierno mexicano deberá tener en cuenta en lo futuro.

Algunos puntos de nuestros Estados limítrofes del Norte son hoy el teatro de incursiones de bandidos que, procedentes del territorio americano, vienen á cometer sus depredaciones en el nuestro; pero al mismo tiempo que por la Secretaría correspondiente se han dictado algunas providencias para la seguridad de aquellas comarcas, se han dado las respectivas instrucciones á nuestro Representante en Washington para encarecer tú Departamento de Estado el sumo interés que ambos Gobiernos tienen en que sean prontamente reprimidos estos crímenes, tan perjudiciales al naciente comercio, á la buena amistad y á la paz de las dos naciones.

El territorio del Estado de Chiapas ha sido también objeto de agresiones cometidas por individuos procedentes de la vecina República de Guatemala. Decidida como está la actual Administración á que semejantes correrías terminen de una vez, ha adoptado ya algunas medidas al efecto, se ocupa en tomar nuevas determinaciones, y abriga la esperanza de que sus providencias bastarán para que el mal no continúe, sin que sea indispensable la intervención del Poder Legislativo.

Con excepción de los incidentes á que hago referencia, nuestras relaciones con las Potencias extranjeras revisten hoy tal carácter, que, al menos durante los últimos veinticinco años, jamás habían sido á la vez tan extensas y tranquilas como ahora.

Las negociaciones entabladas para ajustar un tratado de extradición con España han tocado satisfactoriamente á su término, y ese pacto será sometido en su oportunidad á la consideración del Senado.

Por la Secretaría de Relaciones se remitirá al Congreso una iniciativa de ley de extradición de criminales, en armonía con el texto y espíritu de nuestra Carta Fundamental, y destinada á servir tanto de regla para el cumplimiento de los tratados de extradición vigentes, como de base para los nuevos que se celebren. Recomiendo á vuestro ilustrado examen ese importante proyecto.

La renovación de Poderes en varios de los Estados coincidió con la conclusión del período presidencial; y esta evolución política, causa ó pretexto en otras épocas de trastornos del orden público, se ha realizado en la presente en medio de un orden completo.

En el Estado de Coahuila surgió, es cierto, una dificultad; pero se desenlazó pacífica y felizmente, sin necesidad de que interviniese la Federación. Instalada la actual Legislatura y desconocida por el Gobernador saliente, éste fue encausado y depuesto, nombrándole la Legislatura un sucesor interino, que funcionase mientras el Gobernador nuevamente electo no tomara posesión de su encargo. Habiendo éste asumido poco después el gobierno, los poderes locales funcionan con toda regularidad desde entonces.

Tan tranquilo estado de cosas permite al Ejecutivo consagrar una atención preferente á los asuntos administrativos.

La Secretaría de Gobernación toma el mayor empeño en la erección de una Penitenciaría para el Distrito Federal; y si los representantes del pueblo tienen á bien aprobar la iniciativa dirigida al Congreso en su anterior periodo de sesiones, sobre la creación de una Lotería única, cuyos productos se dividan entre la Beneficencia pública y la construcción de la Penitenciaría, prestarán el mayor concurso posible á la realización de un gran pensamiento y de una promesa de nuestra Carta política.

Entretanto, los sorteos de la que se llamó lotería del Ferrocarril de Toluca se hacen bajo la dirección y vigilancia del Gobierno, y sus productos, depositados en el Monte de Piedad, ascienden ya á sesenta mil pesos.

La misma Secretaría, con el fin de multiplicar y regularizar nuestras comunicaciones interiores y exteriores, tiene en estudio varios proyectos de contratos con empresas de vapores; ha celebrado un convenio con una empresa de Tabasco para poner en comunicación periódica los principales puertos del Golfo, haciendo el servicio de cabotaje; ha reglamentado las funciones de los agentes del Correo á bordo de los buques de líneas subvencionadas, dificultando así el contrabando que en ellos se hacía, y ha aumentado el número de estafetas ó suprimido algunas, según las exigencias públicas.

Por último, comprendiendo cuánta es la importancia del Municipio en todo pueblo culto, y muy principalmente en los que se rigen por instituciones democráticas, se ocupa en dotarlos de un Código municipal adecuado á nuestra época, y en dar la conveniente organización á los ayuntamientos del Distrito Federal y Territorio de la Baja California. Próximamente os serán remitidas las iniciativas correspondientes, frutos de los estudios de una Comisión especial, designada al efecto.

La Secretaría de Justicia é Instrucción Pública, á la que se habían elevado frecuentes quejas acerca de irregularidades en la administración de justicia del Distrito Federal, ha dictado algunas medidas que le parecieron oportunas, y de cuya eficacia ó insuficiencia no es fácil aún formar un juicio exacto, dada la fecha reciente en que fueron adoptadas. La misma Secretaría prepara con empeño un nuevo plan de estudios, que será probablemente sometido á vuestra sabia deliberación en las presentes sesiones.

Creo que escucharéis con especial interés el informe relativo al ramo de Fomento, puesto que las mejoras materiales, por el decisivo influjo que tendrán en la condición futura del país, son hoy el punto de mira favorito del pueblo mexicano y de sus gobernantes.

El 10 de Marzo último ha obtenido una gran mejora la comunicación de nuestra República con todo el inundo civilizado por medio de un cable submarino, tendido entre los puertos de Veracruz y Tampico, y que termina en el de Brownsville, de los Estados Unidos de América.

En el propio mes quedó concluido en Sinaloa el ramal telegráfico que va á Guadalupe de los Reyes, y se comenzó la línea que unirá Culiacán con Alamos.

Está igualmente concluido un ramal que parte de Cuencamé á Villa Lerdo, en Durango, y se prolongó hasta Juchitán la línea de Oaxaca á Tehuantepec, para unirla con la que, viniendo del Estado de Chiapas, toca ya á Tuxtla Gutiérrez. Se ha contratado la construcción de la línea de Tlacotálpam á San Cristóbal, que unirá á Tabasco y á Chiapas, y están pedidos al extranjero los materiales necesarios para construir la que ha de ligar á Yucatán y Campeche con Tabasco, y más tarde con Veracruz. Pronto comenzará también la construcción de algunas líneas importantes en los Estados fronterizos del Norte.

El ferrocarril de Morelos tiene ya construidos más de cien kilómetros, y dentro de muy poco tiempo estará en Cuautla; están, además, recibidos por el Gobierno cuatro kilómetros del ramal que ha de unirlo con la línea de México á Veracruz.

El Gobierno del Estado de Guerrero traspasó á una compañía la concesión de un ferrocarril de Acapulco á esta capital, y en el próximo mes de Mayo se dará, principio á los trabajos de construcción en aquel puerto. Los de las líneas que han de unir á Veracruz y Jalapa, Jalapa y San Andrés, Puebla y San Marcos, están igualmente comenzados.

La empresa del ferrocarril de Veracruz á Alvarado, concluido ya doce kilómetros.

Está para concluirse la línea de Mérida á Progreso en Yucatán; en la de Mérida á Peto están recibidos por el Gobierno catorce kilómetros, y han comenzado los trabajos en la que unirá aquella capital con Calkiní.

El ferrocarril de Hidalgo tiene en explotación veintisiete kilómetros, y el de Puebla á Izúcar un tramo hasta Cholula. Continúa trabajándose en el de Puebla á San Martín Texmelucan y en el de Matamoros á Monterrey.

La Compañía del Ferrocarril Central lleva ya sus rieles cerca de Tula, amplía la vía de Celaya á Irapuato, y ejecuta trabajos de reconocimiento y de trazo en las líneas de San Luis á Tampico y de Chihuahua á Paso del Norte.

La Constructora Mexicana está haciendo obras de terracería en el tramo de esta capital á Toluca, y ha comenzado la construcción de las líneas de Pátzcuaro á Morelia y Salamanca, y de Zacatecas á San Luis Potosí, cuyas concesiones obtuvo por traspaso. Ha presentado los planos de cincuenta kilómetros de Manzanilla al interior, y ha comenzado los reconocimientos en la línea de Nuevo Laredo á Monterrey.

A la compañía del Ferrocarril de Sonora se le han recibido ya veinte kilómetros, partiendo del Puerto de Guaymas, y, según los informes oficiales que tiene el Ejecutivo, antes de la próxima estación de lluvias la vía férrea habrá llegado á Hermosillo.

La compañía del Ferrocarril de Tehuantepec, aprovechando la estación de secas, ha dado impulso á sus trabajos, contratando gente de la tierra templada y ejecutando reconocimientos en el Sur del Istmo, para determinar el punto que ha, de servir de término á la línea en el Pacífico.

El Ejecutivo somete á la ilustrada consideración del Congreso el contrato que celebró con el Sr. James Eads, para la construcción de un ferrocarril que transportará buques á través del Istmo de Tehuantepec.

En el período actual de sesiones tendrá también la honra de dirigir al Congreso algunas iniciativas que corresponden al Ramo de Fomento. Una de ellas lleva por objeto la reforma de la moneda de cobre ó de vellón. Si fuere aprobada se satisfará, á su juicio, una necesidad pública, y se dará un paso en la vía de las mejoras que requiere nuestra moneda.

Otra, se refiere á las patentes de invención y de perfeccionamiento, y es su fin el de abreviar los trámites que se siguen hoy para obtener un privilegio.

Una tercera, á la que el Gobierno da grande importancia, propone la reforma de la ley actual de colonización, en el sentido de ofrecer á los colonos lo que segura y realmente puede dárseles, sin dejar por eso de presentarles suficientes franquicias y facilidades que los atraigan á la República.

Tengo una particular satisfacción en anunciar al Congreso que el estado de la Hacienda pública mejora progresiva y notoriamente. Según datos oficiales, en el primer semestre del año económico actual, los ingresos federales, comparados con los de igual período del año anterior, acusan un aumento de más de 400,000 pesos.

Parece presumible que en el segundo semestre habrá un aumento proporcional, y si así fuere, el total de las rentas públicas ascenderá á veintiún millones de pesos en el año, mientras que en los anteriores, con excepción del último, fluctuó entre diez y siete y diez y nueve millones.

Esta bonancible situación ha permitido, no sólo entregar en su día el quinto abono de la deuda contraída con los Estados Unidos de América, en virtud de la convención de 1868, sino cubrir todos los compromisos pendientes, hacer con puntualidad los pagos de las listas civil y militar, y regularizar paulatinamente los demás gastos que demanda el servicio público.

El estado del Tesoro mejorará aún más, si, como debe esperarse, son fructuosos los trabajos de varias comisiones, formadas de personas competentes, que han sido nombradas con el fin de estudiar un proyecto de Catastro del Distrito Federal, proponer las enmiendas de que sea susceptible el Arancel de Aduanas vigente y consultar la manera de aumentar los rendimientos y regularizar el cobro de la contribución federal.

Los presupuestos de ingresos y egresos del Erario en el año fiscal venidero, fueron presentados á la Cámara de Diputados en el día designado por la Constitución. Puedo aseguraros que no sólo el Ejecutivo, sino el país entero, verán complacidos á las dos Cámaras, cada una en su caso, consagrar á la expedición de tales presupuestos la justa preferencia que la Ley Fundamental ha prevenido, haciéndola compatible con otras graves atenciones que os ocuparán en el corto período que hoy se inaugura.

Contrayéndome, finalmente, al Ramo de Guerra, me es penoso informar al Congreso que ni la muerte del indio Victorio, ni la destrucción de su banda, hechos que ocurrieron en Octubre último, han sido bastantes para poner término á las incursiones de los bárbaros en nuestros Estados fronterizos del Norte.

Nuevas correrías devastadoras se han efectuado posteriormente, y el Ejecutivo, dándoles la importancia que merecen, ha dispuesto se abra una nueva campaña contra los indios, bajo la dirección del General en jefe de la División del Norte.

La próxima llegada de los ferrocarriles americanos á la orilla izquierda del Bravo, está arrojando de pronto sobre nuestras poblaciones fronterizas alguna gente viciosa de la vecina República. Varios hombres de esa clase han promovido ya serios desórdenes. Con el fin de prevenirlos en lo futuro y de garantir á la vez los intereses fiscales, fuerzas competentes han sido situadas en el Paso y el Presidio del Norte.

Una fuerza respetable ha sido también situada en el Estado de Chiapas, tanto para impedir ó sofocar cualquier levantamiento de indígenas, como para proveer á otras emergencias.

Nuestra naciente Marina de Guerra ha sido aumentada con un buque, el que llevando el nombre del Benemérito Benito Juárez; servirá en la Armada del Pacífico.

Señores Diputados; señores Senadores:

Os dirijo mis sinceras felicitaciones por estar ya reunidos á fin de continuar vuestras importantes tareas legislativas; recibidlas por el estado de tranquilidad y progreso en que encontráis á la Patria común; aceptadlas, finalmente, por la resolución ya evidenciada del pueblo mexicano, de reparar con una conducta digna llena de cordura y actividad, el precioso tiempo que hemos malgastado en agitaciones estériles, cuando no funestas y desastrosas.

Respuesta del Presidente del Congreso, C. Antonio Carbajal.

Señor Presidente:

Felizmente para la Patria y como una esperanza más de su prosperidad futura, el décimo Congreso Constitucional abre su segundo período de sesiones ordinarias en medio de circunstancias las más bonancibles. Justo es, por lo mismo, que el primer Magistrado de la República sea también el primero que de ello se manifieste satisfecho.

El más estimable de los bienes que hoy disfruta el pueblo mexicano, es la paz general que ha sabido conquistar con su prudencia, con el desarrollo cada vez más visible en él, de ese sentido práctico que le enseña á rechazar lo que le perjudica y á amar lo que le aprovecha.

Si estos sentimientos son el origen de la tranquilidad de que gozamos, y si ellos, por la ley del perfeccionamiento, no pueden menos que acentuarse más y más cada día, fundado es esperar que la paz se afirme, y que la prosperidad, que os su consecuencia, se difunda entre todas las masas de nuestra sociedad.

Sensible es al Congreso saber que aún está pendiente de ejecución, en un caso que ya no es reciente, el tratado de extradición celebrado con los Estados Unidos del Norte; confía en que la experiencia adquirida, con este hecho, habrá servido al Ejecutivo eficazmente al ajustar el tratado de extradición que acaba de celebrar con España, y espera que la iniciativa de la ley que habéis anunciado, y que tiene por objeto fijar las reglas para la ejecución por nuestra parte de los pactos de esta naturaleza, contendrá prevenciones que estén en armonía con aquéllos y con el espíritu de nuestra Ley Fundamental.

Las incursiones vandálicas que en otras épocas se han verificado, tanto en nuestra frontera del Sur como en la del Norte, no sólo han causado graves perjuicios á nuestros nacionales residentes en aquellos lejanos lugares, sino que han sido también origen de algunas complicaciones internacionales.

Pero las que se han verificado en los últimos meses cree el Congreso que ni pueden causar los graves perjuicios locales que aquéllas, supuestos los poderosos medios de represión que hoy tiene el Ejecutivo, ni pueden tampoco afectar penosamente nuestras relaciones con los dos países vecinos, existiendo, como felizmente existe, una amistosa y cordial inteligencia con sus gobiernos.

Asegurar los bienes que trae consigo nuestro comercio con los pueblos con quienes ya lo practicamos, y procurar que estos bienes se acrezcan haciéndose el cambio de los productos respectivos con los países con quienes aún no lo hemos verificado, son ideas cuya realización ha de dar por forzoso resultado, la prosperidad recíproca y una provechosa fraternidad entre los individuos.

El Congreso ha oído pues, con satisfacción, la comunicación que le habéis hecho de que nuestras relaciones con las Potencias extranjeras son hoy tan extensas y tranquilas como jamás lo habían sido, pues cree que ellas nos conducirán más tarde al estado que antes he indicado.

La renovación tranquila y legal de los Poderes de varios Estados, verificada en el último semestre, demuestra una vez más que las instituciones se afirman, y que el buen sentido del pueblo está sirviendo ya dé poderoso elemento para la conservación de la paz.

Aún el incidente de Coahuila, lejos de contradecir estos conceptos, los robustece, pues prueba que dentro de nuestras leyes existen los recursos suficientes para evitar cualquiera perturbación administrativa, sin necesidad de recurrir á medios violentos, y que así lo comprendió sin duda el pueblo de aquel Estado, puesto que apoyó con su aquiescencia las determinaciones de su Cuerpo legislativo.

Esta solución tranquila y legal, así como esta renovación pacífica de los Poderes públicos, han creado un estado de cosas que permite al Ejecutivo consagrar una atención preferente á los negocios administrativos. El Congreso no puede expresar con toda la fuerza que el asunto merece, la grata satisfacción que experimenta al escuchar una declaración tan plausible.

En un país agitado durante setenta años por sus luchas interiores, ocupados siempre sus habitantes en la conquista de sus derechos políticos, y preocupados constantemente sus gobiernos con las graves y multiplicadas cuestiones que de aquellas luchas y de estas conquistas forzosamente se han derivado, no ha sido posible tratar á fondo y tranquilamente los asuntos administrativos, que son la fuente del bienestar material de la sociedad.

Vuestra declaración es, pues, para el país la buena nueva de que todas las justas aspiraciones del pueblo mexicano, en cuanto se refiere al afianzamiento y desarrollo de sus instituciones, están ya satisfechas; de que los últimos elementos de perturbación sistemática se han extinguido, y de que en medio de una paz, á la cual hemos llegado por el sendero de la civilización, van por fin los Poderes públicos á ocuparse, de preferencia, de administrar eficazmente los intereses de la Nación, que ha confiado á su celo el desarrollo de sus poderosos elementos.

Está ya muy adelantado el despacho de la iniciativa del Ejecutivo relativa á la construcción de una Penitenciaría para el Distrito Federal, y el Congreso, en atención á que dicho establecimiento contribuirá á realizar una promesa constitucional, y á corregir el mal estado moral y material de nuestras prisiones, procurará expedir la ley relativa en el actual período de sesiones.

Todo lo que tienda á multiplicar nuestras comunicaciones con el exterior, y á desarrollar el movimiento de nuestro comercio marítimo, merece naturalmente el aplauso de los representantes de la Nación.

Por eso es grato al Congreso saber que la Secretaría de Gobernación tiene en estudio varios proyectos de contratos con empresas de vapores para obtener el primer resultado indicado, y que celebró ya un convenio con una compañía para poner en relaciones frecuentes los principales puertos del Golfo, haciendo el servicio de cabotaje.

Respecto de este último punto, la Representación nacional confía en que el Ejecutivo cuide de que con el convenio citado no se perjudiquen los pequeños, pero muy respetables intereses de nuestra naciente marina mercante.

Nunca encarecerá suficientemente el Congreso al Ejecutivo la pronta remisión de las iniciativas que le anuncia y que tiene por objeto dotar á los Ayuntamientos de un Código municipal adecuado á nuestra época.

Sólo nuestras agitaciones constantes pueden explicar cómo, en medio de nuestros progresos políticos, y regidos por una Constitución tan democrática, han podido subsistir y practicarse las disposiciones emanadas de otro régimen, por las cuales se gobierna aún un gran número de nuestros municipios.

Deber es, por lo mismo, del Ejecutivo, corregir, en la parte que la ley se lo permite, ese estado anómalo; y á obtener este resultado contribuirán eficazmente los representantes del pueblo.

Mucho tiempo hace que se está escuchando una queja general sobre el mal estado de nuestra administración de justicia, y general también ha sido la idea de atribuir dicho estado á la inobservancia de las disposiciones que existen para el arreglo interior del ramo. Conveniente, por lo mismo, ha sido que la Secretaría de Justicia haya dictado las medidas necesarias para corregir aquel mal.

Espera la Representación nacional que la iniciativa que la misma Secretaría se propone someter á su aprobación, relativa al nuevo plan de estudios, estará prudentemente calculada para que no produzca una de aquellas perturbaciones motivadas por los frecuentes cambios en la legislación que rige al importante ramo de la Instrucción pública.

Razón habéis tenido en atribuir á las mejoras materiales una influencia decisiva en la condición futura de nuestro país; y habéis hecho justicia al pueblo mexicano reconociendo que su punto de mira principal es hoy la realización de tales mejoras.

En un país extenso como el nuestro, y dominando diversas temperaturas en varias porciones de él, grande es la cantidad de frutos que se producen, y numerosas las clases y naturalezas de éstos; pero de poca utilidad es tal abundancia y tan notable variedad, si por la falta de vías de comunicación tiene que limitarse el consumo al que se haga en el lugar de cada producción.

El cambio frecuente de frutos, el activo comercio que de él se deriva, y el bienestar que es consiguiente á estas dos operaciones, son de todo punto imposibles si no existen vías extensas y numerosas, cuyo uso, hecho en condiciones de rapidez y baratura, sirva de agente eficaz en aquel movimiento bienhechor.

Los ferrocarriles vienen á llenar satisfactoriamente esta importante necesidad: justo es, pues, que el pueblo y en su nombre el Congreso, escuchen con marcada satisfacción la lectura del extenso é importante informe que se refiere á las vías férreas en construcción, y que se interesen vivamente porque ellas se terminen en el menor tiempo posible.

Este patriótico deseo crece en proporciones relativas, al tratarse del gran ferrocarril para buques, que una vez concluido en virtud del contrato cuya celebración os habéis servido anunciar, desarrollará el comercio entre los Estados del Golfo y del Pacífico, y servirá de puente por el cual se comuniquen la Europa y el Asia.

Los telégrafos, que son el complemento de las ventajas que proporcionan los ferrocarriles, porque abrevian las operaciones del comercio, haciendo que las mercancías conducidas por medio del vapor, sean antes é instantáneamente pedidas por medio de la electricidad, son también otra mejora cuyo aumento, que ya ha procurado el Ejecutivo, es digno de alabanza.

Entre las obras de esta especie, ha merecido especial mención en vuestro informe, la muy importante del Cable; y merece, en efecto, una atención preferente, porque esa vía telegráfica á la cual sirven de postes las crestas de las montañas submarinas, ha asegurado nuestra comunicación diaria y violenta con todo el mundo civilizado.

La iniciativa anunciada que tiene por objeto la reforma de la moneda de cobre; la que va á referirse á las patentes de invención y perfeccionamiento, y la que propondrá la reforma de la ley actual de colonización, serán estudiadas por el Congreso y despachadas con la eficacia que merecen; la primera, porque sin una disposición que determine la acuñación de monedas de muy poco valor y que tengan relaciones decimales entre sí, es muy difícil, supuestas nuestras costumbres, la estricta observancia de la ley que estableció para la República el sistema métrico decimal. La segunda, porque la facilidad y baratura en la adquisición de patentes de invención y perfeccionamiento, será un medio eficaz para el mejoramiento de nuestra industria.

Y la tercera, porque el aumento de nuestra población, el desarrollo de nuestra producción agrícola y el empleo en grande escala de las mejoras materiales que en estos momentos estamos planteando, no serán posibles sin una buena ley de colonización que dé á los colonos positiva seguridad de bienestar y á la Patria suficientes garantías de paz é integridad territorial.

Habiendo sido las penurias que ha sufrido el Erario nacional casi constantemente el motivo principal de que se haya perturbado el orden público en diversas épocas y el escollo en que han ido á estrellarse aún las administraciones mejor intencionadas, la comunicación que os habéis servido hacer al Congreso relativa á, que la Hacienda pública mejora progresiva y notoriamente, no puede ser recibida por los Representantes del pueblo sino con marcada satisfacción.

Igual sentimiento les causa el anuncio de que han sido cumplida puntualmente nuestras obligaciones derivadas de la deuda contraída con los Estados Unidos, y pagados todos los servicios públicos así en el orden militar como en el civil.

De esperar es que tal estado se mejore aún, pues es natural que para ello produzca sus frutos la semilla que con tanta honradez como patriotismo sembró la administración pasada en todos los ramos de la riqueza pública, y que la presente está cultivando con tanto acierto como laboriosidad.

A contribuir á tan feliz resultado está dispuesto el Congreso, despachando con la solicitud que merecen las iniciativas que se sirva remitirle el Ejecutivo y que tengan por objeto el acrecimiento de las rentas federales, conciliado con el interés del pueblo contribuyente.

La esperanza que abrigaron los Representantes del pueblo y, muy principalmente, los de los Estados fronterizos, de que la destrucción de la banda más importante de indios bárbaros y la muerte de su jefe, pondrían término á las incursiones de aquellos salvajes, ha sido por desgracia desmentida con los hechos que menciona vuestro mensaje; pero el Poder Legislativo descansa en que, para remedio de semejante mal, bastarán las disposiciones tomadas ya por la Secretaría de Guerra; y, conociendo vuestro celo por el bien público, confía en que si aquéllas no fueren suficientes, se dictarán otras tan violentas y tan enérgicas cuanto sean necesarias para hacer cesar esta plaga social.

Cualquier aumento, por pequeño que sea, en nuestra Marina de guerra, es siempre provechoso para la Nación, pues él sirve para el mantenimiento del orden público en lejanos lugares, y contribuye eficazmente al cuidado de los intereses fiscales en los puertos. Es por eso que el Congreso se complace en la adquisición que ha hecho el Ejecutivo de un nuevo buque para las costas del Pacífico.

Señor Presidente: la Representación nacional recibe vuestras felicitaciones por estar ya reunida con el fin de continuar sus tareas legislativas; las recibe igualmente por el estado de tranquilidad y progreso en que se encuentra el país; las recibe por último, por la resolución ya visible del pueblo mexicano de reparar el tiempo perdido con una conducta digna, llena de cordura y actividad; os retorna vuestras felicitaciones por haber cooperado á tan felices resultados, y os declara: que confía en vuestra prudencia, en vuestra laboriosidad y en vuestro patriotismo, para que aprovechéis, en la parte que os toca, tau preciosos elementos, y se obtenga con ellos la felicidad de la patria común.

El General González, al abrir el 10 Congreso el primer período del segundo año de sesiones, el 16 de Septiembre de 1881.

Señores Diputados:

Señores Senadores:

Al dirigiros personalmente mi segundo informe acerca del estado en que se encuentra la República, deber tan sagrado para mí como agradable, no hallaréis sino motivos de felicitaras. Lejos de que se haya, interrumpido la sólida tranquilidad en que el país quedó al clausurarse vuestras sesiones en Mayo, México sigue pacíficamente avanzando hacia el elevado puesto que su extensión, su situación geográfica y sus grandiosos elementos naturales le preparan.

Breve será la relación de los sucesos acaecidos durante el último receso de las Cámaras, quo merezcan ser elevados á vuestro conocimiento; pues que tan corto intervalo no pudo haber traído consigo un cambio muy aparente en el estado de la administración pública.

Pero contendrá, al menos, aquellos datos más indispensables para que podáis apreciar la situación en general, y dirigir, en consecuencia, vuestra ilustrada atención y solícita actividad á aquellas necesidades públicas que más imperiosamente las reclamen.

Con respecto á nuestras relaciones internacionales, subsisten desgraciadamente dos causas de penosa inquietud para el Ejecutivo: el estado do alarma é inseguridad en que se encuentran nuestros conciudadanos de Sonora y de Chihuahua, como efecto de las asoladoras y funestas correrías de los indios bárbaros y de los abigeos, y los disturbios vecinales entre los habitantes de México y Guatemala, á los que, en apariencia al menos, da motivo la falta de una línea mutuamente reconocida como límite definitivo entre ambas naciones.

Desde que se inauguró la actual Administración de los Estados Unidos de América, el Gobierno mexicano ha estado recibiendo frecuentes protestas de su amistad y de su disposición favorable á remediar los males que con tanta severidad se han descargado sobre nuestros Estados fronterizos, tomando origen en territorio americano.

Las quejas y reclamaciones de nuestro Ministro en Washington han sido, en lo general, favorablemente contestadas; y todo hace creer que, si no se hubiese atravesado el deplorable suceso de que ha sido víctima el íntegro y virtuoso ciudadano que allí ejerce la magistratura suprema, aquel gobierno habría prestado mayor atención á nuestras reiteradas instancias y puesto remedio á los males que tan justamente las motivan.

Sin embargo, debido es confesar que, aún después de aquel funesto acontecimiento, no han faltado demostraciones, tanto del gobierno federal como de las autoridades locales de Arizona y Texas, que deben darnos fundadas esperanzas para lo futuro.

Por su parte el Gobierno mexicano ha puesto en juego sus elementos propios y excitado á las autoridades locales á hacer igual aplicación de los suyos; siendo el resultado de esta triple acción, que la situación de aquellas comarcas haya mejorado relativamente, según las últimas noticias recibidas.

Por lo que toca á Guatemala, sensible es decir que no se nota igual disposición favorable en su gobierno y que, por el contrario, parece descubrirse en él cierto especial interés en conservar indefinidamente la misma vaguedad é incertidumbre de sus relaciones con México que en los límites internacionales.

El Ejecutivo, no obstante, sigue haciendo toda clase de esfuerzos con la mira de deslindar una situación tan fecunda en males para el nuestro, como para aquel país. Si en ese camino se tuviese necesidad de la intervención de las Cámaras, no dejaré de solicitarla oportunamente.

En general, nuestras relaciones exteriores continúan revistiendo un carácter de sincera amistad; en cuyo resultado lisonjero tienen una buena parte la suma sensatez y moderación que son hoy comunes á todos los miembros del Cuerpo Diplomático residente en México, y que el Ejecutivo se complace en reconocerles.

En las relaciones de Estado á Estado y de éstos con la Federación, es digno de mencionarse el conflicto que surgió en Marzo de este ario entre las autoridades de Durango y Coahuila, con motivo de alegados derechos sobre las aguas del Nazas, conflicto que llegó á su mayor desarrollo durante vuestras últimas sesiones.

Varios centenares de vecinos de Coahuila pasaron al territorio de Durango, algunos de ellos armados, y destruyeron las presas construidas sobre el río; porque, en concepto de los invasores, perjudicaban sus intereses y derechos. Solicitado por el Gobernador de Durango el auxilio federal, le fué otorgado; pero se dispuso que la fuerza armada se limitara á impedir la invasión violencia exterior y toda perturbación del orden público, sin mezclarse en dirimir ó prejuzgar cuestiones locales, y sin menoscabar en manera alguna los derechos soberanos de los Estados contendientes.

Reconociendo por causa principal aquel suceso, la cuestión de límites territoriales existente entre Durango y Coahuila, cuya decisión se ha sometido al Poder Judicial de la Federación por el Gobierno de Coahuila, es de esperarse que ningún otro incidente análogo vendrá á turbar la quietud de aquellas entidades federativas.

Según lo dispuesto en la ley de Presupuestos de ingresos, la Secretaría de Gobernación se desprendió, desde principios del año fiscal corriente, de la antigua lotería llamada del Ferrocarril de Toluca, que había estado bajo su vigilancia desde el 20 de Octubre del año último, y la pasó á la Secretaría de Hacienda, á la que entregó sus productos, depositados en el Monte de Piedad, por valor de ciento veinte mil pesos.

En 1 de Agosto último expidió un reglamento organizando el ramo de Beneficencia como sección que debe depender directamente de dicha Secretaría, según aparecía ya en el Presupuesto de egresos.

El Ejecutivo se esforzará en remover cualquiera dificultad que en la práctica se presente, y procurará con ahínco que el nuevo sistema produzca los buenos efectos que de él espera, confiando en que el último reglamento, fielmente observado, hará progresar los establecimientos en que reciben auxilio los menesterosos.

Debo agregar que ya se han destinado varias sumas á la reposición de algunos edificios, y se han hecho ministraciones extraordinarias á distintos establecimientos de este género.

Se han introducido algunas mejoras en el ramo de Correos, entre las que mencionaré el aumento de agencias y estafetas, y la celebración de un nuevo y más práctico arreglo en la empresa de Vapores de la Mala del Pacífico.

Además, está estudiándose una iniciativa cuyo objeto es disminuir y uniformar el porte de la correspondencia interior, y otra sobre el establecimiento de giros postales para el público, ambas de utilidad notoria.

Están igualmente en estudio, teniendo en mira los intereses postales del comercio y de la inmigración, varios proyectos para comunicar nuestros puertos con los principales del extranjero, por medio del servicio de vapores.

Aunque la Administración anterior, movida de sentimientos humanitarios, deseosa de cumplir un precepto constitucional y haciendo loables esfuerzos, había decidido la erección de una Penitenciaría en el exconvento de Tepotzotlán, con posterioridad se ha encontrado insuficiente este local para llenar las exigencias de los sistemas penitenciarios modernos, y aun las de nuestro Código Penal.

Así es que ha parecido preferible diferir por un poco de tiempo la realización de tan importante mejora, á trueque de llevarla á cabo en condiciones más satisfactorias. A este efecto se ha nombrado una Comisión especial, formada de personas competentes, que estudie los diversos proyectos presentados para el establecimiento de una Penitenciaría.

Pasando al ramo de Justicia, creo conveniente, sin mencionar importantes mejoras introducidas en el local en que funciona la Suprema Corte de Justicia, y en algunos otros destinados al Poder Judicial, poner en vuestro conocimiento que se han expedido los reglamentos necesarios para la. instalación y despacho del segundo juzgado de Distrito en Veracruz, y del quinto de lo criminal que se establece en esta ciudad, creados ambos por la ley de 31 de Mayo último, y se ha acordado que continúe publicándose el Semanario Judicial de la Federación, cuya utilidad es notoria.

Os recomiendo el despacho de una iniciativa que os presentará la Secretaría de este ramo, consultando una nueva ley orgánica de los arts. 101 y 102 de la Constitución. Igual recomendación me permito haceros de las diferentes iniciativas dirigidas con anterioridad al Congreso acerca de las leyes orgánicas de los arts. 96 y 97, la de Minería y muy principalmente el proyecto de Código de Comercio.

Una mirada escudriñadora é imparcial á los diferentes ramos del Gobierno hace descubrir en ellos, sin gran esfuerzo, muy frecuentes vacíos, y si antes pudo servirles de excusa nuestra habitual agitación política, en lo futuro no serán justificables, cuando hayan transcurrido, como sucederá muy pronto, ocho años de una paz sólidamente establecida.

Los gobiernos extranjeros solicitan á menudo del nuestro el conocimiento de la legislación nacional acerca de ramos perfectamente organizados en sus respectivos países; y es en extremo penosa la confesión de que aquellos puntos, objeto de su solicito estudio, no han caído aún bajo el dominio de nuestra legislación, ó que ésta fué abrogada sin substituirse con otra más conveniente y moderna.

Creo preferible hacer esta ingénita manifestación de la existencia de un mal grave, que clama por su remedio, á paliarlo maliciosamente, perpetuando así sus perniciosos efectos.

En el ramo de Instrucción primaria se están llevando á efecto en el Distrito Federal y por la Secretaría respectiva, algunas reformas cuyos pormenores encontrarán lugar más adecuado en la Memoria de ese Ministerio.

La Escuela Nacional de Bellas Artes acaba de ser enriquecida con una colección de pinturas de mérito, las que, adornando sus galerías, darán nueva materia de estudio á los alumnos de ese establecimiento, cuyo primer centenario tendrá lugar dentro de pocos días.

Consignada en el Presupuesto vigente, á solicitud de la Secretaría del ramo, una partida de ochenta mil pesos para la pronta y definitiva terminación del edificio destinado á la Biblioteca Nacional, y para la instalación de ésta, se ha celebrado un contrato por valor de cerca de sesenta y cuatro mil pesos, mediante el cual la obra estará, del todo terminada en 30 de Junio de 1882. Importante en alto grado es esa mejora, que salva muchos miles de libros depositados hoy en condiciones desfavorables para su conservación, proporcionará alimento á la inteligencia de nuestros hombres pensadores, y será al mismo tiempo uno de los principales ornatos de esta capital.

En cuanto á los ramos que dependen de la Secretaría de Fomento, me complazco en manifestar á la Representación nacional, que sus esfuerzos por dar impulso al desarrollo material del país, á los que el Ejecutivo ha unido los suyos, son diariamente coronados de un buen éxito.

Una colonia compuesta de cien familias italianas desembarcará próximamente en Veracruz. Todo está preparado para substraerla rápidamente de la influencia de aquel clima, é instalarla en fértiles terrenos que el Ejecutivo ha comprado para ella, por no tener deslindados algunos de los baldíos.

Si el Congreso, como no lo dudo, presta á los asuntos de colonización toda la atención que reclaman, de esperarse es que en el actual período de sesiones quede resuelta, la iniciativa que en el anterior le presentó el Ejecutivo sobre la materia.

Los trabajos de la Comisión Geográfico Exploradora han continuado sin interrupción en el Estado de Puebla, y una sección suya los ha inaugurado ya en el de Tamaulipas.

La Sección mexicana de ingenieros que, unida á la de Guatemala, formaba la Comisión mixta creada por la convención de 7 de Diciembre de 1877, continúa sus operaciones; y, según el aviso oficial de su jefe, terminará sus trabajos de campo á mediados del año próximo.

Otra Comisión ha sido organizada para el reconocimiento de las islas del Golfo de Cortés y del Pacífico. Al mismo ramo de exploraciones científicas deben referirse las que se están practicando en los Estados de Puebla, Tlaxcala y Oaxaca, Veracruz, San Luis y Tamaulipas, en busca del carbón mineral que reemplace á vegetal, cada vez más escaso y más caro.

Los resultados hasta hoy conocidos son satisfactorios, y si definitivamente lo fueren, abrirán nuevo campo al espíritu de empresa y darán nuevo contingente á la riqueza pública. En su oportunidad comunicaré al Congreso el resultado real de las reuniones de industriales que ha promovido el Ejecutivo, con el fin de que, auxiliados por el Gobierno, concierten medios eficaces para la producción y transporte del combustible á los lugares de consumo, con las condiciones de rapidez y baratura posibles.

Se ha construído una línea telegráfica de Morelia á Zamora, pasando por Puruándiro y la Piedad, y está en construcción la de Tolotlán á Guadalajara. Así quedará ligada esa importante ciudad con la red federal.

Se terminó ya la de Guaymas á Ures, y en estos días se concluirá la de Culiacán á Alamos. Falta, sólo una línea de esta última, ciudad á Ures, ó Hermosillo, para que Sonora quede comunicado por telégrafo con el resto de la República.

Continúan los trabajos en la línea de Chiapas, que han de unir á Tuxtla Gutiérrez con Juchitán.

Se ha contratado la construcción de las siguientes líneas: de Campeche al Carmen; de San Juan Bautista á Frontera; de Cunduacán á Minatitlán; de León á Chalchihuites, pasando por Lagos, Aguascalientes y Zacatecas; de Guadalajara Manzanillo, pasando por Colima; por último, de Guadalajara á San Blas. Los trabajos han comenzado en algunas; y en las demás cuyos contratos son de fecha reciente, comenzarán pronto.

Próximamente se emprenderá la construcción de las líneas de Paso del Norte á Chihuahua; de Matamoros á Ciudad Victoria; de Santander Jiménez á Altamira; de Tancanhuitz á Tampico, y del Saltillo á Villa Lerdo. El material necesario está ya situándose en lugares á propósito.

Además del contrato celebrado con el General Grant para tender un cable entre las costas de México y Cuba, cuyo convenio se halla pendiente de la resolución del Congreso, se celebró otro con la compañía que explota el que actualmente existe paralelo al litoral del Golfo de México, con el fin también de unir á nuestro país directamente con aquella, isla. En breve será igualmente sometido á la aprobación de las Cámaras.

Autorizado el Ejecutivo, por ley de 23 de Mayo último, para contratar la construcción de ferrocarriles, ha hecho hasta hoy diez y seis concesiones, seis de ellas sin subvención, sin contar las referentes á líneas del Distrito Federal, las que están en vías de construcción.

No es este documento á propósito para detenerme en detalles que os serán comunicados cuando, obedeciendo el precepto contenido en aquella ley, el Ejecutivo rinda cuenta al Congreso de la autorización que tuvo á bien concederle.

Respecto de los ferrocarriles cuya construcción se había concedido anteriormente, me es grato presentar datos que demuestran sus progresos.

El de Mérida al puerto de Progreso inaugura hoy toda su línea. Hoy también. inaugura un tramo de veinticinco kilómetros la empresa del de Mérida á Peto; y ayer entregó al tráfico el Ferrocarril Central un tramo de noventa y tres kilómetros, que se extienden de esta, capital á la Hacienda de San .Antonio.

Están ya armados en la misma línea ciento treinta kilómetros entre México y Querétaro, y explota, todavía con la vía angosta, otros setenta entre Celaya é Irapuato. La misma compañía ha comenzado sus trabajos de construcción en Paso del Norte y en Tampico, después de que le fueron aprobados los respectivos trazos.

La Compañía Constructora Mexicana ejecuta simultáneamente trabajos de construcción en el tramo de esta capital á Toluca, entre Toluca y Morelia, en Manzanillo y en Nuevo Laredo, y ha armado ya doce kilómetros de vía en la línea de Zacatecas á, San Luis, que pasó á ser su propiedad.

En el ferrocarril de Sonora, están ya recibidos ochenta kilómetros concluidos en el tramo de Guaymas á Hermosillo.

En el de Tehuantepec han sido aprobados diez kilómetros. Las obras de terracería de esta línea se extienden en una longitud de sesenta kilómetros en el Norte del Istmo, y han de haberse comenzado por el Sur en Chipehua, cuyo puerto ha elegido la compañía para punto extremo del ferrocarril en el Pacífico.

La empresa del ferrocarril de Morelos terminó una línea de ciento treinta y siete kilómetros, de esta capital á Cuautla, que no toda está en explotación, y ha concluido un tramo de diez kilómetros en el ramal de los Reyes á Irolo.

La que es concesionaria de la línea de Veracruz á, San Andrés, por Jalapa, ha entregado dos tramos: uno de diez kilómetros, partiendo de Veracruz, y otro de cuatro entre Jalapa y Coatepec.

El ferrocarril de Hidalgo cuenta ya en explotación treinta y dos kilómetros, y han comenzado sus trabajos en el ramal de San Agustín á Teoloyucan.

La empresa del ferrocarril de Veracruz á Alvarado ha concluido diez y siete kilómetros; la de Puebla á San Marcos diez, y la de San Martín á Irolo cuatro. El que construye el Gobierno de Puebla de esa ciudad á San Martín Texmelucan, tiene concluidos catorce kilómetros, y todo él estará terminado antes de la mitad del año entrante.

Concluiré este informe relativo al ramo de Fomento, haciéndoos saber que, invitado el Gobierno para concurrir á los Congresos internacionales de Electricidad y Geografía que en este mes deben reunirse respectivamente en París y Venecia, ha enviado ya sus representantes y á la vez libros, planos y cartas geográficas de su propiedad y de particulares.

La ley de 30 de Mayo del corriente año vino á satisfacer una notoria exigencia del orden administrativo, modificando esencialmente el mecanismo de la contabilidad fiscal, y removiendo las dificultades que habían impedido la completa exactitud de la cuenta anual de caudales de la Nación.

De absoluta conformidad con las prescripciones de esa ley, el Ejecutivo reorganizó la Tesorería General y estableció la Sección Liquidataria, dotándolas del personal que se consideró indispensable para el arreglo y regularidad de sus respectivas labores.

Con este mismo objeto se expidieron los reglamentos á que deben sujetarse cada una de aquellas oficinas, y se recomendó á la Sección Liquidataria, que de preferencia se dedique á formar la cuenta del año económico próximo pasado, á fin de someterla en su oportunidad al examen de la Cámara de Diputados.

La ley de ingresos vigente prescribió que, desde el 19 de Septiembre, se hiciera extensivo el impuesto del Timbre á los productos y efectos que señalara el Ejecutivo, á quien fijó con tal objeto determinadas bases.

Obedeciendo este precepto, y con entera sujeción á las bases establecidas por el Poder Legislativo, se expidió la ley de 4 de Agosto último, que impuso una cuota de cinco al millar á los efectos que debieron gravarse á juicio del Ejecutivo.

A pesar de la moderación de la cuota, que es diez veces menor que el máximum autorizado por el Congreso, algunos grupos mercantiles é industriales me han dirigido exposiciones solicitando que se abrogue ó modifique el decreto que la establece.

Se contestó á los peticionarios que no se considera competente el Ejecutivo para decretar la abrogación que se pretende; porque al expedir la ley de 4 de Agosto no lo hizo en virtud de facultades que le conceda normalmente la Constitución, sino cumpliendo el precepto que para caso concreto, especial y determinado, le impuso el Congreso; y, por lo mismo, una vez revestida del carácter de ley vigente aquella disposición, sólo podría ser derogada por las Cámaras federales.

No por esto el Ejecutivo desatiende las exposiciones y cursos presentados contra la ley de 4 de Agosto. Por el contrario, los ha sometido á estudio para valorizar las consideraciones en que se fundan, y oportunamente propondrá al Congreso las modificaciones que á su juicio deban hacerse en la ley citada.

El artículo primero de los adicionales de la ley de ingresos, autorizó al Ejecutivo para introducir en la planta y contabilidad de las oficinas de Hacienda, las reformas que estime convenientes.

Usando sobriamente de dicha autorización, se ha procedido á reorganizar el servicio en algunas aduanas marítimas que con más urgencia reclamaban esa medida, y se continuará haciendo lo mismo con las demás oficinas en que fuere indispensable para atender á las necesidades del servicio, el cual viene adquiriendo mayores proporciones á medida que aumenta el movimiento mercantil, que se multiplican las empresas ferrocarrileras, y que afirma la República su marcha resuelta y definitiva por la vía de los adelantos materiales.

Han sido presentados al Ejecutivo diversos proyectos para el establecimiento de Bancos de Emisión. Estudiados con especial escrupulosidad y con el mayor detenimiento, parecieron preferibles las proposiciones formuladas por el Banco Franco-Egipcio, establecido en Francia.

Ha ofrecido éste, entre otras ventajas, la de proporcionar anualmente al Gobierno, con tipo mínimo de interés, cuatro millones de pesos; con cuyo suplemento puede asegurarse que estará en constante aptitud para cubrir con regularidad las atenciones del servicio público. En consecuencia, se ha celebrado con el Representante de dicho Banco un contrato que el Ejecutivo tendrá la honra de someter desde luego á la aprobación del Congreso.

El 15 de Agosto próximo pasado se dirigió por la Secretaría de Hacienda á la Comisión Permanente del Congreso, una iniciativa sobre derogación de los derechos que conforme á las leyes vigentes pagan al exportarse los metales preciosos.

Fundado ese derecho en un error económico que la experiencia ha desacreditado por completo, y reducidos notablemente sus productos en virtud de que la afluencia del capital extranjero para el fomento de las empresas ferrocarrileras tiene que determinar una baja considerable en la exportación de caudales, la supresión de dicho impuesto no significaría un gran sacrificio para el Erario, mientras que su subsistencia sólo sirve para mantener más altos los giros sobre el exterior, y para estorbar el desarrollo agrícola é industrial del país.

Por otra parte, si la supresión del impuesto fuese gravemente perjudicial al Erario, fácil sería substituirlo con otro.

El Ejecutivo estima de su deber recomendar á la consideración del Congreso esa, iniciativa, así como las que se refieren á modificaciones del Arancel vigente, formación del catastro del Distrito Federal, y reforma del artículo constitucional relativo á la extinción de alcabalas.

El examen de los datos recibidos hasta hoy con referencia al movimiento de caudales de la Federación durante el año económico que acaba de transcurrir, acusa un aumento de $ 205,874.24 sobre el precedente. Haciendo análoga comparación con el término medio de los productos de las rentas federales en el último quinquenio, se descubre un aumento de $ 2.726,378.23.

El Ejecutivo continuará esforzándose en perfeccionar el servicio, con el objeto de hacer fácil, expedita y pura, la recaudación de los impuestos.

Tiempo ha que el Ejército demandaba una organización definitiva que le pusiera en estado de atender oportunamente á las necesidades del país en cualesquiera circunstancias. Tal convicción impulsó al Ejecutivo á expedir un decreto, en uso de las facultades con que se sirvió investido el Congreso.

En él se señala, el número de fuerza que debe tener el Ejército en pie de paz y en el de guerra, y se prescribe la manera de que pase del uno al otro sin dificultades y con la rapidez que se requiera en cada caso. Se designan también en ese decreto las zonas que deben ocupar las fuerzas, á fin de atender prontamente al servicio interior y exterior de la República.

Por otro decreto se ha creado un Cuerpo de administración militar, que parecía indispensable para el buen servicio del Ejército, pues algunas veces la falta de precisión en las operaciones ha tenido por origen la poca exactitud en la parte económica y administrativa. Abrigo la esperanza de que la práctica demuestre los buenos resultados de ese Cuerpo.

El Ejecutivo procura empeñosamente que la Armada nacional se conserve en el mejor estado. Al efecto ha contratado la construcción de un varadero capaz de suspender un buque de ochocientas toneladas, y trata de establecer un arsenal naval con toda la maquinaria y útiles que le corresponde.

Con motivo del estado de inseguridad en que se hallan algunos de nuestros Estados fronterizos del Norte, circunstancia de que ya hice mención al hablar de nuestras relaciones exteriores, la Secretaría de Guerra dispuso aumentar el efectivo de la fuerza federal existente en el Estado de Chihuahua con el primer Cuerpo de Caballería de auxiliares del Ejército y con el batallón núm. 11 y poner esas tropas á las órdenes del General Fuero.

Por lo que respecta á Chihuahua, se dispuso, según os informé en mi discurso inaugural de Abril, que fuerzas competentes marcharan á situarse en los puntos más adecuados de su territorio. Una parte llegó hace tiempo á su destino, y la otra se le unirá próximamente.

No creo necesario ocupar vuestra atención con otros movimientos de tropas, de mucho menor importancia, que han tenido lugar en el servicio interior del país.

Señores Diputados: Señores Senadores:

Nada he exagerado en el informe que acabáis de escuchar. Con igual sinceridad he mostrado las llagas y las partes sanas de nuestro cuerpo social, según mi narración lo ha exigido. Más bien he suprimido algunos detalles de menor importancia, para no dar á este documento demasiada extensión, ni al cuadro que en él se traza un colorido que, á fuerza de halagador parecería sospechoso. El estado de nuestra República es realmente consolador en alto grado.

La paz se arraiga; el comercio interior y exterior se acrecienta; las líneas telegráficas se elevan á más de 17,000 kilómetros; los cables nos enlazan con todo el mundo civilizado; los rieles perforan suben las montañas y se tienden en los valles; nuestras rentas alcanzan un guarismo sin precedente; la propiedad aumenta de valor; el interés del dinero baja; y más de ochenta mil brazos, antes inactivos, ó consagrados á faenas poco remuneratorias, encuentran hoy jornal proporcionado y contribuyen, con un nuevo contingente de trabajo, al bienestar y prosperidad generales.

Procuremos que los actos todos de los que formamos parte de la actual Administración concurran siempre á la conservación y al desarrollo de tan preciosos elementos; y hagamos votos porque los esfuerzos de las Administraciones venideras sean, para el bien de la Patria, todavía más fecundos y afortunados que los nuestros.

Respuesta del Presidente del Congreso, Lic. Ignacio Altamirano.

Ciudadano Presidente de la República:

El Congreso de los Estados Unidos Mexicanos reunido aquí, conforme al precepto constitucional y al Reglamento, para abrir el nuevo período de sus trabajos legislativos, ha escuchado con atención suma el informe que acabáis de presentarle acerca de los sucesos acaecidos durante el receso de las Cámaras, y del estado que guarda la República en la esfera administrativa que el pueblo confió á vuestra probidad.

Y así como otras veces en idénticas circunstancias, los representantes dela Nación, al oír de los labios del encargado del Poder Ejecutivo el relato siniestro de acontecimientos graves que amenazaban el orden público, ó la confesión angustiosa de las dificultades que en otro sentido embarazaban la marcha de la Administración, se veían como agobiados bajo el peso de tristes inquietudes y de amargos pensamientos, así ahora, al considerar la situación bonancible en que se halla nuestro país, y que nos hace presagiar días mejores, no pueden menos que inaugurar sus trabajos con la serenidad y la confianza que inspiran la paz profunda que reina: en nuestro pueblo y el bienestar que siembran por donde quiera el amor al trabajo y la práctica de nuestras libres instituciones.

Corto ha sido, en efecto, el período transcurrido desde el mes de Mayo en que las Cámaras colegisladoras cerraron sus sesiones basta hoy, para que en él se hubiera verificado un cambio notable en la Administración: pero breve, como ha sido, ha bastado al Poder Ejecutivo para llevar á cabo importantes mejoras que eran de su resorte, para desempeñar las tareas que le habían sido encomendadas por el Poder Legislativo ó para preparar las iniciativas que van á someterse dentro de poco á nuestra deliberación, sobre asuntos en que no interesa el bien público.

El estado de nuestras relaciones internacionales, que es en lo general satisfactorio, y á mantener el cual ha contribuido en no pequeña parte la conducta moderada, inteligente y cordial de los representantes de las potencias amigas, residentes en México, nos da la seguridad de conservar la paz en el exterior, y aumentar el movimiento de nuestro comercio y de levantar cada vez más nuestro crédito, pues bajo los auspicios de las relaciones oficiales, la amistad y la confianza de los pueblos entre sí se desarrollan y extienden volt la esperanza de las ventajas recíprocas.

El Congreso de la Unión desea, sin embargo, que esta cordialidad y benevolencia qué caracterizan generalmente las relaciones de las Potencias amigas respecto de México, se hagan dentro de poco extensivas á todas ellas, pues no ha podido menos que escuchar con pena cine atm subsisten dos motivos de dificultad para el Ejecutivo, en lo que se refiere á nuestras fronteras con la República de los Estados Unidos del Norte y con la República de Guatemala.

En las primeras, las correrías frecuentes de los bárbaros han sembrado la zozobra y la inseguridad en los pueblos de Chihuahua y de Sonora, así como los abigeatos que han perjudicado y perjudican diariamente á nuestros nacionales, ponen en peligro la propiedad en aquellas comarcas, causan la ruina de numerosas familias laboriosas y dan lugar á conflictos que deben evitarse con empeño por ambos países.

Semejantes depredaciones que se organizan en territorio americano pueden y deben impedirse con un esfuerzo de buena voluntad y obrando de consuno con nuestras autoridades que, sin tal ayuda constante, eficaz y enérgica, no pueden por sí solas evitar la repetición de tan graves males.

El Congreso espera que las gestiones reiteradas y patrióticas del Poder Ejecutivo producirán en breve tiempo el efecto deseado, y lo cree así, en atención á las seguridades que acabáis de darle acerca de la favorable disposición del Gobierno de los Estados Unidos para dictar en este grave asunto las medidas más eficaces, disposición que se patentiza en las contestaciones dadas á las quejas y reclamaciones que con tal motivo ha dirigido á aquel Gobierno nuestro representante en Washington.

Tenéis razón, ciudadano Presidente: todo hace creer que el Gobierno de los Estados Unidos habría ya puesto remedio pronto y enérgico á los males iniciados, si su atención no hubiese sido distraída últimamente por el funesto acontecimiento que todos los pueblos cultos han lamentado, y de que fué víctima el eminente y respetable republicano á quien el voto público acababa de elevar allí á la Magistratura Suprema.

Se demuestra, además, la benévola actitud del Gobierno vecino, en que aun después del suceso de que acabo de hablar, tanto las autoridades federales americanas, como las locales de Texas y Arizona han hecho 'manifestaciones en buen sentido, que han podido aprovecharse poniendo en juego los elementos de nuestra Federación y los de las localidades interesadas, á fin de mejorar su situación aflictiva, lo cual se ha conseguido según acabáis de informar.

Mayor desagrado todavía ha causado al Congreso de la Unión saber: que el Gobierno de la República de Guatemala no manifiesta igual disposición favorable que el de los Estados Unidos, para definir los términos de sus relaciones con nuestro país, y que parece, de intento, querer mantenerlas en la vaguedad en que ha permanecido hasta aquí la cuestión de límites internacionales.

Los miembros de las Cámaras colegisladoras esperan que, si en efecto, el motivo de semejante actitud de parte del Gobierno de Guatemala, es la falta de una línea reconocida por las dos naciones como límite definitivo entre ellas, tal estado de cosas cesará tan pronto como la Comisión Científica nombrada al efecto por el Gobierno mexicano, concluya sus trabajos y con ellos pueda terminarse en una convención amistosa una cuestión tau debatida y que podría ser, si se prolongase, el origen de males que importa mucho, á los dos pueblos hermanos, precaver y evitar prudentemente.

Entretanto, la Representación nacional aprueba los esfuerzos que el Poder Ejecutivo ha hecho para llevar á buen término y procurar solución honrosa á situación tan temible, y puede estar seguro de que en ese sentido, así como en el sentido de la dignidad y del derecho de la República, contará siempre con el decidido apoyo del Poder Legislativo.

En cuanto á las relaciones de la Federación con los Estados y de éstos entre sí, es de sentirse el conflicto que ha surgido entre el Estado de Durango y el de Coahuila, á causa de los derechos que ambos alegan sobre las aguas del Río Nazas.

Los representantes de la Nación se han impuesto detenidamente tanto por el informe que hoy les presentáis, como por los documentos públicos que han circulado en estos últimos días, de los motivos que han dado lugar á tamaña contención, y aprueban altamente la conducta circunspecta del Poder Ejecutivo que se ha limitado á otorgar el auxilio federal que solicitó el Gobernador de Durango, dando las órdenes necesarias para que este auxilio se mantuviese en una estricta neutralidad en la cuestión territorial, y sólo impidiese las violencias que pudieran turbar la paz pública, cuidando, sobre todo, de no menoscabar en nada los derechos soberanos de los Estados contendientes.

Sometida por el Estado de Coahuila, la cuestión á la Suprema Corte de Justicia Federal, la prudencia de este alto Cuerpo le dará una solución pronta y justa, haciendo cesar así todo motivo de inquietud en el ánimo de los habitantes de aquellas entidades federativas.

Con gran interés ha oído el Congreso la relación de los cambios y mejoras que se han llevado á cabo en los diversos ramos dependientes de la Secretaría de Gobernación.

A los primeros pertenece la separación de la Lotería del Ferrocarril de Toluca, que había estado encomendada á la vigilancia de la expresada Secretaría, y que fué agregada á la de Hacienda, entregándose sus fondos, valiosos de ciento veinte mil pesos, que quedaron depositados en el Monte de Piedad.

Asimismo pertenece á los primeros, la nueva organización administrativa del interesante ramo de Beneficencia, prevenida por el presupuesto de egresos y para la cual se expidió un reglamento que, premeditado con madurez y observado con fidelidad y empeño, no hay duda que dará los mejores resultados.

Así lo espera el Congreso, y ve con satisfacción el afán y el estudio esmerado que manifiesta el Ejecutivo en lo que se refiere al bienestar de los desgraciados á quienes la Beneficencia da asilo y sostiene, salvándolos del desamparo y del infortunio.

En eso los gobiernos llenan una de las más altas funciones que por la civilización moderna están encomendadas al Estado.

Mejoras importantes deben reputarse también las introducidas en el ramo de Correos y que reclaman el desarrollo creciente de las transacciones comerciales en México.

De ese modo el público ha recibido un gran bien con el establecimiento de nuevas agencias y estafetas, así como con el nuevo arreglo celebrado con la empresa de los vapores del Pacífico.

El Congreso aguarda la iniciativa que le ofrece el Ejecutivo y cuyo objeto es disminuir y uniformar el porte de correspondencia interior, así como la relativa al establecimiento de giros postales para el público, y se propone tomarlas en consideración y elevarlas al rango de leyes, en el menor término posible, atendiendo á su importancia notoria, pues tiempo ha que eran reclamadas por la, opinión pública, por la conveniencia de poner al alcance de todos los recursos los elementos de la correspondencia protegida por el Estado, y por la necesidad de facilitar las operaciones de crédito en el interior del país.

Estas innovaciones útiles, dentro de nuestro territorio, así como los proyectos que también han de presentarse á las Cámaras, relativos á la comunicación más frecuente entre nuestros puertos y los del extranjero con el loable fin de favorecer el comercio y la inmigración, no pueden menos de ser atendidos de preferencia por los legisladores, y ellos, animados de las mismas intenciones patrióticas del Ejecutivo, les prestarán todo su apoyo.

Contará igualmente con él y será tomada en consideración con la madurez y urgencia que demanda, la iniciativa que el Poder Ejecutivo ha creído conveniente hacer estudiar con mayor detenimiento, para lo cual ha nombrado una Comisión compuesta de personas competentes y laboriosas, y es: la que elevada á ley dará cumplimiento al precepto contenido en el art. 22 de la Carta Fundamental.

El establecimiento del régimen penitenciario no sólo fue una promesa generosa de los constituyentes de 1857, y una aspiración de la filosofía penal moderna, sino una necesidad profundamente sentida en nuestro estado social, reclamada por el carácter peculiar de los delincuentes de nuestro país, que son más bien lanzados al crimen por falta de hábitos de trabajo y de educación, que por necesidades de subsistencia, y que nutridos de tradiciones erróneas, de un orgullo bravío, desprecian la muerte por afrentosa que sea.

De manera que la pena capital, horrorosa siempre y que va desapareciendo de la legislación penal de los pueblos civilizados, es, además, estéril en nuestro país.

No lo será ciertamente el sistema penitenciario; antes bien, él producirá el benéfico efecto de la corrección, como corolario del castigo, y aterrará á los delincuentes con la expectativa de la reclusión y del trabajo.

Conocidas estas ventajas, que han sido comprendidas por nuestros gobiernos, de 1857 acá, apenas puede explicarse por nuestras agitaciones políticas y dificultades peculiares, el que hayan diferido por tanto tiempo la realización de esta gran mejora social.

La Administración pasada, en sus últimos meses, procuró dar principio á la obra, que no se llevó á cabo por haberse encontrado inadecuado el edificio que se escogió para construir una penitenciaría; pero hoy el Congreso oye con satisfacción de vuestros labios, la noticia de que pronto se le presentará esa iniciativa importante, con lo cual puede augurarse que pronto será un hecho en la República el sistema penitenciario, pues los Estados se apresurarán á establecerlo, siguiendo el ejemplo de la Federación.

Los trabajos que se han realizado en el Departamento de Justicia, y que habéis enumerado, merecen la atención del Congreso, tanto más cuanto que algunos de ellos, como la organización del Juzgado segundo de Distrito de Veracruz y el quinto de lo Criminal de esta ciudad, fueron creados por la ley de 31 del último Mayo é indican el empeño del Poder Ejecutivo en dar cumplimiento á las prevenciones legales.

Ha sido acertada la medida acordada, ya para que continúe publicándose el Semanario Judicial que había servido de órgano á la justicia federal, pues tal publicación servía de compilación de los documentos judiciales que por contener una jurisprudencia nueva, como es la constitucional, era y es de suma importancia para el público.

Las Cámaras colegisladoras despacharán con empeño la iniciativa qué les recomendáis, sobre la nueva Ley orgánica de los arts. 101 y 102 de la Constitución, así como las que antes se les han dirigido acerca de las Leyes Orgánicas de los arts. 96 y 97 de la misma Ley Suprema, la, de Minería y el Código de Comercio, y lo harán con  suma eficacia, porque ellas importan un complemento indispensable en nuestra legislación federal, y cuya falta se hace sentir todos los días.

No cabe la menor duda en que la falta de leyes orgánicas produce vacíos considerables en nuestra jurisprudencia ó conflictos constantes entre nuestra, Ley Fundamental y la legislación supletoria á que se acude y cuyo espíritu es las más veces inadecuado al sistema constitucional que nos rige. Tal consideración pesa también en el ánimo de los legisladores, y ella hará que se fijen en esos trabajos ya preparados por las iniciativas del Poder Ejecutivo.

Mucho complace á la Representación nacional el saber que se han llevado á efecto interesantes reformas en la Instrucción primaria en el Distrito Federal, que espera ver detalladas en la Memoria, respectiva, así como que se ha enriquecido la galería de pinturas de la Escuela Nacional de Bellas Artes, y que pronto se concluirá la construcción de la Biblioteca Nacional, en virtud de contrato celebrado al efecto.

Las mejoras materiales que, sea por autorizaciones del Congreso, ú obrando en la esfera de sus facultades, ha realizado durante el receso de las Cámaras la Administración, y que dependen del ramo de Fomento, son tantas y de tal importancia, que ellas marcan los benéficos resultados de la paz y el estado progresivo de nuestro país.

La inmigración comienza en mayor escala, las tentativas de colonización llegan á ser más fructuosas, y ellas, no lo dudéis, ciudadano Presidente, serán eficazmente impulsadas por los legisladores, que ven en la colonización de nuestras Fértiles pero despobladas tierras, un elemento poderoso de riqueza y de fuerza social. El Congreso, animado de estas ideas, tomará en consideración la iniciativa que se le presentó en el período de sesiones anterior.

Las tareas de las comisiones científicas encargadas de hacer exploraciones geográficas, á fin de formar con buenos datos nuestras Cartas, de reconocer las islas del Golfo de Cortés y del Pacífico; la que en virtud de la convención celebrada con Guatemala en 7 de Diciembre de 1877, formaba, unida con la de esta República, la Comisión mixta, las que se han enviado en busca del carbón mineral que reemplace al vegetal que escasea., y quo salvará nuestros bosques amenazados por el desarrollo creciente de los ferrocarriles y de la industria fabril; las reuniones de industriales que ha promovido el Ejecutivo para escogitar los. medios de facilitar la producción y transporte del carbón mineral; la, construcción de nuevas líneas telegráficas en los Estados del Oeste, del Sur y del Norte, juntamente con los contratos celebrados con varias empresas para el establecimiento de cables en el Golfo de México, y que esperan la aprobación del Congreso, no pueden menos que revelar á la Nación entera, como revelan á sus representantes, la actividad desplegada por el Poder Ejecutivo á fin de dar impulso al progreso material de nuestro país.

Si á esto se añaden las concesiones que la Administración, autorizada competentemente, ha hecho para la construcción de nuevas líneas, y el resultado real y satisfactorio que han tenido las que se hallan en trabajo, en virtud de concesiones anteriores, y cuyo halagüeño cuadro resulta de los datos estadísticos que acabáis de presentar, sin duda alguna que debemos felicitarnos de contemplar á nuestro país con un carácter de movimiento y de dichosa expectativa que llena las aspiraciones de los hombres amantes de su Patria.

Entretanto nuestra Hacienda, presenta; y Así era de esperarse, como resultado de la paz y de la observancia de las leyes, un estado satisfactorio.

La nueva organización de la contabilidad fiscal, creada por la ley de 30 de Mayo último, ha producido, y de ello se felicita el Congreso, los mejores resultados, facilitando la formación exacta de la cuenta anual de caudales de la Federación; y el artículo primero de los adicionales de la ley de ingresos ha permitido al Ejecutivo hacer las reformas que demandaba el orden administrativo.

El Congreso ha oído con atención las razones que decidieron al Poder Ejecutivo á preferir las proposiciones formuladas por el Banco Franco-Egipcio para celebrar con el representante de él un contrato con el fin de establecer un Banco de emisión en México, y espera que se le presente el contrato expresado para tomarlo en consideración debidamente.

Con igual interés ha oído el informe relativo á la ley de 4 de Agosto que, en virtud de lo preceptuado por la Ley de Ingresos, expidió el Ejecutivo, imponiendo una cuota de cinco al millar á los efectos que debieron gravarse en su concepto.

Y también tomará en consideración y discutirá con madurez la iniciativa que va á presentarse acerca de las modificaciones que, previo el estudio respectivo, deban hacerse á la ley citada.

Puede confiar el Ejecutivo en que las Cámaras colegisladoras se consagrarán con asiduidad á las iniciativas que les recomienda sobre derogación del derecho de exportación de metales preciosos, modificación del Arancel vigente, catastro del Distrito Federal y reforma del art. 124 de la Constitución.

Se impone, por último, el Congreso, de las medidas que ha dictado el Poder Ejecutivo en virtud de las facultades que se le concedieron, para organizar el Ejército en tiempo de paz y en tiempo de guerra, para la división de las zonas militares y para crear un Cuerpo de administración que atienda las necesidades del servicio con precisión y oportunidad.

Las que se refieren á la conservación de la Armada Nacional, la construcción de un varadero y el proyecto de establecimiento de un arsenal, son dignas de apoyo, así como las prudentes disposiciones tomadas para guardar con fuerzas respetables nuestras fronteras del Norte y del Sur.

Ciudadano Presidente de la República: En este día de gloriosos y santos recuerdos, el primer deseo de los hijos de México debe ser el de honrar á la Patria y el de enaltecer la memoria de aquellos grandes y heroicos varones que sacrificaron su vida para legárnosla.

Ahora bien: ¿qué manera de honrarla hay mejor que practicando sus leyes y ofreciendo en sus altares los tributos de la paz y del trabajo ¿Y qué mejor prueba de que somos dignos de los sacrificios de los padres de la Independencia, que presentar ante el mundo el espectáculo de un pueblo que, saliendo del período penosísimo de las agitaciones políticas, se consagra hoy tranquilo y afanoso á las tareas de la civilización?

El Congreso y el país entero lo comprenden muy bien: en el cuadro que habéis trazado en vuestro informe, antes habéis omitido, que exagerado. La República marcha ya por el sendero del progreso; la paz se establece y el interés de los pueblos y la esperanza del trabajo la consolidan.

El progreso material abre con el establecimiento de telégrafos y ferrocarriles, nuevas fuentes de riqueza pública, al mismo tiempo que el incremento de la agricultura y del comercio aumentan el valor de la propiedad en el interior y levantan nuestro crédito en el exterior, atrayendo capitales que buscan aquí aplicación productiva.

Tales son los resultados de las instituciones liberales, únicas que hacen la felicidad de los pueblos y que, practicadas sinceramente, harán de México una nación próspera, fuerte y respetada.

Fuente:

Los presidentes de México ante la Nación : informes, manifiestos y documentos de 1821 a 1966. Editado por la XLVI Legislatura de la Cámara de Diputados. 5 tomos. México, Cámara de Diputados, 1966. Tomo 2. Informes y respuestas desde el 1 de abril de 1876 hasta el 4 de noviembre de 1911.

Los cinco tomos fueron digitalizados por la Universidad de Texas:
http://lanic.utexas.edu/larrp/pm/sample2/mexican/history/index.html