Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

          1879

          1878

          1877

          1876

          1875

          1874

          1873

          1872

          1871

          1870

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1870-1879 > 1874

Discurso de Sebastián Lerdo de Tejada al clausurar el primer periodo de sesiones del Congreso. Enero 21, 1874. Al abrir el 2o. periodo de sesiones del Congreso. Abril 1, 1874. Y al abrir el periodo de sesiones del séptimo Congreso. Septiembre 16, 1874.
Enero 21, 1874. Abril 1, 1874. Septiembre 16, 1874.

El Sr. Sebastián Lerdo de Tejada, al clausurar el Congreso el primer período (prorrogado) del primer año de sus sesiones, e1 21 de Enero de 1874.

Ciudadanos Diputados:

En el primer período de vuestras sesiones, prorrogado hasta hoy por vuestro patriótico celo, según lo permite la Constitución, habéis considerado asuntos de grande importancia, que habéis resuelto en bien de la República.

Pendientes hacía tiempo los tratados que el Ejecutivo celebró con el rey de Italia, sobre comercio y sobre extradición de criminales, han sido aprobados por el Congreso, debiendo ser en breve ratificados, para que comiencen á tener efecto como una ley de la Unión. Así se cultivarán y estrecharán más las relaciones amistosas que felizmente existen entre los dos países.

La grande obra que costó tan cruentos sacrificios, las Leyes de Reforma, sancionadas definitivamente con el carácter constitucional, forman ya parte integrante de nuestras instituciones. Este acto de suprema importancia para el pueblo mexicano, será siempre un timbre glorioso del séptimo Congreso Constitucional.

La ilustrada discusión que ha continuado en estas sesiones, sobre algunas otras reformas del Pacto Fundamental, hace esperar que próximamente puedan ser terminadas, contribuyendo no sólo á perfeccionar nuestro sistema, sino á desarrollar más la práctica de los principios liberales.

Declarada por el Congreso la elección hecha popularmente para Magistrados de la Corte Suprema de Justicia, quedó debidamente integrado el primer Tribunal de la Nación, al cual conceden las leyes tan altas atribuciones.

La organización judicial en el Territorio de la Baja California, era insuficiente para la grande extensión de su suelo, con verdadero perjuicio de los intereses públicos. Este mal ha sido remediado por la resolución del Congreso, estableciendo los nuevos tribunales que han parecido bastantes para tan noble objeto.

Renovada por el Congreso la subvención concedida á la línea de vapores entre Veracruz y Nueva York, continuará ese importante medio de comunicación, proporcionando nuevas ventajas al comercio, y mayores facilidades para el movimiento de pasajeros entre los puntos extremos é intermedios de esa interesante línea.

Subvencionada también por otro decreto una nueva línea de vapores entre Veracruz y la Habana, que debe tocar en varios puertos del Golfo, servirá eficazmente para fomentar nuestras relaciones mercantiles con la Isla de Cuba y la exportación de valiosos frutos nacionales.

Las modificaciones hechas en la ley de Contribución predial, han corregido inconvenientes que la experiencia había demostrado. Así se han precavido algunos males para los contribuyentes, sin perjudicarse por esto el interés fiscal.

La reconocida conveniencia de extender á mayor número de poblaciones los beneficios del telégrafo, inspiró al Congreso la resolución de establecer nuevas líneas telegráficas desde Michoacán á Guadalajara y á los puertos del Manzanillo y San Blas, así como de San Luis á Zacatecas y Durango. La utilidad de estas disposiciones es incontestable.

Lo es igualmente, la del decreto para la canalización entre las lagunas de Chijol y de Tamiahua, en el Estado de Veracruz. Estas comunicaciones desarrollarán un comercio importante entre varios pueblos de aquel Estado y de los de Hidalgo y Tamaulipas, tan acreedores á ser considerados por la Unión.

Entre otras benéficas resoluciones del Congreso, merece mencionarse la relativa al camino de Comanja, para facilitar la extracción de los abundantes frutos de sus minerales de hierro; así como la autorización del Ejecutivo para traspasar á otra empresa la concesión del ferrocarril entre Puebla y Matamoros, tan importante para aquella rica comarca.

Prorrogado por un año el término concedido á la Compañía que intenta ejecutar la comunicación interoceánica por el Istmo de Tehuantepec, hay una nueva esperanza de que se realice esta obra de tan alto interés, justamente reconocido por todos los Gobiernos de la República.

El arreglo de nuevas tarifas para el ferrocarril de México á Veracruz, ha sido uno de los principales negocios á que consagró el Congreso su ilustrada atención.

Si en este importante asunto no se alcanzó cuanto sería de desearse, se procuró al menos cuanto fué posible, para fomentar la exportación de nuevos frutos, á fin de que reciba nuevo impulso la agricultura, que es la primera fuente de la riqueza nacional, y debe ser la más fecunda en el porvenir.

Examinados escrupulosamente por el Ejecutivo los varios proyectos que se presentaron, para el Ferrocarril Interoceánico é Internacional, estimó que debía preferir el de la Compañía últimamente formada, porque realmente ofrecía mejores condiciones.

Con la aprobación que dió el Congreso á este proyecto, ha demostrado su patriótico empeño porque se realice esa obra, que es de mayor importancia, no sólo para los intereses de nuestra Patria, sino para los del mundo civilizado, que aprovechará esa vía de comunicación entre los grandes Continentes.

Lo resuelto por el Congreso para la compra de buques guardacostas, será de grande utilidad en lo futuro, para garantizar el mantenimiento del orden en nuestros puertos, y para la debida protección de los intereses fiscales.

Las diferencias que habían suscitado un grave conflicto entre los Poderes del Estado de Coahuila, llegaron al punto en que se consideró indispensable la intervención del Poder Federal.

Las prudentes medidas acordadas por el Congreso produjeron des de luego los mejores resultados, dando la seguridad de que dentro de muy poco tiempo, quedará enteramente restablecido en aquel Estado el orden constitucional.

Las memorias presentadas por los Secretarios del Despacho contienen la historia administrativa de los dos últimos años.

Ellas servirán, no sólo para que se conozcan los actos del Gobierno, sino también para que se puedan continuar las mejoras comenzadas, se emprendan otras nuevas, se ponga remedio á los males que se hayan advertido y se desarrollen los grandes elementos con que cuenta nuestra Patria.

Mucho debemos esperar bajo los auspicios de la paz que felizmente se conserva en toda la Nación. Muy gratas son las esperanzas que abrigarnos de que no se alterará el orden público, fundadas en el buen sentido del pueblo mexicano y en su reconocido deseo de consagrarse al progreso social.

Recibid, ciudadanos Diputados, mis sinceras felicitaciones, porque al retirares un corto tiempo de las tareas legislativas, lleváis la satisfacción de haber procurado con el más ilustrado y patriótico celo, el bienestar y prosperidad de la República.

Respuesta del Presidente del Congreso, Lic. D. Manuel Romero Rubio.

Ciudadano Presidente:

Por un precepto constitucional, el primer período de sesiones del presente Congreso terminó el 15 de Diciembre último, y desde entonces se hubieran clausurado, si el sentimiento de corresponder dignamente á las esperanzas que la Patria había depositado en sus legítimos representantes, no les hubiera inspirado á éstos el deseo de prorrogarlas para discutir y resolver negocios de la mayor importancia, y de cuya realización depende en una gran parte la felicidad de la República.

Siempre se han considerado como fatigantes y peligrosas las prórrogas de las sesiones ordinarias de todos los Congresos; pero por fortuna para la Nación, la actual, ó más bien dicho, todo el período transcurrido, ha dado los mejores y más provechosos resultados, como acabáis de reconocerlo en la reseña histórica de los negocios que en vuestro alto concepto tienen una significación más importante y trascendental.

La aprobación que hizo la Cámara de los tratados que celebró el Ejecutivo con el Rey de Italia, sobre comercio y navegación, y sobre extradición de criminales, es un nuevo testimonio del espíritu sincero que anima á la República de cultivar sus relaciones con todos los pueblos civilizados del mundo y de corresponder dignamente á las atenciones amistosas con que aquel Gobierno se ha iniciado.

Por lo demás, es muy honroso para la Nación que todos los extranjeros, sin excepción alguna, hayan gozado de absoluta libertad y plenas garantías, sin necesidad de tratados, protegidos y amparados solamente por la majestad de nuestras instituciones.

Las leyes de Reforma que han creado tantos intereses en beneficio público, que han matado el fanatismo y desarrollado el progreso intelectual y moral de nuestro pueblo, tienen actualmente toda la respetabilidad de nuestro Código Fundamental; y bajo este concepto, están libres de todo peligro en el presente y en el porvenir, glorificando á los hombres pensadores que las iniciaron y á los héroes que derramaron su sangre por sostenerlas y consolidadas.

La Representación nacional lleva algún tiempo de consagrar muy seriamente su atención al estudio profundo y meditado de algunas reformas constitucionales que la experiencia y la práctica aconsejan como necesarias; y aunque en el presente período de sesiones se les ha dado un lugar preferente, no ha sido posible alcanzar todavía una votación definitiva, buscando en la circunspección y lentitud con que debe discutirse, un asunto tan delicado, todo el acierto posible en la obra siempre imperfecta de los hombres.

Por fortuna este trabajo se halla muy adelantado, y hay esperanzas muy fundadas de que terminará satisfactoriamente en el próximo período constitucional.

Afianzadas nuestras instituciones de una manera sólida y permanente, el Congreso se ha preocupado también de proteger y fomentar nuestro comercio exterior, prorrogando por cuatro años más la concesión otorgada á la línea de vapores establecida entre Veracruz y Nueva York, y aprobando también una nueva línea de vapores entre Veracruz y la Habana, tocando el puerto de Progreso.

Estas concesiones iniciadas desde su origen por el Ejecutivo, fomentarán nuestro comercio con los Estados Unidos del Norte y la Isla de Cuba, y harán más fácil y practicable la exportación de los frutos nacionales para el desarrollo progresivo de nuestra riqueza agrícola y minera.

Es realmente de la mayor importancia la declaración hecha por el Congreso, respecto de los Magistrados de la Suprema Corte de Justicia que fueron elegidos por el voto del pueblo, porque ella indica la regularidad con que los ciudadanos ejercitan sus derechos, y la manera solemne con que el Primer Tribunal de la nación ha sido instalado para desempeñar las altas funciones que la Constitución le confiere en bien de la sociedad y de los intereses públicos y privados más respetables.

Se ha expedido ya la convocatoria correspondiente para las elecciones de Procurador general y Fiscal que se hallan actualmente vacantes, y es de esperarse que el sufragio público favorezca á personas dignas, aptas y ameritadas.

Funcionando el Congreso con el doble carácter de Cuerpo Legislativo de la Unión, y de Legislatura del Distrito y Territorio de la Baja California, natural era que se ocupara de arreglar de una manera conveniente á los intereses públicos su administración de Justicia, y atendiendo como era debido la iniciativa que el Ejecutivo hizo sobre el particular, creó todos los juzgados que la experiencia y la práctica acreditan como indispensables para proveer una de las necesidades más apremiantes de la administración pública.

En este mismo sentido, reformó la Ley de Contribuciones sobre fincas que regía en el Distrito Federal, y al reformarla estableció bases más justas y equitativas para los contribuyentes y más provechosas para el Erario nacional.

El Congreso y el Ejecutivo, correspondiendo al sentimiento público en favor de las mejoras materiales, no han omitido sacrificio de ninguna clase, por realizar, en lo posible, estas nobles aspiraciones del pueblo mexicano, ya decretando nuevas líneas telegráficas como la de Morelia á Guadalajara, la del Manzanillo á San Blas, y la de Zacatecas á Durango, ya acordando la canalización de la Laguna de Tamiahua para comunicarla con el río Pánuco, cuya canalización pondrá en contacto los puertos de Tampico y de Túxpam, facilitando el tráfico y exportación de todos los productos de la Huasteca en beneficio de los Estados de Hidalgo, Veracruz y Tamaulipas; ya concediendo una nueva prórroga á la compañía que debe realizar la comunicación interoceánica por el Istmo de Tehuantepec, cuyo pensamiento ha sido acogido desde su origen como una grande promesa para el engrandecimiento de la República.

La esperanza que se había defraudado de construir un ferrocarril de Puebla á Izúcar de Matamoros, ha vuelto á renacer, para bien de los Estados de Puebla, Morelos y Guerrero.

Y en este concepto, el Congreso os ha autorizado para adjudicar la concesión decretada á la compañía que pueda realizarla: han sido también acordadas otras mejoras, que aunque de menor importancia, no dejarán de producir los mejores frutos; la construcción de un camino carretero de San Juan á Guadalajara, atravesando por el río de Tololotlán; la apertura de un camino nacional entre Comanja y León, que acortará las distancias y facilitará el consumo á menores precios del fierro que se elabora en la gran fábrica establecida en el primer punto.

Inspirada la Representación nacional en estos sentimientos que se han apoderado de la conciencia pública, aprobó los convenios de 15 de Marzo de 1873, y el adicional de 17 de Diciembre del mismo año, que celebró el Ejecutivo con la Compañía del ferrocarril de México á Veracruz, sobre bajas de tarifas á los efectos nacionales destinados á la exportación.

El debate ilustrado que provocó este asunto, y el estudio profundo que de él se hizo, demuestran el interés patriótico que se despierta en el ánimo de los representantes del pueblo, cuando se ventilan cuestiones de un orden elevado y trascendental para el país.

Demuestran también que las empresas útiles y benéficas, aunque estén representadas por compañías extranjeras, cuentan en sus intereses legítimos con el apoyo decidido y la protección manifiesta de la nación.

Con estos antecedentes, debemos esperar el ensanche y consolidación de nuestro crédito en el exterior, y la afluencia de capitales que vengan á emplearse en la realización de empresas semejantes.

La religiosidad escrupulosa con que la nación ha cubierto sus compromisos en este género de negocios, y la justicia y moralidad con que ha procedido en todos sus actos administrativos, han despertado en el extranjero y entre sus mismos hijos una legítima emulación para formar compañías y plantear el ferrocarril, que pasando por los principales Estados de la confederación mexicana, comunique los dos Océanos, y nos ponga en contacto con nuestros vecinos del Norte.

Es muy satisfactorio para la nación, que en esta lucha de intereses legítimos, la compañía mexicana haya merecido los honores de un triunfo, no por una protección apasionada, sino por la respetabilidad financiera de las personas que la encabezan, y por las ventajosas condiciones que propusieron para llevar á cabo tan grandiosa obra.

Este movimiento espontáneo de los capitalistas mexicanos y extranjeros que residen entre nosotros, satisface hasta cierto punto el justo orgullo nacional, y engendra fundadas esperanzas de que el espíritu de asociación y de empresa, se aclimatará entre nosotros.

¡Plegue al cielo que estos esfuerzos, nacientes hoy, sean coronados con el éxito más completo para honor y prosperidad de la República!

En medio de estos avances del progreso ha habido también la necesidad de poner remedio al grave conflicto suscitado entre las autoridades del Estado de Coahuila. Por fortuna el patriotismo de todos los hijos de aquel heroico Estado, aceptó de buena voluntad la solución pacífica que el Congreso se sirvió dar á este negocio, entregando los contendientes sus armas y deponiendo sus odios y rencores en aras de la Patria.

El Congreso aplaude tan noble conducta, y acepta con reconocimiento las seguridades que os habéis servido darle, de que dentro de poco tiempo quedará completamente restablecido el orden constitucional en aquel Estado, sin que haya que lamentar desgracias de ningún género.

El gasto autorizado para la compra de cuatro buques-vapores guardacostas que votó la Cámara haciendo justicia á vuestra iniciativa, debe llenar indudablemente los benéficos objetos á que está destinado, contando como cuenta el Congreso con la vigilancia y patriótico empeño del Ejecutivo en la completa realización de sus nobles miras.

Todos estos esfuerzos incesantes de la Representación nacional para satisfacer las necesidades públicas en los distintos ramos de la Administración, han sido unas veces iniciados, y secundados otras, por vuestro patriotismo; de manera que al celo combinado de ambos Poderes, y á las elevadas inspiraciones de uno y otro, se debe el inmenso bien de que el actual período de sesiones ordinarias haya sido fecundo en esperanzas lisonjeras y beneficios positivos para todo el pueblo mexicano. Os felicito, ciudadano Presidente, á nombre de la República por tan halagüeños resultados.

Las Memorias presentadas por los Secretarios del Despacho, son documentos que honran á la Administración actual, porque indican la importancia de sus trabajos, cumpliendo á la vez con el deber que tienen de dar cuenta á la Nación de todos sus actos para que esté al corriente de sus verdaderos intereses.

A la sombra benéfica de la paz que reina en toda la extensión del país, y de las seguridades que nos habéis dado, de que no hay temor de que se altere el orden público, no es aventurado augurar para la Nación días más felices que la llevarán á cierto grado de prosperidad, en esa marcha lenta, pero segura, que conduce á los pueblos que están bajo el dominio de la civilización y de la libertad, á su mayor apogeo y engrandecimiento.

Nos retiramos, pues, ciudadano Presidente, del seno de la Asamblea, con la consoladora esperanza de que al volver á emprender nuestras tareas legislativas, encontraremos á la República caminando con un paso firme y seguro, por la senda gloriosa que el destino próspero de los pueblos ha trazado á México bajo el curso de vuestra administración constitucional.

El Sr. Lerdo de Tejada, al abrir el 7 Congreso el segundo período del primer año de sesiones ordinarias, el 1 de Abril de 1874.

Ciudadanos Diputados:

En cumplimiento de la Ley Fundamental, volvéis al desempeño de vuestras elevadas funciones, en medio de la paz que disfruta toda la República. El pueblo mexicano ve con satisfacción el curso ordinario de vuestras tareas legislativas, que se suceden con entera regularidad en los períodos constitucionales.

Nuestras relaciones con las Potencias amigas continúan felizmente con sincera cordialidad. Nombrados los representantes de México en Alemania y España, su presencia contribuirá á estrechar más la buena amistad que nos une con aquellas naciones.

La Comisión pesquisidora en la Frontera de los Estados de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, ha terminado sus importantes trabajos. Muy pronto se publicará el interesante informe con que ha dado cuenta del ilustrado y útil desempeño de su encargo.

La otra Comisión pesquisidora, destinada á la Frontera de Chihuahua y Sonora, está ya instalada ejerciendo sus funciones.

Conforme á la ley que expidió el Congreso, para calmar los disturbios ocurridos en el Estado de Coahuila, quedó en él restablecida desde luego la más completa tranquilidad. Ella ha permitido que se esté realizando y que pueda terminarse en aquel Estado, dentro de pocos días, su reorganización legal.

Por la eficacia de la ley especial del Congreso, mayor aún á favor de la paz que disfrutamos, se han disminuido en gran número los delitos contra la seguridad de las personas é intereses, hasta el grado de no haber ocurrido en algún tiempo sino pocos casos, que han sido debidamente reprimidos.

Estos, sin embargo, demuestran la necesidad de prorrogar todavía la vigencia de la ley, como el Ejecutivo lo someterá á la ilustrada deliberación del Congreso.

Es también digna de recomendarse la consulta que el Ejecutivo hizo en el período anterior de sesiones, sobre si está comprendida la facultad de modificar la reorganización de los Tribunales del Distrito Federal, en la que tiene concedida por una ley para expedir el Código de Procedimientos Criminales.

De la resolución de esta consulta depende la expedición de ese Código, que es tan necesario, como las otras reformas que la experiencia ha demostrado ser muy convenientes para la mejor administración de justicia.

Decretada por el Congreso la reorganización judicial que propuso el Ejecutivo para el Territorio de la Baja California, se ha provisto al establecimiento de los nuevos juzgados, para realizar esta mejora en tan importante ramo de la administración pública.

La atención que ha consagrado ya el Congreso á la reforma de la Ley sobre Instrucción Secundaria en el Distrito Federal, servirá para facilitar el término de este interesante asunto.

Ofrece igual interés la iniciativa sobre Instrucción primaria obligatoria, para extender á todas las clases de la sociedad los beneficios de la ilustración, tan necesaria á todos los pueblos, y más particularmente á los que tienen un gobierno libre bajo instituciones democráticas.

Se está procurando con celo formar la estadística de la Instrucción pública en todo el país. Ella será tanto más útil cuanto que es sin duda un medio eficaz de conocer el adelanto de la ilustración, á la vez que un estímulo para que las autoridades se empeñen más en la educación del pueblo.

Contribuirá ft fomentar ésta en el Distrito Federal, el establecimiento de las lecciones sobre todos los objetos, aplicables en cada ramo de enseñanza, así como la educación física de los alumnos.

En la formación del presupuesto anual, objeto preferente del período de sesiones que hoy comienza, podrá el Congreso con su sabiduría y patriotismo, establecer el arreglo más conveniente para las varias atenciones del Erario público.

Los pagos de los servicios ordinarios de la Administración, han seguido haciéndose con entera regularidad; al mismo tiempo se ha cuidado de reglamentar y mejorar en lo necesario la recaudación de los impuestos para hacerla con mayor facilidad y exactitud, en bien del Erario.

Debido es procurar los medios de atender á la Deuda pública, legalmente reconocida y liquidada. Para esto podría ser tal vez preciso establecer algún aumento en los impuestos actuales, lo que el Congreso tomará en su ilustrada y prudente consideración, para combinar justamente todos los intereses.

En los años transcurridos desde que se dictó la ley para establecer las Colonias Militares, no han podido éstas plantearse por varias circunstancias, habiéndose sólo atendido á sostener algunas fuerzas ocupadas en impedir las irrupciones de los bárbaros.

Cree el Ejecutivo que ya se pudiera comenzar á establecer el sistema de Colonias, formándolas gradualmente en los Estados fronterizos, tan dignos de ser atendidos en este importante objeto que el Congreso, al ocuparse del Presupuesto, podrá tomar en su alta consideración.

Habiendo sido necesario construir los buques guardacostas que mandó establecer una ley del Congreso, están ya construyéndose, y dentro de pocos meses comenzarán á, prestar sus interesantes servicios.

Reconocida la conveniencia de mejorar la Ley de Privilegios en favor de la industria, el Ejecutivo presentará una iniciativa en armonía con las prevenciones relativas á la Constitución.

Muy provechosa y de trascendental utilidad podrá ser una nueva ley sobre colonización que el Ejecutivo ha iniciado; y ahora propondrá también otra ley que facilite la división y enajenación de los terrenos baldíos en la Baja California.

Las comisiones decretadas por el Congreso para el reconocimiento de algunos ríos en el Estado de Veracruz, y de un camino de Jalisco á Zacatecas, están desempeñando sus interesantes trabajos.

Con objeto de extender cada día más las líneas telegráficas, se está aprovechando el material adquirido, habiéndose encargado recientemente otra cantidad de consideración. Se ha atendido con especial interés, y seguirá atendiéndose, la construcción de las extensas líneas de Michoacán á Jalisco, de San Luis á Durango, de Durango á Chihuahua, de Mazatlán á Guaymas, de Tampico á Matamoros y de Tabasco á Chiapas.

Debemos de esperar para dentro de poco tiempo, que la ciudad de México esté comunicada por el telégrafo con todas las capitales de los Estados, y con los principales puertos de la República; llevándose después el alambre á la Baja California, por la línea que en vista del estudio ya encargado parezca más conveniente.

Ayer ha tenido lugar la inauguración del tramo del ferrocarril de México á Tlalnepantla, que debe extenderse pronto á Toluca y Cuautitlán. El Ejecutivo se complace en ver realizado este camino, que tan benéfico debe ser en general, y especialmente á los Estados de México, Querétaro y Michoacán.

Podemos abrigar una justa confianza en que el creciente desarrollo de los fecundos elementos de riqueza de nuestra Patria, le garantizan un próspero porvenir, bajo los auspicios de la paz, que tiene por sólidas bases el buen sentido general del pueblo y la disciplina, valor y lealtad del Ejército nacional.

Estad seguros, ciudadanos Diputados, de que el Ejecutivo se empeñará en secundar todas las disposiciones que dictéis con vuestra sabiduría y patriotismo, para procurar la mayor prosperidad y engrandecimiento de la República.

Contestación del Presidente del Congreso, C. Ramón Guzmán.

Ciudadano Presidente:

La regularidad con que funciona el Cuerpo Legislativo, reuniéndose en los días de los períodos que marca nuestra Ley Fundamental, es el testimonio más elocuente de que la República disfruta del bien inestimable de la paz, y de que ésta no será pasajera, porque descansa sobre la sólida base del ejercicio práctico de las instituciones democráticas y republicanas que la Nación ha adoptado como su origen de gobierno.

El porvenir de México ya no debe inspirar desconfianza; el pueblo, cansado de estériles luchas, baca en la egida de la ley garantías políticas y sociales, que afiancen sin perturbación la paz que hace ricas y prósperas á las naciones.

Los nombramientos de los ministros que deben representar á México en Alemania y en España, es evidente que contribuirán eficazmente á estrechar los lazos de cordial amistad que nos unen con esos pueblos y sus respectivos gobiernos.

Con las otras Potencias con quienes México conserva relaciones amistosas, es de celebrarse que el Ejecutivo las haya seguido cultivando, sin que pueda presumirse ninguna perturbación para lo futuro.

Probable es que la República viera con satisfacción reanudadas sus relaciones diplomáticas con los demás pueblos con quienes las conserva comerciales, siempre que ellas fuesen ajustadas á los principios de una leal y verdadera reciprocidad, sin mengua del decoro nacional y conforme al espíritu que ha marcado la política de México, desde el momento de la restauración de la República; pues acaso por este medio serían más frecuentes é importantes las transacciones mercantiles que hasta hoy no han dejado de celebrarse, y se aumentaría el número de los inmigrantes que hayan dudado encontrar entre nosotros el patrocinio de leyes que garanticen, sin distinción de nacionalidad, el uso de todas las libertades.

El Congreso ha escuchado con positiva complacencia, que la comisión pesquisidora en nuestros Estados fronterizos de Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila, ha concluido sus interesantes tareas, y que muy en breve verá la luz pública el informe respectivo.

En cuanto á la que se ha encargado de las indagaciones relativas en los Estados de Sonora y Chihuahua, principiados sus trabajos, debemos esperar con fundamento, que los benéficos resultados que aguardan nuestros conciudadanos de aquellas lejanas comarcas, se harán extensivos á todos los demás pueblos que se encuentren en igualdad de circunstancias.

Deseosa la Asamblea de ser el intérprete fiel de todas las aspiraciones legítimas, y el guardián de todos los intereses, no vacilará, sin duda, en prorrogar otra vez más, la ley excepcional que castiga el delito del plagio como uno de los más abominables.

En los momentos mismos en que las pasiones políticas han estado más exacerbadas por perturbaciones de la paz ó crisis electorales, los representantes de la Nación, haciéndose la expresión genuina de la necesidad más apremiante, se han apresurado á decretar las autorizaciones que han creído indispensables, para perseguir y exterminar un delito que acabaría por desquiciar á nuestra sociedad, si no fuera que por fortuna, y debido á la subsistencia de esa ley, la autoridad ha podido casi extinguirlo, aplicando con actividad y energía el condigno castigo.

La administración de justicia, base constitutiva de toda sociedad bien ore, izada, demanda de parte de los representantes del pueblo una atención especial. Con cuidadoso estudio se ocuparán en resolver, respecto del Distrito Federal y de la Baja California, la consulta que por conducto de la Secretaría de Justicia se ha dirigido al Congreso en el último período de sesiones, pues se hace sentir en todas las clases de la escala social la necesidad de una reforma franca y enérgica.

Nombrados los funcionarios públicos que deben encargarse de administrar justicia en el Territorio de la Baja California, aquellos habitantes verán satisfecha la necesidad que vinieron á reclamar de la ilustración de esta asamblea, quien á su vez se apresuró á llenarla.

Las iniciativas pendientes sobre instrucción primaria obligatoria é instrucción secundaria en el Distrito, son asuntos á que el Congreso consagrará una atención preferente. Sólo la falta de tiempo en el período anterior, impidió que se hubiera decretado la reforma de la ley vigente sobre instrucción secundaria.

Los luminosos debates de aquellos días tienen muy avanzada la solución de este problema, que en toda sociedad bien organizada preocupa á los espíritus más adelantados, por ser la base sobre que descansa la ilustración que forma buenos ciudadanos y buenos patricios.

La estadística de la Instrucción en toda la República fijará de una manera precisa los vicios de que adolece el sistema de enseñanza que llevamos tiempo de ensayar, y cuya reforma demandan los adelantos de la civilización, debiendo todas las autoridades, por estímulo de sus deberes, dedicar con patriotismo la más exquisita consagración á remover los obstáculos que han creado añejas preocupaciones.

Al ocuparse el Congreso de cumplir con una de las prescripciones constitucionales, que quiere se encargue de toda preferencia del examen de la cuenta del año fiscal anterior, y de decretar los gastos y erogaciones que sean estrictamente necesarios para el entrante, así como las contribuciones que forman el Erario federal, se deberá hacer un estudio patriótico de los medios de amortizar la deuda pública reconocida y liquidada.

Cubiertas las primeras necesidades del Tesoro, justo y debido es que la Nación se ocupe en procurar, hasta donde posible fuere, el pago de sus deudas.

No sólo, sino que, como buen principio de Gobierno, las cantidades que puedan destinarse á la amortización de la Deuda, serán siempre pequeñas si se comparan con el crédito que vendrá á poner en circulación cuantiosos valores muertos hoy, y que renacerán á vivificar multiplicadas operaciones mercantiles.

Sobre este importante asunto, la Cámara atenderá las indicaciones que puedan hacérsele por el Ejecutivo, como el poseedor de la ciencia de los hechos, y con la confianza de que el actual jefe del Estado, durante su administración moralizada y regeneradora sin nuevas gabelas, además de cubrir las listas civil y militar y otros muchos gastos, dedicados al establecimiento de nuevas obras públicas, ha podido reunir, como rara vez se ha visto, sobrantes en la caja del Tesoro, hasta sumas de no pequeña importancia.

La práctica de cinco años de la ley que estableció las Colonias Militares en los Estados que sufren la lamentable plaga de las irrupciones de los bárbaros, ha demostrado durante su ensayo que tiene algunos vacíos dignos de reformarse, si se quiere que aquellos pueblos alcancen todos los beneficios que se propuso el sabio pensamiento del legislador cuando las decretó y á cuyo fin, si fuere necesario, el Congreso prestará gustoso su concurso.

El sacrificio que ha impendido la República para hacer construir buques guardacostas, es de esperarse que quede bien remunerado con el servicio fiscal que desempeñarán en las aguas de nuestros mares, impidiendo el fraude, aumentando las rentas de nuestras aduanas marítimas, y siendo, por fin, un medio preventivo con el cual, en nuestras lejanas costas no pueda perturbarse la paz pública.

La resolución que dictó el Congreso en su último período de sesiones, sobre las dificultades ocurridas en el Estado de Coahuila, y que el Ejecutivo ha sabido desarrollar con prudencia y tino, ha devuelto á sus hijos la paz temporalmente interrumpida, y el Congreso se congratula de que la reorganización legal de ese Estado se haga en perfecta tranquilidad.

La ley sobre patentes de privilegio ere tanto favorece y fomenta el espíritu de todo género de industrias, merecerá de la Asamblea una atención tan eficaz como la que exige la iniciativa pendiente sobre colonización en toda la República, y la que con carácter muy especial debe dictarse para facilitar el deslinde, división y adjudicación de los terrenos baldíos en nuestro rico y despoblado Territorio de la Baja California.

Todas estas leyes, que son de un orden enteramente administrativo, ayudarán de una manera poderosa al desarrollo de la riqueza material con que nos ha dotado la naturaleza, pues si son bien meditadas y practicadas, nos traerán del extranjero brazos laboriosos que exploten los eriales y fértiles terrenos que recompensarán con usura el trabajo material del cultivo, y el concurso de las inteligencias que consagren sus desvelos á perfeccionar la industria que sustituye la fuerza bruta ó la fuerza del hombre.

La red telegráfica que sigue extendiéndose por toda la superficie de nuestro territorio, poniendo en comunicación las capitales de nuestros Estados, las poblaciones más importantes y los más grandes centros de producción y de consumo, será sin duda uno de los medios más vigorosos para dar cohesión á los muchos intereses que representan las autoridades lejanas del centro, y cuyas necesidades hasta hoy, en una gran parte, han sido desconocidas de las autoridades federales.

Esos hilos telegráficos se irán multiplicando, porque así lo exige el interés de una buena administración, que sin cesar aumente el espíritu de empresa, el tráfico y todo género de transacciones mercantiles. Los alambres del telégrafo aumentan su valor moral en la proporción de las distancias que recorren.

De aquí que la República dentro de breves meses, y cuando el extremo de un hilo quede fijado en la Baja California como el punto más lejano de nuestras fronteras, podrá felicitarse de haber realizado una de las mejoras materiales más indispensables en la civilización moderna.

La fiesta de inauguración con que se ha celebrado ayer el término de un tramo de ferrocarril de esta Capital á Tlalnepantla, población importante del Estado de México, es una nueva prueba de que la Nación consagra en la actualidad, secundada por sus autoridades, todos sus esfuerzos al mejoramiento de sus condiciones políticas y sociales, fomentando las empresas de obras públicas, que como un termómetro, marcarán con precisión los grados de bienestar y de civilización que poseen los pueblos que con las nuevas ideas trabajan por su engrandecimiento y porvenir.

La lealtad del Ejército republicano que hoy es el mejor guardián de las instituciones, y el buen sentido del pueblo, prometen á la Nación un porvenir de larga paz que día por día afiance más el imperio de la ley, á cuya sombra se consumará la reconstrucción de la República, haciéndola grande y próspera.

El Señor Lerdo de Tejada, al abrir el 7 Congreso el primer período del segundo año de sesiones, el 16 de Septiembre de 1874.

Ciudadanos Diputados:

Volvéis al desempeño de vuestras augustas funciones, que el pueblo mexicano en comendó á vuestro ilustrado patriotismo y á vuestro celo por el bien público. Nuestras relaciones con las Potencias amigas continúan felizmente cultivadas con benévola cordialidad.

Acreditado recientemente en México un Representante de la República de Guatemala, se ha comenzado á tratar con él sobre el antiguo é importante asunto de fijar los límites entre ambos países.

No sólo servirá esto para designar exactamente las fronteras, sino para precaver los disgustos que por alguna incertidumbre en ellas, han solido suscitarse entre los habitantes de los pueblos limítrofes, y para afirmar más la buena amistad que existe entre las dos Repúblicas.

Después de canjearse las rectificaciones del tratado de extradición de criminales, se canjearon las del tratado de Comercio celebrado también con el rey de Italia, dentro de la prórroga del término señalado al efecto, que el Congreso tuvo á bien aprobar.

Los dos tratados fueron publicados como leyes de la República, que tiene estos nuevos motivos para estrechar y fomentar sus relaciones diplomáticas y mercantiles con aquella nación.

La comisión pesquisidora que se destinó á los Estados de Sonora y Chihuahua, después de terminar en el primero sus investigaciones, las continúa actualmente en Chihuahua. Como no fueron suficientes los seis meses señalados, el Ejecutivo prorrogó el plazo por otros seis meses conforme á la ley.

Los trabajos de esta comisión, así como los que antes terminó satisfactoriamente la que funcionó en los Estados de Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas, serán muy fructuosos para la justa defensa de los derechos é intereses de los habitantes de la Frontera.

Los contratos de subvención de dos líneas de vapores para un servicio de períodos regulares entre varios de nuestros puertos del Pacífico, habían tropezado con dificultades que el Ejecutivo procuró allanar.

Renovados los dos contratos, ha continuado el servicio de los vapores, con positivo beneficio de varios de nuestros Estados, que hacen un comercio importante por aquellos puertos. Oportunamente será sometida al Congreso, la prórroga que pueda ser necesaria en el término de uno de los contratos, para que, si lo tiene. á bien, se digne otorgarle su aprobación.

El nuevo servicio de una línea de vapores entre Veracruz y Nueva Orleans, tocando en Túxpam y Tampico, no sólo se ha anunciado que comenzará dentro del plazo estipulado, sino que se anticipará su principio en Octubre próximo.

Muy útil será este servicio para el comercio de nuestros tres puertos, para la frecuencia de las comunicaciones y para la mayor comodidad de los viajeros.

Se ha estipulado subvencionar para el servicio del Correo, una nueva línea de diligencias desde los límites de Tepic hasta Guaymas.

Esta línea recorrerá cosa de trescientas leguas, en toda la longitud de Sinaloa y una extensión considerable de Sonora, con mucho bien para el comercio, para el movimiento de la población en aquellos importantes Estados, y para la frecuencia y brevedad de los correos, que en vez de dos serán tres semanarios, reduciéndose su dilación á la mitad del tiempo hasta ahora invertido.

Para facilitar el comercio en una parte importante de Sonora, se ha establecido la Aduana del puerto de la Libertad; así como se ha establecido con igual objeto la de Tijuana, en la frontera del Territorio de la Baja California. Está terminado y en prensa para presentarlo al Congreso, el proyecto de reformas de las Ordenanzas de Minería.

Una vez decretadas como Ley Federal, además de su provechosa aplicación en el Territorio de la Baja California, podrán ser adoptadas por nuestros Estados mineros, en cuanto convenga al desarrollo de ese interesante ramo de la riqueza nacional.

Como la publicación del Código de Procedimientos en materia criminal, se enlaza con algunas modificaciones en la organización de los Tribunales del Distrito, este asunto podrá merecer en cuanto el Congreso lo estime conveniente, su ilustrada consideración.

Varios Estados han adoptado la idea de la iniciativa que el Ejecutivo dirigió al Congreso sobre la Instrucción pública obligatoria.

La conveniencia de plantearla en el Distrito y el Territorio Federal, podrá considerarse por los Representantes de la Nación, que tantos bienes debe esperar del desarrollo de la Instrucción primaria, fuente inagotable de la ilustración del pueblo, y elemento el más eficaz para la consolidación de las instituciones democráticas.

Se ha cuidado empeñosamente de mejorar en lo posible con útiles instrumentos y los aparatos necesarios, la enseñanza práctica en los ramos que la requieren, para que sea más provechosa la amplia enseñanza teórica de las escuelas nacionales en la instrucción secundaria.

También se ha cuidado de plantear los ejercicios convenientes para la educación física de los alumnos, en los establecimientos de instrucción primaria y secundaria. La ilustración del Congreso resolverá lo que estime mejor, sobre las reformas pendientes en la ley de instrucción pública.

Cumplido en Agosto el tiempo del arrendamiento de la Casa de Moneda de Chihuahua, se dispuso oportunamente recibirla. De esta manera, con la excepción de la de México, cuyo arrendamiento aun tardará en terminar, quedan administradas ya por el Gobierno las otras diez Casas de Moneda de la República.

Se ha procedido á comenzar la reacuñación de la moneda lisa, para ir remediando los males que causa su circulación A la vez se procurará retirar de ella, con la posible preferencia, las monedas antiguas de plata de menos valor, para que se uniforme toda la moneda en el sistema decimal.

Recientemente se ha tendido el cable para comunicar la Isla del Carmen, enlazando la línea telegráfica de México por Tabasco á Campeche y Yucatán.

No omite empeño el Ejecutivo para que se adelante cada día más en las construcciones comenzadas y en la provisión de materiales para las extensas líneas pendientes, que unirán la capital de la República con las de los Estados á donde no llega todavía la comunicación telegráfica, tan útil para el comercio, la industria y todos los ramos del servicio público.

Eficazmente se trabaja en concluir el muelle de Tampico y la canalización entre las Lagunas de Chijol y de Tamiahua, que facilitará el comercio entre muchos pueblos de los Estados de Veracruz y Tamaulipas.

Asimismo se ha dispuesto lo necesario para comenzar ya la canalización entre el río Armería y la Laguna de Cuyutlán en el Manzanillo.

La realización de esta obra será muy benéfica para la salubridad de aquel puerto, que alcanzará con ella la importancia á que está llamado por su situación.

Cree el Ejecutivo deber recomendar la iniciativa sobre deslinde y adjudicación de terrenos baldíos en la Baja California, así como los proyectos pendientes sobre colonización, de la que tanto podemos esperar, y que es, sin duda, uno de los objetos que merecen considerarse con más preferente interés.

Es también digna de recomendarse la iniciativa para reformar la ley sobre concesiones de privilegios, que cuando se otorgan como un premio debido á la inteligencia y al trabajo, son un estímulo tan eficaz para el progreso de las ciencias, de la industria, del comercio y de las artes.

Nombrada una comisión de personas ilustradas y competentes se le ha encomendado arreglar lo concerniente á la Exposición Nacional en el año próximo, y á la parte que haya de tomar México en la Exposición Internacional de Filadelfia el año siguiente.

Podemos confiar en que la República continuará disfrutando de los beneficios de la paz, que le permitirán recoger los valiosos frutos de esos concursos de la industria y de la civilización.

Los gastos de la Administración pública han seguido cubriéndose con entera regularidad. El Ejecutivo ha cuidado con especial interés de seguir invirtiendo cuanto permite la condición del Erario, en las vías de comunicación y en varios ramos de mejoras materiales tan necesarias para el fomento y desarrollo de la riqueza pública.

Conforme á la autorización del Congreso, se han hecho las modificaciones convenientes en la ley del Timbre. Establecidas ya las máquinas necesarias para las estampillas, podrá comenzar el uso de ellas en Enero próximo.

Continúa avanzando la construcción de la línea del Ferrocarril de Veracruz á México por Jalapa, á cuya ciudad se espera que pueda llegar antes del plazo señalado. Esta nueva vía fomentará un importante comercio de ricas y fértiles comarcas, entre ellas mismas y con el principal de nuestros puertos.

Oportunamente se comunicó al Congreso en el período anterior de sus sesiones, que había sido necesario declarar la caducidad de la última concesión para los ferrocarriles Interoceánico é Internacional.

Sin duda, el poco tiempo transcurrido después no habrá permitido completar la organización que se ha anunciado de una nueva empresa; pero el Ejecutivo no omitirá cuanto de él dependa para facilitar algún proyecto de condiciones equitativas, procurando establecer la base de una inmediata garantía de realización.

El ferrocarril del interior es digno del mayor interés, por una muy justa consideración á muchos de nuestros Estados más importantes, para que participen de todos los bienes de una vía férrea, en la que debe cifrarse la más segura confianza de un movimiento fecundo en todos los elementos de la riqueza nacional.

Os felicito, ciudadanos Diputados, porque venís de nuevo á procurar con vuestra sabiduría y patriotismo, el mayor bien y prosperidad de la República.

Contestación del Presidente del Congreso, C. Mariano Yáñez.

Ciudadano Presidente de la República:

La Constitución de 1857, al designar el 16 de Septiembre de cada año para que en él comiencen los trabajos del Cuerpo Legislativo, sin duda ha querido que nuestro primer recuerdo se dirija al año de 1810. Comencemos, pues, por rendir un homenaje de gratitud á los hombres que iniciaron el gran pensamiento de nuestra Independencia.

Es verdaderamente satisfactorio el cuadro que presenta el Poder Ejecutivo al Congreso de la Unión. Las relaciones con las Potencias amigas se cultivan con benévola cordialidad, y tal vez no está lejano el día que esas relaciones se reanuden con las Potencias que, sin agresión de nuestra parte, nos trajeran una injusta é inconsiderada guerra.

La República olvida las ofensas que ha recibido, y siempre que se salven su dignidad y su decoro, no hay duda que acordará su amistad y su comercio á las naciones que los pidan.

El arreglo de límites con la República de Guatemala, es de necesidad inevitable para afirmar la buena amistad que existe entre las dos Repúblicas. El Ejecutivo no perderá de vista tan importante objeto, y el Congreso aprobará sin duda los convenios en que se respeten los derechos de México.

Son ya leyes del país los Tratados de extradición de criminales y de comercio, celebrados con el rey de Italia. El primero contiene las restricciones que el derecho de gentes aconseja. En el segundo se conservan las bases de la reciprocidad y de conceder lo otorgado á la Nación más favorecida.

Tal vez esas bases no convengan á los intereses de la República; pero ligada con ellas en el tratado con los Estados Unidos, es claro que las naciones que negocian de nuevo las han de pedir con insistencia indeclinable. El Tratado de Comercio con el rey de Italia contiene modificaciones importantes, y por ello el Congreso le concedió con facilidad su aprobación.

El Congreso y el Gobierno con sabia previsión crearon las comisiones pesquisidoras para los Estados de la Frontera del Norte, y no cabe duda en que los trabajos de ambas serán fructuosos para la justa defensa de los derechos é intereses de los habitantes de la. Frontera, y para poner á cubierto á la Nación, de reclamaciones infundadas.

La tranquilidad pública se afianza cada día, y esto permite atender con más amplitud á la correspondencia entre los puertos y entre poblaciones separadas por una gran distancia.

En prueba de ello se ven subvencionadas una línea de vapores entre varios puertos del Pacífico, otra entre Veracruz y Nueva-Orleans, tocando en Túxpam y en Tampico, y una línea de diligencias entre Tepic y Guaymas, que sirviendo al Correo faciliten el movimiento de la población entre los Estados de Jalisco, Sinaloa y Sonora; y el espíritu dominante en el Congreso, de conceder una decidida protección á las mejoras materiales, hace esperar que aprobará las prórrogas de los contratos que el Gobierno inicie. Las aduanas de la Libertad y de Tijuana darán mayor facilidad al comercio, y evitarán el contrabando en territorios de escasa población.

El importante ramo de la minería está penosamente sujeto á las ordenanzas vigentes. Los adelantos de las ciencias en el presente siglo exigen reformas radicales en aquel Código: el proyecto que en ese sentido dirija el Gobierno al Congreso, será cuidadosamente estudiado, especialmente con el intento de que, en cuanto sea posible, sirva de modelo á las legislaciones de los Estados.

Adoptada la institución de los Jurados para administrar la justicia en materia criminal, el respectivo Código de Procedimientos es una necesidad imperiosa. El Congreso se ocupará oportunamente de modificar la organización de los Tribunales para remover los inconvenientes que se ofrecen en la práctica en un punto tan esencial.

La instrucción primaria gratuita y obligatoria debe plantearse en el Distrito y en el Territorio Federal, porque está generalmente reconocido que es el medio más eficaz para propagar la civilización y para consolidar las instituciones democráticas. Al mismo tiempo se ocupará el Congreso, de preferencia, sobre las reformas en la ley de instrucción pública.

El desarreglo de la Hacienda en tiempos anteriores, obligó á algunas de las administraciones pasadas á otorgar los ruinosos contratos de arrendamiento do las Casas de Moneda, exponiéndose á reclamaciones del extranjero y sacrificando una parte considerable de la renta.

Es muy plausible que haya terminado esa enajenación, y que al presente sólo una Casa de Moneda no esté dirigida por el Gobierno.

La reacuñación de la moneda lisa causará un alivio notable á la clase pobre y uniformará este signo de los valores.

El Congreso oye con el mayor interés que so ha tendido el cable para comunicar la Isla del Carmen, enlazando la línea telegráfica á México con Campeche y Yucatán por Tabasco.

El empeño del Gobierno en proteger este importante medio de comunicación, alienta la expectativa de que dentro de poco tiempo una inmensa red telegráfica cubra todo el territorio nacional.

Los trabajos para la canalización entre las lagunas del Chijol y de Tamiahua, en tre el río Armería y la laguna de Cuyutlán, son en extremo benéficos al comercio y á la salubridad en aquellos Distritos.

El Congreso tiene la conciencia de la suma importancia de una buena ley de colonización para el porvenir del país. Tal vez no convenga tanto pagar colonos, como atraer inmigrantes.

Muchos políticos piensan que los extranjeros deben venir á los centros poblados para que de ellos se desprendan hombres que formen grupos de población que ya tengan amor al país, y que se extiendan sobre los terrenos inmediatos.

De este modo creen asegurada la integridad del Territorio y la fusión de las dos poblaciones, sin que una sea oprimida por la superioridad de la otra. No hay duda que en esta materia de interés palpitante, el Congreso procederá con la meditación más detenida.

Al presente hay iniciativas dignas de su examen, y probablemente en este período de sesiones comenzarán los trabajos de la Cámara que nos den un resultado digno de su sabiduría.

También se ocupará de la ley sobre concesiones de privilegios, como un medio tan eficaz de procurar adelantos á la ciencia, á la industria y á las artes.

Cuando el Gobierno pida los fondos necesarios para una Exposición Nacional y para la parte que ha de tomar México en la Internacional de Filadelfia, encontrará en el Congreso, la liberalidad bastante para que los productos nacionales figuren dignamente.

La regularidad con que la Administración cubre sus gastos es un indicio claro del buen orden que preside á la percepción y á la inversión de las rentas federales. La del Timbre, en lugar del Papel Sellado, hace mucho tiempo que está en suspenso.

Ese largo período hace creer que el Gobierno habrá tomado todas las precauciones para que, sin oprimir á los causantes, el Erario no pierda en la substitución.

Al concluir el ferrocarril de Veracruz á México por Jalapa, volverá la vida á las interesantes poblaciones, que parecía se habían sacrificado al interés de la vía de Orizaba, y quedará aprobada la solicitud de los Poderes federales por todos los Distritos que pueden ser beneficiados.

Los amantes del progreso vieron con sentimiento la caducidad de la última concesión para los ferrocarriles Interoceánico é Internacional; no por parcialidad en favor de una empresa determinada, sino por la demora inevitable que debía de sufrirse hasta la formación de otra.

La promesa que hace el Ejecutivo de no omitir cuanto de él dependa para facilitar algún proyecto de condiciones equitativas, procurando establecer la base de una inmediata, realización, debe tranquilizar á los Estados interesados y á, la población entera que desea la comunicación de los dos Océanos por una línea férrea.

En resumen: la paz pública que se consolida diariamente por las buenas relaciones con las naciones amigas y el espíritu de empresa que el Gobierno procura despertar y animar por todas partes, nos hacen esperar una nueva era de ventura, á la que caminaremos con rapidez, cuando la tranquilidad se vea tan sólidamente establecida, que permita reducir el enorme Presupuesto de Guerra, que ocupando hoy la mayor parte de las rentas federales, las distrae de su más útil empleo: en telégrafos, caminos, ferrocarriles, canales y todas las otras obras que producen la prosperidad de un país. A la paz de México desea contribuir poderosamente el séptimo Congreso de la Unión, que comienza hoy su tercer período de sesiones ordinarias.

Fuente:

Los presidentes de México ante la Nación : informes, manifiestos y documentos de 1821 a 1966. Editado por la XLVI Legislatura de la Cámara de Diputados. 5 tomos. México, Cámara de Diputados, 1966. Tomo 1. Informes y respuestas desde el 28 de septiembre de 1821 hasta el 16 de septiembre 1875.

Los cinco tomos fueron digitalizados por la Universidad de Texas:
http://lanic.utexas.edu/larrp/pm/sample2/mexican/history/index.html



Descargar Archivo (s): [ 1874.pdf ]