Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

          1879

          1878

          1877

          1876

          1875

          1874

          1873

          1872

          1871

          1870

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1870-1879 > 1871

Roberto Maqueo señala las cualidades que debe tener el nuevo gobernador de Oaxaca.
Oaxaca, diciembre 23 de 1871.

Sr. licenciado don Benito Juárez
México

Respetable señor y apreciable amigo:

Bien comprenderá usted que las circunstancias críticas, por las cuales atravesamos aquí hace algún tiempo, no me habían permitido escribirle como lo he deseado.

Hoy, a pesar de todo, lo hago para saludarlo afectuoso, felicitándole por su nuevo ingreso al poder supremo de la República y para hablarle con toda lealtad sobre las más urgentes necesidades de nuestro estado, ya que, según lo hace presumir la venida del Sr. Gral. Alatorre, estamos próximos a respirar libremente.

Nunca se ha visto la opinión pública más uniformemente pronunciada contra el gobierno local y contra la sublevación militar iniciada aquí. nacionales y extranjeros, liberales y conservadores, pobres y ricos, todos sin distinción condenan el motín; todos están ansiosos de ver la caída de este gobierno que por más de cuatro años ha ejercido la mayor tiranía que puede imaginarse y todos, en fin, vuelven los ojos hacia usted, como su apoyo y su esperanza, para mejorar la situación tristísima en que ha estado y aún está Oaxaca y no es sólo con su simpatía y con sus buenos deseos con lo que se asocia a usted la población y sus amigos, sino que en cuanto lo permiten la inseguridad, el temor en que aquí se vive y la falta de elementos, se ha hecho mucho que será de positiva utilidad a las operaciones del Sr. Gral. Alatorre.

Si no me extiendo respecto de esto, es porque podría ser inconveniente en la actualidad; pero crea usted que sus amigos no han sido indiferentes.

Dando, pues, por hecho, que el poder de los hermanos Díaz está próximo a expirar y considerando todo el interés que usted tiene a favor del estado que lo vio nacer, me tomo la libertad de suplicarle, confiando en la amistad con que usted me honra y en que mis indicaciones las verá como hechas por un leal amigo que sólo quiere el bien de su estado, que fije usted toda su atención en lo importante que es, que mientras se hagan las nuevas elecciones, usted haga desde luego una buena elección de gobernador interino, para no defraudar las esperanzas de paz, de libertad, de adelanto y de verdadero progreso en el orden moral y material que todos sin distinción abrigan hasta ahora; como la caída del actual gobernador va a ser unánimemente aplaudida, creo que es preciso que el que le suceda sea también universalmente aceptado y esto, aunque parezca paradoja, es aquí muy realizable y fácil.

Todo consiste en que se elija un oaxaqueño que no haya estado separado mucho tiempo de acá para que conozca bien las necesidades del presente y a nuestros hombres y no pretenda hacer cambios que arruinarían al estado; que sea de instrucción y moralidad conocidas, que no sea militar, de ideas liberales, amigo del orden, hombre de iniciativa que esté bien relacionado y aceptado en todos los círculos de la sociedad, para que ellos sean su más firme apoyo y cooperen a levantar este pobre país del aniquilamiento en que lo han dejado ocho años de malísimos gobiernos.

No me atrevo a designar a usted personas porque, a pesar de la larga ausencia de usted, creo no conocerlas mejor que usted; pero sí me atrevo a indicar que serían muy bien aceptados Noriega o Dublán y, si no me detengo en encarecer sus cualidades, es porque usted los conoce tan bien como yo.

En estas indicaciones me anima sólo el deseo de que Oaxaca se repare de lo mucho que ha sufrido y que a la sombra de la paz marche adelante en el sendero del progreso. Usted verá si juzga prudente mis observaciones y en todo caso deseo a usted el mayor acierto en la elección de la persona que deba regir nuestros destinos.

Pronto quedará desenlazado el drama que desde hace meses se ha estado representando en este estado; entonces, con más libertad, tendré el gusto de escribir a usted y ojalá que pueda felicitarlo por haber hecho la felicidad de Oaxaca con el nombramiento de un buen mandatario.

Reciba usted el afecto y cariño de su amigo s. s. q. b. s. m.

Roberto Maqueo

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.