Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

          1879

          1878

          1877

          1876

          1875

          1874

          1873

          1872

          1871

          1870

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1870-1879 > 1871

Otro de los agentes porfiristas recorre el centro del país.
Hacienda de San Fernando, octubre 31 de 1871.

Sr. licenciado don Justo Benítez

Donde se halle

 

Muy señor mío y fino amigo:

 

Por fin me encuentro en el campo. Salí de México el 6 del que hoy fina y en Fresnillo me reuní con el general, emprendiendo luego mi marcha para este rumbo.

 

A mi paso por León hablé con algunas personas sobre el aspecto que debería tomar esa parte del estado de Guanajuato y tuve ocasión de ver que hay allí buenos elementos que utilizar, sólo que falta un jefe enérgico y de prestigio que los unifique.

 

El Gral. Larrañaga pasó por allí una noche, durmió dos horas y siguió su camino para la hacienda de Santa Bárbara, donde se encuentra su familia, con intención de estar allí dos días y marcharse luego a Monterrey en busca del Gral. Treviño.

 

Así había hasta entonces cumplido sus promesas. No es por demás decirle a usted que no es conocido por aquel rumbo y que cuenta 20 veces menos que Echeagaray, con probabilidades de buen éxito.

 

Don Marcial Pacheco, que es una de las personas que más protegen en León la revolución y una de las que más admiran y quieren al general, me manifestó que pondría a las órdenes de Echeagaray cerca de 200 hombres montados y armados que podía sacar de su hacienda, pero que nunca los cedería a Larrañaga, sólo porque no lo conoce y nunca porque tenga de él alguna desconfianza.

 

Martínez Negrete está entusiasta como siempre y ofrece favorecer al que tome la iniciativa. Echeagaray está resentido por la preferencia que él supone se tuvo con Larrañaga, pero le hice comprender que estaba equivocado al suponer que se le hacía a un lado por desconfianza; se comprometió a afrontar la situación luego que fuese necesario y me indicó el deseo de que para proceder se le remitiera un nombramiento especial.

 

Si Larrañaga no vuelve, esté usted seguro de que allí no hay otro que Echeagaray y si vuelve no encuentra eco seguramente entre los leoneses.

 

Toda esta explicación se la hago a usted, más bien para que sepa lo que hice a mi paso y para que conozca la situación, que por lo que pueda servir, puesto que el Gral. Antillón se compromete a secundar la revolución. Sin embargo, para el caso de que falte a su promesa, bueno será que usted tenga aquellos pormenores.

 

En Lagos hablé con Pepe Rincón Gallardo. Se manifestó adicto y me ofreció favorecer cuanto pudiera a quien por aquellos rumbos hiciera la revolución.

 

Me dio una carta para Gómez Portugal, ya sublevado en Aguascalientes y hablé con él. Dice que, de pronto, era puramente local su movimiento, pero que después podríamos contar con él absolutamente. García de la Cadena está con unos 60 hombres en el estado de Durango. ¿Qué facultades trae?; es interesante la contestación de usted.

 

Creo que no tendré obstáculo para hacer mi recepción en Durango luego que llegue. Si usted puede remitirme un certificado de dos años de práctica se lo agradeceré vivamente, porque me evitará mandar por él a Guadalajara y obviaré tiempo y trabajo.

 

Le suplico a usted que me ponga a las órdenes del Gral. Díaz y que ordene lo que guste a su verdadero amigo atento y s. s.

 

Luis del Carmen Curiel

 

Fuente:

 

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.