Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

          1879

          1878

          1877

          1876

          1875

          1874

          1873

          1872

          1871

          1870

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1870-1879 > 1870

El coronel Carrillo informa detalladamente de la situación reciente de Jalisco.
Guadalajara, diciembre 20 de 1870

Señor Presidente de la República,
don Benito Juárez
México

Señor de mi aprecio y alta consideración:

Según mis previsiones y como tuve el honor de anunciarlo a usted en mi anterior, las negociaciones de avenimiento entre los poderes de Jalisco, que trajo por objeto a esta capital al Sr. general Corona, concluyeron sin producir el resultado apetecido, porque el Sr. Gómez Cuervo rehusó renunciar el gobierno para que lo recibiera el Sr. Robles Gil, que es ahora el que domina y dirige como le place a la Legislatura y el que encabeza la oposición que ella representa.

El rumor que en esos días circuló de que las dificultades se zanjarían tomando por base la separación del Sr. Gómez Cuervo del gobierno y que lo sustituiría el Sr. Robles Gil, produjo una honda y muy marcada sensación de desagrado en la opinión pública; pero todo calmó cuando, al anunciarse la marcha del Gral. Corona dejando las cosas en su mismo estado, se vio que ningún arreglo quedó ajustado entre los contendientes.

Creyendo que volverá con más espacio a esta capital el Sr. Gral. Corona, los amigos de la Legislatura, que son pocos, no desesperan de apoderarse de la situación y del gobierno de Jalisco, por medio de aquel patriota general; pero la buena fe, la honradez y la integridad de este digno militar no sé hasta que punto contrastaría con la impotencia de los hombres de la Legislatura para cumplir con los compromisos que contrajeran supuesto que, estando aislados del resto de la oposición, con la cual pugnan en algunos puntos capitales y hallándose reducidos a un limitado círculo en el estado, no me parece muy aventurado predecir que el choque de intereses opuestos, la discordia y la falta de prestigio en la opinión pública, los nulificarán como elemento organizado y explotable, sin que por esto la situación política mejorara en nada, pues quedaría sembrada con mayores dificultades que en la actualidad y estas dificultades podrían producir quizá más complicaciones para el porvenir.

Aparte de las consideraciones que dejo indicadas muy someramente, creo que el solo decreto publicado por la Legislatura, declarando terminado el período legal constitucional del gobernador del estado en enero próximo, entraña una nueva y grave complicación en la marcha política de Jalisco porque, a juicio de personas imparciales e ilustradas, la computación del tiempo de dicho período es una violencia y una mera arma de partido.

Y si a esto se agregan las combinaciones en que como principios basó la Legislatura la ley de convocatoria para las elecciones de que acompaño a usted un ejemplar y en la cual resultan, a su simple lectura, flagrantes violaciones de la Constitución general de la república y de la particular del estado, las complicaciones aumentan y se hacen más perceptibles.

La opinión general respecto de esa ley es que no tendrá su efecto, fundándose en que el actual estado de cosas en Jalisco subsistirá hasta más allá de enero, en que todas las poblaciones del estado reconocen y acatan las disposiciones del Sr. Gómez Cuervo, sin coacción alguna y en que no consideran terminado legalmente su período como gobernador constitucional; pero de todas maneras la ley es un hecho que no dejará de crear nuevos obstáculos y dificultades.

Los preparativos para las elecciones generales, y que aquí no tienen todavía una organización formal que yo sepa, han venido precedidos de rumores que me permito indicar a usted.

Ya cuentan unas personas que el círculo que apoya en esa capital la candidatura del Gral. Díaz, tiene ramificados de tal manera sus trabajos, que cuenta con los votos de unas dos divisiones del ejército; ya que según el dicho de otras personas las ventajas de tales trabajos, y de acuerdo con usted, están en favor del círculo que proclama la candidatura del Sr. Lerdo; ya por último, que usted piensa renunciar la candidatura y que esto perjudica notablemente los trabajos encaminados a organizar la elección de usted.

Concibo que todos estos rumores se han esparcido con el determinado objeto de preparar los resultados que desean sus autores, pero no he querido dejar de referirlos a usted por él afecto que sinceramente le profeso y por las profundas consideraciones que me merecen sus honrosos y elevados antecedentes.

Procuraré informarme de cuanto ocurra notable para tener el gusto de comunicarlo a usted. Entretanto y con el deseo de que se conserve usted bien, concluyo repitiéndome su atento y seguro servidor y subalterno que lo aprecia y besa su mano.

Florentino Carrillo

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.