Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

          1869

          1868

          1867

          1866

          1865

          1864

          1863

          1862

          1861

          1860

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1860-1869 > 1869

Manifiesto del gobernador legítimo de San Luis Potosí.
Rioverde, diciembre 20 de 1869.

El ciudadano Sóstenes Escandón, gobernador sustituto del Estado Libre y Soberano de San Luis Potosí, a los habitantes del mismo Conciudadanos:

 

Admitida por el honorable Congreso del Estado la renuncia que hizo del cargo de gobernador el ciudadano Juan B. Barragán, aquel honorable cuerpo se ha servido expedir el decreto de 15 del actual, honrándome con el mismo nombramiento y con igual carácter de sustituto, entretanto designe a la persona que hubieren elegido los pueblos para ejercer el poder hasta la conclusión del período constitucional, conforme a la convocatoria de 18 de mayo último. En tal virtud, y habiendo recibido ayer el expresado nombramiento, hoy me he puesto al frente del gobierno del estado.

 

Los injustificables acontecimientos que han tenido lugar en la capital del mismo, el día 15 del corriente mes, privando al cuerpo Legislativo del ejercicio de sus funciones, me han decidido a aceptar tan elevado puesto, porque además de que aquella respetable asamblea no puede oír por ahora mis sinceras excusas, hay por otra parte una voz elocuente y poderosa que me llama al cumplimiento de mi deber como ciudadano potosino que soy; la voz del pueblo ultrajado, el grito de reparación de una sociedad ofendida y el deseo manifiesto de todo el estado porque la libertad y el orden constitucional lleguen a ser una realidad en él; el escándalo que acaba de darse en la ciudad de San Luis con el motín militar a que me refiero, en los momentos en que el pueblo ejercía la más noble y grande de sus prerrogativas, eligiendo al primer funcionario del estado, no puede quedar de ningún modo envuelto en el velo negro de los hechos consumados, y todos los ciudadanos tienen la obligación indeclinable de cooperar eficazmente al pronto restablecimiento del orden legal, defendiendo a todo trance sus derechos y levantando el imperio majestuoso de la ley.

 

Por una particularidad inexplicable, siempre que se me ha llamado a la primera magistratura del estado, ha sido en épocas complicadas y difíciles, llenas de embarazos y peligros.

 

Yo, sin embargo, he encontrado en esas ocasiones la oportunidad de demostrar los grandes y vivos sentimientos que me animan por su adelanto y bienestar y he contribuido gustoso con mis esfuerzos al triunfo de los principios democráticos, a la defensa de la independencia amenazada y a la conquista gloriosa de los sagrados derechos del pueblo poto-sino, entregando después el poder a los dignos ciudadanos nombrados para sustituirme.

 

Mi conducta en esta vez será la misma. Restablecido por completo el orden constitucional, pondré inmediatamente el gobierno en manos del ciudadano que hubiere sido electo popularmente para recibirlo y, mientras tanto, la ley y la voluntad popular serán los mejores consejeros de mi administración transitoria.

 

El pueblo potosino puede estar seguro de que no omitiré sacrificio alguno de mi parte para la conservación de las instituciones que nos rigen, para afianzar la libertad electoral y para obtener el triunfo seguro de la legalidad y del reposo público.

 

Resuelto como estoy a sostener la dignidad del estado, tengo también la convicción íntima del buen sentido de los pueblos, y confío por lo mismo que todos se prestarán a la defensa de las autoridades legítimas, uniéndose al gobierno para reprimir esa sedición del día 15 que ha acaudillado don Francisco A. Aguirre, atentando contra los poderes constituidos.

 

El poderoso estado de San Luis Potosí, que tantas pruebas ha dado de su amor a las instituciones democráticas; el estado que no ha economizado su sangre y sus recursos cuando la independencia y la libertad se han visto en peligro; el estado heroico de San Luis de la patria, que se ha cubierto de gloria con el valor de sus hijos en Loma Alta, Puebla de Zaragoza y Querétaro, nunca podrá aparecer como indigno de figurar en la confederación mexicana, y ahora demostrará una vez más que puede regirse a la sombra bienhechora de los principios liberales que fuera él uno de los primeros en conquistar con tanta gloria.

 

Potosinos: respetemos la ley y las autoridades que de ella emanen y así seremos felices y afianzaremos la verdadera libertad y el progreso que anhelamos.

 

Rioverde, diciembre 20 de 1869.

 

Sóstenes Escandón

 

Fuente:

 

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.