Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

          1869

          1868

          1867

          1866

          1865

          1864

          1863

          1862

          1861

          1860

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1860-1869 > 1869

Extracto de la alocución del ministro Lerdo de Tejada en honor de Seward.
18 de noviembre de 1869

Señores:

 

El buen éxito de la guerra interior que sostuvieron recientemente los Estados Unidos de América ha sido uno de los acontecimientos más grandiosos, y de consecuencias más trascendentales para el bienestar y el progreso del género humano.

 

Se sostuvieron y triunfaron en aquella guerra dos intereses supremos: el de la libertad de algunos millones de hombres por la abolición de la esclavitud, y el de que prevaleciera la causa de la unión tan necesaria allí como en todos los pueblos que tienen instituciones semejantes, para conservar el sistema republicano, afirmando el gran principio del gobierno de los pueblos por ellos mismos.

 

Durante esta época, el honorable William H. Seward tuvo la parte más principal en la dirección de la política de su patria, mereciendo bien de la causa, de la humanidad y de la causa del libre gobierno de los pueblos.

 

Cuando en la misma época se pretendió realizar una intervención monárquico-europea en México, la política del gobierno de los Estados Unidos de América, dirigida por este distinguido hombre de Estado, dio su apoyo moral a la causa de los patriotas mexicanos, que lucharon con valor y constancia hasta salvar su independencia y sus instituciones republicanas.

 

Las miras con que se dio este apoyo moral, fueron nobles y desinteresadas, sin haberse propuesto a México durante el proyecto de intervención, ni después, cosa alguna que pudiese contrariar en nada su dignidad ni sus intereses.

 

Es digna del aprecio y consideración de México esta política del gobierno de los Estados Unidos de América, guiada sólo por fines tan justos e ilustrados como ayudar a impedir que se oprimiera la libertad de un pueblo, y que se ejerciera en América alguna intervención europea.

 

Saludemos, señores, al honorable William H. Seward, cuyo nombre permanecerá siempre grabado en la historia de esta importante época, por sus eminentes servicios a la causa de la humanidad, a la del continente de América y a la del sistema republicano.

 

(18 de noviembre de 1869)

 

[Sebastián Lerdo de Tejada]

 

Fuente:

 

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.