Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

          1869

          1868

          1867

          1866

          1865

          1864

          1863

          1862

          1861

          1860

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1860-1869 > 1869

Circular del Ministerio de Guerra a los gobernadores.
México, diciembre 30 de 1869.

En la capital del estado de San Luis Potosí tuvo lugar el día 15 del corriente, como estará usted impuesto por la publicación que se hizo en el diario oficial de los documentos relativos, una sublevación a mano armada contra la Legislatura y el gobierno de aquel estado, reduciendo a sus miembros a prisión bajo el pretexto de que no desempeñaban sus cargos a satisfacción del pueblo.

Las autoridades atacadas por los sublevados son las legítimamente constituidas en el estado de San Luis Potosí por el voto libre y espontáneo de sus habitantes.

El acto escandaloso cometido contra ellas debe considerarse criminal y atentatorio a las instituciones que nos rigen, pues si tal procedimiento no fuera severamente reprimido y castigado dejaría expuesta la existencia de las autoridades de los estados de la república a los motines que la ambición u otra pasión innoble pueda promover en ellos.

El ciudadano Presidente de la República, convencido íntimamente de que sólo el imperio de la ley y la obediencia a las autoridades que de ella emanan puede hacer la felicidad de la república, reparando los males que hasta hoy ha sufrido, y asegurando para el porvenir una marcha firme en la senda del progreso y libertad, ha acudido sin dilación con todo su poder a proteger a las autoridades constituidas, en cualquier punto en que han sido desconocidas, sin permitirse calificar sus actos y atendiendo solamente a que su remoción no debe tener lugar sino por los medios legales, y que cualquiera otro que se ponga, en acción debe combatirse por el poder federal y el de los estados, sin transacción, como base esencial del sistema republicano.

El gobierno, que ha sido consecuente con estos principios en todos los casos que han tenido lugar, dictó medidas para reprimir el ocurrido en San Luis Potosí, tan luego como llegó a su conocimiento.

Desgraciadamente no existía en aquel estado fuerza federal capaz de sobreponerse a los sublevados, pues la tercera división, cuyo cuartel general estaba fijado en la capital del mismo, se encontraba pacificando el estado de Tamaulipas, y sólo quedaban en la ciudad de San Luis parte de la artillería de las divisiones tercera y cuarta, y algunos piquetes de infantería pertenecientes a la tercera, formándose en todo una fuerza de 500 hombres al mando accidental del ex general don Manuel Larrañaga, por enfermedad del ex Gral. don Pedro Martínez, que era el encargado de ella.

A pesar de lo expuesto, se previno al primero que si podía restablecer el orden lo hiciera inmediatamente; y que en caso contrario se sostuviera con su fuerza hasta recibir auxilios.

Su contestación fue, que podría restablecer a las autoridades sin tener la capacidad de conservar el orden en general; y entonces el gobierno le repitió la orden de restablecer en el acto las autoridades legítimas, y mandó marchar desde Querétaro al ciudadano Gral. Miguel Eguiluz, con alguna infantería y caballería, para San Luis Potosí, con el objeto do robustecer la fuerza federal.

Cuando se esperaba el resultado de las providencias referidas se recibió la noticia de que faltando a sus deberes los ex generales Martínez y Larrañaga, con los piquetes de fuerza federal que estaban a sus órdenes en San Luis, habían firmado un acta uniéndose a los sublevados, y protestando en ella la desobediencia al gobierno en el cumplimiento de las órdenes que se habían dado.

Este incidente ha dado mayor importancia a la sublevación, por el aumento de fuerza y elementos de guerra que le proporciona y como según las noticias que se tienen de aquel punto, los que aparecen como jefes, además de los delitos contra las instituciones, no respetan la propiedad particular, de que disponen arbitrariamente, y están tomando de leva a cuantas personas les parecen a propósito para engrosar sus filas, es de absoluta necesidad prestar auxilio al estado de San Luis Potosí para salvarlo del vandalismo y del pillaje, restableciendo allí el orden constitucional.

Al efecto, se han movido ya las fuerzas federales que de pronto podían utilizarse y se ha ocurrido al Congreso de la Unión, quien por su decreto de esta fecha que acompaño a usted autoriza al gobierno general para que pueda disponer de 4 000 hombres de la guardia nacional de los estados, con cuya cooperación se cuenta en favor de las instituciones que han sido holladas y para el restablecimiento de la paz.

Por las razones expuestas el ciudadano Presidente de la República se ha servido acordar dirija a usted la presente comunicación, con el fin de informarlo de estos desagradables acontecimientos.

En virtud de la autorización del Congreso me dirijo hoy a los gobernadores de los estados cercanos al de San Luis, para disponer, en lo que sea posible, de la guardia nacional de ellos, y oportunamente me dirigiré a usted con igual objeto si llegare a ser necesario disponer de alguna de la de ese estado.

El Presidente confía en que el patriotismo y el buen juicio de usted le harán esforzarse en combinar los medios de asegurar la conservación de la tranquilidad pública en ese estado, y de facilitar en caso necesario los auxilios convenientes para el buen éxito de la campaña que va a abrirse por tan justa causa.

Independencia y Libertad. México, diciembre 30 de 1869.

(Ignacio) Mejía

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.