Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

          1869

          1868

          1867

          1866

          1865

          1864

          1863

          1862

          1861

          1860

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1860-1869 > 1868

Un hermano del gobernador de Tamaulipas es asesinado.
Ciudad Victoria, diciembre 23 de 1868

Sr. Lic. don Benito Juárez
México

Apreciable compañero y amigo de mi respeto:

Después de comunicar a usted que los bandidos me han ahorcado otro hermano, suceso que me tiene profundamente afectado, me permitiré hablarle en lo particular del siguiente negocio en que creo que obtendré más prontamente la resolución de usted sin complicaciones oficiales en los ministerios.

El 7 de noviembre próximo pasado, ordenó el ministro de Guerra al de Hacienda, que, en caso de que el Gral. Cortina quisiese prestar sus servicios en este estado contra los bandoleros, lo atendiera con sus haberes.

Esta comunicación, transcrita a Cortina, se cruzó en el camino con la que yo dirigí al ministro de Guerra, participándole que por tal de utilizar los servicios de dicho Cortina, el estado iba a pagar el presupuesto de su fuerza. Llega esta nota a su destino y el ministro se apresura a tomar la palabra a este gobierno, contestando que corra por cuenta de Tamaulipas dicho pago.

Esto ya no puede ser, porque al ver que el repetido pago lo iba a hacer la federación, el estado levantó toda la guardia nacional que se pudo y en ella está invirtiendo el dinero que al principio destinaba a Cortina. Suplico a usted, pues, muy encarecidamente, que ordene al ministro de Guerra se observe el acuerdo de 7 de noviembre próximo pasado.

En esto hará usted un acto de justicia que el estado le agradecerá debidamente y evitará así que el Gral. Cortina se decida tal vez a irse a su casa, lo cual, francamente hablando, creo que equivale a eternizar esta campaña, pues él, por su conocimiento de localidades y personas y por su experiencia en esta guerra de matorrales y sorpresas, es el único que puede llevarla a feliz término.

A Cuesta, probablemente, debo que haya sido colgado a sangre fría y después de arrastrarlo, mi infeliz hermano, a los tres meses de tenerlo prisionero Vargas, que no se había atrevido a hacer esta infamia.

Supongo que ya habrá usted visto, para cuando reciba ésta, el parte relativo publicado en los periódicos de esa capital.

Armas, señor, concédame usted algunas; de todas partes me piden; en esta ciudad hay más de 800 útiles almacenadas, en Tula hay ciento y tantos, en Tampico no sé el número pero también hay.

¿Con qué defiendo las poblaciones que dejan las fuerzas federales?

Ya dije a usted en mi anterior que en Santa Bárbara hay fuerzas que se han armado de machete y honda; en la Joya de San José hay otras con arco y flecha.

Mucho su levantaría la moral de algunas localidades que viven sumidas en el terror, huyendo sus habitantes a los montes cuando se acercan los bandidos, o dejándose saquear, si vieran que el gobierno general les concedía algunas armas.

Un solo ejemplar llegó a mis manos de la proclama lanzada por Cuesta al ponerse al frente' del bandidaje. Se la mandé al Gral. Escobedo, recomendándole que, después de imponerse de ella, la remitiese a usted.

Para cuando usted la reciba le recomiendo que fije su atención en los dos o tres últimos párrafos en que habla del gobierno general y parece dar a entender que lo desconoce o desobedece.

Según me comunica el Gral. Escobedo, Canales se ha ido de una hacienda donde estaba haciendo la guerra y dirigiendo las operaciones de Vargas, al mismo tiempo que protestaba no meterse en nada. Parece que va a levantar gente por la frontera.

Suplicando a usted de nuevo que se dé la orden para pagar al Gral. Cortina por cuenta de la federación y que me conceda algunas armas, quedo de usted afectísimo compañero y amigo q. b. s. m.

Juan José de la Garza

Nota autógrafa de Juárez:

Que hablaré con el Sr. Mejía y con el Sr. Romero sobre el haber de la fuerza de Cortina y escribiré al Sr. Escobedo sobre este negocio.

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.