Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

          1869

          1868

          1867

          1866

          1865

          1864

          1863

          1862

          1861

          1860

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1860-1869 > 1866

Zarco satisfecho de las declaraciones de Juárez.
New York, diciembre 31 de 1866.

Señor don Benito Juárez

Mi muy estimado amigo:

Aunque escribí a usted hace pocos días y nada importante tengo que comunicarle, le dirijo la presente para desearle un feliz año nuevo en el que espero vea coronados; sus esfuerzos en favor de nuestra patria y para felicitarlo muy sincera y cordialmente por las importantísimas y dignas declaraciones que hizo en el norte de Chihuahua y por la que mandó hacer en el periódico oficial.

Yo siempre he estado seguro de que esos eran los sentimientos de usted y por esto no me han alarmado nunca los proyectos de que se ha hablado en este país, pero deseaba una declaración formal del gobierno que desmintiera las calumnias de nuestros enemigos e hiciera comprender a este país que no queremos que reemplace a la Francia en la obra de la intervención.

Así, pues, con el mayor placer y con la más viva satisfacción he visto en el Herald de esta ciudad las palabras de usted que no pueden ser más oportunas y que causarán el más saludable efecto en todo el país.

Las reflexiones del corresponsal del Herald han sido fundadas y me ha complacido ver que un americano anuncie que fracasarán cualesquiera propuestas sobre venta de territorio, protectorado o auxilio de tropas.

Tiempo era ya de que estos yankees que durante nuestros infortunios se encerraron en su egoísmo oyeran la verdad; usted ha dicho muy bien; no les debemos más que su apoyo moral, que sin el esfuerzo del pueblo y sin la constancia de usted de muy poco nos hubiera servido.

¡Ojalá y todos los mexicanos (vean) que la política que usted ha indicado es la única y hermosa y no haya ya quien diga que debemos nuestros triunfos a las hazañas de Grant y Fanagret, que nos han ayudado tanto como el emperador de la China!

Las calumnias contra nuestro país se propagan tanto que aún algunos amigos nuestros mal informados creen de buena fe que para reorganizarnos necesitamos del protectorado de los Estados Unidos.

He hecho cuanto he podido por disipar este error, explicando en los periódicos de Sudamérica en que puedo escribir lo poco que debemos a este país y que nuestra organización política fue perturbada e interrumpida por la invasión extranjera y que una vez libres de este mal, no hay ninguna dificultad para que por nosotros mismos establezcamos y mejoremos nuestras instituciones.

También he anunciado constantemente que nuestro gobierno nacional no aceptaría jamás una nueva intervención.

En prueba de esto he trasmitido a todas partes las declaraciones de usted en las que ha sido fiel intérprete de la nación y en las que ha marcado el único camino digno de asegurar nuestra nacionalidad.

He visto una carta de París en que se dice que no será remoto que el nuevo ministro de Francia, Berthemy, procure tener conferencias con Romero para averiguar las disposiciones de usted acerca de las reclamaciones francesas.

He avisado a Romero para que esté preparado.

Creo que no debemos darnos prisa en entrar en arreglos con Francia, ni con las potencias que reconocieron a Maximiliano.

Parece seguro que Napoleón procura que Mr. Seward ofrezca su mediación para así sacar algunas ventajas.

Nada bueno creo que nos resultaría de tal mediación, porque un tercero no puede ser juez en cuestiones de dignidad y porque no seria extraño que Mr. Seward quisiera complacer demasiado a Napoleón.

Por fortuna en todas estas cuestiones es seguro que usted sabrá salvar la honra y los intereses de la República.

Deseando a usted mil felicidades me repito su afectísimo amigo y servidor.

Francisco Zarco

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.