Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

          1869

          1868

          1867

          1866

          1865

          1864

          1863

          1862

          1861

          1860

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1860-1869 > 1866

Según Zarco, el ministro Campbell hizo el ridículo.
Nueva York, diciembre 28 de 1866.

Señor don Benito Juárez
Durango

Mi muy estimado amigo:

Con mucho gusto he sabido, por la grata de usted de 26 de noviembre, la ocupación de Durango por nuestras fuerzas y la resolución de usted de trasladarse a dicha ciudad, pues considero muy importante la presencia del gobierno en el interior y que vaya reorganizando los estados.

Los sucesos de Matamoros tuvieron al fin buen desenlace, a pesar del entrometimiento escandaloso del general Sedgwick.

De Nueva Orleáns ha venido dos veces el correo de que Escobedo ha sido fusilado por Canales, pero esto es absolutamente increíble según todas las noticias que tenemos.

Por lo mismo que se precipitan los sucesos creo que es conveniente que tenga usted quien represente al gobierno en México para evitar complicaciones de mala ley.

Pudiera usted enviar instrucciones precisas a algunos jefes y de lo que deba hacerse en la ocupación de la capital y la conducta que deben observar para que no se contraríe la política del gobierno, concediendo más garantías de las que se deban o reconociendo a agentes diplomáticos y consulares no reconocidos por usted.

Personas que no se mezclan en la política, pero que desean la restauración republicana insisten en esto, creyéndolo necesario.

Según las últimas noticias reina la mejor armonía entre nuestros jefes y no hay quien piense más que en el establecimiento neto del orden constitucional.

Creo que vamos a alcanzar una época hermosísima para el país, en que todo el trabajo ha de reducirse a volver a la práctica de las instituciones.

La nación anhela la paz, el orden y la libertad y, no hay díscolo, ni ambicioso que tenga el menor prestigio.

Sherman y Campbell volverán a Nueva Orleáns sin encontrar a usted en Veracruz.

Mucho de ridículo tuvo este viaje y debemos alegrarnos de no deber nuestro triunfo más que a la resistencia de nuestro pueblo y a la constancia de usted.

Adjunto a usted una carta que me remiten de La Habana.

Reciba usted afectuosos recuerdos de mi familia y el cariño invariable de su sincero amigo.

Francisco Zarco

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.