Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

          1869

          1868

          1867

          1866

          1865

          1864

          1863

          1862

          1861

          1860

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1860-1869 > 1866

Objetivo panorama del Imperio al terminar 1866.
México, 17 de diciembre de 1866.

(Señor general Francisco Castelnau)

Mi general:

He hablado durante muchos días con algunos hombres eminentes sobre la situación y voy a someter a usted respetuosamente las reflexiones a que he llegado, vistas las circunstancias actuales.

No hay duda de que si su majestad [S. M.] el emperador Maximiliano hubiera abdicado hace un mes, el interés de Francia hubiera sido sustituir la monarquía por un gobierno republicano, establecido de acuerdo con los Estados Unidos, que pudo proteger a nuestros nacionales contra las venganzas que los disidentes querían ejercer contra ellos, en todas partes.

El ministro de Francia esperaba que una parte, por lo menos, de las tropas francesas quedara en México hasta el mes de noviembre de 1867.

En la actualidad la situación ha cambiado totalmente.

1º- Si estoy bien informado acaba de llegar de París una orden formal ordenando el embarque total de las tropas francesas en el mes de marzo, es decir, dentro de dos meses.

2º- El emperador Maximiliano está resuelto a no abdicar antes de cierto lapso de tiempo, un mes más o menos.

3º- Las tropas francesas han evacuado ya la mayor parte del país y marchan de todos lados para concentrarse en México.

4º- Los disidentes ganan terreno cada día y han hecho saber que no tratarán con nosotros a ningún precio porque tienen la seguridad que nos iremos en marzo y como ellos sostienen la guerra hace cinco años, poco les cuesta esperar dos meses más.

5º- El gabinete de Washington ha visto a sus comisionados presentarse sin éxito en Veracruz; además viendo los partidarios de Juárez que éste gana cada día grandes extensiones de terreno, no puede dejar de reconocerlo, sobre todo frente a la importancia del partido radical que es simpático a sus ojos.

6º- Las personas que podríamos poner a la cabeza del nuevo gobierno republicano, sabiendo que partimos dentro de dos meses, han perdido toda confianza y han resuelto no aceptar.

Frente a tal situación, si la política es la ciencia de la oportunidad, pienso, con la flor y nata de los hombres políticos de México, que es preferible actualmente fortificar al partido imperialista, formado por los conservadores de todos matices, con los liberales moderados y los propietarios.

Este partido desplegaría, hay que advertirlo, una rara y laudable energía.

Desde luego, en la actualidad no es permitido dudar de la suerte que corren nuestros nacionales en manos de los disidentes; en Guaymas han sido fusilados; en Mazatlán, despojados; en Zacatecas acaban de ser expulsados.

Los disidentes, que se creen seguros de triunfar pronto, pisotean en todas partes las leyes internacionales.

Ya que irrevocablemente partimos en dos meses, la mejor garantía que podemos dejar todavía a nuestros desgraciados compatriotas, es fortificar, repito, al partido imperialista dándole armas, municiones y ayudándolo a organizar su ejército.

Yo le cederé todo lo que nuestra intendencia pueda vender.

Cualquier cosa que suceda, fortificar a los imperialistas es el medio más seguro para forzar a los disidentes a tratar.

He creído de mi deber dar parte de mi sentimiento con franqueza y sin reserva, porque la experiencia acaba de probarnos que nada es más fatal quo la falta de franqueza en las circunstancias críticas, como las de ahora.

Tengo el honor de ser, mi general, vuestro más obediente servidor.

(Edmundo) Pierrot 

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.