Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

          1869

          1868

          1867

          1866

          1865

          1864

          1863

          1862

          1861

          1860

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1860-1869 > 1866

Los patriotas tratan de recobrar Campeche.
San Francisco de Campeche, diciembre 31 de 1866.

Ciudadano gobernador y comandante militar del estado de Tabasco

Los lugares tan extraviados por donde tuve que transitar con las fuerzas que traje a mis órdenes y las dificultades que son consiguientes a una marcha violenta, no me habían permitido comunicar a usted, ciudadano gobernador, los avances que ha hecho la brigada de mi mando venciendo cuantos obstáculos se presentaban.

El día 17 del que finaliza emprendí mi marcha desde la hacienda de Balchakáh por mar, en ocho embarcaciones de transporte y tres de guerra, porque preví las mayores dificultades que se me opondrían a cada paso, si me hubiera internado a buscar la tierra firme.

Resignado yo a ponerme a la ofensiva una vez que el enemigo se mantenía en la isla a cubierto de los vapores franceses, desemboqué por la barra de Puerto Real.

Pocas horas después, estando navegando en el mar, encontré cinco embarcaciones enemigas que conducían a su bordo 550 hombres, según informes que me dieron.

Fue necesario trabar un combate naval, que a no haberse excusado el enemigo seguir a adelante, hubiese sido sangriento.

Nos entró la noche como a tres millas del enemigo y al aclarar el día siguiente, había desaparecido llevando el mismo camino, que era el de la isla.

Seguí navegando hasta la villa de Champotón, la que ocupé a las ocho de la noche del día 19.

En aquella población permanecí tres días y el 22 proseguí mi marcha hasta esta ciudad, cuyos barrios ocupé el 23 sin ninguna novedad, aunque la plaza rompió sus fuegos de artillería sobre mis buques de transporte.

Luego que el jefe imperial conoció nuestras intenciones, tapió las puertas de la ciudad para evitar que cayera en nuestro poder.

Cerrado ya entre los muros y sin hacer ningún movimiento hostil, se mantuvo en espera del regreso de la fuerza que encontré en mi tránsito según llevo dicho, este tiempo lo aproveché para establecer una línea militar que dejase en completo aislamiento a la ciudad y puedo asegurar a usted, que hubiera caído en nuestro poder si no le hubiese llegado el refuerzo de 700 hombres que esperaba; esta tropa escaló al puerto como a las cinco de la tarde del día 28, en nueve embarcaciones.

Como era consiguiente, nuestra escuadrilla salió a recibirlas y se trabó un combate naval, sin embargo de ser mayor el número de los buques de guerra enemigos, que duró más de dos horas.

Nuestras embarcaciones de guerra también se veían acosadas por los fuegos de la plaza que les dirigía por los flancos, pero no obstante la ventaja de los contrarios, el triunfo completo hubiera quedado de parte nuestra si la oscuridad de la noche no hubiese confundido a los combatientes; pero aun con todo esto, la fuerza enemiga no pudo hacer su entrada a la ciudad y se dispersó en el mar.

Al aclarar el día siguiente, se vieron sus embarcaciones a lejana distancia; pero desgraciadamente se había extraviado también en la noche una canoa de guerra nuestra y cuando los enemigos hacían por el puerto, se ocupaba otra embarcación de nuestra escuadrilla en buscar a la extraviada.

Este momento aprovecharon los contrarios para meterse en la bahía, aunque le salió al encuentro el Pailebot de guerra, antes Navarrete y ahora García, por haberse pasado a nuestras filas y logró capturar a una canoa enemiga de las de transporte que traía a su bordo treinta y siete hombres del ligero imperial, armados de rifles.

Hoy nos ocupamos en hostilizar la plaza después de haber frustrado la invasión que se intentaba sobre ese estado.

Las ocupaciones del momento no me permiten dar a usted mejores detalles, ciudadano gobernador, pero me reservo el hacerlo en la primera oportunidad que se me presente.

Con este motivo, renuevo a usted las seguridades de mi particular aprecio y respeto.

Patria y Libertad.

San Francisco de Campeche, diciembre 31 de 1866.

Celestino Brito

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.