Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

          1869

          1868

          1867

          1866

          1865

          1864

          1863

          1862

          1861

          1860

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1860-1869 > 1864

Maximiliano ordena se prepare un proyecto para reglamentar los actos religiosos.
27 de diciembre de 1864.

Mi querido ministro Escudero:

A fin de allanar las dificultades que se han suscitado acerca de las leyes llamadas de reforma, nos hemos propuesto adoptar de preferencia un medio que, al mismo tiempo que satisfaga las justas exigencias del país, tenga por objeto restablecer, para todos los habitantes del imperio, la tranquilidad en los ánimos y la paz en las conciencias.

Con este objeto nos hemos ocupado, durante nuestra permanencia en Roma, en abrir negociaciones con el santo padre, como jefe universal de la Iglesia católica.

El nuncio apostólico ha llegado a México pero, con gran sorpresa nuestra, ha declarado que carece de instrucciones para negociar y que tiene que aguardarlas de Roma.

La situación difícil que se prolonga hace más de siete meses y que nos ha costado tan grandes esfuerzos, no admite retardo.

Esta situación exige un pronto desenlace.

En consecuencia, os encargamos nos propongáis inmediatamente medidas que tengan por objeto: que la justicia se haga sin miramientos a la calidad de las personas; que los intereses legítimos creados por dichas Leyes de Reforma sean garantizados, sin perjuicio de las disposiciones que deban tomarse para reparar las injusticias y los excesos a que han dado lugar esas leyes; que se provea al sostenimiento del culto y a la protección de los intereses sagrados puestos bajo la salvaguardia de la religión y, en fin, que los sacramentos se administren y que las demás funciones del ministerio eclesiástico se ejerzan en todo el imperio gratuitamente y sin gravamen para los pueblos.

A este efecto, nos propondréis desde luego un plan para la revisión de las operaciones de desamortización de los bienes eclesiásticos.

Este plan deberá tener por base la ratificación de las operaciones legítimas ejecutadas sin fraude y conforme a las leyes que decretaron la abolición de los bienes de manos muertas, haciéndolos pasar al dominio de la nación.

En fin, os guiaréis conforme a los principios más amplios y liberales de la tolerancia religiosa, sin perder de vista que la religión del Estado es la religión católica, apostólica y romana.

Por el emperador Maximiliano

Velázquez de León

Ministro de Estado

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.