Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

          1869

          1868

          1867

          1866

          1865

          1864

          1863

          1862

          1861

          1860

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1860-1869 > 1864

Antonio Rosales triunfa en San Pedro.
Culiacán, diciembre 23 de 1864.

Ciudadano ministro de Guerra y Marina

Chihuahua

El día 22 del corriente, las armas nacionales han alcanzado un triunfo completo sobre la sección franco intervencionista, que del puerto de Mazatlán se destinó para la ocupación de esta ciudad.

El pueblo de San Pedro, situado a cinco leguas al poniente de Culiacán, ha sido teatro de un hecho de armas que evidencia lo que es capaz de hacer el soldado mexicano, cuando se le conduce al combate persuadiéndolo que defiende el decoro de su patria.

La primera brigada de Sinaloa, compuesta de poco menos de 400 hombres, a mi inmediato mando batió y derrotó completamente a un cuerpo de cerca de 500 hombres, franceses y mexicanos intervencionistas.

Después de más de dos horas de un combate sangriento, se obtuvo por parte de la tropa de mi mando el aprisionamiento de 98 franceses y argelinos y casi doble número de intervencionistas.

Entre los franceses prisioneros se encuentra el comandante del vapor de guerra francés Lucifer, Gazielle, jefe de la expedición y siete oficiales subalternos.

El material de guerra tomado al enemigo, consiste en dos piezas rayadas de artillería, su parque y armas.

La aprehensión de los fugitivos es más que probable y entre ellos van el ex general mexicano Domingo Cortés y el comandante de batallón Jorge Carmona, que huyeron al comenzar la acción.

En el campo de batalla el enemigo dejó 26 muertos y 25 heridos franceses y número considerable de traidores.

Los prisioneros mexicanos, todos de la clase de tropa, viniendo como forzados, han sido perdonados e incorporados a la brigada.

La nación tiene que deplorar la muerte del valiente capitán ciudadano Fernando Ramírez y de muchos buenos soldados que, en un combate, en todos sentidos desventajoso, se han sacrificado por su patria.

En oficio separado comunicaré el detalle correspondiente.

Todos los jefes y oficiales que en esta jornada militaron bajo mis órdenes, se batieron con extraordinario denuedo y entusiasmo, haciéndose dignos de los mayores elogios.

Pronto haré la mención honorífica que cada uno merece por los servicios distinguidos que prestaron, haciéndose acreedores al reconocimiento de la república y a la consideración del gobierno supremo.

Entretanto, recomiendo a usted muy especialmente al ciudadano coronel Joaquín Sánchez y Román, mi segundo en jefe; al ciudadano comandante de batallón, mayor de órdenes, Francisco Miranda; al ciudadano comandante de batallón mixto, Jorge G. Granados, que se halla gravemente herido y al comandante de batallón graduado, capitán del mismo cuerpo, ciudadano Lucas Mora.

Y tengo la honra de comunicar a usted tan fausta noticia, para que se digne ponerla en el conocimiento del ciudadano Presidente de la República, acompañándole con el mismo fin varios de los documentos interesantes que se encontraron al enemigo, copia de las listas de los prisioneros y las cartas que Cortés y Carmona me dirigieron poco antes del combate, excitándome a someterme a la intervención.

Independencia y Libertad, Culiacán, diciembre 23 de 1864.

Antonio Rosales

Ricardo Palacios

Secretario

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.