Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

          1869

          1868

          1867

          1866

          1865

          1864

          1863

          1862

          1861

          1860

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1860-1869 > 1863

Manuel Cabezut avala la conducta de González Ortega y emplaza a Juárez salve la independencia.
Zacatecas, diciembre 29 de 1863.

Sr. Presidente de la República, don Benito Juárez

Muy apreciable señor mío de todo mi respeto:

Aprovechando un extraordinario que sale para ésa, me tomo la libertad de dirigir a usted unas cuantas líneas con objeto de felicitarlo para su arribo a Matamoros.

Señor: he hablado largamente con mi compadre el Sr. Gral. González Ortega y puedo asegurarle bajo mi palabra de caballero y buen mexicano, que jamás habrá un hombre que estime a usted con más sinceridad y adhesión a su persona como el Gral. (González) Ortega.

El Gral. Ortega, señor, después que le he manifestado con cuánta benevolencia escuchó usted todo lo que tenía relación con su persona y con los intereses de Zacatecas, me dijo:

“Yo he visto siempre en el Sr. Juárez, un corazón recto y honrado y sólo la fatalidad, ha querido que se rodeara algunas veces de ciertas personas cuyo contacto ha sido perjudicial a los intereses de la república.

Yo estoy dispuesto a pelear hasta morir en defensa de su persona y de la independencia nacional con quien está identificado el Sr. Juárez y jamás me separaré de la senda del deber aun cuando para esto sea precisa sacrificar nuestra independencia y libertad”.

Un hombre, señor, que se expresa en estos términos y cuyos hechos probarán sus palabras que yo haré presente a la nación, no puede ser jamás enemigo del primer magistrado de la república.

Le hablé también respecto a una indicación que me hizo en San Luis (Potosí) el Sr. Lerdo, ministro de Relaciones y me contestó que sabrá acatar cuanto usted hiciera para salvar a nuestra independencia y que, por su parte, jamás daría un paso que lo hiciese aparecer como un ambicioso, aun cuando fuese preciso sacrificar los más caros intereses de la patria.

He querido manifestar a usted todo esto, señor, para su entera satisfacción.

Por mi parte, señor presidente, como representante del pueblo, como ciudadano de la república y como soldado de la patria, me atrevo a rogar a usted que consultando con su conciencia y con su corazón recto y honrado, se decida a salvar nuestra independencia, cubriéndose de gloria ante la nación y ante el mundo todo.

La abnegación de usted probará al orbe entero, que no ha sido una ambición mezquina y personal lo que pierde a la patria, si es que no se consigue salvarla.

Señor, por la vida de su virtuosísima esposa, ruego a usted reflexione sobre el particular con toda la prudencia que lo caracteriza.

Yo, señor, aunque muy pequeño y nulo como escritor, pero que no me guía otro deseo que el bien de la república, sabré manifestar al mundo que es usted el hombre más grande y el demócrata más sincero, y la nación y el mundo me creerán porque no escucharán en mí la voz de la lisonja sino la voz de la verdad y el más ardiente patriotismo.

Dígnese usted, señor, contarme en el número de sus más obedientes servidores y subordinados que lo aman y s. m. b.

Manuel Cabezut

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.