Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

          1869

          1868

          1867

          1866

          1865

          1864

          1863

          1862

          1861

          1860

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1860-1869 > 1862

Un coronel francés ofrece sus servicios a México.
Washington, diciembre 18 de 1862.

A S. E. el presidente de la República Mexicana

México

Excelencia:

Tengo el honor de dirigiros, por conducto del honorable señor Romero, vuestro representante en Washington, las siguientes consideraciones que someto a vuestra atención. Esas consideraciones ya han sido favorablemente acogidas por un gran número de hombres influyentes que se interesan vivamente en el bien de vuestra patria y por el señor Romero.

Hace más de seis meses que trabajo incesantemente por defender el principio de la integridad de las instituciones republicanas en el nuevo mundo; mis esfuerzos contra todo proyecto de intervención europea, me han alterado la simpatía de partidos políticos, tanto en América como en Europa.

Francés de origen, amante de los verdaderos intereses de mi patria, me he pronunciado públicamente contra las pretensiones de Napoleón III, que al invadir México ha, según mi opinión, consumado un atentado no sólo contra vuestra independencia, sino también contra los principios de libertad que deben mantenerse en América.

He aquí mi opinión sobre la injusta invasión de vuestro país.

Antiguo soldado de la república francesa de 1848, he sido capitán y he aprendido el arte de la guerra con el general Lamorisiere.

Mis opiniones políticas me han decidido a hacerme soldado en los Estados Unidos, y soy, actualmente, coronel, con la perspectiva de llegar a brigadier general, antes de dos meses.

He pensado que como francés cuyo nombre es popular y colocado a la cabeza de los mexicanos como general contra los soldados de Napoleón III, podría ser la más enérgica protesta contra ese soberano y levantar cierto entusiasmo.

He pensado, asimismo, que estando bien apoyado por los partidos políticos, podría organizar un movimiento en Europa y en América en favor de vuestra patria.

Estas dos ideas, que han sido discutidas y ampliamente apoyadas por hombres influyentes, me deciden a pedir a usted el nombramiento de general, para conducir personalmente un cuerpo de ejército contra los invasores que no son, a mis ojos, sino los instrumentos del despotismo.

No solicito una posición puramente militar, puesto que ocupo aquí una muy honorable, sino una posición que me permita poner en práctica las ideas expresadas anteriormente.

Si juzga favorable mi proyecto a vuestro país, sírvase, excelencia, concederme lo que os pido y dar la autorización necesaria al señor Romero.

En este caso presentaré mi dimisión y me iré de inmediato a México.

Tengo el honor de ser, respetuosamente, excelencia, su más humilde y más devoto servidor.

J. B. Herman

Coronel

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.