1861
Varios liberales hacen la guerra a Ocampo.
México, enero 2 de 1861.


(Sr. don Manuel Doblado)

Manuelito muy querido:

Entre el ruido de los repiques a la hora de las ovaciones y del frenesí popular, entré a esta gran ciudad que, engalanada, llena de arcos y cortinajes y flores y gallardetes alegrísimos, coronaba a González Ortega y a las tropas que acaudillaba, cuyo número ascendía a mi juicio a cerca de 25,000 hombres.

Los cangrejos, convertidos en himno popular, formulaban el regocijo y el orden y la concordia embellecían un día que lo sobreponen en grandeza a la recepción del Ejército Trigarante.

Ocampo ejerce el ministerio de Hacienda; Llave el de Guerra; Iglesias tiene la inspección accidental de las oficinas y la administración de la aduana; Justino Fernández es el gobernador del Distrito.

Lerdo, en un eclipse parcial, no sale de su casa; pero sus partidarios trabajan infatigables por su candidatura que utiliza las antipatías y los recursos de la intriga.

Penetrado más en el fondo y por puras inferencias, sospeché que Berriozábal no está en buena inteligencia con los otros jefes, pero los propietarios del estado de México lo aclaman gobernador y esto lo mantiene en una posición visible, aunque inactiva y dudosa.

Varios liberales hacen guerra sin disimulo al señor Ocampo quien, por su parte, afronta la grita y sigue su programa inflexible.

Hoy expidió una circular para que sean despedidos de sus empleos todos los que sirvieron a la reacción.

La medida es justísimo, pero tiene conmovida a esta cuidad de pancistas y de empleados.

En mi conversación con el señor Ocampo que fue bastante larga, me hizo repetidas referencias a usted haciendo entusiastas elogios de su talento y de su tino, que, como usted supondrá, me fueron muy agradables; aludió a si estaba usted en buena armonía con él, de un modo finísimo y yo, como es cierto, dije que usted estimaba a las personas que habían contribuido a nuestro triunfo.

Di a Venegas la libranza, no sé si la habrá cobrado.

Aunque Mena no está bien, el concepto de la caballería de Guanajuato lo enorgullecería a usted, como a mí también.

La ausencia me tiene fregado, de un humor infernal.

Expresiones a Lolita y la familia y usted reciba todo entero el corazón de Guillermo Prieto.

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.