Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

          1869

          1868

          1867

          1866

          1865

          1864

          1863

          1862

          1861

          1860

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1860-1869 > 1861

Problemas internos frente al invasor.
Jalapa, diciembre 30 de 1861.

Sr. don Ignacio Mejía

Muy señor mío y apreciable amigo:

Con sorpresa he sabido que tuvo usted la pretensión de ocupar las rentas del estado que se encontraban en la aduana de Orizaba y que se avanzó hasta querer poner un interventor en dicha aduana.

Si este paso lo hubiera dado un militar ignorante y enemigo del sistema liberal, lo extrañaría todavía, pero cuando se trata de usted que no carece de conocimientos y que ha manifestado adhesión a los principios liberales, su conducta no sólo me es extraña, sino que me ha sorprendido sobremanera.

¿De dónde habrá usted creído que le vienen las facultades de tomarse lo que pertenece al estado? ¿Y de dónde le habrá ocurrido a usted intervenir una oficina perteneciente a un estado soberano, con ultraje de los habitantes de él y de las autoridades que lo gobiernan?

Esto es tanto más de extrañarse, cuanto que Veracruz se apresta a la guerra con cuantos elementos tiene; está hoy, como usted lo sabe bien, manteniendo a las tropas que no han recibido sus haberes del gobierno general y está dispuesto a sacrificarlo todo, pero en orden y sin permitir ultraje alguno.

Cuando los que quedan referidos son los deseos de un estado y cuando usted está ya palpando los efectos de los indicados deseos, no sé cómo, ni por qué motivo, se ha determinado a venirnos a insultar y a ultrajarnos como lo ha hecho.

Yo suplico a usted que medite el paso que tiene dado y convencido de que él es altamente oprobioso y vejatorio a las autoridades de este estado, así como arbitrario y ajeno de un hombre ilustrado, se abstenga de llevarlo a efecto, pues de lo contrario usted comprenderá que en cumplimiento de mi deber, no puedo dejar desapercibido este asunto y me veré en la necesidad de tratarlo de otra manera.

Ha sido usted amigo mío y por este motivo me es más extraño que sin causa alguna haya usted atropellándome; este es otro motivo que me inclina a creer que este negocio terminará con sólo esta carta, sin dar lugar a nuevas contestaciones.

Consérvese usted bueno y ordene a su amigo y servidor q. b. s. m.

(Ignacio de la Llave)

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.