Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

          1869

          1868

          1867

          1866

          1865

          1864

          1863

          1862

          1861

          1860

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1860-1869 > 1861

Miramón en Nueva York de paso a La Habana.
Washington, diciembre 25 de 1861.

Señor ministro de Relaciones Exteriores
México

En la tarde del 21 del que cursa salió de Nueva York para esta ciudad don Miguel Miramón, llamado, según parece, por el Sr. Tassara, ministro español.

Estuvo aquí todo el domingo alojado en la casa de dicho Sr. Tassara, según me han asegurado y el lunes en la mañana se regresó para Nueva York con objeto de salir hoy de aquel puerto para La Habana, de donde piensa dirigirse a la República.

La conducta que ha observado este mal mexicano durante su permanencia en este país, es una prueba más sobre tantas que se tienen ya, de la connivencia en que está con los planes de la España respecto de México.

Parece que el arreglo hecho consiste en reunir a las diferentes partidas reaccionarias que aún permanecen en la República con las armas en la mano, organizar un simulacro de gobierno que será desde luego reconocido y apoyado por la España y desarrollar después los designios que aquella nación tiene contra nuestro país.

Para que tenga usted conocimiento del resultado de los trabajos del cónsul de la República en Nueva York, le traslado un párrafo que me pone en carta particular fecha de ayer y que es del tenor siguiente:

Ocurrí esta mañana a ver al Sr. Miramón por haber quedado convenido así y no estaba en el hotel; esta circunstancia y una conversación que tuvo anoche con un amigo mío sobre México, me hace desistir de mi propósito de tratar de lograr que ofrezca sus servicios al gobierno constitucional, porque veo que sus ideas no son muy satisfactorias.

Su objeto principal es entrar en la República, reunir los restos diseminados de la reacción y obrar:

¿En qué sentido?

Ni lo sé ni me lo puedo figurar, porque, si bien es cierto que ese señor no parece inclinado a reconocer al gobierno legal de México, tampoco creo que está decidido a obrar en favor de la intervención; puede ser muy bien que vaya buscando un cambio de administración y de política en México, que entronice ciertos principios y tenga ciertos hombres a su frente —de los que tal vez él contará con ser uno de ellos— para tratar con los interventores bajo la base de garantía o protectorado a ese gobierno.

Pero, en realidad, nada puedo asegurar sobre este particular, y lo que llevo expuesto no son más que meras conjeturas.

Todo lo cual tengo la honra de comunicar a usted para su conocimiento y fines consiguientes, renovándole las seguridades de mi muy distinguida consideración.

Dios, libertad y reforma.

Matías Romero

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.