Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

          1869

          1868

          1867

          1866

          1865

          1864

          1863

          1862

          1861

          1860

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1860-1869 > 1861

Matías Romero conversa con un senador ignorante y despistado.
Washington, diciembre 22 de 1861.

Señor ministro de Relaciones Exteriores
(México)

El senador Mr. Sumner me dijo hoy, en una conferencia que tuve con él, que la comisión de Relaciones del senado se había reunido ayer para considerar el mensaje especial del presidente relativo a los asuntos de México y que, aunque no se había acordado ninguna determinación, prevalecía entre los miembros de ella la opinión de que no era conveniente aprobar el préstamo propuesto por Mr.

Corwin al gobierno de México, porque no se creía que tal préstamo surtiera el efecto de desbaratar la expedición europea organizada contra la República y que podría conducir a enajenar de Estados Unidos la voluntad de Francia y España, cuya amistad se trata de cultivar ahora más que antes por el aspecto amenazador que están tomando las relaciones entre este país y la Inglaterra.

Mr. Sumner me dijo, hablando de la comisión del senado: "no vimos que resultaran ningunas ventajas a nuestro país de hacer el préstamo a México".

Aunque estoy ya acostumbrado a que aun los hombres de Estado de este país tienen la más grande ignorancia respecto de los negocios extranjeros y principalmente los que se refieren a México, no dejé de sorprenderme al oír la declaración de Mr. Sumner.

Conocí que era necesario empezar por catequizarlo y así lo hice manifestándole detalladamente la condición en que se encuentra México, los deseos y trabajos del partido conservador en favor del establecimiento de una monarquía con un príncipe europeo a la cabeza, las transacciones hechas entre dicho partido y el gabinete de Madrid, los planes y designios verdaderos de los gobiernos de España y de Francia y de todo lo demás que creí conveniente.

Le dije que la contienda no sería entre México y España solamente, sino entre las instituciones republicanas y las monárquicas, entre América y Europa pues que, indudablemente, la gran fuerza naval que las potencias coligadas han situado o van a situar en el golfo, indica muy claramente que se proponen algo más que atacar a México y tomar sus puertos.

Me pareció que todo esto cogía de sorpresa a Mr. Sumner, pues me hizo varias preguntas que procuré responderle del mejor modo posible.

Tomó un apunte del monto total de nuestra deuda exterior con especificación de sus diversas clasificaciones.

Le dije que, si los Estados Unidos se persuadían de la delicadeza y trascendencia del caso, no podían ayudarnos de otra manera mejor que facilitándonos recursos pecuniarios que es lo que necesitamos para hacer una resistencia eficaz a nuestros invasores.

Pregunté a Mr. Sumner cuándo pensaba el senado suspender sus sesiones y me respondió que el miércoles 25 del actual.

Le supliqué me dijera si creía que despacharía este acuerdo antes de dicha fecha y repuso que seguramente no, pues no se le consideraba de mucha urgencia.

Entonces le dije que me parecía conveniente que se dejara para después de año nuevo, porque, entretanto, pueden venir noticias de México que hagan cambiar de opinión a los miembros del comité de Relaciones Exteriores, cuya idea le pareció muy buena.

A mi me determinó también a obrar así el deseo de recibir mi correspondencia antes que dicho negocio se determine para saber a qué atenerme y trabajar en el sentido que me indique mi gobierno.

Invité a Mr. Sumner a comer mañana conmigo y me aprovecharé de esa ocasión para volverle a hablar de este asunto.

Reproduzco a usted las seguridades de mi muy distinguida consideración.

Dios, libertad y reforma.

Matías Romero  

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.