Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

          1869

          1868

          1867

          1866

          1865

          1864

          1863

          1862

          1861

          1860

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1860-1869 > 1861

De la Fuente sigue desconfiando de la política estadounidense.
París, diciembre 27 de 1861.

Sr. don Matías Romero
Washington

Mi muy estimado compañero y amigo:

No sé por qué razón llegan a París con grandísimo retardo los despachos y cartas de usted, puesto que algunos invierten cerca de un mes en la travesía.

Hoy contesto de oficio a varias comunicaciones de usted que he recibido casi a un mismo tiempo.

Tengo que referir a usted confidencialmente la expresión de mi agradecimiento por el favor de su interesante correspondencia.

No sólo miro en ella bien retratado el espíritu del gobierno americano respecto de nosotros, sino indicadas con acierto las miras que convendría dar por base a la política mexicana respecto de esos estados.

Yo, a mi vez, debería enviar a usted copias de las notas que mando por este paquete a nuestro gobierno, pero, amigo mío, he dicho tanto en las notas que usted conoce y en otras que dentro de breves días he de comunicarle que, francamente hablando, no hago ahora más que repetirme en la sustancia de las cosas.

Me temo que nuestra correspondencia de este mes sea atrapada o detenida cuando menos por las fuerzas españolas que deben estar ya en las aguas de Veracruz, a ser cierta, como lo creo, la noticia que ha sido comunicada de La Habana como recibida del Clayde, cuyos pasajeros declararon que habían dejado a 36 horas de aquel puerto a la escuadra española mandada por el Gral. Serrano.

Usted y yo sabemos muy bien que esa festinación de España, sin tomar en cuenta el tratado de Londres que ligaba su acción contra México a la de Francia y de Inglaterra, esa festinación, vuelvo a decir, es lo menos malo que en el estado actual de las cosas nos podía suceder.

Pero sabemos, asimismo, que no podremos aprovechar estas ventajas sino por medio de una conducta sabia y enérgica y, el ignorar yo todavía cuál es la resolución tomada por nuestro gobierno en este gravísimo conflicto, que no he cesado de anunciarle desde mi llegada a Europa, es una cosa que me tiene sumergido en la mas profunda y violenta ansiedad.

Estos tres o cuatro días que tardará el paquete inglés en llegar me van a parecer tres siglos.

Ya he dicho a usted mi opinión sobre la política de los Estados Unidos con nosotros.

Por lo demás, usted había previsto muy bien que el caso de Trent debería muy probablemente modificar mucho las relaciones entre esa nación y la Gran Bretaña.

Yo tengo para mí que el gobierno de Washington no ha de ceder en este negocio, sin embargo del apoyo moral que las reclamaciones de Inglaterra han recibido del gobierno del emperador y, aun a causa de ese apoyo, por hablar como los franceses.

Si la guerra estalla, tengo por seguro que seguirá luego el reconocimiento de los estados del sur no sólo por Inglaterra, sino también por Francia.

Esto, a mi ver, debería hacernos cambiar de política con los Estados Unidos; pero la cosa no corre prisa y lo que más urge es contrariar la intervención europea en nuestra desventurada patria.

Quedo de usted, como siempre, su más adicto amigo y seguro servidor q. b. s. m.

Juan Antonio de la Fuente

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.