Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

          1869

          1868

          1867

          1866

          1865

          1864

          1863

          1862

          1861

          1860

      1850-1859

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1860-1869 > 1860

González Ortega inflexible.
México, diciembre 25 de 1860.

Sr. Gral. don Manuel Doblado

Mi querido amigo:

Por la carta que envié a María y que le encargué que mostrara a usted y a Prieto, se habrá informado de todo lo que ha pasado providencialmente en beneficio de nuestra causa; por lo demás las cosas siguen bien y ya está excitado el gobierno general para verificar el cambio de residencia de Veracruz a esta ciudad lo más pronto posible para evacuar nuestros negocios pendientes, que sólo en su esfera puede expeditar.

Sabría usted que al día siguiente de la batalla, en la madrugada, fue una comisión de Miramón hacia (González) Ortega, compuesta de los señores Ayesterán, ministro inglés y embajador español y el muy sinvergüenza de Berriozábal, a pedir garantías para todos los pillos de la reacción y que entregarían la ciudad por una capitulación; pero, inflexible, el señor (González) Ortega les respondió que no tenía poderes para hacerlo y después de una polémica inútil se retiraron en la diligencia por donde habían venido.

Ayer noche se ha retirado Miramón por distintos rumbos, él en persona con 150,000 (pesos) y una fuerte escolta, con rumbo a Acapulco, y otros por Toluca; muchos escondidos, pero la población no ha sufrido en lo más mínimo, porque ha sido muy ordenado el movimiento, aunque siempre hay su provincialismo.

Sepa usted que Segura Argüelles, requiescat in pace, lo iban a aprehender para sujetarlo a un juicio, pero mató de un pistolazo a uno de los oficiales de Aureliano que iban con tal objeto, pero, el segundo, enfurecido por el homicidio perpetrado, a su vez sacó su pistola y lo mató.

Unos lo juzgan un asesinato, los más una arbitrariedad, nosotros un acto providencial.

Don Santos hace aquí un papel demasiado ridículo, hoy ha tenido que salirse para la casa de Gómez Farías, porque se verificó la ocupación del palacio por (González) Ortega.

Deseo se conserve usted bueno y se reúna cuanto antes con nosotros.

Reciba memorias del señor don Jacinto y familia, con los recursos amistosos de su amigo.

(José G.) Lobato

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.