Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

          1859

          1858

          1857

          1856

          1855

          1854

          1853

          1852

          1851

          1850

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1850-1859 > 1859

McLane en Estados Unidos, sin el tratado, ha causado impresión fatal.
New York, septiembre 16 de 1859.

Excmo. Sr. don Melchor Ocampo
Veracruz

Mi estimado amigo y señor:

Ayer tuvo el señor McLane una larga conferencia con el señor Lerdo y conmigo, en que nos explicó todos los pormenores relativos al tratado y lo que en su concepto fue causa de que no se concluyera.

Confieso a usted que oí con profunda pena la relación que nos hizo y por ella conozco que fue fatuidad mía decir a usted en la carta que escribí en Washington que yo creía poder arreglar la cuestión.

Ahora veo que ya no se trata de simples detalles, sino del principio mismo según el modo con que el señor (de la) Fuente trata el asunto.

Esto cambia enteramente el aspecto de las cosas y me hace temer que nos alejemos en vez de acercarnos a la solución de la dificultad.

La venida del señor McLane sin el tratado, ha causado una impresión fatal.

Como muestra, envío a usted dos artículos de periódico, uno de New Orleáns y otro de esta ciudad.

Envío también dos artículos del Herald, único periódico que nos trata con favor defendiendo al Presidente.

Este, es indudable que será objeto de violentos ataques, así como lo seremos nosotros, si se llega a tener la idea de que no habrá tal tratado.

Si esto último llega a suceder, mi posición aquí va a ser verdaderamente insoportable.

Suplico a usted me diga en respuesta si, en su concepto, el tratado no podrá hacerse, para determinar con tiempo retirarme con cualquier pretexto, antes de que el resultado llegue a ser conocido.

Yo he contraído cierta responsabilidad con motivo de mis ofrecimientos antes de ser recibido y, aunque en éstos nada ha habido de especial y definido, no por esto serán menos rudos los ataques; será imposible dar explicaciones a todo el mundo y el resultado es que estaré mal y tendría que hacer un sacrificio, que no estoy dispuesto a ejecutar, puesto que sería perfectamente inútil.

(El) señor Lerdo, a quien he instado para que fuese, porque como dije a usted antes, hoy ni pretexto le queda para permanecer, piensa, sin embargo, de un modo diferente y se propone quedarse, con la esperanza, creo, de que podrán enviar instrucciones para que aquí se termine la negociación y ganar tiempo, pues el señor McLane no piensa volver antes del 25 de octubre.

Es posible que esa opinión sea la mejor pero yo, en su lugar, no estaría aquí 24 horas más.

Con el señor Díaz Mirón, remito a usted unas estampas del monumento de Washington, un cubierto, un abanico de plumas, unas chinelas y un abanico de dobleces.

Este no es como el que Josefina quería que se enviara, porque hace dos años que pasó aquí de moda y ya no los hay; pero, creyendo que puede considerarse como un buen sustituto, me decidí a tomarlo.

Esta tarde me vuelvo a Washington.

El Tennessee saldrá de New Orleáns para ésa el 15 de octubre.

Me repito de usted afectísimo amigo y servidor, que besa su mano.

José María Mata

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.