Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

          1859

          1858

          1857

          1856

          1855

          1854

          1853

          1852

          1851

          1850

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1850-1859 > 1859

El gobierno estadunidense envía un agente confidencial al Bajo Bravo.
Washington, noviembre 21 de 1859.

Sr. Robert M. McLane
Ministro de Estados Unidos en México

Señor:

Por medio de la presente le comunico la copia de unas instrucciones del día 18 del corriente dirigida al general Duff Green, en su carácter de agente confidencial del gobierno enviado al Río Grande con el fin de observar e informar a ese Departamento sobre la naturaleza de las agresiones realizadas dentro de nuestro territorio y los atropellos que estén siendo perpetrados en la vecindad de Brownsville a nuestros ciudadanos.

Sin duda usted se ha enterado por los periódicos del carácter general de estos atropellos y verá en las instrucciones al general Green que el gobierno no dispone de otra información más que la que ha llegado por voz pública.

Naturalmente solicitamos versiones fidedignas de esos acontecimientos, a fin de precisar si las autoridades tienen algo que ver en esto, o si se trata de ataques perpetrados par bandidos con finalidad de saqueo o venganzas personales.

Baja cualquier aspecto, no se puede ocultar que la mayoría de nuestros connacionales están armados por los informes de Río Grande, precedidos como han sido por las noticias del interior de México.

Estos temores no son mal fundados.

La actitud paciente que tanto nuestro gobierno como sus ciudadanos han mostrado a lo largo de la serie de graves atropellos cometidos en las personas, bienes e intereses de estadounidenses en esa República, ha llegado a un límite que no puede tolerarse.

Es tiempo que se aplique un remedio a estos males, ya sea por las autoridades mexicanas o, en otro caso, por las fuerzas de Estados Unidos.

Usted será inmediatamente informado de cualquier noticia que recibamos del señor Green.

No hay razón para suponer que nuestro agente confidencial pueda culpar o descubrir cualquier hecho que implique sospecha o responsabilidad por esos atropellos de parte del Gobierno Constitucional establecido en Veracruz pero, de ser así, no dejará usted de informar el hecho al Presidente Juárez y expresar enfáticamente que nuestro gobierno espera que se agoten los medios para arrestar y castigar, como se merecen, a los causantes de estos excesos sangrientos.

Poco antes de sus despachos de partida, fueron recibidos por el secretario de su legación informes completos del atroz asesinato, perpetrado por orden del general Márquez, del señor Ormond Chase, ciudadano estadounidense radicado en Tepic.

Como esos despachos fueron leídos cuidadosamente por usted en el Departamento y como los comenté con usted ampliamente, no dudo que ya haya llamado la atención del gobierno mexicano sobre el hecho y solicito el acostumbrado informe.

Informaciones precisas que hemos recibido después de su partida, confirman completamente la cuenta de su transacción que fue previamente enviada.

Parece que el señor Chase era una persona fiel y trabajadora, y de gran valor y energía y que en varias ocasiones ayudó al necesitado y al débil en sus vecindades y a quienes estaban expuestos al peligro de ataques fuera de la ley.

No creemos que fue acusado de ningún crimen y menos que hubiera cometido algún acto que ameritase serio castigo.

No se siguió juicio y fue ejecutado en secreto por orden del mismo general que ya se había ganado fama de infame en Tacubaya.

Resulta difícil imaginarse que en un país civilizado se cometa un asesinato tan atroz como éste y usted hará todo lo que esté en su poder a fin de que todos aquellos que participaron en él tengan un castigo rápido y ejemplar.

Debe también atenderse una indemnización adecuada a los deudos de este hombre infortunado.

Soy, etc., etc.

Lewis Cass
Secretario de Estado de los Estados Unidos

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.