Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

          1859

          1858

          1857

          1856

          1855

          1854

          1853

          1852

          1851

          1850

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1850-1859 > 1859

El Tratado de Alianza propuesto por ocampo está fuera de las normas de la política estadunidense.
Washington, noviembre 4 de 1859.

Sr. Robert M. McLane
Ministro de Estados Unidos en México

Señor:

Se ha recibido su carta extraoficial del 31 de octubre, informando al Departamento que se encontraba usted listo para emprender su regreso en el barco estadounidense Brooklyn, que ya tiene su permiso para navegar.

Sobre las negociaciones que se han encomendado a su cargo, creemos que no son necesarias nuevas instrucciones.

Usted está perfectamente enterado de la actitud de su gobierno al respecto, y el Presidente está seguro que no descuidará ninguna oportunidad para llevarlas a cabo.

Sin embargo, con referencia al memorándum que acompaña su comunicación sobre el asunto de una alianza militar entre Estados Unidos y México, debo informarle que ese arreglo está fuera de las normas de nuestra política establecida y que no se intenta para una emergencia temporal, pues podría probablemente hacer fracasar cualquier convención con la que se conectase.

Por lo tanto, considere que no será aprobada por el Departamento.

Usted solicita, además, instrucciones del Presidente con respecto a la intervención que deberá tomar en relación a los recientes asesinatos y actos de violencia cometidos par las autoridades de Miramón, de que han sido víctimas inofensivas los ciudadanos estadounidenses en repetidas ocasiones.

Indudablemente que estos brutales desmanes demandarán su completa e inmediata atención, haciendo todo lo que esté dentro de sus posibilidades para lograr justicia.

La situación actual de México, sin gobierno cuya autoridad sea reconocida en todo el país, con Miramón en la capital luchando contra Juárez en la costa, y con gobernadores militares en otras zonas, que ignoran casi completamente a esos líderes, nos impide impartirle instrucciones precisas que puedan resultar útiles.

El gobierno en Veracruz expresa su deseo de castigar a los criminales denunciados, pero lamentablemente carece de capacidad para hacerlo; mientras tanto el gobierno de la Capital se niega a comunicarse oficialmente con el ministro de Estados Unidos porque, conforme a las instrucciones de su gobierno ha reconocido la autoridad de Juárez como la única legal y constitucional del país.

Dadas estas circunstancias y no teniendo el Presidente poder, sin el consentimiento del Congreso, para emplear la fuerza armada de los Estados Unidos en protección de las vidas y bienes de sus conciudadanos residentes en México, sólo puede confiar en su discreción y energía a fin de asegurar esta protección como le sea posible.

Si puede intervenir con este fin, con alguna posibilidad de éxito, sea personalmente u en otra forma, se le autoriza a que lo haga allí donde encuentre una autoridad local aún en ejercicio de poder a pesar de que, a su juicio, el ejercicio de poder no tenga derechos si se ejerce en oposición al Gobierno Constitucional del país.

Sin embargo, en todo momento tendrá cuidado de no hacer nada que sea inconsistente con su reconocimiento al gobierno del Presidente Juárez o que calcule pueda debilitar su justa autoridad ante el pueblo.

Para las disposiciones de su gobierno sobre este asunto, puede ver los despachos de este Departamento, números 8 y 10, fechados respectivamente el 7 y el 25 de mayo.

El Presidente está informado de todas sus sugerencias con relación a nuestras futuras relaciones con México y no dejará de conceder amplia atención y consideración a ellas.

Sin embargo, no será posible hacerle conocer las decisiones que se tomen antes de la sesión del Congreso, a las recomendaciones que determinará hacer con referencia a esto, en su Mensaje anual.

Soy, etc., etc.

Lewis Cass
Secretario de Estado de los Estados Unidos

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.