Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

          1859

          1858

          1857

          1856

          1855

          1854

          1853

          1852

          1851

          1850

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1850-1859 > 1858

Forsyth visita a Mata en los Estados Unidos.
Washington, diciembre 22 de 1858.

Excmo. Sr. don Melchor Ocampo
Veracruz.

Mi querido amigo y señor:

Con sorpresa y sentimiento he visto que llegó la correspondencia del Tennessee y que sólo tuve una carta de don José G. Zamora, causándome tanta más pena la falta de letras de usted, cuanto que la pobre de Josefina estaba contando hasta las horas para calcular el momento en que llegarían las cartas.

Poco tengo que agregar a lo que respecto a mi misión digo a usted oficialmente.

Ayer se trató en el gabinete el asunto de México; pero no se adoptó resolución alguna.

Hoy ha estado a verme el señor Forsyth y ha tenido conmigo una larga conferencia.

Aunque no me lo dijo, presumo que vino enviado por el secretario de Estado para saber hasta qué punto estaba yo dispuesto a acceder a las pretensiones de que ya usted tiene conocimiento.

Le contesté de un modo general y favorable a las miras de la administración y que tenía plenos poderes para arreglar todas las cuestiones pendientes entre ambos países.

Hablamos sobre el empréstito, etc., y me ofreció hacer todo lo posible en obsequio nuestro.

Por muchos lados se trabaja activamente cerca del gabinete para que reconozca al Gobierno Constitucional, pero tenemos en contra todo el cuerpo diplomático que se opone cuanto puede al referido reconocimiento.

Yo urjo cuanto puedo una resolución definitiva y, al efecto, pienso procurar mañana una nueva entrevista con el señor Presidente que ya habrá tenido tiempo de formar su juicio sobre la cuestión de si puede, con arreglo a la Constitución, considerarse legal un gobierno que no funciona en la ciudad de México.

De todos modos, tengo esperanzas de dar a usted para el próximo vapor, noticias decisivas.

La pobre de Josefina ha sido atacada de un fuerte catarro, como aquí dan, que le ha exacerbado sus otros padecimientos.

Le he escrito hoy que haga llamar un médico de muy buena reputación para que la asista y yo me propongo ir a New York el día 25 ó 26 para pasar con ella algunos días, mientras estos señores del Congreso se toman su solaz de fin de año.

Me causó una sorpresa penosa ver en los periódicos una parte de Cobos, diciendo que Alvarado se había pronunciado; pero presumo que ha sido un ardid de los conservadores para procurar la salida de una conducta y aprovecharse de los derechos.

Una carta de Tampico, de fecha 30 del próximo pasado, dice: “que el comandante de los buques españoles había declarado abiertas las hostilidades y retirándose con sus buques a la barra a esperar las tropas de desembarco que esperaba llegasen el día 10 del actual”.

Semejante noticia me confunde, sobre todo, cuando nada se dice de Veracruz acerca de ella y cuando, por otra parte, noticias recientes de La Habana anuncian el completo arreglo de la dificultad en Tampico.

Hay que esperar la confirmación de una u otra de estas noticias.

El señor Arrioja, a quien dice entregar por Mr. Magnan el duplicado de la cuenta, no se ha dado todavía por entendido.

Si dentro de tres días no recibo aviso suyo sobre la devolución del dinero, al ir a New York, pienso ponerle una nota en términos fuertes.

El señor Zamora me dice que el administrador de la aduana, le había dicho respecto del dinero que debían enviarme, que, de acuerdo con usted, me enviarían por el viaje último $ 1,000, más como no he recibido aviso del señor Bruguiére de New Orleáns, supongo que ni aun esto pudieron remitirme.

Creo que para esta fecha habrán recibido en ésa la pólvora y que estarán satisfechos respecto de su buena calidad.

Espero con extrema ansiedad la noticia del resultado de la batalla que debía darse en las inmediaciones de Guadalajara.

Son tantas mis esperanzas, come mis temores.

Deseo a usted la mejor salud, que me pueda usted comunicar buenas noticias y me repito su afectísimo amigo y servidor que besa su mano.

José María Mata

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.