Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

          1859

          1858

          1857

          1856

          1855

          1854

          1853

          1852

          1851

          1850

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1850-1859 > 1857

Inicia su gestión logrando una amplia autorización del congreso.
México, noviembre 5 de 1857.

Secretaría de Estado y del despacho de Gobernación

Excelentísimo señor gobernador (1)

Acompaño a vuestra excelencia el decreto en que se concede al Excmo. señor Presidente de la República, la amplia autorización para proveer a la defensa de la independencia nacional, para restablecer la paz pública y para sostener las instituciones que nos rigen.

Al calce de ese decreto verá V. E. las prevenciones y declaraciones en junta de ministros ha acordado S. E. por ahora, respecto del ejercicio de algunas de las garantías mandadas suspender, reservándose la facultad de dar los reglamentos y órdenes que las circunstancias demanden, en cuanto a la suspensión de las demás garantías de que trata el citado decreto; pues aunque pudiera, en uso de la amplia facultad que se le concede, dictar desde luego esas medidas, no es su ánimo que este mal que la presente situación hace inevitable, se sufra en toda la república, sino únicamente en aquellos estados en que se subvierta el orden público o se desobedezca a la autoridad suprema y sea necesario emplear la acción pronta y enérgica de la autoridad, para la paz y el imperio de las leyes.

Aquí terminaría esta nota que no debiera tener otro carácter que el de una simple comunicación del decreto adjunto; pero como al revestirse al Poder Ejecutivo de la nación de las amplias facultades de que se trata, los enemigos del orden han difundido la alarma en la sociedad, juzgando desfavorablemente del uso que pudiera hacer el gobierno de aquella autorización, creo de mi deber consignar aquí de una manera franca y explícita, para rectificar la opinión, que el gobierno usará de las amplias facultades que se le han concedido para restablecer la paz, para sostener las instituciones y para proveer a la defensa de la independencia nacional, y procurará hacerlo en los casos en que sea absolutamente indispensable obrar con rapidez y energía.

Por lo demás, cuidará de que se conserven ilesas las garantías que la Constitución y las leyes otorgan al hombre y al ciudadano, usando de los medios que la ley concede a la autoridad para este fin.

Como que el gobierno tiene la misión muy importante de vigilar, por la conservación de la paz y de las garantías individuales, las medidas que dictare, ya en uso de las facultades amplias que tiene o bien en el de las ordinarias que le dan las leyes, tenderán exclusivamente a este objeto y, para que ellas no sean ilusorias, será inflexible y enérgico en su ejecución, haciendo que el criminal sufra irremisiblemente la pena que merezca.

Guiado de este sano propósito, está seguro de que los pueblos le prestarán su apoyo, y V. E su eficaz cooperación, cuidando a la par del exacto cumplimiento de las medidas extraordinarias, cuya ejecución se le encomiende.

El gobierno, que se afana por la consolidación del sistema constitucional y por el bienestar y prosperidad de los estados, no teme los esfuerzos de los reaccionarios.

Fiado en la justicia de la causa que defiende, se lisonjea con la esperanza de que pronto logrará el restablecimiento de la paz, para deponer ante la representación nacional el poder extraordinario que se le ha confiado, pues su mayor gloria la hace consistir en gobernar constitucionalmente y con arreglo a las leyes, sin perjuicio de iniciar las reformas que estime convenientes sobre algunos artículos de la Constitución.

Lo comunico a V. E. de orden del Excmo. señor Presidente de la República para su inteligencia y a fin de qué dando a esta nota la publicidad debida, coopere por su parte a restablecer la paz y la confianza pública en la nación.

Dios y Libertad, México, noviembre 5 de 1857.

Juárez

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.

Notas:

(1) Circular que se envió a todos los gobernadores.