Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

          1859

          1858

          1857

          1856

          1855

          1854

          1853

          1852

          1851

          1850

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1850-1859 > 1856

Comenta con desprecio la actitud de Santa Anna.
Oaxaca, julio 10 de 1856.

Señor don Matías Romero
México

Mi muy estimado amigo:

Recibí y le agradezco a usted mucho la tira impresa que me remite, relativa a un negocio mío particular.

Es mío en efecto el párrafo que se inserta y que escribí con motivo de la superchería de que allí se hace mención.

Está ya conocida la falsedad de la carta que se supone escribí al Sr. Traconis y esto basta para mi intento. (1)

Si supiere usted algo más sobre este negocia, espero me lo comunique, lo mismo que lo demás que ocurra en esa capital.

La carlita que usted me incluyó, la mandé entregar a su título.

Vea usted en que otra puede servirle su amigo afectísimo y seguro servidor q. b.s.m.

Benito Juárez

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.

Notas:

(1) El párrafo a que se refiere el señor Juárez fue publicado el 28 de junio de 1856 en El Siglo, periódico de la ciudad de México, indicando que se trataba de un fragmento de carta del Sr. Juárez a un amigo y era lo siguiente: “Se ha cometido aquí la infame superchería de fingir una carta mía, dirigida al Sr. Traconis insultándole e invitándole a una rebelión, según ese mismo señor que dice en una carta que me contesta lleno de enojo.

Nada extraño será que Santa Anna ofrezca sus servicios a la coalición europea por ver si así logra volver a oprimir a los mexicanos; pero las gentes en Europa, que conocen bien su torpeza e incapacidad, lo verán con desprecio; y en caso de que les convenga el instrumento, será más bien para arrojarlo entre los mexicanos que sabrán escarmentarlo debidamente.

Ya le escribo para que me remita dicha carta que se supone mía, para averiguar quién fue su autor.

Como puede suceder que se hayan mandado otras a otras personas notables, lo aviso a usted para que lo contradigo, en el concepto de que no estoy ni imbécil para insultar e invitar a la rebelión a persona alguna”.