Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

          1859

          1858

          1857

          1856

          1855

          1854

          1853

          1852

          1851

          1850

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1850-1859 > 1855

El Obispo de Michoacán solicita se suspendan temporalmente los efectos de la ley.
México, diciembre 8 de 1855.

Excelentísimo señor ministro de Justicia y Negocios Eclesiásticos

Excelentísimo señor:

Hoy, a las diez de la mañana, recibí el oficio en que V. E. manifestándome haber elevado al conocimiento del Excmo. señor Presidente Interino de la República el mío fecha 30 del pasado, en que protesté contra los artículos 42, 44 y 4º de los transitorios de la Ley de 23 del mismo, se sirve decirme que no puede acceder S. E. a mi solicitud de que, sometiendo este negocio a la resolución del venerable jefe de la Iglesia, suspenda entre tanto la ejecución de los artículos protestados; que aunque sería fácil desvanecer con las mismas doctrinas que yo cito, los fundamentos en que apoyo mis protestas, no lo hace por no ser conveniente al decoro del gobierno entrar en discusión con algunos de sus súbditos; y por último, que salvada mi responsabilidad con mis protestas, no habrá por mi parte motivo alguno que indique un acto de desobediencia a la Ley.

Como esta comunicación no está reducida a un simple acuse de recibo, me permitirá V. E. que distraiga todavía su atención con un nuevo oficio contestando al que acabo de recibir.

Aunque en mi oficio del día 30 dije: “me atrevo a esperar que tomando en su alta consideración la gravedad suma y las trascendencias incalculables de este negocio, hará presente a nuestro Santísimo Padre cuando estime conveniente para su final resolución y mandará suspender entre tanto los efectos de los artículos que han motivado esta comunicación y la del Illmo. señor Arzobispo”.

Esto lo dije después de terminado el asunto de comunicación, y como una prueba de mi persuasión acerca de la religiosidad que distingue al Excmo. señor Presidente Interino de la República, mas no para expresar el objeto de mi comunicación.

El lugar que este concepto ocupa y la forma en que lo expreso, tienden a indicar que mi oficio referido si bien entraña el deseo de que el Excmo. señor Presidente diese el paso indicado, no es una solicitud, sino una protesta con todas las manifestaciones de respeto que corresponden.

Dígnese V. E., admitir esta explicación del sentido de las referidas palabras.

En cuanto a los motivos que obligan a V. E. a omitir la refutación de los argumentos de la protesta que dirigí al Excmo. señor Presidente por ministerio de V. E., como obispo de Michoacán, y en virtud de la dependencia que bajo este carácter tenga de la suprema autoridad de la Iglesia, no menos estrecha que la que como ciudadano tengo del Supremo Gobierno de la Nación, yo debo respetarlos y los respeto.

Sólo diré a V. E. que mis convicciones en este punto son muy firmes; que no veo lo que pudiera decirse contra el hecho de la existencia de una ley general de la Iglesia, contra el principio de la obligación que tenemos de observarla y hacerla observar los obispos, ni contra la subsistencia de ella mientras el Sumo Pontífice, o un concilio general, no la derogue en todo o en parte.

Concluye V. E., manifestando que salvada mi responsabilidad con mis protestas, no habrá por mi parte motivo alguno que indique un acto de desobediencia a la Ley.

Confieso a V. E. que no comprendo con la debida exactitud el sentido de esta frase; pero como V. E. habla en general de la Ley, y yo no he protestado sino solamente contra tres de sus artículos, me honro con manifestar mi sumisión a la Ley en general, y en cuanto a los artículos 42, 44 y 49 de los transitorios, reproduzco aquí cuanto dije a V. E,, en mi comunicación del día 30, y en consecuencia, reitero las protestas que hice allí, obligado por el testimonio de mi conciencia.

Todo lo cual digo a V. E. en contestación, suplicándole se digne elevarla al superior conocimiento del Excmo. señor Presidente Interino de la República.

Dios guarde a V. E., muchos años.

Clemente de Jesús (Munguía), obispo de Michoacán

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.