Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

          1859

          1858

          1857

          1856

          1855

          1854

          1853

          1852

          1851

          1850

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1850-1859 > 1854

Plan de Ayutla.
Ayutla, marzo 1º de 1854.

Los jefes, oficiales e individuos de tropa que suscriben, reunidos por citación del señor coronel don Florencio Villarreal en el pueblo de Ayutla, distrito de Ometepec, del estado libre y soberano de Guerrero, considerando:

Que la permanencia de don Antonio López de Santa Anna en el poder es un amago constante para las libertades públicas, puesto que, con el mayor escándalo, bajo su gobierno, se han hollado las garantías individuales que se respetan aun en los países menos civilizados.

Que los mexicanos, tan celosos de su libertad, se hallan en el peligro inminente de ser subyugados por la fuerza de un poder absoluto, ejercido por el hombre a quien tan generosa como deplorablemente se confiaron los destinos de la patria.

Que bien distante de corresponder a tan honroso llamamiento, sólo ha venido a oprimir y vejar a los pueblos, recargándolos de contribuciones onerosas sin consideración a la pobreza general, empleándose su producto en gastos superfluos y formar la fortuna, como en otra época, de unos cuantos favoritos.

Que el Plan proclamado en Jalisco y que le abrió las puertas de la República, ha sido falseado en su espíritu y objeto, contrariando el torrente de la opinión sofocada por la arbitraria restricción de la imprenta.

Que ha faltado al solemne compromiso que contrajo con la nación al pisar el suelo patrio, habiéndole ofrecido que olvidaría resentimientos personales y jamás se entregaría en los brazos de ningún partido.

Que debiendo conservar la integridad del territorio de la República, ha vendido una parte considerable de ella sacrificando a nuestros hermanos de la frontera del norte, que en adelante serán extranjeros en su propia patria, para ser lanzados después, como sucedió a los californianos.

Que la nación no puede continuar por más tiempo sin constituirse de un modo estable y duradero, ni dependiendo su existencia política de la voluntad caprichosa de un solo hombre.

Que las instituciones republicanas son las únicas que convienen al país, con exclusión absoluta de cualquier otro sistema de gobierno.

Y, por último, atendiendo a que la independencia nacional se halla amagada bajo otro aspecto no menos peligroso, por los conatos notorios del partido dominante levantado por el general Santa Anna, usando de los mismos derechos de que usaron nuestros padres en 1821 para conquistar la libertad, los que suscriben proclaman y protestan sostener hasta morir, si fuere necesario, el siguiente:

PLAN

1º.- Cesan en el ejercicio del poder público don Antonio López de Santa Anna y los demás funcionarios que, como él, hayan desmerecido la confianza de los pueblos o se opusieren al presente Plan.

2º.- Cuando éste haya sido adoptado por la mayoría de la nación, el general en jefe de las fuerzas que los sostengan convocará un representante por cada estado y territorio para que, reunidos en el lugar que estime conveniente, elijan al Presidente interino de la República y le sirvan de consejo durante el corto período de su encargo.

3º.- El Presidente interino quedará desde luego investido de amplias facultades para atender a la seguridad e independencia nacional y a los demás ramos de la administración pública.

4º.- En los estados en que fuere secundado este Plan político, el jefe principal de la fuerzas adheridas, asociado de siete personas bien conceptuadas, que elegirá él mismo, acordará y promulgará, al mes de haberlas reunidos, el Estatuto Provisional que debe regir en su respectivo estado o territorio, sirviéndole de base indispensable para cada Estatuto que la nación es y será siempre una sola, indivisible e independiente.

5º.- A los quince días de haber entrado en sus funciones, el Presidente interino convocará el Congreso extraordinario, conforme a las bases de la ley que fue expedida con igual objeto en el año de 1841, el cual se [ocupará] exclusivamente de constituir a la nación bajo la forma de república representativa popular y de revisar los actos del Ejecutivo provisional de que se habla en el artículo 2º.

6º.- Debiendo ser el ejército el apoyo del orden y de las garantías sociales, el gobierno interino cuidará de conservarlo y atenderlo, cual demanda su noble instituto, así como de proteger la libertad del comercio interior y exterior, expidiendo a la mayor brevedad posible los aranceles que deben observarse, rigiendo entretanto para las aduanas marítimas el publicado bajo la administración del señor Ceballos. (1)

7º.- Cesan desde luego los efectos de las leyes vigentes sobre sorteo y pasaportes y la gabela impuesta a los pueblos con el nombre de capitación.

8º.- Todo el que se oponga al presente Plan o prestare auxilios directos o indirectos a los poderes que en él se desconocen, será tratado como enemigo de la independencia nacional.

9º.- Se invita a los Excmo. Sres. generales don Nicolás Bravo, don Juan Álvarez y don Tomás Moreno, para que, puestos al frente de las fuerzas libertadoras que proclaman este Plan, sostengan y lleven a efecto las reformas administrativas que en él se consignan, pudiendo hacerles las modificaciones que crean convenientes para el bien de la nación.

Ayutla, marzo 1º de 1854.

El coronel Florencio Villarreal, comandante en jefe de las fuerzas reunidas.

- Esteban Sambrano, comandante de batallón.

- José Miguel Indast, capitán de granaderos.

- Martín Ojendiz, capitán de cazadores.

- Leandro Rosales, capitán.

- Urbano de los Reyes, capitán.

- José Pinjón, subteniente.

- Máximo Sosa, subteniente.

- Pedro Bedoya, subteniente.

- Julián Morales, subteniente.

- Dionisio Cruz, capitán de auxiliares.

- Mariano Teraza, teniente.

- Toribio Zamora, subteniente.

- José Justo Gómez, subteniente.

- Juan Diego, capital.

- Juan Luesa, capitán.

- Vicente Luna, capitán.

- José Ventura, subteniente.

- Manuel Momblán, teniente, ayudante de S. S.

- Por la clase de sargentos, Máximo Gómez.

- Teodoro Nava.

- Por la clase de cabos, Modesto Cortés.

- Miguel Perea.

- Por la clase de soldados, Agustín Sánchez.

- El capitán Carlos Crespo, secretario.

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.

Notas:

(1) Juan Bautista Ceballos fue Presidente de la República después de la renuncia de Mariano Arista a principios de enero de 1853, por el triunfo del Plan del Hospicio proclamado en Jalisco, que trajo de nueva cuenta al general Santa Anna al poder. Duró en ese cargo hasta principios de febrero del mismo año de 53. HCHS.