Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

          1859

          1858

          1857

          1856

          1855

          1854

          1853

          1852

          1851

          1850

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1850-1859 > 1854

Gadsden propone conferencias confidenciales con el ministro de relaciones.
México, diciembre 27 de 1854.

Sr. Manuel Diez de Bonilla
Ministro de Relaciones Exteriores
México (1)

Sin embargo, el gobierno de los Estados Unidos es popular; y a la verdad, la voluntad del pueblo decide su política; cuando esa voluntad se da a conocer, se hace también sentir y domina al gobierno.

De ese modo, lo que en un principio pueden ser actos ilegales y no autorizados de individuos, por medio de representaciones y de celo en sus ilícitos designios, frecuentemente se convierten en voluntad popular y a veces a tal grado, que varían no sólo la política, sino también los administradores de ella.

Usted podrá ver un ejemplo de esto en nuestras actuales relaciones con España respecto de Cuba.

Hace dos años que la Federación era resueltamente hostil a la agregación de aquella isla o de cualquier territorio separado del Continente; hoy el gobierno de la Unión no sólo trata de su compra, sino que es posible —y Dios no lo permita— que se vea envuelto en una guerra por su adquisición.

Veo, por lo mismo, con sentimiento los disturbios y falta de armonía de nuestras fronteras septentrionales y es muy posible que, según las frecuentes quejas de usted, se hayan originado los ilícitos designios filibusteros americanos, de concierto y fraternizando con los “insurgentes” y súbditos de México.

Eso, sin embargo, hace tanto más peligrosas esas conspiraciones, cuanto que los filibusteros de la margen americana del río Bravo apelan al populacho de los Estados Unidos, manifestándole que no hacen más que proceder por simpatía con las provincias o departamentos que desean y procuran su independencia.

Ese sentimiento, hablando con lealtad, no sólo encuentra estímulo, sino que va ganando terreno en los Estados Unidos; y un periodo de doce meses puede producir un gran cambio en nuestra política respecto de las provincias septentrionales de México, inclusa la Baja California, como lo ha producido respecto de Cuba.

Ese cambio debe aumentar, aún más, los disturbios que prevalecen en aquel rumbo y pueden conducir a consecuencias que habrá que lamentar si no se precaven por ambas naciones.

…Que la corriente política se dirigía a ese fin; que se opuso a la invasión de la capital de México e hizo la proposición de que se terminara la guerra que entonces se hacía, ocupando la línea de la Sierra Madre y entrando en convenios, para la futura armonía de las dos Repúblicas;

…Que se suscitarían nuevas dificultades por los ciudadanos de ambos países, las cuales darían lugar a contiendas, hasta que quedaran conciliadas por un límite natural, fuerte e infranqueable.

…Diversas proposiciones como base de un tratado de límites mejor calculado para perpetuar la armonía en la frontera, que el que definitivamente se convino; pero que se ha mutilado y restringido tanto, que deja en pie muchas de las dificultades que las dos partes contratantes esperaban por fin haber arreglado;

…Estas razones y, estimulado en parte por los temores que tienen de abusos y prematuros procedimientos: el corte de árboles y la ocupación militar —por el general Garland— de un territorio que aún no se había demarcado y que han tenido lugar en La Mesilla, me han inducido a manifestar, en sagrada confianza, que si después de nuevas consideraciones Su Alteza Serenísima se ha persuadido de la verdad y exactitud de las ideas nuevamente expuestas en esta carta, sobre las relaciones entre ambos países, el infrascrito, estaría dispuesto a concluir todas las dificultades y desacuerdos fronterizos que hoy existen y son motivo de queja, tratando sobre una de las proposiciones sometidas en una ocasión anterior.

Si su excelencia concurriese en las sugestiones contenidas en esta comunicación, será importante que se guarde el más estricto secreto.

Para asegurarlo, debemos evitar las fórmulas de una comisión nombrada y que en el público se sepa que hay negociaciones pendientes.

El ministro de Relaciones y el ministro plenipotenciario de los Estados Unidos deberán tener conferencias secretas y arreglar, indudablemente, por medio de memorándums todos los preliminares del Tratado y sólo valerse de secretarios cuando fueren necesarios para extender copias, etc.

Su excelencia se servirá tener presente la conveniencia de una pronta respuesta, negativa o afirmativa a estas sugestiones.

Si fuere favorable, todo debe quedar concluido y hallarme en Washington durante el mes de febrero a más tardar, para la aprobación del Senado en su actual periodo de sesiones, que termina el 4 de marzo.

De usted respetuosamente.

James Gadsden

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.

Notas:

(1) El Sr. Alberto María Carreño afirma localizó este documento en el Archivo de la Secretaría de Relaciones Exteriores. No pudimos encontrarlo.