Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

          1859

          1858

          1857

          1856

          1855

          1854

          1853

          1852

          1851

          1850

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1850-1859 > 1853

Notas de la Conferencia Diplomática Número 1, sostenida entre los delegados mexicanos y el ministro Gadsden.
México, 10 de diciembre de 1853.

El enviado extraordinario y ministro plenipotenciario de Estados Unidos, general Gadsden, acompañado por el secretario de la legación, se reunió en la oficina de Relaciones Exteriores con la Comisión designada por su excelencia, el Presidente de México.

Esta comisión estaba integrada por su excelencia don Manuel Díez de Bonilla, plenipotenciario ad hoc; don José Salazar Ilarregui y el general Mariano Monterde, comisionados científicos revestidos de poder pleno para esta negociación y por el secretario don Lucas de Palacio y Magarola, quienes harían las negociaciones y enmiendas de los términos de un Tratado mediante el cual se ajustarían las propuestas entre las dos repúblicas, para la cesión de una parte de territorio a los Estados Unidos, asegurándose por esta última, lo que debería haber obtenido por medio del Tratado de Guadalupe, es decir, recibir una frontera susceptible a la defensa en contra de los indios como medida de protección de ambos países, así como el derecho de paso de ferrocarriles civiles y militares, por juzgarse medida de igual importancia para los mismos fines y que ya estaba claramente prevista en el artículo 6°. del Tratado de Guadalupe.

Las partes reunidas, presentaron y examinaron sus respectivos poderes.

El señor Bonilla observó que, aunque los poderes presentados por el general Gadsden estaban correctos en lo referente a su carácter general y para ejercer sus funciones ministeriales, dudaba aceptarlos por no considerarlos suficientes ya que las negociaciones que estaban por comenzar requerían poderes especiales.

El señor Conkling llamó la atención sobre el hecho de que, cuando se efectuó la Convención de Sloo, él también se encontraba investido de poderes semejantes y, sin embargo, el gobierno de Estados Unidos le había negado la autorización para participar en dicha Convención.

El señor Bonilla no aceptó suprimir ni anticiparse a una dificultad semejante.

El general Gadsden replicó que el único motivo y objeto de su misión, era arreglar un finiquito de los puntos pendientes entre los dos gobiernos, para lo cual ofreció como prueba la presentación de una carta oficial que le fue dirigida por el departamento de Estado de Washington, en la que se le informaba su designación como ministro ante esta República, precisamente para hacer estas negociaciones.

Posteriormente expresó que su gobierno se vería frustrado, por la pérdida de tiempo, si era necesario esperar que llegaran los poderes especiales.

El señor Bonilla contestó que estas consideraciones quedarían anuladas si se presentaba una comunicación oficial del general Gadsden, asentando lo antedicho.

Bajo este entendimiento, el general Gadsden presentó un proyecto de Tratado y, habiéndose acordado que, tan pronto como el mismo estuviera traducido y estudiado por los comisionados de México, se fijaría una nueva fecha de reunión.

La Conferencia terminó.

James Gadsden

Manuel Diez de Bonilla

José Salazar Ilarregui T.

Mariano Monterde

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.