Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

          1859

          1858

          1857

          1856

          1855

          1854

          1853

          1852

          1851

          1850

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1850-1859 > 1852

Discurso pronunciado por Juárez, gobernador de Oaxaca, al cerrar las segundas sesiones extraordinarias del soberano congreso del estado.
Febrero 22 de 1852.

Señores diputados y senadores:

Terminados los trabajos para que fuisteis convocados extraordinariamente, cerráis hoy vuestras sesiones para volver al reposo de la vida privada.

Siempre es grato dar cima a las tareas que se emprenden en bien de la comunidad; pero lo es mucho más cuando se tiene la conciencia de haber empleado todos los medios posibles para conseguirlo.

Vosotros habéis obrado de esta manera.

Las resoluciones que habéis dictado y que el gobierno ha publicado para que surtan su efecto legal lo revelan así.

A la administración de justicia habéis dado magistrados, cuya sabiduría e integridad probadas dan las seguridades suficientes de que corresponderán a la confianza que les habéis dispensado.

Habéis señalado a los representantes del Estado en la X Legislatura la indemnización que estimasteis justa, para que, prescindiendo de los negocios que producen la subsistencia de sus familias, puedan dedicarse exclusivamente al desempeño de su importante misión.

Habéis habilitado a los jóvenes practicantes de jurisprudencia para que puedan recibirse de abogados y prestar a la sociedad sus servicios con este honroso título; habéis señalado una pensión a la familia desvalida de un buen servidor del Estado que se sacrificó en defensa de las leyes; en fin, habéis cumplido exactamente vuestro deber; volved, pues, a la esfera de ciudadanos particulares a dar ejemplo de subordinación y de acatamiento a las leyes, de respeto y de obediencia a las autoridades.

El gobierno, que tiene el encargo de cumplir y hacer que se cumplan vuestras resoluciones soberanas, continuará sus esfuerzos para que ellas no se nulifiquen, y también para que la sociedad siga disfrutando de los beneficios de la paz que la Providencia Divina le está dispensando.

Febrero 22 de 1852.

[Benito Juárez]

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.