Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

          1859

          1858

          1857

          1856

          1855

          1854

          1853

          1852

          1851

          1850

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1850-1859 > 1851

Memorándum claro y categórico de Gómez Pedraza sobre el nuevo Tratado.
México, enero 18 de 1851.

Sr. Robert P. Letcher

Examinado por el infrascrito el artículo que su excelencia el señor Letcher le pasó hace dos días, para ponerlo en lugar del 1° con que comienza el Tratado de 22 de junio, no pulsa inconveniente en aceptarlo bajo la redacción siguiente, que comprende todo el pensamiento del señor enviado de los Estados Unidos del Norte:

Artículo 1°.– "La persona a quien el gobierno de México haya concedido, o en lo futuro pueda conceder privilegio para construir un camino, ferrocarril o canal, que atraviese el Istmo de Tehuantepec, conforme al decreto de 1° de marzo de 1842, y todos los empleados en las obras de construcción y demás dependientes de ellas, residentes en el territorio de 10 leguas a cada lado de la vía de comunicación, cuyos baldíos concede el expresado decreto al individuo que obtenga el privilegio, serán protegidos en sus personas y propiedades, desde el principio de la obra hasta su final completo y durante el periodo que señala el expresado decreto.

Los demás extranjeros que vengan a establecerse, tanto dentro de las 10 leguas susodichas, como, dentro de las 50 de que habla el privilegio en su artículo 6°, gozarán solamente de la protección ofrecida por las leyes de la República a los que vengan a residir en ella, o de las garantías estipuladas por el gobierno mexicano en los tratados respectivos, celebrados con las potencias extranjeras".

La adición que el Sr. Letcher propone al artículo 29, es inútil ya, después de la nueva redacción del que antecede.

La adición propuesta al artículo 39 no ocupará ya al que suscribe, por haber desistido de ella el señor Letcher en una conferencia que tuvo con el señor Lacunza.

El artículo 4° quedará como estaba en el Tratado de 22 de junio, pues que el señor plenipotenciario de los Estados Unidos, en su nota de 8 del corriente, dijo que desistía de la adición propuesta.

Quedan aceptadas las adiciones al artículo 5°, que quedará del modo siguiente:

Artículo 5°.– “En cualquiera diferencia que ocurriera entre el Gobierno de México y los empresarios, sea el actual o los futuros, que pueda importar la pérdida del derecho al privilegio, se formará por la parte quejosa, una exposición de sus pretensiones y motivos, y otra semejante por la otra parte; y ambas exposiciones pasarán a la decisión de dos árbitros, que no tengan investidura ni misión diplomática y que residan en territorio mexicano: uno de esos árbitros será nombrado por los tenedores del privilegio, y el otro por el gobierno de México y, ambos a dos, en caso de discordia, nombrarán un tercero con las calidades exigidas, quienes decidirán de la controversia y el fallo de estos árbitros no tendrá apelación ni recurso alguno.

De cualquiera otra cuestión que se ofrezca conocerán los tribunales mexicanos".

Igualmente se admiten las adiciones al artículo 6° y quedará como sigue:

Artículo 6°.– "Si de la decisión de los árbitros, o árbitro en su caso, resultare la pérdida del privilegio, éste será vendido en pública subasta, con las condiciones que las leyes vigentes de México, cuando se pronuncie la sentencia, impongan sobre confiscaciones y anulaciones, dándose noticia al público tres, meses, por lo menos, antes del remate, por medio de una publicación en dos de los principales periódicos de México y Washington.

La venta se hará por un comisionado que nombren los árbitros; el importe de la venta se aplicará a los concesionarios que perdieron el privilegio, deducidos todos los gastos del juicio y de la venta; al gobierno mexicano se le, pagará en México solamente la alcabala legal; el comisionado afianzará su manejo".

Del mismo modo se admite la intercalación al artículo 7°. quedando redactado en los términos siguientes:

Artículo 7°.– “A ningún gobierno extranjero, corporación ni cuerpo político, podrá venderse el privilegio, que sólo podrán adquirir individuos particulares y los compradores quedarán obligados a proseguir la obra hasta su terminación y a cumplir las condiciones requeridas por el gobierno de México, de los concesionarios cuyo derecho se hayan enajenado o cualesquiera otras condiciones que el mismo gobierno podrá legalmente imponer”.

Quedan aceptadas las adiciones al artículo 10°, cuyo artículo quedará redactado del modo que sigue:

Artículo 10°.– "Ambos gobiernos contratantes se comprometen a hacer, conforme a las anteriores estipulaciones de este Tratado, cuanto esté de su parte para mantener la neutralidad del paso y 10 leguas a cada lado, como territorio de México, no sólo en tiempo de paz, sino en el de guerra, aunque la guerra sea con alguna de las dos naciones.

También se comprometen a que, en el caso de que la guerra se declare entre México y los Estados Unidos, ningún buque de ambas naciones, destinado a los términi de la comunicación por el Istmo, o a alguna parte de la línea de costas comprendidas, en el territorio definido por la concesión de 1° de marzo de 1842, se sujete a captura dentro de una distancia menor de 60 millas de dichos términi o costas; entendiéndose que el tránsito será libre y seguro en tiempo de paz, para el transporte de toda clase de efectos y mercancías, armas o municiones; mas, en tiempo de guerra, sólo lo será para mercancías o efectos que no sean contrabando de guerra, pues éstos no podrán pasar por él.

No obstante la neutralidad de la comunicación y de las 10 leguas a cada lado, México conservará en toda plenitud la soberanía en dicha comunicación o territorio, observando, sin embargo cumplidamente, las condiciones impuestas por la concesión.

No se exigirán pasaportes a las personas que transiten por el Istmo; pero el Gobierno de México ejercerá jurisdicción sobre los buques y sobre los individuos que transiten, lo mismo que sobre aquellos que residan en sus puertos y territorios; los saludos se harán como se acostumbra en los puertos".

El que suscribe no se encarga de la observación del señor Letcher al artículo 11°, por haber su excelencia prescindido de ella, como prescindió de la que hacía al artículo 4°.

El primer artículo adicional de que habló el infrascrito en su nota de 11, dirigida al señor Letcher, es una consecuencia a las modificaciones que ha sufrido el Tratado y dicho artículo quedará del modo que sigue:

ARTÍCULOS ADICIONALES

1°- “Los plazos que señalaban los artículos 11, 12 y 13, del Tratado de 22 de junio, se contarán desde la fecha del presente"

El otro artículo adicional tiene por objeto construir y sostener un faro en el arrecife de los Alacranes y las razones de utilidad de este proyecto las tiene ya, el que suscribe, indicadas en su nota del referido día 11, al señor Letcher y si su excelencia acogiera el pensamiento, podría el 2° artículo adicional quedar redactado de este modo:

Articulo 2° adicional.- “El gobierno de los Estados Unidos del Norte se obliga a levantar y sostener, a sus expensas, un faro que sirva de guía a los buques que naveguen en el mar de Campeche y cuyo faro se construirá en el punto de los arrecifes, llamados ´los Alacranes´, que dicho gobierno califique ser el más a propósito”.

Las dos modificaciones o correcciones que el señor plenipotenciario de los Estados Unidos quería hacer en la parte expositiva del Tratado de junio, no son necesarias en el texto castellano, a juicio del que suscribe, por decir dicho texto lo mismo que el señor.

Letcher pretende y la falta que su excelencia advierte, consiste en la traducción inglesa.

Si el honorable señor plenipotenciario de los Estados Unidos estuviere conforme con lo que esta nota expresa, sírvase S. E. participarlo al que suscribe, para remitirle sin pérdida de tiempo el Tratado nuevamente redactado y con las variaciones convenidas.

El infrascrito saluda a su excelencia, el señor Robert P. Letcher, y le reitera su alta consideración y distinguido aprecio.

Manuel Gómez Pedraza

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.