Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

          1859

          1858

          1857

          1856

          1855

          1854

          1853

          1852

          1851

          1850

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1850-1859 > 1851

Informa Benito Juárez al gobierno federal de la ejecución de un sedicioso.
Oaxaca, diciembre 18 de 1851.

Excelentísimo señor ministro de Guerra y Marina México

Excmo. señor:

El señor gobernador de Tehuantepec dice al señor secretario de este gobierno, con fecha 16 del actual, lo que sigue: En la madrugada del día de hoy se atrevió una partida de borrachos capitaneada por Alejandro López y don Máximo Ortiz, a atacar los cuarteles de esta villa a viva fuerza, aprovechándose de la corta guarnición que los cubría por haber salido el grueso de la sección para el punto de La Ventosa, al reconocimiento de un buque que se hallaba a la vista.

Este suceso duró como tres o cuatro horas, en cuyo punto estuvieron los sediciosos tiroteando a los cuarteles, haciendo algunas tentativas de asalto, y manteniendo el fuego aún dentro del mismo convento, porque si bien no lo pudieron tomar, llegaron a estar en una parte del edifico.

La pequeña guarnición que defendía los puntos rechazó siempre los ataques y conservó sus posesiones hasta la hora en que se retiro el enemigo derrotado.

La población entera se ha mantenido por el orden, y los alcaldes de los barrios, con la gente de ellos, ofrecieron y prestaron sus servicios al gobierno, logrando en el de San Blas la aprehensión de Alejandro López en el acto que emprendió su fuga.

Este cabecilla fue juzgado por la autoridad militar y pasado por las armas, para castigo del atentado infame que cometió mientras las fuerzas se ocupaban de la verdadera defensa del país, y para escarmiento de los que pudieran seguir su ejemplo.

Muy triste es la necesidad que ha demandado este procedimiento, pero lo sería más que por su impunidad se perdiera la independencia nacional y las vidas y haciendas de los vecinos de esta villa.

La sección Rosas regresó inmediatamente, cubre ya sus puntos y ha destacado partidas en todas direcciones para perseguir a los cómplices de esta asonada.

Por el gobierno se han dictado todas las medidas urgentes, con el objeto de aprehender a los que se atrevan a presentarse en cualquiera población.

Al manifestarlo a V. S. para que lo eleve al conocimiento del Excmo. señor Gobernador, tengo la satisfacción de protestarle las seguridades de mi aprecio y consideración.

Y lo inserto a V. E. para que se sirva darle conocimiento al Excmo. señor Presidente de la República, y llamar su respetable atención sobre el comportamiento de los alcaldes de los barrios de Tehuantepec, y la inmensa mayoría de sus habitantes, en los momentos en que unos cuantos perversos atentaron contra los cuarteles y conventos de la villa, para que se persuada de que este beneficio es hijo de las providencias dictadas antes por este gobierno, con conocimiento de causa, y fundados temores de que algunos genios inquietos, agitados por otros de esa capital y de este Estado, llegaran otra vez a interrumpir la paz pública.

Se ha conseguido por lo mismo que en la masa general del pueblo no tenga abrigo el espíritu revolucionario, y esta ventaja es de infinito valor.

Se conseguirá también que pronta y efectivamente sean castigados los rebeldes, y así, y sólo así, se logrará afianzar la paz de un modo estable y duradero.

Este Gobierno siente vivamente la efusión de sangre, pero aprecia como debe que el capitán López, juzgado conforme a su fuero, haya expiado prontamente su crimen; y a efecto de que sus cómplices sean castigados con la severidad que corresponde, ya se han librado las órdenes correspondientes para su aprehensión, consignación y castigo.

Felicito a V. E. y al Excmo. señor Presidente por este acontecimiento en que ha quedado bien puesto el brillo de las armas de la Nación, y que el buen orden ha triunfado del espíritu de revolución; y tengo el honor a la vez de reiterarle las consideraciones de mi aprecio y atención.

Dios y Libertad.

Oaxaca, diciembre 18 de 1851.

Benito Juárez

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.