Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

          1859

          1858

          1857

          1856

          1855

          1854

          1853

          1852

          1851

          1850

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1850-1859 > 1851

El ministro Letcher culpa de la negativa a Gómez Pedraza.
México, enero 17 de 1851.

Legación de los Estados Unidos

Sr. Daniel Webster

Señor:

Tuve el honor de recibir por Mr. Barlow el despacho de usted número 47, del 4 de diciembre próximo pasado, el 27 del mismo mes.

Desde el momento en que lo recibí, he hecho cuantos esfuerzos han sido posibles para concluir de un modo satisfactorio el Tratado de Tehuantepec.

Siento decir que de ningún modo presenta esperanzas de un resultado lisonjero.

El negocio todo ha tomado un giro desgraciado y se halla rodeado de muchas circunstancias embarazosas.

El señor Lacunza se ha separado del ministerio y, por consiguiente, toma muy poco interés en este asunto.

Hasta el 6 del corriente me aseguró que se haría el Tratado de entera conformidad con todas las modificaciones propuestas por usted, menos las del preámbulo y de los artículos 4° y 11°.

Con arreglo a esto presentó inmediatamente un proyecto, según lo habíamos convenido.

Parece que éste, después de muchos días de demora, se entregó por el señor Lacunza al señor Pedraza, negociador por parte de México.

Al día siguiente, el señor Pedraza me informó, con gran sorpresa mía, de que jamás había sido consultado por el señor Lacunza sobre el particular; que no podía ni quería convenir en las modificaciones y que el señor Lacunza había hecho una cosa enteramente diversa de lo que él quería.

En contestación a mi observación de que esto era una grave violación de la buena fe y que mi gobierno no se sometería a semejante ultraje, dijo que él no tenía la culpa y propuso hacer dimisión inmediatamente de su encargo.

El señor Lacunza se defiende, diciendo que todos sus actos y convenios fueron hechos con la más honrada intención y que es un capricho del señor Pedraza el no querer firmar.

Lo cierto es que el señor Lacunza está disgustado porque no se le ha puesto a la cabeza del gabinete.

Entiendo que se le ha oído decir:

“Que tome el general Arista sobre sí la responsabilidad de hacer el Tratado".

La oposición a éste es violenta casi en todas partes.

El clero manifiesta una hostilidad mortal hacia él, suponiendo que el objeto es introducir fuerza militar de los Estados Unidos para acabar con la religión católica y apoderarse de más territorio.

Los interesados en el camino de Veracruz a Acapulco contribuyen también a poner todos los impedimentos posibles.

La influencia extranjera también se le opone, a la vez que la mayor parte de los principales periódicos del país.

Entiendo que en un pronunciamiento que ha tenido lugar recientemente en Guanajuato, al presentar las causas para derribar al general Arista, se declaraba que trataba de ceder una porción de territorio a los Estados Unidos bajo el pretexto de construir un ferrocarril.

Afortunadamente la insurrección ha sido sofocada por el gobierno, que ha fusilado una media docena de los caudillos y otros muchos lo serán.

Hace seis días que no veo al general Arista por lo muy ocupado que se halla a causa de su inauguración.

Recibí un recado de él diciéndome que no me inquietase, que se concluiría el Tratado.

Pero, cuándo, es la cuestión.

Estoy seguro de que no será en tiempo para que se pueda presentar al Senado de los Estados Unidos para su ratificación, antes de que entre en receso.

A la verdad que tengo muy serias dudas sobre si llegará a concluirse algún día.

Acabo de saber que el secretario de Relaciones manifestó ayer en el consejo de ministros su oposición a la medida, en los términos más decididos.

El Presidente lo amenazó con despedirlo.

El ministro se halla bajo la influencia de Pedraza y se opondrá secretamente al Tratado de todos modos.

Pedraza, en su interior, está opuesto a todo tratado y lo ha estado desde el principio.

Trato de ver si consigo que el Presidente nombre otro negociador en lugar de Pedraza.

Pero esto causará mucha demora.

Haré cuanto esté de mi parte para que se concluya el negocio cuanto antes.

Tengo el honor de ser de usted, señor, con el mayor respeto, atento servidor, etc.

Robert P. Letcher

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.