Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

          1859

          1858

          1857

          1856

          1855

          1854

          1853

          1852

          1851

          1850

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1850-1859 > 1851

Discurso pronunciado por Juárez, gobernador del estado, ante la IX legislatura, al clausurar el segundo periodo de sus sesiones ordinarias.
Oaxaca, octubre 2 de 1851.

Señores diputados y senadores:

Obsequiando el precepto constitucional, dais en este día punto a vuestras tareas legislativas.

Si para vosotros debe ser satisfactorio este acto solemne que pone fin a vuestros trabajos y que los presenta reunidos a la vista del pueblo que os honró con su confianza, para el gobierno es triste y desconsolatorio porque carecerá algún tiempo de la cooperación activa y eficaz del Cuerpo Legislativo.

Su acción poderosa para reformar los males, su influencia benéfica en el orden administrativo, su empeño constante por la felicidad social, queda suspenso y éste es motivo de sentimiento para el gobierno, que deseara no carecer de tan robusto apoyo.

Sin embargo, en el período de vuestras sesiones se lo habéis prestado sin limitación y en los decretos que habéis expedido le dejáis trazada la senda que debe seguir para satisfacer cumplidamente su deber.

El gobierno se consuela con este recurso y de algún modo siente disminuir el pesar que le causa el término indispensable de vuestras augustas deliberaciones.

En el reposo de la vida privada observasteis algunos defectos que exigían remedio para dejar libre de inconvenientes y expedita, en lo posible, la marcha de la administración pública; y al comenzar en julio último vuestros trabajos los consagrasteis de preferencia a las más importantes reformas.

Os habéis ocupado con éxito feliz de atender a la Hacienda del Estado, de mejorar el ramo de justicia, de arreglar los fondos municipales, de impartir auxilios a los buenos servidores del Estado, de revisar y aprobar el presupuesto de gastos y de otros objetos tan importantes como éstos.

Los actos del Gobierno en la época anterior a vuestra última reunión os han merecido una calificación honrosa, y continuándole vuestra confianza habéis puesto en sus manos los elementos necesarios para pacificar el departamento de Tehuantepec, facultándolo aun para residir algún tiempo en la misma villa, si lo cree conveniente.

Todas estas providencias se encuentran marcadas con el sello de la justicia y el gobierno os protesta que conforme a sus sagrados principios desplegará toda su energía, todo su patriotismo, para que operen en pro del Estado el inmenso beneficio de conservarle su paz, su régimen administrativo y su conveniente y debida respetabilidad.

Descansad, señores, en la sinceridad de mis promesas y volved a la esfera de simples ciudadanos, mientras las exigencias del Estado no demanden vuestros servicios, con la satisfacción que produce una conciencia sin mancha y el fiel cumplimiento de una elevada y difícil misión.

He dicho.

Oaxaca, octubre 2 de 1851.

[Benito Juárez]

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.