Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

          1859

          1858

          1857

          1856

          1855

          1854

          1853

          1852

          1851

          1850

      1840-1849

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1850-1859 > 1850

Con energía el ministro Lacunza no admite el proyecto de modificaciones.
Palacio Nacional. México, octubre 23 de 1850.

S. E. el Sr. Robert P. Letcher, Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de los Estados Unidos de América

El infrascrito ministro de Relaciones Exteriores, tiene el honor de dirigirse al señor Letcher para manifestarle la resolución del gobierno mexicano, acerca de las adiciones y enmiendas que por el gobierno de los Estados Unidos se proponen al Tratado firmado en esta capital, para abrir una comunicación entre los dos mares, por el Istmo de Tehuantepec.

De tres clases son las referidas adiciones: la primera consiste en correcciones puramente gramaticales en el texto inglés y éstas no habrá dificultad en que sean aceptadas.

La segunda consiste en algunas frases que explican y aseguran los compromisos y derechos estipulados y éstas, salvo siempre una revisión en la redacción, tampoco tendrá dificultad el Gobierno del infrascrito, en admitirlas.

La tercera clase, finalmente, contiene aquellas que limitan los derechos de México o amplían los de los Estados Unidos de América, de una manera que el infrascrito no cree conveniente a México y que el gobierno de esta República está, por consiguiente, resuelto a no admitir.

El infrascrito cree de su deber extenderse un poco más sobre los puntos a que se refiere.

La primera de estas adiciones, es la que parece restringir el objeto del Tratado a la protección de una compañía de ciudadanos norteamericanos, para la conclusión de la empresa.

El Gobierno de México no puede consentir en que la acción del Tratado recaiga en la compañía compuesta únicamente de ciudadanos norteamericanos; la intención, por parte del Gobierno de México es que el privilegio concedido primitivamente al mexicano, en caso que sea traspasado a personas o corporaciones pertenecientes a cualesquiera nación del mundo, sea, sin embargo, protegido por el Tratado, pues la protección se estipula, no tanto en beneficio de la compañía empresaria, cuanto para facilitar la grande obra de la comunicación de los dos mares.

El segundo punto en que no puede consentir México, es en la existencia de un comisionado del gobierno de los Estados Unidos del Norte, que pueda por sí pedir el auxilio de fuerza armada a su Gobierno.

El señor Letcher recordará que desde las primeras conferencias que mediaron sobre este asunto, ya con el infrascrito, ya con el señor Gómez Pedraza, manifestó el mismo señor Letcher grande empeño en que en algún caso la prestación del auxilio de fuerza armada, pudiera darse por el gobierno de los Estados Unidos, sin la explícita petición de México; recordará igualmente el señor Letcher, que sin embargo de que esta idea fue presentada por su excelencia bajo diferentes formas en distintos proyectos, siempre encontró una oposición invencible por parte de México, hasta llegar a manifestar el infrascrito y el señor Pedraza, que sería imposible concluir el Tratado si no se estipulaba de la manera más terminante y clara, que la fuerza armada de los Estados Unidos del Norte no prestaría su auxilio sino en el caso, tiempo y términos en que explícitamente fuese llamado por el gobierno de México o sus agentes.

Ahora que se vuelve a renovar esta pretensión, de que un comisionado de los Estados Unidos esté autorizado para pedir el auxilio de su gobierno y el infrascrito dice, renovar, porque ya el señor Letcher lo había propuesto en las primeras conferencias, el gobierno mexicano se ve en el caso de rehusarla de nuevo.

Su excelencia, el señor Letcher, empeñado en llenar las instrucciones de su gobierno, se sirvió solicitar una audiencia del excelentísimo señor Presidente y el infrascrito, para demostrar al señor Letcher que no era una obstinación de su parte esta negativa, al mismo tiempo que su decisión para complacerle personalmente, se apresuró a procurarle esta audiencia.

Aunque en ella expuso el señor Letcher, con la circunspección y talento que le caracterizan, cuantas razones tuvo por convenientes, sin embargo, el gobierno mexicano, después de una madura deliberación entre todos los miembros del gabinete, tuvo el sentimiento de encontrar que le era imposible complacer en este punto al señor ministro de los Estados Unidos del Norte.

La entrada de fuerzas militares extranjeras en el territorio de una Nación, se ha tenido siempre como un atentado a su soberanía, a menos que se verifique en virtud de una petición expresa de esa misma nación.

El derecho de hacer esta petición, es de tal manera inherente a la soberanía, que no puede delegarse en ningún otro y, mucho, menos, en el representante de la Nación que debe suministrar la fuerza armada.

Como el infrascrito no puede persuadirse que las pretensiones de los Estados Unidos del Norte sean menoscabar en lo más mínimo la soberanía de México y, por otra parte, el deber de su gobierno sea el de no consentirlo en caso alguno, el infrascrito se lisonjea con la esperanza de que el gobierno de los Estados Unidos no insistirá en esta pretensión y, por orden del excelentísimo señor Presidente de esta República, declara que con semejante condición no se llevará adelante el Tratado.

La tercera adición que el infrascrito se ve precisado a no admitir, es la que da participio al gobierno de los Estados Unidos del Norte en el señalamiento de los derechos de tránsito.

También esto lo considera el gobierno de México como una cosa que afecta a la soberanía.

Entre las atribuciones de ésta se encuentra la de señalar las contribuciones que puedan cobrarse en su territorio.

Este punto ha sido, igualmente que el anterior, uno de los que solicitó el señor Letcher desde el principio de las conferencias y uno de los que motivaron vivas discusiones.

El argumento en que se fundaba el señor Letcher consistía en que los Estados Unidos del Norte iban a aventurar grandes capitales en la empresa; mas el infrascrito se permitirá observar que no es el gobierno de los Estados Unidos, sino algunos ciudadanos de éstos, los que podrá suceder que adelanten capitales; que a esos ciudadanos se les permite la debida intervención en el señalamiento de los derechos; pero, que no debiendo recaer la empresa jamás en ningún Gobierno ni cuerpo político extranjero, nunca el gobierno de los Estados Unidos podrá pretender los derechos de un socio en esta empresa.

La más exagerada pretensión que en este punto pudiera tener el gobierno de los Estados Unidos del Norte, sería la de retirar su protección o separarse del Tratado, si la cuota de los derechos impuestos no convenía a sus intereses; pero en ningún caso la de contribuir autoritativamente al señalamiento de esos derechos.

Por estas razones se ve obligado el gobierno mexicano a rehusar su consentimiento a esta adición.

Al manifestar el infrascrito al señor Letcher la resolución del Gobierno de México, en cuanto a los puntos referidos, tiene el gusto de protestarle que en ella no se mezcla ninguna desconfianza personal, relativa a las buenas intenciones del señor Letcher, ni de ninguna de las personas a quienes hoy felizmente está confiada la administración del gobierno de los Estados Unidos del Norte, pues que a todas las supone animadas de los sentimientos más favorables respecto de México; sino que la expresada resolución es dictada únicamente por el deseo, de que se conserve intacta la soberanía de la República Mexicana y el infrascrito no duda que esta resolución es la misma que en un caso semejante adoptaría el gobierno de los Estados Unidos de América.

Si prescindiendo el gobierno americano de las adiciones expresadas, desea que se proceda a hacer las demás, el infrascrito, luego que reciba el aviso del señor Letcher, se apresurará a dar al señor plenipotenciario de México las instrucciones correspondientes.

Con este motivo, el infrascrito tiene el honor de ofrecer a su excelencia, el señor enviado extraordinario y ministro plenipotenciario de los Estados Unidos de América, las seguridades de su muy distinguida consideración.

José M. Lacunza

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.