Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

          1849

          1848

          1847

          1846

          1845

          1844

          1843

          1842

          1841

          1840

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1840-1849 > 1849

Le preocupa la situación de los presos.
Oaxaca, febrero 7 de 1849.

Muy reverendo padre (M. R. P.) provincial del convento de Santo Domingo de esta ciudad [de Oaxaca]

El estado miserable que guardan muchos reos en la cárcel de esta ciudad, porque el Tesoro Público no puede sostenerlos del todo, ni ellos con su trabajo personal pueden auxiliarse en razón de la imposibilidad que allí tienen para ejercer sus oficios, llama de una manera notable la atención de este gobierno, que se interesa por la mejor suerte de estos desgraciados, a quienes si bien es justo castigar por sus crímenes, también es muy debido considerar por su situación.

Animado de tales sentimientos, deseo proporcionar ocupación a algunos de estos hombres, destruir en ellos el hábito al ocio e inspirarles amor al trabajo.

Destinarlos a los talleres públicos sería faltar a la ley y ponerlos en el peligro de repetir su crimen.

Permitir que en lo interior de la cárcel los tengan, sería imposible por su estrechez y porque quedaría de algún modo comprometida la seguridad de los demás.

Sólo queda como recurso eficaz la elección de otro lugar en que, sin los riesgos del referido, pueda realizarse este pensamiento.

Ninguno más a propósito que un patio de ese convento, llamado vulgarmente por “el de locos”.

En él se encuentra la seguridad y la amplitud necesaria para este objeto benéfico y a costa de leves dificultades se logrará plantear un establecimiento provechoso a la humanidad afligida y útil a la sociedad.

Este patio, por su independencia y porque está del todo sin destino, puede por lo pronto ocurrir a esa necesidad, si V. P. M. R. se presta a facilitarlo, penetrado del servicio tan interesante que hace.

No dudo que ésta sea la convicción de vuestra reverencia (V. R.), y como estoy persuadido de su ilustración, sentimientos de beneficencia y patriotismo, me prometo que tendrá la bondad de facilitar a este gobierno el local citado, para el fin que queda referido; en concepto de que se harán en él, mientras exista el establecimiento, todas las mejoras que demande.

Sírvase V. P. M. R. comunicarme su resolución para los efectos posteriores y admitir, entretanto, la seguridad de mi aprecio.

Dios y Libertad, Oaxaca, febrero 7 de 1849.

Benito Juárez

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.