Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

          1849

          1848

          1847

          1846

          1845

          1844

          1843

          1842

          1841

          1840

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1840-1849 > 1848

Ofrece cooperar en la conservación del inestimable bien de la paz.
Oaxaca, julio 10 de 1848.

Excmo. señor Ministro de Relaciones Interiores y Exteriores (Mariano Otero)

Excmo. señor:

He tenido el honor de recibir la nota de V. E. de 23 del próximo pasado junio en que se digna imponerme del estado que guarda la revolución que acaudilla el ex - general don Mariano Paredes y Arrillaga, iniciada en la ciudad de Lagos por el clérigo don Celedonio Domecq de Jarauta.

Muy insignificante se presentó al principio esa asonada, según la nota de V. E.

Sus autores, sin la defección de las tropas que guarnecían a Guanajuato, habrían ya expiado su crimen enorme bajo todos aspectos; pues no cabe duda, señor Excmo., de que la Nación se vería envuelta en la más espantosa anarquía, si por una lamentable desgracia, lo que no es de esperarse del buen sentido de sus habitantes, tuviera acogida por una mayoría esa criminal y escandalosa asonada que la orillaría a su exterminio, y que sin embargo de ser obra de un corto número de hombres faltos de honor y de patriotismo, de una idea muy desventajosa del carácter de los mexicanos, pues que nunca se considera completamente asilado un pronunciamiento, como debemos suponer al actual.

Por tal principio, el gobierno de este Estado ha celebrado la firme resolución en que se encuentra el Excmo. señor Presidente, para contrariar ese movimiento y cualesquiera otro que tienda a trastornar el orden establecido, y puede contar con que, animado de los mejores sentimientos para cooperar a que se conserve el inestimable bien de la paz, está dispuesto a hacer cualquier sacrificio y afrontar a los enemigos de toda institución estable los recursos de que sea capaz el Estado, pues es tiempo de poner el hasta aquí a las facciones que han hecho la ruina de la Patria.

La opinión pública no se manifiesta extraviada en los pueblos que forman la demarcación de este Estado, merced al empeño que han tomado en unión de este Gobierno las autoridades subalternas para consolidarla; pero con todo, redoblaré mis esfuerzos, como V. E. me recomienda en la nota que contesto, para evitar que cunda la sedición a estos pueblos; pues en cuanto a la Guardia Nacional, de cuyo arreglo y organización también se digna V. E. hablarme, se encuentra en un pie de fuerza bastante respetable para contener a los inquietos, en caso de una intentona.

Dígnese V. E. hacerlo así presente al Supremo Magistrado de la República, y admita a la vez las seguridades de mi distinguido aprecio.

Dios y Libertad.

Oaxaca, julio 10 de 1848.

Benito Juárez

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.