Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

          1849

          1848

          1847

          1846

          1845

          1844

          1843

          1842

          1841

          1840

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1840-1849 > 1847

Hay que respetar a la benemérita clase militar.
Oaxaca, noviembre 29 de 1847.

Excmo. señor ministro de Relaciones Interiores y Exteriores

Querétaro

Excelentísimo señor:

Con muy particular satisfacción me he impuesto de la apreciable nota circular de vuestra excelencia [V. E.], fecha 16 del corriente, en que se ven consignados los patrióticos sentimientos del excelentísimo señor presidente de la República, su interés en la conservación de la paz interior, y su decisión y energía para salvar la dignidad de la nación en la injusta guerra exterior.

Muy laudable es que en estas circunstancias el supremo magistrado de la República se empeñe en tan importantes objetos, y muy debido y muy justo también que todos los funcionarios de los estados de la confederación mexicana auxilien a tan nobles esfuerzos.

Los principios políticos vertidos por V. E. en la nota citada forman la íntima convicción de este gobierno, para quien ningún sacrificio es costoso cuando se trata de conservar inmunes los estimables bienes de la paz, de la unión entre los ciudadanos, de exaltar su patriotismo y la debida indignación contra nuestros invasores.

Normada a estas reglas la marcha de mi administración, he procurado alejar todo motivo de disgusto, procurando la fusión de los partidos, he auxiliado al supremo gobierno con cuanto es posible, aun consultándole medidas que faciliten la reunión de prontos recursos, y, por último, celoso del cumplimiento de mi deber y respetuoso a las leyes, nunca me atreveré a barrenarlas, siempre las observaré y haré observar con toda energía, sin permitir que por pretexto alguno sean burladas.

Dignas son en verdad del excelentísimo señor presidente las providencias que ha acordado respecto de la benemérita clase militar.

Su infamia y deshonra son de la nación a [la] que pertenece, y al evitar la que por nuestros desgraciados sucesos pudiera reportar, es también conveniente sujetar al inexorable fallo de la ley a los que en aquéllas pueden tener alguna responsabilidad.

Este Gobierno está animado de los mismos sentimientos a favor de una clase distinguida, entre la que aún existen muchos de los que cooperaron a la obra grande de nuestra emancipación; no dude, pues, V. E., que en este estado serán considerados, y que evitando de todos modos cualquier insulto a ella, reprimiré con mano fuerte a todo el que manche su honor.

Sírvase V. E. poner lo expuesto en conocimiento del excelentísimo señor presidente para su inteligencia, y como resultado de la repetida circular, permitiéndome el honor de renovarle con respetuosa atención las sinceras protestas de mi distinguido aprecio.

Dios y Libertad.

Oaxaca, noviembre 29 de 1847.

Benito Juárez

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.