Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

          1849

          1848

          1847

          1846

          1845

          1844

          1843

          1842

          1841

          1840

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1840-1849 > 1847

El ciudadano Benito Juárez, gobernador constitucional del estado libre y soberano de Oaxaca, a los habitantes del mismo.
Oaxaca, octubre 29 de 1847.

Oaxaqueños:

El voto libre y espontáneo de los representantes del pueblo me ha elevado a la primera magistratura del estado, y a virtud del juramento correspondiente comienzo el día de hoy a ejercer las funciones anexas a tan difícil encargo.

En tal concepto, creo de mi deber anunciaros este suceso, revelaros mis intenciones, y manifestaros la conducta que me proponga seguir durante mi administración.

Para poder sobrellevar el terrible peso que hoy gravita sobre mí no me bastan mis fuerzas, porque son demasiado débiles.

Necesito, oaxaqueños, del auxilio de la Providencia Divina, y necesito también de vuestra eficaz cooperación.

Yo os la pido y vosotros no debéis rehusarla porque son vuestros destinos los que voy a dirigir, son vuestros intereses los que voy a vigilar, son vuestros derechos los que voy a sostener.

Dedicado al servicio público hace muchos años entre vosotros, soy ya conocido por mi constante dedicación al trabajo, por mi amor ardiente a la libertad y por mi celo en el sostén de los derechos del hombre.

No temáis, pues, que el inmenso poder que hoy se deposita en mis manos se convierta en un instrumento que os oprima, ni que sirva para favorecer a una familia, a una clase o a un partido.

No, oaxaqueños.

El primer gobernante de una sociedad no debe tener más bandera que la ley; la felicidad común debe ser su norte, e iguales los hombres ante su presencia, como lo son ante la ley, sólo debe distinguir al mérito y a la virtud para recompensarlos; al vicio y al crimen para procurar su castigo.

Oaxaqueños:

Sabéis las aflictivas circunstancias en que se ve nuestra patria.

Sabéis que un invasor injusto ocupa la capital de la República, y tal vez a esta hora ha dictado sus órdenes para invadir nuestro estado.

¿Y permaneceremos indiferentes a tanta desgracia?

¿Veremos con frialdad que viles mercenarios vengan a saquear nuestras casas, a violar a nuestras esposas y a nuestras hijas, y a echar sobre nuestro cuello la coyunda de la servidumbre y de la afrenta?

No, oaxaqueños.

Resolvámonos a perecer, pero a perecer con honor y con gloria.

Trabajemos día y noche para prepararnos al combate, y si el enemigo pisare nuestro territorio, hagámosle la guerra sin descanso, disputémosle palmo a palmo el terreno, incendiemos si fuere necesario nuestras poblaciones para que sólo reine sobre ruinas.

Yo os juro, compatriotas, que mi resolución es morir en defensa de la independencia y libertad de la patria.

Esta resolución es irrevocable.

Cualquiera que sean los peligros que nos amaguen, me encontraréis siempre en el puesto que me corresponde y no os abandonaré jamás.

Conciudadanos:

Sabéis ya mis intenciones y el programa de mi administración: una dedicación exclusiva al trabajo, un profundo acatamiento a la ley, una decisión irrevocable para defender la independencia y la libertad nacional; he aquí, en resumen, los objetos que absorberán todos mis afanes.

Oaxaqueños:

Al unir vuestros esfuerzos a los del gobierno para defender nuestra cara patria, os recomiendo que olvidéis todas vuestras pasadas querellas, que toleréis las opiniones de vuestros hermanos, que acatéis profundamente a todas las autoridades legítimamente constituidas, y que procuréis, a costa de cualquier sacrificio, estrechar los lazos de unión que deben reinar entre nosotros hoy que la patria demanda los esfuerzos de todos sus hijos para rechazar el peligro común.

Observad esta conducta y salvaremos a la patria o moriremos con honor.

Así lo espera de vuestro patriotismo, de vuestra cordura y de vuestro amor a la libertad, vuestro conciudadano y amigo.

Oaxaca, octubre 29 de 1847.

Benito Juárez

Fuente:

Benito Juárez. Documentos, Discursos y Correspondencia. Selección y notas de Jorge L. Tamayo. Edición digital coordinada por Héctor Cuauhtémoc Hernández Silva. Versión electrónica para su consulta: Aurelio López López. CD editado por la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco. Primera edición electrónica. México, 2006.

Nota:

“Manifiesto de Juárez a los habitantes de Oaxaca, al hacerse cargo del gobierno de la entidad. Oaxaca, octubre 29 de1847”, Juárez, Miscelánea, p. 71 y siguientes.