Buscar en  
  Página principal

  Conquista

  Independencia

  Revolución

  Siglo XXI

  Siglo XX

  Siglo XIX

      1890-1899

      1880-1889

      1870-1879

      1860-1869

      1850-1859

      1840-1849

          1849

          1848

          1847

          1846

          1845

          1844

          1843

          1842

          1841

          1840

      1830-1839

      1820-1829

      1810-1819

      1800-1809

  Siglo XVIII

  Siglo XVII

  Siglo XVI

  Siglo XV

Siglo XIX > 1840-1849 > 1844

José de Arriaga a Ángel María Salgado, sobre el estado de la deuda de la testamentaría de Victoria.
Jalapa, octubre 12 de 1844.

Señor licenciado don Ángel María Salgado.

Muy señor mío de mi atención y aprecio:

Por el correo pasado, escribí al señor Pujol, suplicándole enseñase a usted y al señor don Atilano Sánchez mi carta, y les manifestase que no les escribía por falta de tiempo.

En efecto, acababa de llegar de Veracruz y apenas tuve lugar para imponerme de la apreciable de usted, fecha 28 de septiembre.

Abrigada por esta, viniera, como usted me indica, la escritura en 41 fojas otorgada por don José Sáenz de Escobar, la instrucción del juzgado de capellanías, y el que usted me ha conferido para ventilar los negocios de que me ha hecho cargo.

Como ya hice presente al señor Pujol, no podré promover ninguno de dichos negocios hasta de aquí a diez o doce días, porque actualmente no me lo permiten las ocupaciones que me rodean.

Únicamente de la cobranza de los créditos contra el señor Victoria sí me ocuparé inmediatamente, y sólo espero para empezar a trabajar el que llegue a Teziutlan don Francisco López, que hace un mes se encuentra por Tuxpan y Papantla y no debe tardar en regresar.

Verían usted las noticias alarmantes que di al señor Pujol sobre este particular.

La conducta del albacea del señor Victoria es muy culpable.

Por consiguiente creo que lo que conviene es no darle tiempo alguno para que prosiga el menoscabo los intereses que administra.

Lo mejor será que si en el acto no paga, como no pagará en dinero, se le tome en pago tierras y ganado.

Yo cuidaré de que unas y otras se reciban a un precio tal, que no se pueda perder un sólo maravedí en su realización.

Esta yo la facilitaré, y he aquí el medio más seguro de que el juzgado se vea reembolsado totalmente.

Se entienda que hablo para el caso de que yo logre orillar al albacea a una transacción o convenio, aunque público, extrajudicial.

En caso de que sea necesario obrar judicialmente intentada la conciliación, daré a usted cuenta v se hará como usted diga.

Es muy interesante que cuanto antes venga la liquidación de la deuda del señor Victoria.

Está bien que me remita usted cuando guste las instrucciones correspondientes a lo que debe la mensual del señor Franyuti, en cuyo cobro espero un resultado más favorable y pronto que en el de otros créditos de los que me habla usted en su grata citada.

En todos, sin embargo, se pondrán los medios más eficaces y activos, y oportunamente comunicaré a usted lo que se vaya adelantando, obrando con eficacia el poder v advertencia de usted.

Deseo que usted goce de salud, teniendo mucho gusto en suscribirme, su atento y muy afabilísimo servidor y amigo, que besa sus manos.

José de Arrillaga.

[Rúbrica]

Fuente original:

AGN (Archivo General de la Nación), Bienes Nacionales, leg. 1693, c. 2517, exp. 5.

Fuente:

Carlos Herrejón Peredo y Carmen Saucedo Zarco. Guadalupe Victoria. Documentos. Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México. Secretaría de Educación Pública. México, 2012. Primera edición. 557 pp.